Libro de notas

Edición LdN
Una aguja en un pajar por María José Hernández Lloreda

Se pretende ir construyendo, los días 10 y 20 de cada mes, una antología personal de poemas (que no de poetas) de autores más o menos contemporáneos, más o menos conocidos. Los poemas tienen en común el ser lo suficientemente cerrados para producir una sensación/idea compacta y lo bastante abiertos como para que además emerjan nuevas significaciones con cada nueva lectura. La autora es profesora del Departamento de Metodología de las Ciencias del Comportamiento de la Facultad de Psicología de la UCM.

La apuesta. Jorge Oteiza

          I
quiero saber quién soy
                                   y para qué
oigo que soy yo
que alguien dentro de mí me dice
que dentro de mí me oye

busco mi ventana hacia lo oscuro
cavidad esa hacia mi nombre
en lo invisible de la noche

sí, es aquí que estoy dentro de mi infancia
en mí mismo
                  el sueño de este anciano que huye
oigo mis pasos
                      una hoja que agitada corre de lado
aplaudida por un afán del aire
                                              episodio banal
llegar a la plaza solitaria
                                     sus jardines

como la roca que acaricia el río
me acaricia el río y se va
me acaricia la luz y se va la tarde
me acaricia la memoria  
                                  me hace daño desde niño

me miro un poco de aire entre los dedos
no servía para nada era un ser inútil
no producía ni un poco de sombra con la mano
me temblaban los zapatos se me iban
alejándose de mí
                       me abandonaban
qué era yo?
                     estaba ya en mi borde mismo
                     quién sabe lo que uno es
                     al borde de lo que es uno
                     a punto de no ser

                     ah, soy yo, Señor
                     libro que deshojas contra el viento
                     ya entonces oí unos pasos en el aire
                     saqué mi cuerpo fuera de la ventana abierta
                     sentí que me empujaban
                                                         y comencé a volar

Jorge Oteiza
de Existe Dios al noroeste. (Pamiela, 1990)

María José Hernández Lloreda | 10 de abril de 2008

Comentarios

  1. Cayetano
    2008-04-10 23:52

    Menuda sorpresa. No pensaba que iba a ver un poema de Oteiza por aqui :)

    Existe Dios al noroeste es un libro lleno amargas quejas. De un rosario de quejas. De miles de quejas, Hacia los otros, siempre. Aunque, al final de libro, escoge una frase de Arrabal: escribir es certificar que se fracasa.

    Como hombre y como artista. Tampoco sería culpa suya (faltaría más).

    Por último, uno de los oficios de Oteiza fue el de linotipista y tipógrafo, de ahí el interés que muestra por las formas tipográficas y visuales del poema (trabajo añadido para María José). Tampoco quedó nunca contento de esa edición.

  2. Cayetano
    2008-04-11 00:02

    A veces doy por supuesto que alguien ha leído Despedirse de Oteiza donde se entenderá a qué me refiero cuando digo fracaso. No sea que se malinterprete ;)

  3. Alber
    2008-04-11 05:43

    Existe Dios al noroeste es un libro lleno de poemas. De excelentes poemas, así, sin cursiva.

    Cayetano, normalmente me harta tu risa floja y tu argumentación desmadejada. Y me hartan tus insinuaciones y tu juego estúpido de que es importante lo que digo pero más importante es lo que me cayo.

    Allá tú. Allá cada cual. Pero lo que no te admito es la cursiva para referirte a la poética de Jorge Oteiza. Y no te admito la gracia, que seguro que para ti es tronchante, de reducir la magnitud de Oteiza a la de un “linotipista”. Es propio de tontos hacer lo que haces. Y de envidiosos.

  4. Marcos
    2008-04-11 05:52

    Creo, Alber, que no van por ahí los tiros.

    Gran poema.

    Saludos

  5. Cayetano
    2008-04-11 06:18

    Alber: Tienes razón en parte. Soy estúpido

    Solo apuntar que, para eso dí el enlace para que no se malinterprete. Y parto de la suposición de que se conoce no solo la obra escultórica de Oteiza, además alguno de sus escritos.

    Cuando Oteiza habla de poemas daba mucha importancia a la tipografía, es decir como se organiza en el espacio el poema. En muchos sentidos. Oteiza coloca al mismo nivel (artista) al tipógrafo, al ceramista, al herrero, al carpintero, etc. y sino es que no se ha entendido su concepto de como actúa “el hombre” sobre el espacio donde vive.

    No reduzco la magnitud de Oteiza a la de un “linotipista” es que Oteiza coloca al linotipista a la altura del poeta (y al ceramista que hace aisladores eléctricos a la altura del escultor). Hay más, pero antes hay que leerme con otros prejuicios y tambien a Oteiza. Por eso muerto Oteiza, no tengo especial interés que tú o cualquier otro me admita o de permisos para configurar mi propio infierno,

    No diré Alber que no has entendido a Oteiza, sencillamente cada uno aprende lo que más le interesa del Maestro. A mi me interesó el hombre, no necesariamente toda su obra. Y si, era un verdadero genio. Ahora toca a los imbéciles manosear su obra. De eso iba mi despedida a Oteiza.

  6. Cayetano
    2008-04-11 07:21

    Me quedaba una segunda parte ;) Nada que ver con Alber, Pero ha sacado el tema. En general, a veces tambien en la vida real, se me acusa, cuando planteo asesinar artistas , de ser un envidioso, un resentido, etc.

    Parten del supuesto que he fracasado en mi carrera artística, sin embargo desconocen (y es normal) que nunca he corrido esa carrera, como mucho he ido por otro camino y no he sentido nunca demasiado interés ni por el mercado del arte ni tampoco por el mundo académico. Es asunto mío, estoy a otras cosas.

    Mi obra es mediocre, carece de interés, en realidad no ha sido importante la ejecución, ni la venta, ni la inclusión en catálogos, ni recorrer galerías mendigando promoción. Me he buscado la vida al margen de ese mundo, estaba a otras cosas.

    Sin embargo, es curioso como reacciona el Artista cuando ve el cuchillo frente a sí. El Artista se siente con el derecho, más o menos divino, de atizar conciencias, subvertir el orden social o realizar profundos virajes en la Historia de la Cultura. ¿Que ocurre cuando se plantea la posibilidad de asesinar al Artista?. El Artista, ese que no teme a nada ni a nadie, de pronto reacciona (no me refiero al comentario de Alber) sino a cosas como ésta

    Alguno cree que con razón, ya que aparentemente digo barbaridades sin fundamentos. Pero ahora viene la explicación. Estamos en el siglo XXI y la Red es, o puede ser, un soporte de representación donde Matar Artistas. Al loro: Un soporte de representación. Y eso que se entiende en artísticas teorías La vida no se representa en la superficie (ni en 3D) en su totalidad, si acaso se utilizan códigos para construir mundos. Una cosa es la vida y otra la obra.

    De eso va el asunto, pero hay que ir más allá, el Artista todavía sigue con las mismas herramientas de la cueva del paleolítico (pintando, cantando o haciéndose pajas) disfrazando el negro de humo de (RGB:0,0,0), etc.

    Y no me apetece descubrir más, citando a Alber ( tus insinuaciones y tu juego estúpido de que es importante lo que digo pero más importante es lo que me cayo ) es un juego estúpido ( no me apetece decir más así: sugiriendo estúpidamente) pero forma parte de mis herramientas, como para el Artista su cajita de colores, los hexámetros, la gramática o la sintaxis, además de una defensa necesaria frente a las iras del Artista.

    Por decirlo alto y claro: Estoy a años luz de eso que se llama Arte, y eso, en parte se lo debo a Oteiza.

  7. María José
    2008-04-11 20:29

    La verdad es que a mí el arte me gusta “a pelo”. No digo que no sean interesantes todas las reflexiones que se hagan en torno o ello, pero yo leo el poema de Oteiza, sin haber leído nada de sus escritos, ni de lo que se ha escrito sobre él, y me encanta. Y curiosamente, sin tener más contexto, el poema que he escogido no refleja nada de eso de las quejas hacia los otros, sino más bien como un esfuerzo por entenderse a uno mismo, aunque un entendimiento más emocional que reflexivo.

    Y no sé si Oteiza consideraba a un linotipista a la altura de un poeta, como seres humanos me parece que están a la misma altura, pero como creadores, no. A mi lo que haga un linotipista o un fontanero no me interesa nada. Así que no sé si nuestra época a base de intentar “asesinar” al artista al final está asesinando el arte. Porque hay gente que tiene un don especial, como lo tenía Oteiza, y esos son los que nos sorprenden con sus obras a los demás. Y eso ni se aprende ni se da de forma generalizada en los seres humanos.

    Así que yo me limito a disfrutar con el poema de Oteiza, igual que disfruto de sus esculturas.

    Cayetano, no he pensado nunca que fueras un artista frustrado ni nada de eso, pero tendrás que ser consciente de que cuesta un poco seguir tus argumentos :)

  8. Cayetano
    2008-04-12 00:27

    Si, es cierto, (sin ironías) tendría que elaborar más mis comentarios. Por ejemplo, decía yo (corrijo grámatica, esto si es ironía):

    En muchos sentidos. Oteiza coloca al mismo nivel (artista) al tipógrafo, al ceramista, al herrero, al carpintero, etc. o no es que no se ha entendido su concepto de como actúa “el hombre” sobre el espacio donde vive

    En enlace el artículo de la Escuela de la Bauhaus sirve para “precisar” la idea que se contiene en la frase anterior. Ahora hay que explicar que, al mismo nivel no es una idea de escala moral. Presupongo que se entiende lo que quiere decir cuando digo que el “artesano” está al mismo nivel desde la perspectiva de Oteiza. Si, como parece, alguien le conoce no se sorprenderá de esta afirmación. (Y ya siento que la Fundación Oteiza no pueda o no quiera liberar sus textos para poderlos enlazar desde aquí con comodidad, Museos y Fundaciones como panteones para guardar los huesos y cobrar la entrada cementerio más gastos de transporte … ¿Hasta cuando Catilina Fuera de la Red? Yo he perdido ya la paciencia )

    Tampoco olvido la importancia que tiene el haber encontrado un puesto de linotipista (y rompió el mármol del mostrador del bar donde trabajaba con una moneda: cincelando la piedra, haciendo un gesto de escultor). Etc.

    Sin embargo esto, si no estás avisado, puede malinterpretarse y si hago precisiones de esta u otra índole acabo subido en una columna (otro enlace que requiere explicación pero que puede servir para entender). Y así hasta el infinito ;) ¿Qué códigos puedo o debo usar? Obviamente los que me venga en gana desde la presunción de que se conoce (no hace falta mucho) la historia, teoría u obra de Oteiza.

    ¿Cómo evitar parecer ser un pedante?. Imposible. Me he despedido del Oteiza muerto, no me interesa la escultura conmemorativa de Oteiza (la que está en las Plazas de Cultuburgo lleno de babas de adulaciones (ahora) ya inútiles.

    Y sí, me produce tristeza, infinita tristeza su fracaso, el de todos nosotros. es desde ahí que el poemario (en cursiva porqué es algo más que eso) lo siento como una enorme queja.

  9. Cayetano
    2008-04-12 00:49

    Una última cosa el articulo Escuela de la Bauhaus puede ampliarse y mejorarse, podría haber continuado pero acabé un poco cansado de la lentitud de la “mente colectiva”. Por si alguno se anima

  10. impresor
    2008-04-12 05:23

    A mi me harta la estupidez y la mala escritura y el sensacionalismo del Señor Alberto y lo que hago desde hace tiempo es ignorarle. (Cayetano, dicho sea de paso, vale mil veces mas que este señor Alberto y es una pena que LdN no haya censurado el mensaje que a mi me parece burdo y vulgar, como todo lo que hace este señor) . No sé por qué Libro de Notas que tiene tan buenos articulistas y colaboradores presta tanta importancia a este señor que solo sirve para atacar a la gente y aprovecharse de los demás. (Ya vemos la patética autopromoción que hace de su obra). En lo único en que estoy de acuerdo con el Señor Alberto es que el mismo reconoce que es un mediocre.

  11. Marga
    2008-04-12 06:10

    Gracias Maria José. Hace tiempo que descubrí (gracias a Cris) vuestro libro de notas y me encanta tu sección de poemas. No tengo ni idea de la obra ni escritos de Oteiza (conozco sus esculturas y eso es ahora que vivo en Bilbao)así que los comentarios anteriores casi me hacen desistir de escribir
    Pero bueno, a mí me gusta la poesía y sobre todo estos dos últimos poemas que has seleccionado. Me conmovió especialmente el de Hugo Mújica que ya conocía.Es la vida en carne viva, a la intemperie. Su libro de Noche Abierta es impresionante. Lo puedes leer cien veces y siempre remueve. Y hoy este poema de Oteiza me ha impactado, emoción pura. ¿No es eso Arte?
    Otra vez gracias y por el descubrimiento de Icuza, un gran hallazgo.

  12. Cayetano
    2008-04-12 06:47

    Impresor: Se que es buena la intención, pero no se trata de atizar el “fuego del infierno” mejor cuidar el fuego del hogar para contar cuentos. En esto último , Albert desde mi punto de vista, resulta interesante (incluso valioso). Cuando leo lo que escribe aplico la luz rasante a lo que escribe y descubro y envidio su oficio. Ya quisiera yo, además de estudio se requiere cierta predisposición natural para escribir así.

    A Alber no lo conozco personalmente, solo lo que he leido aquí y allá. Sin embargo no es la primera vez que alguien salta y se enfada como si le hubiera hecho una afrenta personal. A veces toco resortes sin intención, otras lo hago queriendo, pero no es el caso. Tiene razón cuando señala que a veces insinúo, que esto pueda irritar, Pero esto requiere explicación (otra más), no vivimos en un estado donde se pueda hablar libremente, menos aún en casa ajena. Y cuando tengo oportunidad hablo claro en el lugar apropiado y sin implicar al o los dueños del sitio web a los que les puede caer un marrón. Es una cuestión de estratégica cortesía, nada más.

    Doy por terminado este supuesto desencuentro, es imposible que yo me enfade con reprentaciones, es inevitable el desencuentro “estético” y siempre he lamentado que eso se lleve al terreno de lo personal. Las cosas son así y no tienen demasiada importancia.

    Todo esto tiene algo positivo, sin quererlo he utilizado una técnica que emplea Alber, para que la gente se fije en un poema de Oteiza ;)

    Lo reconozco: soy un poco cabrón (pero esta vez ha sido sin querer) ... Me lo haré mirar

  13. Marcos
    2008-04-12 19:55

    Ruego que se eviten las alusiones personales. Efectivamente, son decenas los articulistas de LdN, así que hay donde escoger y cada quién es muy libre de leer a quien desee e ignorar a quien prefiera. Pero obviamente si están aquí es porque tienen todo el apoyo de LdN, todos por igual.

    Hablemos de Oteiza.

  14. Cayetano
    2008-04-13 20:21

    Recordé tarde un texto de Ander Manterola (al que tengo que agradecer algunas cosas , amigo de Oteiza y ex-director de la Fundación Jorge de Oteiza ) que habla sobre el fracaso, como siempre las ideas, se toman prestadas de alguna parte (y él se/nos “explica” mejor):

    El escultor refugiado en sí mismo, en su fracaso, siente el mundo como una ruina inevitable y absurda contra la que se estrellan y aniquilan inútilmente los empeños más nobles y esforzados. ¿A quién hacer responsable de tal devastación?

    (# La pasión de Jorge de Oteiza. 28-7-2000)

  15. María José
    2008-04-14 03:24

    En el fracaso siempre hay dos versiones, el que uno mismo pueda sentir y el que los demás perciben. A veces coinciden, pero no creo que sea este el caso. Yo no discuto que Oteiza se sintiera fracasado en su proyecto artístico o en lo que fuera. Sin embargo, yo observo la obra de Oteiza, sus esculturas y en este caso el poema, y me parece todo un éxito.

    Hay otros que consideran su obra todo un éxito y que yo desde fuera los veo como un auténtico fracaso.

  16. Cayetano
    2008-04-14 03:58

    Perdón a todos, el nombre no es Ander sino Pedro. Me suele pasar, una cruzada de cables entre dos Manterolas que tengo en la memoria. Disculpas y si es posible cambiarlo pues mejor y sino pues así queda.

    Saludos

  17. Cayetano
    2008-04-14 19:59

    Queda por responder una pregunta: ¿Me gusta la poesía de Oteiza?. No

    Me gustaba el Oteiza vivo haciendo y deshaciendo con la mano. Sus rastros y los de sus deposiciones fosilizadas carecen de interés. Ahora fijo mi atención en Hombres Vivos Haciendo. Y de eso va, tambien, este otro comentario .



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal