Libro de notas

Edición LdN
Pa cuatro que piensan por Miguel Santa Olalla

Tendemos al derrotismo y a pensar que caminamos inevitablemente hacia la decadencia. Frente a esto, en todos los campos del saber y del hacer hay personas cuya tarea está cimentando el legado que dejará nuestra época a la siguiente. ¿Qué tal si conocemos a algunos de los pensadores de nuestro tiempo más importantes? No son cuatro, pero pensar, sí que piensan. Y lo que tienen que contarnos merece la pena. Miguel Santa Olalla es profesor de secundaria y editor de boulesis.

Adela Cortina: por una ética de la economía

No está de más reparar en nuestro recorrido por grandes figuras del pensamiento actual en algunos representantes de nuestro país. En teoría, todo el mundo debería saber ya quién es Adela Cortina: sus conferencias suelen ser garantía de una sala a rebosar, colabora habitualmente en prensa y algunos de sus libros han sido reeditados ya varias veces. Sin embargo, tampoco es infrecuente hablar de ella con quienes no están especializados en la filosofía y descubrir, no sin cierto desconcierto, que no conocen muy bien la trayectoria de esta pensadora.



En el mundo académico, Adela Cortina es bien conocida por ser una de las introductoras en nuestro país de la ética del discurso de Habermas y K.O Apel. Y bien se puede decir que no se ha limitado a un estudio puramente teórico y especulativo. Si uno de los principios esenciales de la ética discursiva es el diálogo, Adela Cortina destaca por ser, valga la expresión, una gran “dialogadora”. Fundamentalmente porque ha construido su propio pensamiento desde una actitud permanente de diálogo. Vamos a poner tres buenos ejemplos de esta actitud dialogante: la economía y la empresa, el mundo de los sentimientos, y la ciencia.

La necesidad de crear una reflexión ética en torno a la economía y la empresa es una de las metas del trabajo de Adela Cortina. Una ética que supere prejuicios y ponga de relieve la labor social de toda actividad económica y toda empresa, pero que también exija de las transacciones económicas la necesaria reflexión sobre las consecuencias y los valores implicados en las mismas. La economía no se puede satanizar, pero tampoco puede interpretarse en clave mesiánica. Una consideración ética de la economía ha llevado a Adela Cortina a crear la fundación Étnor, que intenta promovar una gestión empresarial compatible con unos principios éticos indispensables. Fruto de este interés por la economía y la empresa son obras bien conocidas como la Ética de la empresa o Por una ética del consumo, en la que da un salto más allá para investigar en las implicaciones morales de nuestras pautas de consumo.


Dentro de la filosofía de Adela Cortina el diálogo no tiene que ser sólo con el otro, sino también con uno mismo. Entre otras cosas, porque la tradición filosófica ha tendido quizás a exaltar la razón concibiendo las pasiones y los sentimientos como una parte oscura o inaccesible. Es un tema de largo recorrido en filosofía, y que también se ha lanzado como crítica a la ética del discurso, demasiado confiada en la razón del nosotros. A la oposición entre razón y sentimientos, replica Adela Cortina con su propuesta de la razón cordial, y con el desarrollo de una especial sensibilidad ante las situaciones de injusticia que nos rodean. Necesitamos una razón cálida, capaz de dotar de contenidos y de sentimientos a los fríos principios que a menudo propone la filosofía. Así lo ha puesto en práctica también Adela Cortina, en su interés por ir dando pasos para solucionar problemas concretas con propuestas concretas. Bien conocida es su iniciativa para que la palabra “aporofobia” sea incluida en el diccionario como sustitivo de xenofobia: no odiamos al extranjero o al distinto. Odiamos al pobre.


Terminamos nuestro semblante filosófico con una breve alusión al diálogo con la ciencia. Su presencia como tema central en las obras de la filósofa valenciana es menor, pero las alusiones a la misma, a lo largo de las mismas así como en diversas conferencias nos dan una idea de la importancia que le concede. En cierta manera, esto ha quedado bien claro en su última obra, en la que se convierte en una auténtica pionera al introducir en nuestro país una corriente tan novedosa como la neuroética. Encontrar los fundamentos neurológicos de la conducta moral representa sin duda un desafío, tanto para la ciencia como para la ética. Pero más aún lo es avanzar en este conocimiento y conservar una ética universal, que es uno de los latidos permanentes del pensamiento de Adela Cortina. La ciencia entonces como trampolín a una fundamentación de la acción humana que permita un verdadero progreso para el ser humano. Todas estas ideas hacen de Adela Cortina un auténtico referente filosófico en nuestro tiempo, y dotan a su obra de un interés innegable para el gran público.


Para saber más

  1. Entre lo último publicado: Neuroética y neuropolítica: sugerencias para la educación moral
  2. De lectura obligada: Ética mínima: Introducción a la filosofía práctica
  3. Artículos de opinión de Adela Cortina en El país.
  4. Entrevista a Adela Cortina en El país, realizada por Juan Cruz con motivo del discurso de ingreso en la Academia de las Ciencias Morales y Políticas de la filósofa española.
  5. Cuestionario realizado a Adela Cortina por parte de la revista Filosofía Hoy
Miguel Santa Olalla | 17 de diciembre de 2012


LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal