Libro de notas

Edición LdN
Asombros y paralajes por Alfredo Herrera Patiño

Alfredo Herrera Patiño dirige la editorial mexicana Verdehalago y escribe con asiduidad la bitácora Erratas eminentes. Asombros y paralajes intentará dar salida a los muchos asombros en los que vive desde las diversas perspectivas y lugares donde le suceden. Se publica los miércoles.

Presos de conciencia

Nuestras opiniones nos tienen, nos poseen, hacen de nuestros haceres, pensamientos. Los políticos, declaran, la prensa glosa y la nación completa aplaude o abuchea. Bastante menester en habérnoslas con nuestras propias opiniones para, además y sin gozura, desandar las ajenas. Gloso a Huang Po: desconfía de los que piensas, no de lo que ves…

Alfredo Herrera Patiño | 16 de mayo de 2007

Comentarios

  1. Alberto
    2007-05-16 20:25

    Recuerdo a Fernando Savater diciendo en una conferencia que vi hace años en la facultad que “las opiniones no son respetables, las personas sí”.

    Que levante la mano quién no haga de su opinión bandera (y si alguien la levanta… me va a encantar conocerlo). En el debate, político o de cualquier tipo, en foro social o en bar con amigos, lo importante es, sobre todo, vencer ese debate. A lo máximo que aspiramos es a reflexionar a posteriori, en soledad, donde tal vez cambiemos de idea, idea que defenderemos con uñas y dientes la próxima vez.

    ¿Preso de nuestras opiniones? Encarcelados de por vida.

  2. Cayetano
    2007-05-17 03:25

    Cuidado con Huang-po, tambien dicen que dijo: Yo no he dicho que no haya Zen, sólo que no hay maestros y otras frases o mondos o charletas de apariencia delirante, pero de prfundo significado para “No Pensar” y solo estar sentado. Algunas ideas (y pensamientos) son capaces de molestar lo suficiente para que el mundo (en el sentido de sociedad de humanos) se mueva. Aunque hay quienes señalan la conveniencia de pararlo :)

  3. Alfredo Herrera Patiño
    2007-05-20 10:13

    Así es, Alberto. Curioso, pero creo que las opiniones son respetables, en tanto serias. Vamos, que en tanto alguien las ponga a discusión, tienen todo mi respeto, por lo cual estaré dispuesto a pensarlas. El problema, de hecho, es que nuestras opiniones nos hacen tomar a las otras, las distintas, como sinrazones. Y el problema, de cierto, no es que pensemos, el problema es que dudamos muy poco de nuestro pensamiento.

    Cuidado en verdad con don Huangpo, Cayetano. Para estar con los demás, necesito pensar. Para estar conmigo, ¿qué? Hay que desconfiar hasta del buen Huangpo, cuantimás de todas las religiones… :)


Textos anteriores

-
-
Platónica [24/01/07]
-
El beso [10/01/07]
-
-
El silencio [27/12/06]
-
Los hábitos [25/10/06]
-
Naturaleza natural [11/10/06]
-
Montón [27/09/06]
-
Sapiencia eterna [20/09/06]

Ver todos


LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal