Libro de notas

Edición LdN
Viaje al ajedrez por Pau Pascual

Aún siendo un jugador discreto, Pau Pascual es, desde niño, un amante apasionado del ajedrez. Un juego que nutre y es nutrido por la matemática, la lógica, la pintura, la literatura, el cine, la historia, la música, la psicología… Viaje al ajedrez  presenta, los días 10 de cada mes, gotas de ese universo, curiosidades e historias tan atractivas para legos como para quien conoce y disfruta ya de este mundo lleno de emociones.

Ajedrez escénico

«Si en el arte la escultura es la captura del tiempo en el espacio, entonces la danza es la pérdida del tiempo en el espacio» (Cita que me proporcionó mi buen amigo Juan Giaccardi)


Más allá de las características intrínsecas del ajedrez, como son sus reglas, su lógica, o su estrategia y táctica, también emanan de él otros atractivos. La propia forma física del juego (el mosaico del tablero, las formas esculpidas de las piezas, la geometría de los movimientos) así como el simbolismo del que está impregnado, ha inspirado a tomar el ajedrez como un tema básico en diferentes formas artísticas, desde las artes plásticas y la literatura, a la música y las artes escénicas.

Las partidas vivientes (ver artículo anterior Una partida viviente) son un ejemplo de ajedrez escénico en las cuales se representa la secuencia de movimientos de una partida real, mezclada con más o menos elementos teatrales. Sin embargo, también se han producido relevantes obras escénicas en las que no se representan partidas concretas, sino donde se toma al ajedrez como elemento de fuerza visual, simbólico y emocional.

Checkmate, obra de ballet referente de la danza contemporánea británica, es un buen ejemplo de ello. La coreografía fue creada en 1937 por Ninette de Valois (1898-2001) basándose en la idea del compositor sir Arthur Bliss (1891-1975).

El estreno tuvo lugar en el Théatre des Champs-Elysées el 1 de Junio de 1937, como uno de los actos de la Exposición Universal celebrada en París. Checkmate fue representada por la prestigiosa compañía Ballet Vic-Wells, fundada seis años antes por Ninette de Valois. Desafortunadamente, los decorados originales de Checkmate se perdieron en 1940, durante la invasión alemana a Holanda, donde la Ballet Vic-Wells se encontraba realizando una gira.

A la izquierda, Ninette de Valois de jovencita. A la derecha, sir Arthur Bliss enseñando el movimiento de las piezas de ajedrez a Ninette de Valois.

La calidad dramática de Checkmate viene acompañada por la fuerza musical de la obra de Bliss, quien era, además de músico, un gran aficionado al ajedrez. Precisamente fue Arthur Bliss quien hizo la presentación de introducción del Congreso de ajedrez de Hastings en 1962.

Veamos un fragmento de la versión de Checkmate a cargo del Sadler’s Wells Royal Ballet, representada en Londres en 1982.

El rojo representa el amor y negro la muerte. El conflicto consiste en el amor que surge del caballero rojo hacia la reina negra. El amor juega y la muerte responde dando un jaque. Tras un duelo entre el caballero rojo y la reina negra, ésta es vencida. Pero el caballero no se siente capaz de matarla y le da la espalda. La reina lo aprovecha y lo apuñala a traición (ésta es la secuencia correspondiente al vídeo anterior). Luego se desarrolla un ataque de la reina negra contra el rey rojo. Finalmente triunfa la reina, pero duda si acabar con la vida del monarca. Rodeado de peones enemigos, el rey rojo acaba desplomándose. Jaque mate.

Representación de Checkmate en 1947 a cargo de la Sadler’s Wells

Representación de Checkmate en 2007 a cargo de la Royal Ballet, con Alexandra Ansanelli (dama roja), Zenaida Yanowsky (dama negra) y Alastair Marriott (rey rojo).

Veamos “La entrada de la reina negra”, interpretada por Victoria Marr en una representación muy reciente de la Royal Ballet (2011).

Lamento no haber podido encontrar una partida de sir Arthur Bliss en ninguna base de datos de ajedrez. Pero en cambio, me topé con una bonita partida de un gran compositor de la época, Serguéi Prokófiev. Esta partida fue jugada en el mismo París contra el Maestro Emanuel Lasker en una sesión de simultáneas, cinco años antes del estreno de Checkmate en los Champs-Elysées.

Prokófiev ya había jugado contra Alekhine y Capablanca en unas simultáneas en San Petersburgo en 1914. Veintitrés años más tarde, en un campeonato de ajedrez público en Moscú, Prokófiev se enfrentaría contra rivales que también eran músicos: el compositor Maurice Ravel y el violinista David Oistrach.

Sergéi Prokófiev, músico y muy buen jugador de ajedrez.

Como ejemplo de comunión entre el ajedrez y las artes plásticas, es interesante mencionar aquí al artista alemán Ugo Dossi, quien realizó una serie de cuadros basados en las trayectorias de los movimientos de partidas de ajedrez. Precisamente uno de estos cuadros corresponde a la partida de Lasker y Prokófiev comentada anteriormente.

Cuadro de Ugo Dossi que representa la partida de Emanuel Lasker vs. Sergéi Prokófiev. Los movimientos efectuados por cada pieza empiezan en color amarillo y terminan en naranja, degradándose por todo el espectro de colores. (Una captura del tiempo en el espacio)

Pero volvamos al ajedrez escénico. Chess, the musical, es otra conocida obra creada por Tim Rice, Björn Ulvaeus y Benny Andersson, estrenada en Londres en 1986.

El argumento de Chess gira en torno al campeonato por el título mundial de ajedrez entre el americano Freddy Trumper y el ruso Anatoly Sergievsky. Al americano le acompaña su amante Florence. La auténtica batalla se encuentra fuera del tablero. Una batalla por la mujer a quien ambos ajedrecistas desean. Durante el transcurso del torneo Anatoly y Florence se enamoran. Tras de la victoria del ruso, deciden exiliarse y huir juntos hacia Londres, donde empezarán una nueva vida. Luego, en un nuevo campeonato para defender el título, Anatoly volverá a ganar, pero acabará volviendo a su país después de intrigas políticas y amenazas contra su familia.

He escogido dos fragmentos de Chess, the musical que podemos degustar en el siguiente vídeo (Ver enlaces a la obra completa al final de este artículo).

Chess, the musical, pues, tiene como telón de fondo la guerra fría. En la realidad, la guerra fría también tuvo lugar en el tablero, simbolizada en el llamado Match del siglo, que enfrentó a Bobby Fischer y Boris Spassky en 1972. Este campeonato tuvo mucha repercusión en los medios de todo el mundo y favoreció el interés por el ajedrez en millones de personas. Una de ellas fui yo.

Aprovechemos pues, para ver la tercera partida del match Fischer vs. Spassky, con comentarios agregados de reputados ajedrecistas (Svetozar Gligoric, Vasily Smyslov, Albéric O’Kelly, Félix del Hoyo, Román Torán y Ludek Pachman) que nos brindan una instructiva lección de ajedrez.

Spassky y Fischer en el Match del siglo

En otro registro, la prestigiosa compañía Húngara de danza El Botafogo, estrenó recientemente Sakk, un espectáculo inspirado en el ajedrez con la coreografía de Tibor Dalotti, líder del grupo.

Representación de Sakk por El Botafogo

En este caso, se toma al ajedrez como elemento simbólico: una guerra estilizada entre la luz y la oscuridad. La obra muestra cuán estrecho es el límite entre la paz y la guerra, donde la vida misma es un gran juego de ajedrez lleno intriga, lucha y amor. El drama se complica cuando el rey Oscuro se enamora de la reina Luz.

Veamos el excelente Sakk és Vivaldi, del primer acto de la obra.



Los ejemplos de las obras mostradas anteriormente son solo una pincelada sobre como el mundo de la danza ha “jugado” con el ajedrez. He incluido más abajo otros ejemplos con propuestas de fusión de ajedrez y danza muy diferentes.

El ajedrez es un juego puramente abstracto. Una lucha entre dos intelectos donde, además del cálculo, rige la memoria, la intuición, la imaginación, las emociones, el estado psicológico y la propia personalidad de los contendientes. De hecho, el tablero y las piezas físicas no son imprescindibles para jugar al ajedrez (muchos ajedrecistas, son capaces de jugar partidas a la ciega, sin tablero ni piezas). El tablero y las piezas no son más que un escenario simbólico que facilita a los jugadores la visualización de las posiciones y los movimientos de la partida que se juega en la mente. El ajedrez escénico sería, valga la redundancia, la escenificación de una escenificación.



Más videos de ajedrez escénco

Checkmate
Ballet chess moves de la Australian Ballet Company.
Sakk-matt de la Pécsi Balett.
Checkmate stage rehearsals de la Birmingham Royal Ballet.
Iain Mackay dances a solo as the Red Knight de la Birmingham Royal Ballet.

Audio de la obra musical completa interpretada por la BBC Symphony Orchestra, dirigida por Norman Del Mar:
Checkmate Ballet Suite by Sir Arthur Bliss part 1 of 3
Checkmate Ballet Suite by Sir Arthur Bliss part 2 of 3
Checkmate Ballet Suite by Sir Arthur Bliss part 3 of 3

Chess, el musical
Versión completa interpretada por Idina Menzel , Kerry Ellis y Adam Pascal. Grabada el 2009 en Londres. (Espectáculo actualmente en gira por EEUU).
Acto I
IntroducciónMeranoThe Russian and MolokovOpening CeremonyQuartetNobody’s Side – ChessMountain Duet – Florence QuitsEmbassy Lament – Anthem

Acto II
One Night in BangkokHeaven Help My HeartArgumentI Know Him So WellThe DealPity the ChildEndgameEpílog: The Story of Chess

Otra versión completa de Chess, the musical interpretada por Helen Sjöholm y Tommy Körberg, grabada en Suecia recientemente. (En 14 partes):
Мюзикл «Шахматы» (Parte 1 de 14)

Libreto de Chess, the musical

Sakk. El Botafogo
Algunos actos de una representación en 2009
Sakk – Királyi párbaj
Sakk – Királynok harca
Sakk – Királygyilkosság

Galería de fotos de Sakk

Otros ejemplos de danza y ajedrez
Cheating at Chess de la compañía de danza contemporánea Sirius Dance. Una propuesta de fusión de danza y ajedrez interesante y muy diferente.
Austin Metamorphosis Dance Ensemble. Coreografía de Erin Mayo, con música de Mozart.
Sasha Leshchenko – Ballet Foresight
Chess in Black & White Una película de baile de Kevin Jenkins. Producción de la Garage Contemporary Ballet
Hermitage Dance Academy. Una partida bailada.
Jaque Mate de la Compañía mexicana de Danza Contemporánea Alsurdanza. Basada en la novela Sed de Amor, de Yukio Mishima. (Trailer de la obra).
Pukar. Chess Game Dance. Aunque un poco plomiza, toda una curiosidad. (Fragmento
de una película indú de los años treinta).


Pau Pascual | 10 de junio de 2012

Comentarios

  1. GKA
    2012-06-10 20:31

    Estoy cómodamente sentado en el restaurante del tren Transiberiano con destino a Vladivostok, jugando una partida de ajedrez con mi amigo Mijailov de Ucrania, (ya llevamos diez días de viaje y estamos en Ulán Bator (Mongolia). País de Genghis Khan, conocido como un guerrero cruel, pero considerado por los mongoles como el padre de la nación. Nuestro almuerzo hoy es al estilo tradicional Mongol, en una Ger (Yurt)), cuando me informa mi amante que desde Barcelona mi amigo Pau Pascual me nombra en un artículo.

    Mi curiosidad me llama a encender mi móvil y a duras penas vía internet bajarme, en este confín del mundo, la publicación.

    Debo decir que mi amigo Pau logra con sus entregas activar conexiones inhóspitas de mi memoria de forma memorable con cada escrito suyo.

    Recuerdo por los años 60 y 70 haber frecuentado en Buenos Aires al Teatro Colón junto a mi padre. Allí tuve la ocasión de conocer a Margot Fontain, Rudolf Nureyev, a Maia Plisetskaya y a la inolvidable pareja argentina Norma Fontenla y José Neglia, este último galardonado por la Asociación Internacional de Danza con sede en París con el premio Nijinsky, la máxima distinción coreográfica mundial. Para aquel entonces José Neglia estrenó la obra de ballet argentina “Ajedrez” de D’Esposito, de la cual no se ha sabido nunca más nada.

    Vean como uno va trayendo de la memoria lo que fue, lo que en algún momento ha tenido espacio pero que el tiempo lo borró de forma inmediata, es decir que su captura no es espacial sino imaginaria y emocional: los recuerdos en el no lugar.
    Quizás por ello una escultura y una obra de arquitectura tengan un lugar y una realidad perenne, hasta tanto se destruya o derribe, momento en el cual les ocurrirá como a la danza: habrán perdido el tiempo en el espacio.

    Mientras se prepara el resto del pasaje a dejar el tren hotel rumbo al almuerzo, voy a ver si logro hacer tablas.

    Recuerden: nada es lo que realmente parece.

    Muchas gracias por tus creativos aportes Pau.

  2. Pau Pascual
    2012-06-10 20:35

    De pura casualidad hoy descubrí esta curiosa fotografía de una clase particular de ajedrez, que encaja como anillo al dedo con el tema del artículo… ;-)

  3. Myriam Goluboff Scheps
    2012-06-11 04:27

    Pau Pascual, gracias a ser también buena amiga de Juan Giaccardi he descubierto esta más que magnífica nota. Desde ya seré adicta de los días 10 de cada mes. Hermosos los videos a los que da acceso tu artículo. Yo también, como GKA recuerdo espectáculos, anteriores aún, en el Colón de Buenos Aires y también la tensión de la famosa partida de ajedrez donde se jugó el Este contra el Oeste en el 72.
    Felicitaciones

  4. ramon pascual
    2012-06-13 05:14

    Los artículos de Pau Pascual apasionan ja que encuentra enlaces interesantisimos entre aspectos aparentement inconexos. Continua investigando

  5. jaume capella
    2012-06-18 08:56

    Curioso el video de la dama traicionera que mata al rey rojo, real como la vida misma. Si en una partida perdonas el mate, a la siguiente jugada puedes perder la partida.
    Buenas informaciones y muy intensas de Pau, cada dia mas sabio en ajedrez.



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal