Libro de notas

Edición LdN
Causas justas por Camilo de Ory

Camilo de Ory necesita dinero. Cada lunes, en la sección Causas justas de Libro de Notas, lanza al aire una serie de pensamientos tan erráticos como su visión del mundo y tan breves como su jornada de trabajo. Animamos a los lectores a entrar al trapo y crear a pie de página un bullicioso foro de debate en el que cualquier conducta antisocial tendrá, que nadie lo dude, su justa recompensa.

Por un casco británico para la policía, XII

63

No estoy de acuerdo con los que opinan que somos una colonia cultural y económica de los Estados Unidos: en las colonias las tradiciones del país se entremezclan en parrandera promiscuidad con las costumbres importadas de la potencia que lo coloniza. Así, en Hong Kong se veía a serviciales chinos llevando a los turistas en sudoroso palanquín al pie de los rascacielos, y en Melilla el anárquico zoco coexiste con el más o menos marcial cuartel de la legión. Cada colonia conserva sus hábitos y si los nativos tienen lo que hay que tener los contrapone con montaraz orgullo a la cultura ajena.

64

En España hace tiempo que lo típico se ha convertido en typical: los nativos pueden elegir ser como los extranjeros piensan que han de ser o como los extranjeros son. Nuestras raíces son las raíces que en el extranjero se supone que debemos tener. Posiblemente esto sea un efecto secundario del turismo (hemos de ofrecer lo que el visitante pide) o un efecto primario de lo que quiera que sea eso que los hippies llaman la globalización.

65

No creo que seamos una colonia, sino una provincia remota de Norteamérica. Una prueba de lo que digo está en el hecho de que buena parte de nuestra actividad pública se haya desplazado de su escenario natural, esto es, la tasca o el ojopatio, a las asépticas galerías de los centros comerciales: la vida se organiza alrededor de la compraventa y no del vaso de vino, exactamente igual que, según nos enseñan las teleseries producidas por Aaron Spelling, ocurre en Idaho.

66

En cuanto a las quinceañeras, está claro que alguien las contrata para que se paseen por el centro comercial. Seguramente las paguen con camisetas estrechas o con complejos vitamínicos. De esta manera el pago más que un pago es una inversión: las niñas se desarrollan aún más rápido y su grado de desarrollo salta a la vista y sirve de irresistible reclamo para el hombre sensible con alto poder adquisitivo.

67

El Imserso debería poner bancos para que los jubilados se sienten a verlas pasar, que no a verlas venir.

68

Colonizar viene de Colón, que era Genovés. Génova probablemente sea ahora una colonia de los descendientes de los colonos españoles de América, si no una Parte con mayúsculas de América. El destino suele tener detalles de este tipo. Colón, asesorado por la Iglesia, se dedicó a cubrir con ropa los lozanos cuerpos de las nativas, privando con su gesto de un grato entretenimiento a los ancianos indios. América nos devuelve la broma en forma de pantalones vaqueros, que visten y desnudan a la vez a nuestras jóvenes y nos empujan (los pantalones en general y los que se ponen las jóvenes) a comprar todo tipo de baratijas sin valor real en las tiendas franquiciadas de los centros comerciales.

69

Cuando Colón descubrió América no sabía que en cierto sentido estaba descubriendo la Europa del mañana, y digo mañana por hoy.

Camilo de Ory | 08 de diciembre de 2008


LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal