Libro de notas

Edición LdN
Los anales perdidos por Jose Antonio del Valle

Jose Antonio del Valle escribe la bitácora Vidas Ajenas y ha colaborado en www.Stardustcf.com y www.Bibliopolis.org. Los anales perdidos se publica el día 22 de cada mes y trata de ser una mirada a personajes e historias medio olvidadas por el tiempo.

Asesinos en serie

Steve Wright
Hace unos días, leyendo “El niño 44” , una novela basada en la vida y “milagros” del asesino en serie ruso Andrei Chikatilo recordé una conversación que tuve a principios de año con unos amigos a raíz del juicio y posterior encarcelamiento de por vida de Steve Wright , “el destripador de Ipswich”, que fue encontrado culpable del asesinato de cinco prostitutas. La cuestión es que da la casualidad que cinco fueron también en su día las víctimas reconocidas de otro destripador, el famoso Jack , que probablemente sea el más famoso de los asesinos en serie de la historia pese a su escasa “cuenta” de asesinatos.

Nuestro interés por Wright vino precisamente por el poco caso que le había hecho la prensa a este otro destripador del siglo XXI pese a que también sumaba la misma cifra de víctimas. Y es que, repasando la historia de los principales asesinos en serie conocidos se llega a la conclusión de que muchas veces vale más una buena publicidad ya sea buscada por uno mismo, como en el caso de Jack, cuyo juego del gato y el ratón con las autoridades, unido a su posterior desaparición sin dejar rastro le hicieron ganar justa fama, o bien conseguida posteriormente por otros medios, para pasar a la parte de la historia universal de la infamia que no llegó a escribir Borges. Y es que no hay nada como una buena recapitulación de la vida de uno por parte de Hollywood para convertirse en una verdadera celebridad de fama totalmente desproporcionada a sus “méritos”, como es el caso del nunca localizado asesino del Zodiaco, que entre 1968 y 1970 mató también a cinco personas (que se sepa) en California, y que inspiró ya en 1971 la popular “Harry el sucio” , siendo luego múltiples las veces en las que sus andanzas han sido llevadas al cine (La última en 2007 ).

Ed Gein
Un caso paradigmático de lo que decíamos es sin duda Ed Gein , “el carnicero de Plainfield”, que ni siquiera llegaría al mínimo de tres víctimas requerido por el FBI para considerar a alguien un asesino en serie. Gein mató solamente a dos mujeres en los años cincuenta, sin embargo su extraña relación con su madre, su historial como ladrón de tumbas y su extraño fetichismo que le inducía a coleccionar partes de cadáveres con los que confeccionaba su mobiliario hicieron que se convirtiera en el “original” de personajes de ficción cinematográficas tan populares como Norman Bates, el protagonista de “Psicosis” , el Leatherface de “La matanza de Texas” o el “Buffalo Bill” de “El silencio de los corderos”.

Más paradójico si cabe resulta el caso de Charles Manson , considerado como el mayor asesino en serie de la historia en Estados unidos cuando, que se sepa, no mató a nadie con sus propias manos. Fueron los miembros de su peculiar “familia” los que cometieron los crímenes de la casa de Sharon Tate y el matrimonio Labianca en 1969 por los que su gurú pasaría también a la posteridad. A Manson se le sentenció a cadena perpetua por conspiración, y probablemente sus crímenes no habrían llegado a ser universalmente conocidos de no ser una de sus víctimas una estrella de Hollywood esposa además del famoso director Roman Polanski.

En el otro extremo, siendo curiosamente menos conocidos, están otros como el ya citado Andrei Romanovich Chikatilo (el carnicero de Rostov) que entre 1978 y 1990 mató al menos a 52 personas, la mayoría niños; Anatoly Onoprienko (la bestia de Ucrania) con el mismo número de víctimas entre 1989 y 1996; Alexander Pichushkin (el asesino del tablero de ajedrez), que mató al menos a 49 personas entre 1992 y 2006 o finalmente, el más impresionante de todos, Henry Lee Lucas , del que se cree que podría haber matado a más de 200 personas, aunque solo se le atribuyen cuatro con seguridad. En este apartado habría que incluir al infame Marc Dutroux , que asesinó a 6 niñas en Bélgica entre 1995 y 1996.

Manuel Delgado Villegas
Hay que preguntarse si casos como el de Chikatilo o Dutroux no formarían hoy parte del acervo universal de haber nacido al otro lado del Atlántico. En el caso de los rusos, parecía como si hubiese algo especial en la URSS que hacía aparecer monstruos especialmente feroces de los que, por otra parte, no hemos sabido hasta hace poco por el secretismo que mantenían las autoridades soviéticas, dado que en la sociedad socialista perfecta no podían existir ese tipo de aberraciones atribuidas a la degeneración que produce el capitalismo; actitud que es precisamente la que da cuerpo al argumento de “El niño 44”. Tras la aparición de Pichushkin en escena después de la caída del telón de acero parece que tampoco sería viable la teoría opuesta, es decir que fuera el comunismo lo que produjera semejantes carniceros.

En el término medio de la fama y las muertes estarían otros como Ted Bundy , nada que ver con su primo Al, con unas 30 muertes en su haber, aunque él mismo reclamaba muchas más para su macabra cuenta, y de cuya vida se han realizado varias películas para cine y TV. Sería éste también el caso de Albert De Salvo , el famoso “estrangulador de Boston”, que mató a sus 13 víctimas entre 1962 y 1964, y que posteriormente sería inmortalizado por el genial Toni Curtis.

Erich Hartmann

En España tendríamos nuestro ranking particular formado por Manuel Delgado Villegas (el Arropiero) que se declaró autor de 48 muertes, lo que no desmerecería a lo mejor de la “profesión” aunque las autoridades creen que su cuenta, producida entre los años 60 y 70, andaría más probablemente en torno a las veinte víctimas. A José Antonio Rodríguez Vega (el mataviejas) se le conocen con certeza dieciséis víctimas a finales de los ochenta, aunque no se descarta que hubiese más. Y por último está Francisco García Escalero (el mendigo asesino) con trece asesinatos confesados y once probados por las mismas fechas. Evidentemente en el caso de los españoles alcanzar el “Olimpo” de Hollywood es prácticamente una quimera y ni siquiera permanecen mucho tiempo en nuestra memoria después del normal revuelo que causa inicialmente sus detenciones y juicios.

Finalmente nuestra conversación derivó por otros derroteros cuando alguien sugirió que si para el FBI hace falta matar a tres para ser un asesino en serie, si matas a diez te conviertes en un héroe, en un “as” de la aviación . Eso sí, hay que hacerlo dentro de ciertas condiciones que en vez de la silla eléctrica te pueden llevar a lucir la orden Pour le Mérite u otra similar, y empezaron a aparecer listas de serial killers y sus víctimas como ésta:

  • Erich “Bubi” Hartmann: Alemania, Luftwaffe, 352
  • Gerhard Barkhorn: Alemania, Luftwaffe, 301
  • Günther Rall: Alemania, Luftwaffe, 275
  • Otto Kittel: Alemania, Luftwaffe, 267
  • Walter Nowotny: Alemania, Luftwaffe, 258
  • Wilhelm Batz: Alemania, Luftwaffe, 237
  • Erich Rudorffer Alemania, Luftwaffe, 222
  • Heinz Bär: Alemania, Luftwaffe, 220

O como ésta otra de los mejores francotiradores y sus “tanteos”:

  • Simo Häyhä (Finlandia), 540.
  • Fyodor Matveyevich Okhlopkov (URSS), 429
  • Francis Pegahmagabow (Canadá), 378.
  • Matthias Hetzenauer (Austria), 345.
  • Lyudmila Pavlichenko (URSS), 309.

