Libro de notas

Edición LdN
Los anales perdidos por Jose Antonio del Valle

Jose Antonio del Valle escribe la bitácora Vidas Ajenas y ha colaborado en www.Stardustcf.com y www.Bibliopolis.org. Los anales perdidos se publica el día 22 de cada mes y trata de ser una mirada a personajes e historias medio olvidadas por el tiempo.

Las batallas de Miguel Ezquerra

Miguel Ezquerra en 1982
Hace algún tiempo escribí un relato cuyo protagonista era un alférez provisional de nuestra guerra civil que acababa defendiendo el bunker de la cancillería de Hitler en Berlín en 1945. La leyenda de los españoles que defendieron hasta el final al Tercer Reich me había llamado la atención desde que la leí por primera vez ya no recuerdo ni dónde. Más tarde, profundizando en ella, resultó que, aunque es más que probable que hubiese españoles en la defensa de Berlín, la historia se basaba casi totalmente en las memorias de un personaje realmente pintoresco, Miguel Ezquerra, plasmadas en su libro “Berlín, a vida o muerte” y en una entrevista que le hizo en 1982 Javier Nart para la revista Interviú.

Miguel Ezquerra fue un maestro aragonés, camisa vieja, que se unió al golpe militar de 1936 inmediatamente e hizo la guerra civil encuadrado en la 7ª Bandera de Falange, llegando al grado de teniente al finalizar la contienda. Al empezar la segunda guerra mundial se ofreció voluntario en la embajada alemana para, según cuenta, devolver el favor que los alemanes nos habían hecho en nuestra guerra, aunque los alemanes no necesitaban en ese momento ayuda. En 1940 a la caída de Francia trabajaba de profesor de español contratado por el Ministerio de Asuntos Exteriores en Bayona. En 1941 trató de unirse a la División Azul, aunque no lo logró hasta el primer reemplazo, al año siguiente. En Rusia combatió como teniente de una unidad antitanque hasta que fue repatriado en octubre de 1943.

Una vez en España, a Ezquerra parece que se le había metido el gusanillo del combate en el cuerpo como a tantos otros de su generación de grado o a la fuerza, de manera que en abril de 1944 cruzó la frontera con Francia por Irún a las bravas (encañonando con una pistola a un guardia civil) para unirse a la Unidad de Voluntarios Stablack, formada únicamente por españoles, que se adiestraba en Köeningsberg. Tras algunos problemas con los mandos de la unidad, en la que había sido encuadrado como simple soldado, recuperó su rango de teniente y fue enviado a Cauterets con un grupo encargado de canalizar la llegada de voluntarios españoles a través de la frontera francesa. Después del desembarco de Normandía fue reclutado, según cuenta, por el servicio secreto alemán, con el sobrenombre de “capitán Kronos” y pasó una época en París, aunque en sus memorias no aclara cual era exactamente su cometido aparte de visitar clubes nocturnos y hacer favores a algunos frailes amigos. Durante su estancia en la capital gala parece que fue requerido por algún tiempo para mandar a un grupo de españoles en el frente normando. Posteriormente, al caer Paris, tuvo que huir a toda prisa y acabó en Viena y luego en un cuartel en Checoslovaquia en el que solo había mujeres que le asaltaban sexualmente, siempre según sus palabras o, más bien, según sus insinuaciones en este caso, cada noche. Tras aquella experiencia fue llamado a Berlín para encabezar una misión secreta en Sudamérica que no se llegó a realizar por lo que fue puesto al mando de una unidad de comandos españoles que participó en el inicio de la ofensiva de las Ardenas en diciembre de 1944.

Voluntarios falangistas en la División Azul
Entre febrero y marzo de 1945 se le encargó, recomendado por el general Faupel, que estaba al frente del instituto iberoamericano, formar una unidad de españoles para las Waffen SS con compatriotas encuadrados en otras, trabajadores de la organización Todt, presidiarios y cualquier español que consiguiese convencer. En total, la unidad Ezquerra la formaron tres compañías según “Berlín, a vida o muerte” o dos, según una posterior declaración de Ezquerra ante la embajada alemana para pedir una pensión.

La Unidad Ezquerra entró en combate en Sttetin, defendiendo una cabeza de puente sobre el Oder a mediados de abril de 1945. Posteriormente se la envió a Berlín encuadrada en la división Nordland de las SS. En la capital alemana y tras una acción bastante efectiva contra una columna de tanques rusos el grupo de españoles fue destinado a los sótanos del Ministerio del Aire para actuar como unidad de reserva. La narración de Ezquerra en este punto se hace bastante confusa. Tras participar en varios combates en las proximidades del bunker, a nuestro protagonista, ya teniente coronel, se le ordena romper el frente para tratar de escapar y acudir a un punto en el bunker de Stettiner Banhof. Para ello tiene que cruzar un puente cubierto de cadáveres en dirección norte que se supone que es el Wierdammer, que fue tomado por la fuerza por la división Nordland el 1 de mayo para tratar de romper el cerco, aunque Ezquerra nos dice que la acción comienza al anochecer del 30 de abril.

Al final, Ezquerra tiene que rendirse a los rusos en Stettiner Banhof y, tras robarle el reloj y romperle algunos dientes, se integra en una columna de prisioneros que es conducida hacia el este y en la que encuentra a varios camaradas españoles. Ya en territorio polaco, logran escapar tras asesinar a un guardia soviético y llegan otra vez a Berlín, donde Ezquerra es escondido por una familia amiga y consigue unos documentos en el instituto iberoamericano que le hacen pasar por ciudadano argentino. Tras diversas aventuras logra llegar a un sector controlado por los británicos y de ahí le envían a Bruselas, desde donde vuelve a París haciéndose pasar por refugiado y de ahí a Dax donde trabaja en una serrería hasta que un día se decide a robar una bicicleta y cruzar la frontera.

En la División Azul con el escudo del SEU
“Berlín, a vida o muerte” termina con Ezquerra llegando a España por sus propios medios. Su vida posterior la conocemos por la entrevista de Nart, y no es menos entretenida que lo que cuenta en su libro. Tras llegar a España, cuenta Ezquerra que trabajó para el servicio secreto español una temporada y luego se alistó en la Legión Extranjera francesa, donde también fue encuadrado en los servicios de información, y cuenta que trabajaba como agente doble para los españoles en Marruecos. Tras una temporada en la guerra de Indochina volvió a Marruecos y abandonó la Legión. Posteriormente entrenó una “Legión Anticomunista del Caribe” para el dictador dominicano Trujillo y, tras pasar por varios países caribeños, llegó a Brasil, donde gracias a sus contactos con los exiliados alemanes consiguió una concesión maderera que parece que no le fue demasiado bien, con lo que, tras vivir en Argentina y Chile, volvió a España donde murió en 1984 poco después de la entrevista de Javier Nart y está enterrado en el cementerio de la Almudena junto a sus camaradas de la División Azul.

La aventura de Ezquerra en Berlín es un relato rocambolesco lleno de puntos oscuros y que no ha sido confirmado por ninguna fuente solvente. Si bien hay algunas que confirman la presencia de españoles en la batalla, trabajos exhaustivos como el de Anthony Beevor ni lo nombran lo que, unido a su visión de la guerra civil, ha causado bastante desprecio hacia el historiador británico en nuestra extrema derecha. La batalla de Berlín y los últimos días de Hitler son dos de los episodios mejor documentados de la historia. Gracias a los testigos supervivientes se ha podido reconstruir minuto a minuto y se han hecho incluso recreaciones cinematográficas bastante fieles como “El hundimiento (2004)”. En medio de tanto dato hay partes del relato de Ezquerra que no acaban de cuadrar, como su presunta condecoración por el mismo Hitler en el bunker, de la que no hay más testigos, o su salida junto al general Krebs para parlamentar con Chuikov, que él sitúa antes del 30 de abril en su relato cuando no sucedió hasta el 1 de mayo tras la muerte de Hitler. En realidad el relato de Ezquerra en Berlín es bastante confuso, como ya dije, lo que se podría achacar al mismo caos del momento y a su memoria no muy fiable al parecer. En otro momento, afirma que al capitán Willi, jefe de los letones que combaten junto a los españoles, el mismo Hitler le ordena al anochecer del día 30 romper el cerco. Aunque parece que la unidad letona de las SS estaba mandada por un oficial llamado Wallis según otras fuentes, que podría ser el tal Willi, difícilmente pudo éste recibir una orden directa de Hitler al anochecer del día 30, porque el dictador se había suicidado a las 15:30 h. Otras veces parece que Ezquerra no recuerda o no ve con buenos ojos algunos recuerdos en según qué momentos, como cuando relata en su libro que al guardia ruso que matan para huir lo acuchilla uno de sus compañeros con una lima y luego le cuenta a Nart que fue él mismo y con un cuchillo de monte.

El posterior regreso a España no es menos inverosímil. Con su particular prosa, muy del estilo de otras obras que relatan la historia de falangistas como “Embajador en el infierno” de Torcuato Luca de Tena o “Combate sobre España” de José Larios, en los que se describe siempre al enemigo como “canalla roja” totalmente indigna de confianza y capaz de las peores barrabasadas, a lo que se añade un puntito de antisemitismo, quizás por aquello de haber servido en las SS; Ezquerra nos relata cómo tras la caída de Berlín los rojos españoles campan a sus anchas por toda Europa, organizando checas y paseos, y no parecen tener otra cosa que hacer salvo buscarle a él en connivencia con las tropas de las decadentes potencias aliadas. Todo parece indicar que nuestro protagonista tenía un gran concepto de su propia importancia que no duda en plasmar en sus memorias, en las que nos cuenta cada vez que puede que su nombre encabezaba todas las listas de criminales de guerra; gran honor sin duda para un simple teniente coronel al mando de unos pocos españoles en Berlín. De su gran imaginación nos habla también la entrevista de Nart, en la que jura y perjura por ejemplo que vio a Martin Borman en Sttetiner Banhof (un tío cagón que se asustaba de las balas) y que posteriormente lo volvió a ver en Sudamérica, pese a que estudios de ADN realizados a unos cadáveres encontrados en Berlín en 1972 demuestran que el jerarca nazi murió tratando de escapar de la ciudad, como admiten casi todos los estudiosos serios del tema. Otras afirmaciones, como su participación en la Ardenas, pueden comprobarse en parte. De hecho parece que hubo una unidad de españoles en esa batalla, aunque si estuvo o no Ezquerra no lo he podido confirmar.

En definitiva, no hay nada que nos haga dudar de que hubo españoles defendiendo Berlín, hay testimonios como el de León Degrelle que parecen confirmarlo y da que pensar el hecho de que, al mismo tiempo que había españoles entrando en París con las columnas francesas o luchando en el mismo Berlín con los soviéticos, hubiese algunos de nuestros compatriotas empeñados en defender un régimen como el de Hitler. Sin embargo, el relato de Ezquerra no parece una fuente de lo más fiable para saber con certeza lo que allí sucedió.
——————

ALGUNAS FUENTES

  • Beevor, Anthony: Berlín, la caída. 1945. Ed. Crítica. Barcelona, 2002.
  • Ezquerra, Miguel: Berlín, a vida o muerte. Ed. García Hipan. Granada, 1999.
  • Nart, Javier: El jefe español de las SS en Interviu, 10-16 de Noviembre de 1982.
  • Recio Cardona, Ricardo: Españoles en la Segunda Guerra Mundial (El frente del este). Ed. Vandalia. Madrid, 1999.
  • Ziemke, Earl F: La batalla de Berlín. Ed. San Martín. Madrid, 1982.
Jose Antonio del Valle | 11 de septiembre de 2007

Comentarios

  1. EDWARD VON MANNFRED
    2007-12-22 07:21

    De haber nacido en España estaría muy orgulloso de tener como compatriotas a hombres que dieron su vida para que los judeocomunistas no se adueñaran de Europa como lo han hecho con la victoria de los Aliados.
    Vivan los heróes de la División Azul !
    Mis más sentidos saludos a esos valientes!

  2. GONZALO
    2008-01-08 23:19

    Me alegra ver como mi esfuerzo por conseguir la entrevist sive a otros para apuntarse tantos.

    http://www.zweiterweltkrieg.org/phpBB2/viewtopic.php?t=1243

  3. Ana Lorenzo
    2008-01-09 00:19

    Gonzalo, la tercera fuente que cita José Antonio y la única enlazada es, precisamente, la misma url que pones tú y se abre en el mismo sitio: en la entrevista escaneada de Interviú. Creo que se te ha pasado por alto.
    Menudo personaje, José Antonio; y yo que pensaba que en las SS no entraban más que alemanes y pueblos nórdicos, por aquello de la raza superior…
    Un beso.

  4. Jose
    2008-01-09 01:08

    Gonzalo, no era mi intención apuntarme ningún tanto. Sabía que existía la entrevista pero no la encontraba por ninguna parte, de modo que te estaré eternamente agradecido. Como dice Ana, cito la web donde la colgaste, pero si quieres que te cite de otra manera estaré encantado de hacerlo.

  5. GONZALO
    2008-01-09 01:14

    Efectivamente Ana Lorenzo, gracias por tu aclaración. Si he creado malestar, pido disculpas por mi precipitacíón a la hora de valorar los hechos. No identifiqué la url, para mí enlace, tal y como ha sido expuesto. Las SS fueron formadas por individuos de las más distintos origenes raciales, en los que estaban incluidos los latinos; franceses, italianos… y por supuesto españoles formaron parte de esta afamada Unidad.
    Para saber un poco más:
    http://www.zweiterweltkrieg.org/phpBB2/viewtopic.php?t=1257
    Un saludo y gracias.

  6. GONZALO
    2008-01-09 01:26

    No hace falta, reitero las disculpas ofrecidas. Estoy un tanto suceptible con ciertos usos “fáciles” que a veces se hacen con los esfuerzos de los demás, ha quedado claro que este no es el caso. No quiero desviar más la atención del protagonista de tu artículo, Ezquerra.
    Un saludo.

  7. RODRIGO
    2008-02-29 07:13

    ESTO HA SIDO Y VOLVERA A SER PRONTO.

    LARGA VIDA A LA MEMORIA DE LOS UNICOS DEFENSORES DE LA CULTURA DE EUROPA FRENTE A LAS HORDAS JUDEO-BOLCHEVIQUES, HOMBRES COMO EL TENIENTE MIGUEL EZQUERRA SON UN EJEMPLO A SEGUIR EN ESTOS TIEMPOS DE DOMINIO JUDEO-NORTEAMERICANO

  8. GONZALO
    2008-11-14 03:06

    Para poder mantener integro este trabajo sobre Miguel Ezquerra, facilito el enlace donde podréis encontrar la entrevista que mantuvo en la revista INTERVIÚ
    http://memoriablau.foros.ws/t83/el-jefe-espanol-de-las-ss/
    Un saludo y felicidades por este excelente trabajo.

  9. Felix Obes
    2009-01-16 01:24

    Muy buena nota, lo mejor es que nadie responde a los energumenos que meten comentarios olvidables, muy buena politica editorial, los felicito

  10. LPP
    2009-11-21 05:26

    Defensor de Berlin tambien lo fue Angel Regato Cagigal (q.e.p.d.) tuvieron que romper el cerco y huir por los Alpes a Suiza con otros alemanes y españoles, pero fueron devueltos a Alemania por las autoridades suizas y entregados a los americanos. Siendo maltratados,algunos casos hasta la muerte , incluido españoles de las Waffen SS.- Regato fue un luchador anticomunista y hay que pensar que mas de medio millon de soldados no alemanes ( 45.000 españoles , rusos, ucranianos , croatas, hungaros, rumanos, bulgaros, checos, eslovacos, franceses, holandeses, noruegos, finlandeses, letones, estonios, lituanos,italianos ect…) lucharon contra el comunismo.Pocos años despues esos mismos americanos tuvieron que luchar contra el comunismo en Corea y antes los franceses en Indochina, donde tambien lucho Regato en la Legion Extranjera donde fue captado con otros españoles y muchos alemanes de los campos de concentracion aliados.
    Anteriormente este combatiente estuvo preso en el Barco Prision Alfonso Perez en 1936 donde se asesino por los rojos 171 presos politicos, y combatio voluntario en el Tercio de requetes Navarra donde ascendio a Cabo por meritos de Guerra, Fue a la Division Azul y a la Legion Azul. y en unidades del ejercito aleman.Fue milticondecorado

  11. Gonzalo Lert Blanco
    2011-02-12 23:10

    Na verdade os homens da divisão azul, lutaram com bravura e coragem e Franco foi um traidor, oportunista, um ditador apoiado por uma igreja reacionária e pela burguesia, Franco desviou as idéais de José Antonio. Meu tio morreu da divisão azul e meu pai lutou nela. Franco não tinha ideal nenhum e hitler no fim chegou a dozer que ele era um ingrato, oportunista e que errou em lhe apoiar na guerra civil

  12. Fran
    2011-04-08 09:15

    Desde estas escuetas lineas, sólo quiero agradecer y mostrar mi gran admiración, a los miles de combatientes españoles, que bajo condiciones infrahumanas. Pusieron sus vidas en manos, de la lucha antibolchevique. Gracias y mil veces gracias.



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal