Libro de notas

Libro de notas ha dejado de publicar nuevos contenidos.
En portada se mostrarán, en orden aleatorio, 40 artículos de su archivo.
Edición LdN

Y oler lo ya vivido. En memoria de Blanca Varela

hb - Opinión & Divulgación

Por entonces estaba escribiendo Concierto animal. La muerte no tenía lugar en su cuerpo, pero la poeta, como buena profeta, sabía que la muerte algún día la destrozaría el cerebro, congelaría su sonrisa, haría ceniza sus manos y polvo su mirada. Haría añicos su corazón de madre y de poeta y de mujer. Por su cuerpo correrían “hormigas afanosas”. Un día moriría, pero un poeta nunca muere.

[artículo completo]
2009 | Poesía | Comentarios [7]

Elegimos la muerte

Marcos Taracido - Textos del cuervo

Tras varios años en el palacio de la ninfa Calipso, Odiseo desea volver a Ítaca. Es advertido por la reina: si vuelves, el viaje será costoso y el dolor una constante; si te quedas conocerás la inmortalidad. El héroe griego escoge la muerte. Nos cuenta Domingo Yndurain que en ese pasaje Homero nos dejó la primera reivindicación del humanismo. De belleza difícilmente superable, encuentro al menos tres lecturas imprescindibles en este fragmento del Canto V de La Odisea

[artículo completo]
2009 | Poesía | Comentarios [2]

Benedetti o sobre lo confuso del aprendizaje

Marcos Taracido - Textos del cuervo

Por entonces también apareció Benedetti. Si Bécquer y Valente fueron un descubrimiento personal y solitario, el poeta uruguayo fue parte de mi acercamiento al mundo, de los amigos y amores que pasaban sus versos o los escuchaban en la voz de ciclón de Nacha Guevara. Disfrutaba con aquellos poemas que reconfortaban y encendían mi ansia de justicia universal y me incluían un poco en una lucha invisible y, seguramente, inexistente.

[artículo completo]
2009 | Poesía | Comentarios [29]

El invernadero de nieve - Manuel Lara Cantizani

Hilario Barrero - Reseñas

Manuel Lara Cantizani
El invernadero de nieve
DVD, Barcelona, 2007
106 páginas, 9 &euro
ISBN: 978-84-96238-60-2

Sal, sol y nieve en el invernadero

El libro al principio parece que se detiene en charcos con agua de alguna lluvia japonesa. Un charco, como se sabe, es una pequeña extensión de agua abrazada a la tierra, pero enseguida llegan los lagos, extensiones más grandes de agua limitadas de tierra y el libro comienza a crecer. Pronto va a rebosar. No hay ríos en El invernadero de nieve, de