Y se habló de Heinrich Severloh y, claro, la cosa acabó degenerando cuando alguien nombró a Franco y a Hitler (Godwin , ya saben). Y ahí paramos, porque de genocidas decidimos hablar otro día.

Jose Antonio del Valle | 11 de noviembre de 2008

Comentarios

  1. Alberto
    2008-11-11 19:37

    Un par de referencias cinéfilas: hay una estupenda película hecha para la televisión del año 95 llamada Ciudadano X y protagonizada por Stephen Rea, Max Von Sidow y Donald Sutherland basada en la historia de la persecución a Chikatilo por parte de un forense, quien tuvo que trabajar prácticamente solo, simplemente con la ayuda en la sombra de un catedrático de medicina y un coronel de moral “ambigua”. Muy, muy recomendable, muestra bastante bien el muro que suponía el Partido Comunista ruso a la hora de investigar los crímenes “impropios del régimen”.

    Y una puntualización: mientras que en efecto Harry el sucio “glorificaba” (más o menos) al asesino del Zodiaco y convertía su caso en una apasionante historia del bien contra el mal, Zodiac (2007) hace exactamente lo contrario, desmitifica el poder real del asesino (al que sólo le atribuye con total seguridad un crimen) y se centra completamente en la obsesión de un periodista por atraparlo.

    Gracias por el artículo :-)

  2. Bel
    2008-11-11 20:26

    Excelente artículo Jose, como siempre.
    Yo también, como Alberto, iba a recomendar Citizen X… la actuación de Stephen Rea es magistral y los secundarios son de lujo.

  3. Jose
    2008-11-11 20:49

    Pues gracias a ambos por la recomendación, que desconocía. Ahora mismo me pongo a buscarla.

  4. Rosie
    2008-11-11 22:07

    Nada, que yo tambien iba a recomendar Citizen X. Cantidad de cinéfilos que hay por aquí ;D. Esta pelicula me gusta especialmente por dos cosas. Una porque desglamuriza absolutamente al asesino en serie, un pobre tipo no especialmente inteligente que te da entre asco y pena. Nada que ver con Hannibal Lecter. Y dos porque realiza un excelente analisis del regimen sovietico en los 70-80. Un amigo me comento que siendo tecnicamente un thriller, era una película esencial para entender la caida del muro. Bueno, y por una tercera, por Donald Sutherland, pero esta es ya personal ;D
    Por cierto Citizen X ganó en su dia el Festival de Sitges. Y hubo cierta polémica, porque era tecnicamente un telefilme, y porque no era exactamente terror. Lo primero me parece idiota, y lo segundo no es cierto. Es una pelicula terrorífica precisamente por su realismo.

  5. Ñbrevu
    2008-11-12 14:53

    No puedo dejar de nombrar al Sacamantecas (http://es.wikipedia.org/wiki/Sacamantecas), que no mató a mucha gente pero tiene un nombre que me encanta… es muy español, muy de pueblo.

    Y como nota lateral, mencionar también la costumbre de la familia Manson de entrar por la noche en casas de sus futuras víctimas para cambiarles los muebles de sitio con el objetivo de asustarles.

    Lo de ser un asesino con una víctima y un héroe con diez es la triste historia de la humanidad. Todavía hay mucha gente para la cual el enemigo es alguien que no merece sino la muerte. Eso, y que la historia la escriben los vencedores.

  6. Jose
    2008-11-12 18:09

    Yo pensaba, por lo que había leido, que el Sacamantecas era el famoso Romasanta que, por cierto, tampoco menciono. Romasanta reconoció nueve asesinatos y se dedicaba a vender len Portugal a grasa de alguno de ellos, de ahí el título de sacamantecas. Gracias por el dato, Ñ.

  7. Cayetano
    2008-11-12 18:37

    Libro de notas ha tenido la amabilidad de reseñar un articulillo donde aparecen una lista de asesinos que tienen a sus espaldas millones de muertes, sin embargo no se les considera ni asesinos ni genocidas: Son unos grandes tipos



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal