Libro de notas

Edición LdN
Textos del cuervo por Marcos Taracido

TdC es un diario de lecturas, un viaje semanal por la cultura. Marcos Taracido es editor de Libro de notas. Escribió también las columnas El entomólogo, Jácaras y mogigangas y Leve historia del mundo [Libro en papel y pdf]. Ha publicado también el cómic Tratado del miedo. La cita es los jueves.

Ruinas del libro

En Johannesburgo, en Río de Janeiro, en Bogotá… abundan los barrios ricos rodeados por muros, verjas electrificadas y soldados a sueldo que separan el lujo extremo de la pobreza más absoluta. Cuando leo sobre Libranda me viene esa imagen, exagerada sin duda, pero que también guarda estrechas relaciones. El despropósito de la propuesta sólo puede responder a dos razones: una, que ellos y sus asesores desconocen profundamente qué está pasando en la red; otra, que son perfectamente conscientes de la nueva realidad, pero simplemente emulan el carpe diem neoliberal y deciden salvar su modelo aquí y ahora. Yo creo que se trata de lo segundo. Porque no nos olvidemos: aunque la cultura siempre se ha disfrazado de progresismo y casi lo opuesto al pragmatismo de la economía capitalista, el mundo editorial surgido en el siglo XX es una estructura empresarial que sólo encuentro cierto altruísmo cultural en las excepciones.

En unas jornadas para editores y libreros la mayoría de los primeros sólo tenían una preocupación en mente: que el libro digital no rebajase sus ganancias por ejemplar. Ese es el modelo de Libranda y el que me temo querrán seguir la mayor parte de los grandes grupos editoriales. Nada han aprendido —o nada quieren aprender— de Amazon o de la iTunes Store: mantendrán los precios o los rebajarán simbólicamente (miren lo que está haciendo Xerais, uno de los dos grandes grupos gallegos) y los _protegerán con DRM, entre otras muchas cosas.

La aparición de la imprenta en el siglo XV cambió el modo de crear y consumir cultura pasándose de la oralidad imperante a la escritura; este proceso sólo se afianzó con los cambios tecnológicos y económicos del siglo XX. Mientras, las clases pudientes consumían y producían libros, mientras las clases bajas copiaban: desde los que memorizaban las obras de Lope en las representaciones para venderlas después a otras compañías, hasta los pliegos de cordel, copias no legales que se vendían por un valor casi simbólico a quién nunca podría haber accedido a la obra con los sellos y permisos de la Corona. La llegada de internet nos devuelve la oralidad y todas sus características —ya lo dijimos— de popularización de la cultura, pero ahora hay una diferencia fundamental respecto del proceso renacentista: ahora la tecnología está en manos de los ciudadanos, no sólo de los artesanos; esto significa que cualquiera tiene a su alcance las imprentas, cualquiera produce sus libros, cualquiera puede copiar los de otros. Y no hay barreras, es estúpido pensar que legislando se podrá controlar esta marea; no se trata de defenderlo, de que guste o no guste: se trata de que es.

Yo ya expliqué que quisiera comprar libros digitales, pero siguen sin dejarme. Y mientras esto ocurra, además de fabricarme los míos propios, de ofrecer mis conocimientos y mi trabajo amateur por si a alguien le sirviese en este sitio y en otros, de aprender de otros miles que hacen lo mismo, además de todo eso, cuando quiera acceder a la alta cultura, a la que vive en los barrios protegidos y aíslados, entonces la tomaré de quién quiera compartirla —compraré, compraré de vez en cuando, de bolsillo si es posible—, un amigo o un familiar que me deje el libro que compró y ya leyó, o un desconocido que la ofrece en forma de bytes, o una biblioteca, física o expandida.

Marcos Taracido | 10 de junio de 2010

Comentarios

  1. Santi
    2010-06-11 19:37

    Yo he publicado en mi blog una valoración parecida a la tuya, aunque intentando ver también algo positivo en este movimiento de las editoriales: http://comounlibroabierto.wordpress.com/2010/06/10/libranda-una-primera-valoracion

    Mi opinión es que sí, se han hecho cosas mal (DRM, precios, renunciar a la distribución directa), pero por lo menos, siendo positivos, algo se ha hecho. Pensemos que, si los propios editores se dan cuenta de que el modelo de negocio ya no funciona, siempre podrán utilizar esta plataforma como punto de arranque. La industria musical ni siquiera se ha preocupado de hacer algo así.

    En fin, que por supuesto hay cosas criticables, pero creo que conviene esperar a ver cómo evoluciona la cosa antes de lanzarnos a la yugular.

  2. Marcos
    2010-06-11 19:43

    Entiendo lo que dices, Santi, pero no estoy de acuerdo: el movimiento es regresivo desde el punto de vista de en dónde está la tecnología; creo que el movimiento responde a un “tenemos que marcar el territorio antes de que nos lo marquen”. Se trata de poner las reglas propias encima de la mesa, decir que se mueven, salir en todos los periódicos como dando el gran paso, pero traspasar (intentarlo al menos) el modelo papel a lo digital sin cambios.

    Saludos

  3. jomaweb
    2010-06-11 21:29

    Partiendo de la base de que para comprar un libro electrónico tienes que buscar una librería física que lo venda, Libranda está condenada al fracaso más exitoso de la historia de la empresa española. Un fracaso de libro, por hacer el chiste fácil

    No me gustaria ser la directora de este asunto, Arantxa Larrauri, ducha en las lides de la venta a domicilio (círculo de Lectores) que si es meridianamente inteligente ve cómo le han encargado un marronazo: vender algo a gente que no lo quiere comprar. Al menos no de esa manera, porque si Círculo de Lectores te permitía comprar libros desde el sillón de tu casa, donde un amable señor te los trae a tu propio domicilio; no podrá entender cómo a través de el eBook se vuelve al pasado y obligas al cliente a ir a la librería cuando sabes que el señor o señora que tiene un eBook se caracteriza por tener cierta destreza con eso que se llama internet y por ende, con eso que se llama comercio electrónico.

    Es como si me dijeran que para descargarme el buzón de correo a mi portátil tengo que llevar el portátil a una estafeta de correos, donde un amable señor descargará mis mensajes por un módico precio que será prácticamente similar al de recibir una carta de papel.

    Arantxa Larrauri, chica. No me gustaría estar en tu pellejo, porque si no te has dado cuenta de que vas a fracasar estrepitosamente, solo hay tres opciones: o te niegas a ver la realidad o estoy suponiéndote una inteligencia que no tienes, o no te han dejado hacer lo que es necesario hacer.

    Sólo una palabra: Amazon

  4. Alberto
    2010-06-11 22:23

    ¿Seguro jomaweb? Quiero decir, ¿el comprador tendrá que coger e ir a una librería (ponerse los zapatos, bajar a la calle, coger el autobús, etc) a comprar el libro digital o me estoy tomando demasiado al pie de la letra la metáfora?

  5. Federico Roma
    2010-06-11 22:28

    Liibook.com es, en pocas palabras, una biblioteca o una librería online, donde los autores pueden publicar y vender sus obras en formato digital. Liibook cuenta con cuatro características que considero son fundamentales para los autores y creo les resultarán interesantes. – El autor se queda con el 100% de la venta. Libranda pretende pagarle a los autores solo el 25%. – El precio de las obras lo decide el autor. – Los derechos de autor permanecen en el autor. – Las obras están completamente seguras. Hemos desarrollado una forma de que el texto no pueda ser llevado fuera del navegador con copy + paste.
    Actualmente estamos trabajando en nuevas funcionalidades como: – Vender copias impresas de los libros – Traducir el sitio a diferentes idiomas – Proporcionar nuevas herramientas a los autores para promocionar su trabajo y comercializarlo.
    Ojala mi proyecto les resulte interesante, estoy muy ansioso por conocer su opinión al respecto.
    Saludos
    Federico

  6. Santi
    2010-06-11 23:16

    No, Jomaweb, si yo no he entendido mal los libros digitales se venderán en las versiones digitales de las librerías (o sea, en casadelibro.es, fnac.es o como sea); es posible que, como se dijo hace tiempo, las librerías físicas también vendan libros digitales (o sea, que te vendan el código de descarga) aunque la verdad, esta opción como tú dices sí que parece absurda…

  7. Cayetano
    2010-06-12 00:06

    Alberto y compañía: Aunque no opino sobre el invento, he visto en un catálogo un terminal como punto de venta para librerías. Te llevas el fichero-libro en una memoria o pendrive.

  8. Alber
    2010-06-12 00:58

    Yo voy a hacer de abogado del diablo: porque no leo más que memeces y porque, qué cojones, me encanta.

    Libranda hace una cosa (hasta donde hemos podido ver) extremadamente importante: respeta el ecosistema editorial. Ya sé que esto le sonará a chino a muchos, pero ES CLAVE. Y, además de clave, una tradición en España: los grandes permiten que los pequeños crezcan cerca de ellos. Como el pez rémora y el tiburón. Se llama simbiosis. Yo, aunque puedo, no te aniquilo y, de cuando en cuando, me levantas una liebre. Trato hecho.

    Diréis: “oh, ah, hijoputas, hay que mirarse en los americanos, los españoles no entienden el interné”, etc. Son opiniones, cierto, pero opiniones estúpidas, defendidas sin datos y sin más argumento que el “ojalá la realidad coincida con mis deseos”.

    Bien, ahí va la verdad desnuda: Amazon, Apple y Google son empresas 1984anas que pretenden convertirse en Big Brothers y obligarnos a mirar a todos por el tubo único: el suyo; el del que gane. Amazon, por ejemplo, dispone de un sistema de venta de e-books ultraliberal basado en el deseo de controlar absolutamente a los proveedores. Vamos a paquistanizar la industria cultural para que produzcan como nosotros digamos y al precio que digamos. Podemos hacerlo, ya que la masa de borregos dispuestos a comprarnos (porque piensan, los muy panolis, que somos cool) es nuestra. Infantilizada, abobizada y con la tarjeta de crédito en la mano. Ni siquiera les va a doler.

    De manera que, hoy por hoy, Libranda merece una oportunidad. Y el que opine lo contrario que se siente un rato y piense. Mal no le va a hacer.

  9. Alberto
    2010-06-12 19:52

    Me he sentado a pensar desde ayer. “DRM y precios exagerados, DRM y precios exagerados”. Pues hala, ya lo he pensado un buen rato y, no, de momento no se merece una oportunidad y yo no se la daré.

    Por cierto Alber, “ojalá la realidad coincida con mis deseos” es lo que está haciendo Libranda, que piensa que “ojalá Internet fuera como yo quiero que sea y no como es”.

  10. Alber
    2010-06-12 21:21

    Es que Internet no es “de una forma concreta”. Si en Libranda quieren hacer las cosas de esa forma, adelante. ¿No clamábamos para que alguien diera pasos en esta dirección? Pues ahí están. Triunfarán, corregirán el rumbo o fracasarán, pero lo que no me parece de recibo es crucificarles antes de empezar. ¡Que ni siquiera han abierto el web!

    En fin, dos cosillas:

    1. Estoy de acuerdo contigo: no me gusta el DRM y creo que una política de precios bajos beneficiaría mucho al libro electrónico.

    2. Tener ideas magníficas sobre el papel es sencillo. Todos las tenemos a diario. Jugarte los cuartos (muchos cuartos) e implementarlas es lo verdaderamente difícil.

  11. Ana Lorenzo
    2010-06-14 19:10

    José Antonio Millán publica Reacciones ante Libranda, en el que enlaza La hora de todos, o No hay fortuna sin seso, de Julieta Leonetti, y Nace Libranda y la red se ríe, de José Luis Merino. Merece la pena leerlos; aviso: ninguno celebra el nacimiento de Libranda; creo que nadie que lea digital lo va a celebrar, por los motivos dichos por Marcos y por los expuestos en estas entradas.
    A mí, francamente, me parece que los pasos que da Libranda no los da hacia donde los pedíamos los que echamos de menos un amazon hispano; ni en los precios, ni en la elección del formato (el puñetero DRM), ni en la distribución (menudo lío forman; y eso que a mí me parece bien poner en las librerías tarjetas de descarga, por aquello de las compras compulsivas, pero de ahí a que sean las distribuidoras, las únicas, on-line y todo, pues…), ni en el número de títulos que van a ofrecer de primeras (¿2000?, ¿tarde, mal y poco?)…
    Un beso.

  12. Manna
    2010-07-20 23:15

    ¡Bien por Alber! Es el único que está diciendo cosas coherentes y con fundamento. Cierto lo del DRM y los precios, pero si lo corrigen pronto, todo lo demás es excelente en Libranda: grandes grupos editoriales y no tan grandes que, pese a ser competidores, se unen para crear una gran plataforma que va a proporcionar ¡al fin! un buen catálogo y dan oportunidad a los pequeños (editoriales y librerías) para que también participen.

  13. Otis B. Driftwood
    2010-07-20 23:37

    Creo que nos ha venido a ver la mamá de Libranda.

  14. Marcos
    2010-07-20 23:41

    No, Otis, no, las mamás pueden ser muy crueles con sus hijos, es la abuela.

    En cualquier caso, y por si acaso Manna se vuelve a pasar por aquí, puede leerse una de las innumerables críticas negativas ahora sí a la versión operativa de la web: Comprar un libro electrónico en España con Libranda. Odisea en el ciberespacio

    Saludos



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal