Libro de notas

Edición LdN
Mondo Píxel PG por John Tones y Javi Sánchez

Mondo Píxel PG supone, como el Parental Guidance de su título indica, un punto de vista alternativo y guiado acerca de los videojuegos. Cada viernes, John Tones y Javi Sánchez, miembros del hervidero de visiones con seso sobre lo interactivo Mondo Píxel, contarán en LdN cómo se ha convertido el ocio electrónico en una volcánica explosión de inquietudes pop. Sus ramificaciones en cine, tebeos y música, su influencia en nuestra vida diaria, su futuro como forma de ocio y olla a presión cultural. Cada semana en Mondo Píxel PG.

Profecías

Rezamos para que uno de los juegos de este 2011 sea Deus Ex: Human Revolution. Los ingredientes: cyberpunk con diseños renacentistas, tiroteos y disquisiciones sobre los límites entre la humanidad y la tecnología, todo con mucho angst y puños robóticos atravesando paredes; lo que los autores de esta columna califican desde su elevado púlpito intelectual como “la buena mierda”. Human Revolution se enfrenta a un legado tan perfecto como desastroso, dependiendo de si nos referimos al juego original o a su tumorífera secuela, que con su permiso vamos a obviar.

El primer Deus Ex, allá por el 2000, se abría con una premonitoria Estatua de la Libertad hecha cisco por un quítame allá esos terroristas. Presentaba un Estado venido a menos, donde los pobres padecían una plaga incurable y los cuatro duros que aún le quedaban a los gobiernos se iban en chutar al protagonista todo tipo de avances nanocomputerizados y armas muy grandes en nombre de la libertad, la justicia y el estilo de vida americano. Entre sobrecogedoras secuencias, enorme libertad de elección y un diseño memorable basado en ofrecer tantas soluciones a un problema como estilos de juego tuviera el jugador, el juego planteaba lo que bien podría ser la segunda venida de Mecha-Cristo, llevando el guiño hasta las iniciales del protagonista: J.C. Denton.

Salvo este sabor mesiánico, el juego no se apartaba de ninguno de los cánones fundacionales del cyberpunk: el futuro como crítica sociopolítica del presente, el atavismo tribal mezclado con las redes informáticas, y todas esas cosas que, para que se hagan una idea, sería lo que está pasando en Egipto si los malos en vez de tanquetas llevarán implantes biomecánicos. El hecho de que muchos de sus vaticinios se hayan cumplido de un modo u otro también es una constante del género. El cyberpunk es esa rama de la ciencia-ficción que se queda vieja en cuanto pasan diez años y descubrimos que las macrocomunidades virtuales se usan para jugar a Farmville y el cibersexo pasa por pedir a desconocidas que te enseñen las tetas en una ventanita de Chatroulette. No estamos a la altura de nuestras ficciones, menuda novedad.

La pregunta que se hacía Sánchez con Human Revolution es si estaría a la altura de su ficción madre… Hasta que se acordó de sus partidas al juego original. Verán, tras esta morralla de juego grandioso, sobrecogedor, adulto, temas bíblicos, blablablá, el 50% más bajito de Mondo Píxel PG revisó sus textos sobre Deus Ex para recordar cómo puso a prueba ese detalle de la libertad. En su segunda o tercera partida, Sánchez se fundió un centenar de civiles hablamos de una época en la que los cadáveres que no desaparecían eran un síntoma de músculo tecnológico; cogió sus cadáveres de mentira, los dispuso en orden en una calle a modo de letras; subió a lo más alto del más alto edificio, y sacó una captura de pantalla del primoroso FUCK YOU que había escrito con muertos. Sólo por ver si se podía. Oh, y un año antes del maligno GTA III, saga en la que todavía no podemos hacer nada similar.

Con esta ocurrencia posadolescente, toda la gravitas del personaje, todo el entramado filosófico del juego y las ideas que concibieron esta columna, todo quedaba barrido por el peso último del concepto que mejor separa al videojuego de cualquier otro medio de expresión cultural: la chorrada sin relación con el género, tan fácilmente subsanable como darle a “cargar partida” y, ahora sí, ponernos serios en el periplo de Denton por un futuro oscuro. Human Revolution podrá tener peores o mejores ideas, un diseño más o menos acertado, y una tecnología acorde o no con la experiencia que quiere contar. Pero, siendo sinceros, ya no podremos comparar el juego con su original basado en ninguno de estos conceptos: el juego, por un lado, tendrá que satisfacernos por su libertad para hacer el idiota sin pudor —o limitación. Apostamos por esto último— algo que cada día se ve menos en estos tiempos de diseño para nenitas y riesgo cero.

Y por otro… Si Sánchez, en su momento, hubiera basado su crítica (y, según uno de nuestros periodistas fetiche, Kieron Gillen, debería haberlo hecho: “la crítica de videojuegos debería ser un reportaje de viajes imaginarios”, parafraseándole) en esta anécdota que les contábamos y, digamos, la hubiera publicado en Meristation, uno de los medios en los que firmaba en esa época, probablemente Deus Ex habría hecho mucho ruido, por las razones equivocadas y los necios de rigor . Pero miren, ahí está lo que les contábamos del cyberpunk y su caducidad: lo sucedido con Twitter, los medios generalistas y Nacho Vigalondo esta última semana encajaría perfectamente en una de las noticias de fondo del primer Deus Ex, de esas que los guionistas usan para dar profundidad y color al mundo y que, en el caso del cyberpunk, se usan como advertencias de los riesgos del mundo por venir. Y ese será el otro escollo de Human Revolution, y así lo mediremos: si al devorar el juego desde este mundo de idiocracia y pensamiento débil, encontraremos en sus proyecciones virtuales una sola advertencia de que aún es posible que vayamos a peor. Por nuestra parte, el FUCK YOU ya lo dejamos bien clarito en el año 2000.

John Tones y Javi Sánchez | 04 de febrero de 2011

Comentarios

  1. Gabriella Campbell
    2011-02-04 23:55

    No hace falta que recéis, la PC Gamer ya le ha dado el número 1 este mes pasado a Deus Ex como mejor juego de la historia ;)

  2. Javi Sánchez
    2011-02-05 01:47

    Sí, pero al original! ;) Nosotros rezamos porque Human Revolution, que sale en abril, merezca la pena. Algo. Un poquito. Un poquito más que Deus Ex: Invisible War, al menos.

  3. Gabriella Campbell
    2011-02-05 02:29

    Cierto, cierto. Algún día me engancharé, la saga Deus Ex la tengo pendiente junto con el Fallout New Vegas.

    Muy interesante el artículo :)



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal