Libro de notas

Edición LdN
Quiero una segunda opinión por Santiago Viteri

La salud, la enfermedad y sus tratamientos son una fuente inagotable de noticias, suplementos especiales y comentarios con la vecina. Una gran cantidad de entendidos de salón y “expertos” en salud opinan sin criterio mientras que la clase médica suele responder con tecnicismos incomprensibles que solo aumentan la confusión. Por eso, Santiago Viteri (médico especialista en Oncología), escribirá una columna sencilla sobre medicina el 29 de cada mes. Porque él siempre tiene una segunda opinión y si hace falta, muchas más.

¿Alimentos que curan?

La nutrición y la salud están íntimamente unidas. Desde la antigüedad se han atribuido propiedades curativas a determinados alimentos y también se han considerado otros perjudiciales para la salud. Muchas de estas creencias estaban sustentadas en supersticiones o mitos y algunas de ellas calaron tan hondo en la cultura popular que aún hoy en día se mantienen vivas y de plena actualidad.

Además nuestra sociedad desea fervientemente encontrar panaceas, soluciones fáciles y cómodas para garantizarse la buena salud. El vino protege el corazón, la cerveza es saludable, los beneficios del chocolate… Todo el mundo está muy bien predispuesto a creer en esto. ¿Hay una noticia mejor? Comiendo lo que nos gusta además cuidamos nuestra salud. Desgraciadamente las cosas no están tan claras.

Los estudios científicos relacionados con los hábitos nutricionales son muy difíciles de llevar a cabo y sus resultados muy difíciles de interpretar. Consumimos cientos de miles de sustancias diferentes. Estas sustancias interactúan unas con otras y de formas muy distintas en cada órgano y en cada persona. Los resultados de estos estudios son a menudo contradictorios. Recientemente en un estudio sugerían que la vitamina C, un potente antioxidante natural abundante en los cítricos, podía disminuír notablemente algunos de los efectos de ciertos tratamiento de contra el cáncer. Por el contrario, hace apenas un mes, se publicó otro estudio en el que se sugería que la vitamina C, podía proteger a las células cancerígenas contra la quimioterapia.

En medio de toda esta confusión, han proliferado libros y artículos defendiendo unas y otras dietas, determinados alimentos por encima de otros, la mayoría de las veces con escaso fundamento científico. Concretamente, el libro que está causando furor de ventas en estos momentos se titula Anticancer En el se dan distintos consejos dietéticos y se aportan estudios oficiales y “no oficiales” que supuestamente fundamentan científicamente estas recomendaciones.

Mi consejo es el siguiente:

- Extremar la precaución y valorar con espíritu crítico cualquier información que pretenda que tal o cual alimento puede “curar” el cáncer.

- Llevar una dieta equilibrada rica en frutas y verduras frescas y pobre en grasas saturadas para evitar la obesidad, hipertensión y arterioesclerosis

- Desconfiar de productos “milagrosos“ que alardeen de curar todos los tipos de cancer, el sida y un montón de otras enfermedades.

- Consultar cualquier duda al respecto con su médico.

Santiago Viteri | 29 de octubre de 2008

Comentarios

  1. Merche
    2008-10-29 16:24

    Santi, qué razón tienes.

    Esto me recuerda al tema de los huevos. Hace años había dos organizaciones de ámbito mundial y reconocido prestigio que opinaban que la cantidad máxima de huevos que se podían comer semanalmente era 2 para unos y 10 para los otros. O sea que imagínate. A tan sabroso y rico alimento (cargadito de proteínas) se le ha colgado recientemente el sanbenito de “malo para el colesterol”, cosa que yo no puedo afirmar ni desmentir, pero apuesto a que 10 horas de silla diarias son bastante peores para el colesterol que tomarse un par de huevos fritos de vez en cuando. Vamos, que al final debería imperar el sentido común… Por cierto, ante mis bajísimos niveles de colesterol en un último análisis, el médico me miró con media sonrisa y ceño fruncido y me dijo: “Pero niña, ¿qué pasa? ¿no te gustan el jamón y el chorizo? Pues eso. A comer más chorizo”.

    :-)

  2. Pop
    2008-10-29 16:44

    Muy bueno; vengo desde meneame. No es fácil encontrar este tipo de oponiones contrarias a la tendencia generalizada.

  3. Ana Lorenzo
    2008-10-29 19:51

    «[…] los beneficios del chocolate… Todo el mundo está muy bien predispuesto a creer en esto. ¿Hay una noticia mejor? Comiendo lo que nos gusta además cuidamos nuestra salud.»
    Qué pena que no sea verdad; con lo rico que está el chocolate se merecería ser una comida curativa, Santiago. O al menos inocua. Snif.
    Un beso.

  4. Rosie
    2008-10-30 23:37

    Totalmente de acuerdo. Además de los bandazos. Aún me acuerdo de cuando el pescado azul era malo, y ahora parece la septima maravilla. Tambien es algo chistoso lo de la famosa dieta mediterranea. Mi pueblo natal esta a 100 km del Mediterraneo, pero en los Pirineos, y mi madre asegura que lo tradicional era cocinar con manteca de cerdo (“llard” en catalan), y que el aceite de oliva era un lujo… Además de comer basicamente grandes cantidades de patatas con panceta. Aunque si despues se trabajaba duro al aire libre durante 10 horas tampoco debía ser muy grave.

    Lo ideal es comer equilibrado como nos recomienda Santiago. Y si nos pasamos en algo, mejor hacerlo con las verduras. Quizás la única recomendación “dietetico medicinal” que sigo ultimamente es comer carne en menor cantidad. Pero nada de vegeterianismo, otra tontería.

    En todo caso hace unos días encontré por internet un texto divertidisimo. Un caballero indicaba su “mujer ideal”. Decia más o menos, que hace unas decadas habría dicho que una que supiera cocinar. Ahora solo pedía al cielo una que pudiera comer. O sea, que no la llevase al restaurante y resultase que seguía una dieta estricta, era vegetariana, intolerante a algo, o que se mirase la carta como un enemigo personal. ;D

  5. Marga
    2008-11-07 03:25

    Santi, y a ti qué te parece cómo se habla desde todos los medios de la “epidemia de la obesidad” y de sus gravísimas consecuencias para la salud y la cantidad de fármacos que salen para quitar el apetito?
    He leído un ensayo sobre la alimentación “Obesos y famélicos” de Raj Patel que me ha parecido muy interesante.
    Para empezar lo que determina que un adolescente mejicano sea más o menos obeso no es el tipo de comida, familia, origen, etc, sino la cercanía a la frontera con EEUU
    Cómo se individualiza la culpa cómo modo de luchar contra la obesidad genera inquietud cuando en EEUU la gente pobre, negros e inmigrantes son los que más padecen el problema.
    Hoy los arcos de Mac Donalds son más conocidos que la cruz cristiana como símbolo.
    La industria mundial del adelgazamiento acoplada a la industria farmacéutica y sus intentos de medicalizar la obesidad facturan más de cien mil millones de dólares si no recuerdo mal.
    Saludos,



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal