Libro de notas

Edición LdN
Matando terrícolas por La Pequeña Febe

Érase una niña marciana que gustaba de salir con su nave espacial a matar terrícolas con sus amigos. Volaban en formación, atacaban por turnos, controlaban los mandos. Si uno moría, no importaba: tenía otra vida. Arrasaban ciudades, masacraban naciones, devastaban el mundo. Era un juego divertido… La niña se llamaba Febe. También le gustaba escribir. Lo hace cada día 13 en este sitio.

Cuestión de género y degenero

Si bien la contradicción es uno de los rasgos más desesperantes de la especie humana, me resulta también uno de los más divertidos. Puede llegar a generar situaciones de lo más jocosas a la par que desquiciantes. Demuestra hasta qué punto sois una forma de vida inferior que no consigue adaptarse ni al propio medio que vosotros mismos habéis construido, supuestamente diseñado para facilitaros la existencia diaria.

Os encanta pisotearos y contradeciros hasta la saciedad generando una sociedad de sinrazones que más que abriros puertas con la supuesta libertad de expresión lo único que consigue es enemistaros unos con otros en una búsqueda de instauración de valores que no dejan de perseguir el mismo fin: la alteración del individuo ajeno a partir de los principios personales. ¿Cuándo aprenderéis que todo es lo mismo bajo distintos puntos de vista?

Recientemente he encontrado un caso realmente destacable que no podía menos que venir del invento humano más intrincadamente elaborado, más falaz, más inútil y más contradictorio de todos: el Gobierno. En concreto me sitúo en el estado español, donde las distintas legislaturas o incluso los mismos ministerios dentro de una misma legislatura echan pulsos para ver quién es el más estúpido o quién se gasta más dinero público y pierde más tiempo en realizar otro de los grandes inventos de la humanidad: los estudios.

No importa quién lleve razón o no, cuál sea el tema de debate o sobre qué se esté opinando. El objetivo es siempre barrer para casa, justificar el estudio realizado según unos criterios nada objetivos y ante todo decir el mayor número de barbaridades posible argumentadas por redactores estatales que poco saben realmente del tema que están abordando. También es prioritario en este tipo de actividades invertir innecesariamente la mayor cantidad de dinero público posible.

Concretamente hubo uno hace unos añitos que no tiene desperdicio en materia de estupideces, demagogia barata y falacias varias. Lo he elegido especialmente porque además me ha ofendido profundamente en mi condición femenina. Me refiero a ese libro de más de cuatrocientas páginas que el CIDE/Instituto de la mujer, dependiente del Ministerio de Asuntos Sociales, publicó como “estudio serio y bien justificado” allá por el 2004 y que tiene por nombre “ La diferencia sexual en el análisis de los videojuegos ”.

En esta “maravilla” de publicación he encontrado todo tipo de desproporcionadas y maquiavélicamente deliberadas ofensivas al octavo arte en todas sus formas, géneros y contenidos, hasta tal punto que casi me estallan mis queridos ojos marcianos en muchos casos. El número de sinsentidos y argumentos que se niegan a sí mismos, que niegan otros mismos argumentos del estudio o que tienen réplica directa es desbordantemente innumerable.

La verdad es que no sé por dónde empezar a destriparlo antes,aunque ya he comenzado hablando del reiterante intento de calificar los videojuegos como marcadamente sexistas, destacando continuamente el infravalorado papel de la mujer dentro de los mismos. Dada la fuente germinadora de este estudio, no es extraño que ésta sea la principal temática mayoritaria.

Voy a dejar un par de perlas que como videojugadora me han dolido profundamente para que os deleitéis, sacadas todas ellas de cierto análisis brillante de este estudio que se realizó en el blog de ADLO!, que os recomiendo leer. Debajo de los comentarios os dejo las fuentes a las que acudir.

- Resident Evil 3: << Este modelo, cada vez más extendido de mujer “moderna” protagonista de diversos videojuegos, diseña un “híbrido” actual entre comportamiento masculino-salvaje, pero con la imagen de mujer seductora anclada en los referentes sexuales de atracción e incitación al hombre. Es una visión que cosifica aún más a la mujer y, dotándola de atributos masculinos ligados únicamente a la acción agresiva y de combate, parece más bien una proyección de las fantasías sexuales masculinas ligadas a visiones sadomasoquistas de la función de las mujeres (seducir sumisamente, pero a la vez dominar salvajemente). >>

- El Señor de los Anillos: << En este videojuego el papel de las mujeres está ligado sobre todo a funciones sanadoras, redentoras, etc., que como en el caso de Lobelia son roles asociados al cuidado y la atención a los demás. El papel tradicionalmente atribuido a las mujeres. Primero todos los demás y por último, ellas. Resulta curioso cómo el videojuego omite el papel que las mujeres, históricamente, han tenido en las guerras. Han sido esenciales en el cuidado de los heridos, en el mantenimiento de los hijos e hijas que quedan a su cargo mientras los “hombres van al frente”. >>

(Fuente 1, Fuente 2, Fuente 3, Fuente 4)

Otro de los grandes aciertos de este estudio y que tanto demuestran la alta cualificación de sus redactores así como su elevado conocimiento del sector que están estudiando es la inmensa cantidad de veces que etiquetan algunos títulos con géneros incorrectos. Igualmente os pongo algunos ejemplos, extraídos directamente del libro publicado, en el que indico entre paréntesis el verdadero género al que pertenecen.

La lista es interminable y algunos me han escandalizado severamente, al igual que a un miembro de la RAE podría dolerle oír que “Don Quijote de la Mancha” es una novela policíaca con tintes de thriller psicótico-humorístico en clave de prosa poética comitrágica.

- Commandos: Aventura gráfica. (Estrategia en tiempo real)
Dead or Alive Extreme Beach Volleyball: Arcade. (Deportes)
Metal Gear Solid: Estrategia. (Acción / Sigilo / Espionaje)
Resident Evil: Juego de aventura. (Terror psicológico)
Zelda: Aventura. (Acción / RPG)

Pero claro, no todo queda en eso, sino que también resultan instrumentos casi de índole satánica o terrorista: violentos, racistas, poco recomendables para los jóvenes tanto en el aspecto físico como mental, incapaces de inculcar valores adecuados, etc. Por supuesto, hay más estudios pululando por vuestro planeta que sostienen tales afirmaciones y otras mucho más absurdas. Por suerte existen grandes figuras como David Bravo o yo misma que nos encargamos de contraatacar la difusión de tales paparruchas.

Consciente de que este tipo de artículos no hacen más que sembrar polémica y discordia, cosa que por otra parte me encanta especialmente cuando se refleja en los comentarios, quiero dejar bien patente mi disconformidad con respecto a este tipo de estudios sensacionalistas, que no hacen más que vulnerar el arte y su difusión. Por no hablar de los millones de euros de las arcas públicas invertidos en ellos.

Es cierto que ahora, cinco años después de la publicación de este estudio, a la vista de la emergente, casi diríase superviviente resistencia y consolidación de la industria del videojuego en España y su proliferación en el resto del mundo, parece que el Gobierno ha dado el giro esperado. Claro que todo viene por haber sabido ver que es una gran fuente de economía creciente, por supuesto.

La declaración unánime en el Congreso del videojuego como cultura, la aparición de la Ministra de Cultura en la inauguración del Gamelab, los anuncios televisivos del Instituto de Crédito Oficial apoyando la creación de empresas de desarrollo de videojuegos y otras actuaciones similares de las que ya he hablado en artículos anteriores demuestran una marcada introducción en la tónica de otros países del mundo.

Pero el trabajo al respecto que todavía tiene que hacer el Gobierno español para colocarse a la misma altura del resto del planeta es titánico. Por cierto, es curioso también que cinco años después de que este estudio se publicara por el CIDE/Instituto de la mujer, sea una ministra con A la que lo apoye ahora con toda resolución. Como decía desde el principio, sois los máximos exponentes de la contradicción.

Por último y saliendo completamente de contexto quisiera haceros un guiño al cielo desde el que os vigilo y escribo. Anoche muchos de vosotros contemplaríais lo que en vuestra ignorancia llamáis las Perseidas o lágrimas de San Lorenzo. Algún día os contaré la verdadera historia de por qué a veces veis estrellas fugaces, nada que ver con lo que pensáis.

Pero eso será en otro momento del espacio. Mucho tenéis que aprender todavía de las estrellas, mis pequeños y contradictorios terrícolas.


“Siempre se ha creído que existe algo que se llama destino, pero siempre se ha creído también que hay otra cosa que se llama albedrío. Lo que califica al hombre es el equilibrio de esa contradicción.”
Chesterton, Gilbert Keith

“Mi oficio es mucho más respetable que el de un político. Yo soy un payaso.”
Chaplin, Charles

La Pequeña Febe | 13 de agosto de 2009


LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal