Libro de notas

Edición LdN
Causas justas por Camilo de Ory

Camilo de Ory necesita dinero. Cada lunes, en la sección Causas justas de Libro de Notas, lanza al aire una serie de pensamientos tan erráticos como su visión del mundo y tan breves como su jornada de trabajo. Animamos a los lectores a entrar al trapo y crear a pie de página un bullicioso foro de debate en el que cualquier conducta antisocial tendrá, que nadie lo dude, su justa recompensa.

Por un casco británico para la policía, III

11

Ocio y cultura: de los tres animales más presentes en nuestras celebraciones populares, esto es, el toro, el cerdo y el caballo, éste, el caballo, es el único que en general las termina entero: el toro muere inevitablemente en la plaza y el cerdo comienza la semana ya convertido en chacina para acompañar el fino y las molestas palmas, si estamos en la soleada Andalucía, o el chinchín de las botellas de anís y los alaridos de los joteros si nos encontramos más al norte.

12

En cuanto a la fiesta brava, he aquí lo que tiene que opinar el intelectual moderno en las tertulias de cigarrillo y pelotazo que han sustituido a las clásicas sobremesas con puro y coñac: las corridas de toros son una absoluta vileza y deberían prohibirse, pero a mí me gustan porque yo soy un resultón canalla de los que seducen a la boquiabierta masa con el pormenorizado relato de sus excesos.

13

El rejoneador es el modelo ideal de señorito andaluz: un torero que carece del valor del de a pie y sólo luce el tipo mientras se juega alegremente el de su montura. Exhibe en el ruedo su no demasiado meritorio dominio sobre los dos animales de la Fiesta: tiene en su mano lo poco que queda de la vida del toro y la fácil voluntad de un caballo que otros han domado para él.

14

El cerdo solamente es noble una vez muerto y reducido a elegante salazón. Se dice que el toro lo es cuando se deja humillar por cualquiera sin poner demasiadas trabas. El caballo, noble, arrastra la pesada calesa o pasea al relamido jinete o quiebra al para él peligroso toro. Consideramos noble al hombre o animal que nos sigue el juego de buen grado o nos presta un servicio o más bien sirve para que llevemos a cabo nuestros propósitos. Verbi gracia: un pelota de oficina que ríe la ocurrencia de su jefe, un sudoroso camarero en el circense desempeño de sus funciones, la apesadumbrada víctima de una no necesariamente sutil estafa bancaria.

Camilo de Ory | 06 de octubre de 2008

Comentarios

  1. pinfloid
    2008-10-06 19:20

    Y siguiendo, un cura noble es el que a pesar de las constantes demostraciones de malas prácticas laborales (y morales) de su empresa sigue impetérrito en su puesto y defiende a capa y espada a sus superiores.

    Y a los cerdos… ¡ah, cómo se ensalza su nobleza mientras se acuchilla, qué bien mueren!

  2. Álvaro Domecq
    2008-10-06 20:22

    Cretino

  3. Jalis de la Serna
    2008-10-07 02:25

    Camilo, ¿llevas mucho tiempo viviendo en estas condiciones?

  4. ResPublicae
    2008-10-07 05:33

    Más o menos. Antes, mucho antes, eran los caballos los primeros que palmaban en el coso. Eso sí, nunca antes que los cochinos, que estos siempre han palmao para delicia gastronómica de nuestros paladares.

  5. Lucinda
    2008-10-07 05:46

    Ésta noticia va a romper algo dentro de vuestro frío y superficial interior. Vuestro corazón, gélido e indiferente a las tragedias, se va a derretir cual Mon Chèri en una cancha de tenis en el desierto.

    Éste hombre que veís en la foto se llama Camilo de Ory y su historia es digna de Bambi.

    Su madre, embarazada de él, fue atropellada por un automóvil en una carretera de Segovia, Castilla La Vieja. Los veterinarios de un hospital cercano, residentes en una reserva natural, lograron sacar a Camilo por cesárea, mientras que su madre huía sin ni siqueirea esperar a que la cerrasen al ver el oscuro panorama.

    Camilo cabía en una mano, ya que nació con tres semanas de antelación y pesaba medio kilo. No obstante, era capaz de mantenerse en pie, estaba formado y hasta poseía los enormes atributos que tantas alegrías nos darían a él y a todas.

    Desgraciadamente, y aunque trataron de alimentarlo con leche de oveja, Camilo no se desarrolló correctamente y pasó al otro lado, al mundo de los poetas de la experiencia y los artistas polifacéticos sin remuneración fija.

    Historias como ésta sacan de mi frívolo interior a la veterinaria de ocho años que una vez quise ser.

  6. Francisco Javier Navidul
    2008-10-07 22:12

    Discrepo.

  7. Siervo Rastrero
    2008-10-10 01:06

    Pero no me queda claro… ¿Dónde se puede donar en favor del señor de Ory?

    Aquí hay una moneda de cinco céntimos que lleva grabados su nombre y su apolíneo perfil.



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal