Libro de notas

Edición LdN
Tele por un tubo por Ramiro Cabana

Ramiro Cabana es comentarista de radio y televisión. Tele por un tubo dejó de actualizarse en agosto del 2006.

PLANETA BALDÍO

Hola muy buenas y queridas guapas mías. No sabéis cuánto me alegro de estar de nuevo, como nuevo, entre vosotras. Sobre todo después de una semana de viaje con Colom, buen amigo mío, pero (se lo digo siempre) un pelín pesado. Formamos un extraño par, os lo digo, porque estéticamente es él quien exige más, y yo lo hago en el término de lo moral—cuando toda expectativa era de que fuese al revés. Si no nos veis juntos puede que no os lo creáis—y como eso no ocurrirá—pues no os lo creeréis.

En fin: al asunto de hoy. Y el asunto que hoy alegremente nos ocupa, amables amigas personas lectoras, ¡es literario! Ya sabéis que la tripleta de la muerte que dirige Libro de Notas (Taracido, Colom y Castro) me tiene prohibido hablar de asuntos triviales, pero éste ha salido en la caja lista y, POR LO TANTO, se abre la veda a mi feliz tiroteo de cazador de salón.

¿Estáis preparadas? ¿Os habéis puesto las botas de vadear ríos de mierda (aunque por arriba llevéis las tetas al aire)? Me alegro. La cosa no es otra, como ya habréis (sagazmente) adivinado, que el nonescándalo del Premio Planeta de novela (sic) 2005.

Resulta que Juan Marsé, novelista de probada y reprobada excelencia, juez de dicho concurso (sic), en rueda de prensa y ante TODAS las cámaras y TODOS los micros, ha dicho (¡uy, lo que ha dicho!) que la novela ganadora y la subganadora eran las menos peores de las que la organización tuvo a bien a darle a leer. (O sea que cómo serían las demás, se nos quiso dar a entender—aunque no recuerdo si fue Marsé o la sutil narradora anónima y telediaria de la jugada). Marsé, viejo lobo de los mares estancos literarios, habló en términos técnicos de las postnovelas en cuestión, algo en extremo loable ya que nadie se atreve a saber cuáles son los términos técnicos de la composición de una máquina de sentidos como es una novela. O postnovela, que es lo mismo pero posterior a las innumerables muertes de la anterior. Bueno, lo que dijo es que los objetos cultural-comerciales que recibieron el premio y subpremio Planeta carecen de técnica, o de la técnica que normalmente se conoce como técnica novelística. Hasta ahí todo bien, muchas gracias por el esfuerzo.

Pero luego le llegó el turno de réplica a Maria de la Pau Janer, autora de la ganadora, y por tanto (así como Dios sale perdiendo cada vez que la cagamos) ganadora ella misma. Y la verdad, queridas amigas, no sé qué dijo, excepto que dijo que Marsé iba de niño malo (_enfant terrible_) y yo comprendí, en mi humildad de telespectador, que eso significaba que se callara. Marsé. Que se callara Marsé. Lo digo en subjuntivo porque lo interpreto como un deseo de la ganadora que el juez, Marsé, no cumplió.

Al contrario. El contestó que estaba hablando de literatura (la cosa técnica) y no de vida literaria (el aspecto social, lo del niño malo, y el cállate). Traduzco: Marsé dice que está insatisfecho con el resultado del concurso (en términos técnicos) porque sabe que sus colegas echarán un vistazo, con guantes de amianto y gafas de soldar, a dicho resultado en la librería (sin comprar, claro), y arrugarán la naricilla esa tan mona que tienen, y opinarán que aquello—el resultado—es excremento; y luego, en el bar, con los carajillos y los café-copa-y-puros de acabado el almuerzo, le tirarán bolitas de pan a la cara y le harán burla: Qué pasa, Juan, la empresa os ha enseñado la de hacer pipí y os espantasteis ¿no? Y más chanzas de esas que el colegueo lleva implícitas casi siempre, y más si de por medio hay un mantel del papel. O sea que MariPaz tiene razón: lo técnico importa según lo social.

Ahora, esto no significa que yo dude de la palabra de Marsé, quizá con García Hortelano, el más grande cronista de la vida en sociedad urbana espeinola de la segunda mitad del siglo recién fallecido. Y no dudo. Pero tampoco dudo que la quebrada tanguera de Maria de la Pau Janer haya dado en el clavo. Ya lo expliqué arriba.

No hay que dudar de nada. Maria de la Pau Janer se ha llevado al pasta gansa del premio, Juan Marsé se ha llevado la que le tocaba como jurado y Planeta se llevará la que le toque de las ventas a las almas inocentes que se gasten parte del arduamente conquistado sueldo mensual en adquirir su ejemplar anual del Premio Planeta, que todo el mundo sabe (incluidos Marsé & Janer) está amañado. (Si no sabéis cómo se amaño un premio de estos, pensad en cualquier otro concurso que tenga lugar sobre la faz de nuestra bienamada Espéin y habréis acertado).

Hasta ahí todo carece de novedad en el frente. Lo que tiende a novedoso, porque todavía nos (me) sorprende que las tácticas carcas de desarticulación de cualquier discusión funcionen, es que haya salido la editorial a la palestra y haya dicho que no hay que juzgar las novelas ideológicamente. Eso es mear fuera de tiesto, fuera del váter… y hasta fuera del plato de sopa de la señora del abrigo de pieles (por lo carca).

En primer lugar, porque el juicio de Marsé fue técnico. En segundo, porque la respuesta de la ganadora fue social: yo estoy in, tú estás out. Y tercero, porque ¿desde cuándo no se debe juzgar una novela ideológicamente? El poder lleva juzgando el arte ideológicamente desde los albores del neolítico, y ahora que lo podemos hacer los demás, ¿ya no vale?

Y conste que Marsé está por encima de los demás—o sea de vuestro héroe, yo, que no es más que un critiquillo de lo que sale por la caja lista, y de vosotras, que sois vosotras. Marsé es un tío serio que no malgasta tinta ni papel, aunque lo haga con la saliva. Y si quiere juzgar ideológicamente, que lo haga. (Y vosotras, por supuesto, también). Afearle la conducta por ahí denota mala fe y ganas muy carquitas de desviar la discusión. Qué feo de parte de Planeta. ¡Qué feo!

En fin, como ha salido en la tele, pues valía para mi comentario. Por más que el Trío Calavera se enfade, ya está escrito, publicado y vosotras lo habéis leído. Así que yo me voy a ver si Tigre (un héroe entre los perrillos chihuahua del mundo) ha salido ileso de sus juegos con Borja. Ahora le da por tocarle los cojones—literalmente—y eso no puede ser bueno cuando se está ante el mejor—y más fiero—perro salchicha del territorio.

Mi chavala os dice hola desde el sofá, y yo desde mi mesa os digo

Chao

Ramiro Cabana | 18 de octubre de 2005

Comentarios

  1. pini
    2005-10-24 10:16 entré varias veces y leí.
    no esa que esté lela (no lo sé), sino que me gusta eso de queridas guapas mías, y allí me quedo.
    sé que daría para comentar el resto, pero un rato más tarde.

Textos anteriores

-
LA ÚLTIMA [01/08/06]
-
TELEVERANO [25/07/06]
-
POSTPAPA [18/07/06]
-
TUNDRA [11/07/06]
-
CABANA NO ESTARÁ [20/06/06]
-
RELIGIO [13/06/06]
-
CABANA NO [06/06/06]
-
CABANA ÚTIL 6 [30/05/06]
-
CABANA AUSENTE [23/05/06]
-
VILLACHICA [16/05/06]
-
EL PADRECITO [09/05/06]
-
SUPERFICIAL [02/05/06]
-
JAGAOS [25/04/06]
-
LOS COMOSELLAMEN [18/04/06]

Ver todos


LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal