Libro de notas

Edición LdN
Tele por un tubo por Ramiro Cabana

Ramiro Cabana es comentarista de radio y televisión. Tele por un tubo dejó de actualizarse en agosto del 2006.

FÚTBOL ESPIRITUAL

Dedicado a la Internacional Melancólica

La primera definición de empresa, queridas amigas personas lectoras, que aparece en el diccionario jefe de la lengua española^1^ es “Acción ardua y dificultosa que valerosamente se comienza.” Y eso como proyecto teatral es lo que es La Internacional Melancólica, una banda de dementes liderada con pelos y señales por el co-editor de Libro de Notas, Roger Colom. Bien, pues esta gente tuvo a bien sacar unas camisetas para celebrar uno de sus espectáculos, en la que ponía el título de mi columna de hoy, objeto cultural que me he robado.

Dadas todas las explicaciones que había que dar, entremos en materia. ¿Habéis visto la final de la Copa del Rey de fútbol, queridas? Yo sé que a muchas de vosotras os la resuda ese noble deporte, opio de las masas, invento para vender patriotismo del barato como si fuera del caro. Pues yo la vi a partir del principio de la segunda parte, que es cuando empezó lo bueno. En realidad pensaba echar un vistazo a eso de Salsa Rosa para ver si encontraba algo de que burlarme en esta columna. Pero encontré algo mucho mejor. Encontré mi artículo.

Por si no habéis visto el partido, guapas, os lo explico rápidamente. Jugaban el Betis y Osasuna. El estadio del Atlético de Madrid estaba lleno hasta la bandera (me encanta esa frase hecha). El juego fue vibrante gracias a las dos aficiones, que no paraban de animar a su equipo. Hubo pocos detalles técnicos, poco “buen fútbol”, pero mucho fútbol del bueno, del emocionante, del que rara vez vemos en Espéin y a menudo vemos en otros países, principalmente en Inglaterra, donde da igual que tu equipo pierda por tres goles, tú sigues animando; así ganó el Liverpool la Liga de Campeones. En otras palabras, la parte más importante del fútbol es la parte espiritual.

Sólo en el campo de juego, queridas amigas personas lectoras, tiene el fútbol una dimensión física. En todo otro lugar: en las gradas, en los despachos, en la prensa, en la radio, en la tele (Teleporuntubo), en los bares, en las conversaciones, en vuestras imaginaciones, queridas, amadas mías, el fútbol no es otra cosa que espiritual.

Los juligans, los fondos, los ultras, toda esa gente extrema que trae a los estadios banderas y símbolos del exterior no entiende el fútbol. Y jamás lo entenderá. Toda su parafernalia es falsa. Su violencia fuera y dentro de los estadios muestra a las claras que no pillan la esencia del fútbol, su espiritualidad. No saben que el verdadero daño no se hace propinándole una paliza a un hincha contrario, no, el verdadero daño que se hace en el fútbol se hace en la ilusión del contrario, de sus hinchas. En la ilusión, queridas. Y ese daño sólo se hace de una manera: con el gol.

¿Recordáis eso de “al contrario ni agua”? ¿Lo dijo Bilardo? Tenía razón: en la lucha de los espíritus, de las almas, de las ilusiones, no puede haber ni la más mínima tregua física en el campo de juego. Pero, ¿recordáis también que esto a la prensa le pareció muy mal? Pues debéis saber, guapísimas mías, que eso es así porque la prensa ve y entiende el fútbol desde el lado puramente espiritual, que es el más importante, claro. Pero esa espiritualidad de la prensa viene teñida de cristianismo, y por tanto no son capaces de comprender la falta de caridad de Bilardo.

Y me parece muy bien que no acaben de comprenderla: un verdadero cristiano, emprendedoras personas lectoras, no debe entenderla ni permitirla. Pero un pagano, un espiritualista del fútbol, ese, ESE, ese sabe que ni agua, ni respiro, ni nada. Es otra religión, queridas, otro planteamiento de la Verdad Absoluta que cubre toda la tierra y alcanza todos los cielos y se achicharra en todos los infiernos.

Otra cosa muy diferente, ofcors, es que esta religión quizá lleve tiempo ya tiñendo con sus colores las camisetas del cristianismo. Una prueba de tal futbolismo en que la cristiandad ya no duda en sacar a sus hinchas a la calle para manifestarse por cualquier tontería. Y las hinchadas o las manis, bellísimas personas lectoras de esta columna, siempre, SIEMPRE son futbolísticas: con sus cánticos, sus gritos, sus tambores y sus palmas aflamencadas.

Dos apuntes más, guapas, y habremos terminado. Uno es que el comentarista de TELE5 que narraba el partido había ese día aprendido una palabra nueva en espeinol: handicap, que en inglés significa minusvalía y en el golf se utiliza para referirse al grado de ineptitud de un jugador. Cuanto más alto es el handicap, más golpes le tenemos que perdonar, más malo es el tío. Bien, pues el comentarista era de la opinión de que handicap significa lo contrario, la excelencia. Y lo dijo varias veces en ese sentido. Fijaos cómo se ponen a cerrar las carreras de humanidades, queridas, justo ahora que tanta falta nos hacen los espeinólogos.

El segundo apunte es que el Betis ganó la final con un gol en los últimos instantes de la prórroga. Más emocionante no hay. Y la hinchada del Osasuna mostró su profunda espiritualidad futbolística aplaudiendo al campeón. Hasta Tigre, el mejor perrillo chihuahua del universo, ladraba de emoción.

Hasta la próxima, estimadas,

Chao.

1 El diccionario es un listado (incompleto) de las palabras del español y sus definiciones. El espeinol es eso que se habla y se escribe en los medios de comunicación cuando la persona que lo hace ha ido a hacerse un cursillo en Estados Unidos y vuelve cargada de palabrejas que ya teníamos aquí, pero que le suenan más exóticas, más cultas, más modernas, más a la moda. Esa clase de basura cerebral, ya sabéis.

Ramiro Cabana | 14 de junio de 2005

Comentarios

  1. Leontxo
    2005-06-14 21:39 Hay tres cosas que me preocupan de tu artículo:

    1. Que das en el clavo, y por lo tanto poco se va a entender aquí: en España no se sabe lo que es el fútbol; es más, en poco tiempo se sustituirá por pendejadas manieristas como el tenis o la Fórmula1 (el deporte ideal de “La Tienda en casa”, porque sudan sentados).

    2. ¿Qué va a ser del pobre Borja? Es inquietante ver que desde que te regalaron a Tigre Borja ha desaparecido de tus crónicas. Y una cosa es que lo adopte y otra que se deje hacer sombra. Rezo por una pelea sangrienta en la que Borja exija sus derechos columneros; o por una escena de sexo cánido. Me da igual.
  2. Cabana
    2005-06-15 01:14 1. Creo que en España el fútbol debería ser sustituido por ese “deporte” en el que una persona lanza un objeto pesado por el hielo y otras dos barren el hielo con escobas comunes y corrientes. ¿Curling, se llama?

    2. Borja es insustituible, como perro, como persona y como personaje de Tele por un tubo. Pero no le gusta el fútbol. No sé por qué siempre se larga a la cocina, donde lo tratan demasiado bien, cuando la enorme tele de plasma lo muestra en todo su catódico esplendor. Al fútbol, no a Borja. Tigre es pequeño, inocente y entusiasta: las tres principales características de un buen aficionado al deporte televisado. (Por cierto, veo que pides violencia y/o sexo, la vieja dualidad eros-tánatos, tan mal vista en los últimos tiempos.)

    3. ¿Y la tercera cosa?
  3. Leontxo
    2005-06-15 01:47 Sí, ya recuerdo:

    3. La inquietante mixtura de fútbol y religión… es precisamente el aspecto religioso del fútbol el que lo degrada; dos ejemplos: el futbolista (o presidente) que se presigna al entrar al campo, y el paseillo con la copa hasta el santo de turno. El primer caso, no estoy seguro de por qué, me hace pensar en las recientes hordas de cristianos que aclamaban al nuevo Papa al grito hooliganesco de “Ese Papa, ese Papa, eh, eh”. El segundo caso simplemente retrotae el fútbol a los ejercicios cinegéticos de los últimos monos, que hacían sacrificios a su totem y dejaban las mejores presas a sus pies.

    Y lo que me inquieta de lo que dices es que es esa interpretación del fútbol la que domina, y no la espiritual como tú la entiendes: el fútbol, en los telediarios, es la eucaristía, una epifanía.
  4. Cabana
    2005-06-15 07:28 Sí, el sincretismo religioso es un problema: no ayuda a entender ni una ni otra. El nuevo papa está por actuar contra él con mano dura. Y yo, con mi afán purista, concuerdo: insisto en escoger una u otra. Me quedo con el futbolismo, claro.
  5. jota ele
    2005-06-15 12:55 Gracias sudamérica brutal por tanto fervor futbolero… Cada Domingo en el estadio, en esos templos donde celebramos futbol…como si fuera la única razón de nuestras vidas… y donde no hay razonamiento válido, es catarsis pura…el espectáculo va de las graderias al campo, y viceversa… Como la alegria de estar parado de espaldas a la cancha en un partido de Libertadores mientras entras enun trance loco a la espera de un gol…

    amén…

Textos anteriores

-
LA ÚLTIMA [01/08/06]
-
TELEVERANO [25/07/06]
-
POSTPAPA [18/07/06]
-
TUNDRA [11/07/06]
-
CABANA NO ESTARÁ [20/06/06]
-
RELIGIO [13/06/06]
-
CABANA NO [06/06/06]
-
CABANA ÚTIL 6 [30/05/06]
-
CABANA AUSENTE [23/05/06]
-
VILLACHICA [16/05/06]
-
EL PADRECITO [09/05/06]
-
SUPERFICIAL [02/05/06]
-
JAGAOS [25/04/06]
-
LOS COMOSELLAMEN [18/04/06]

Ver todos


LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal