Libro de notas

Edición LdN
Viaje al ajedrez por Pau Pascual

Aún siendo un jugador discreto, Pau Pascual es, desde niño, un amante apasionado del ajedrez. Un juego que nutre y es nutrido por la matemática, la lógica, la pintura, la literatura, el cine, la historia, la música, la psicología… Viaje al ajedrez  presenta, los días 10 de cada mes, gotas de ese universo, curiosidades e historias tan atractivas para legos como para quien conoce y disfruta ya de este mundo lleno de emociones.

Una partida viviente

A diferencia del ajedrez normal, donde habitualmente se juega con piezas de madera, en el ajedrez viviente se juega con personas de carne y hueso. Una sesión de ajedrez viviente es, pues, un espectáculo, una auténtica representación teatral que requiere un desarrollo perfecto, un escenario idóneo y un vestuario adecuado para los protagonistas.

José Raúl Capablanca (ver biografía en el artículo Filatelium Capablanca de esta columna) también jugó en esta modalidad. En esta magnífica fotografía podemos ver una partida jugada contra Herman Steiner en 1933, en Los Ángeles. Capablanca y Steiner están sentados al fondo, cada uno con su tablero. Como se puede observar, parece que se están fijando más en las piernas de los peones vivientes que con sus piezas de madera. Pero la verdad es que la partida fue extraordinaria.

Posición después de 12… fxe6 (vista desde el lado de las negras)

Diagrama correspondiente a la posición de la fotografía

Aquí la reina blanca andaría por la diagonal hasta g4 (situándose al lado del hombre corpulento), dando jaque por la columna abierta e iniciando un ataque imparable.

En un momento anterior de la misma partida, en otra fotografía vista desde el lado de las blancas, el alfil blanco (el tipo con sombrero de obispo), justo antes de retirarse a c4, mira a la imperturbable niña que acaba de moverse de c7 a c6. Después de 10. Ac4, el obispo negro irá a d6. Probablemente ésta será la jugada que hará perder la partida a las negras.

Posición después de 9…c6

La partida es muy bonita. Las blancas, después de debilitar el enroque negro, sacrifican primero una torre, y en un ataque sin tregua acaban sacrificando la otra torre en un interesante final con jaque mate en el otro lado del tablero.

Veamos un video de la serie La pasión del Ajedrez, donde el maestro y divulgador Leontxo García nos comenta de forma amena esta interesante partida.


Otro análisis de la partida, esta vez con anotaciones de Vasily Panov:

La partida comentada por Vasily Panov

Capablanca y Herman Steiner en una partida informal en Los Ángeles en el año 1933

Otras partidas vivientes

Esta forma de juego es bien antigua. La primera partida de ajedrez viviente conocida se exhibió en el año 1408 en Granada, en la corte del sultán Muhammad VI. Luego, muchos reyes y príncipes siguieron su ejemplo.

El juego de ajedrez viviente más famoso del mundo se celebra cada dos años en la plaza grande de Marostica, ciudad medieval amurallada cercana a Venecia. La historia de esta partida de ajedrez viviente se remonta a 1454. Los nobles Rinaldo D’Angarano y Vieri da Vallonara se enamoraron de Leonor, hija del señor del castillo Taddeo Parisio. Los dos pretendientes se desafiaron a un duelo a muerte, pero Taddeo no lo consintió. Decidió que los rivales jugarían una partida de ajedrez y Leonor se casaría con el vencedor. La partida se celebró en la plaza del Castillo con figuras humanas ataviadas con estandartes blancos y negros. Estuvieron presentes el Señor del lugar, su hija, los dos pretendientes, la corte y toda la población de Marostica. Finalmente, Leonor tuvo la suerte de casarse con el que amaba y el perdedor se casó con la hermana pequeña. Desde entonces, cada dos años se representa La Partita un Scacchi Con Personaggi Viventi donde se reproduce una partida relevante de la historia del ajedrez. Los movimientos de las piezas vienen acompañados de acrobacias con banderas, malabares con antorchas y toques de clarines y trompetas.

Partida viviente en Marostica, frente al castillo

Vista aérea del del tablero de ajedrez de Marostica:


Ver el mapa más grande

En 1571, don Juan de Austria celebraría la victoria obtenida en la batalla de Lepanto con una partida de ajedrez en el Escorial. Sus criados, vestidos para la ocasión, representaron una partida en un gran salón sobre un suelo ajedrezado con losas de mármol blancas y negras.

Otra partida viviente famosa tuvo lugar en 1682 en Alemania, en una pradera cerca de la ciudad de Carlsbad , donde se colocaron grandes paños blancos y negos para formar el tablero. El organizador fue el elector de Sajonia Jorge III, empedernido jugador de ajedrez, quien se enfrentó al duque de Savaburg. Las figuras, vestidas con elegantes trajes, se reclutaron entre los séquitos del elector y el duque. Jorge III ganó la partida, que se desarrolló en silencio, sólo interrumpido por los toques de clarines, dejando muy asombrados a los presentes.

En los siglos XIX y XX se llevaron a cabo numerosas demostraciones de ajedrez viviente. Una de las más famosas fue una exhibición en 1895 en Praga. Sobre un tablero de doscientos metros de lado se representó una batalla ajedrecística siguiendo un problema compuesto por M. Dobrusky, que escenificaba la derrota del rey húngaro Corvino a manos del rey bohemio Podebrad.

Una exhibición muy conocida se dio en los juegos Panamericanos de 1945, donde se entremezclaron ajedrez y mucho glamour. En el acontecimiento estuvieron estrellas de cine de la época, entre ellas Marlene Dietrich y Humphrey Bogart. Allí tuvo lugar un juego de ajedrez viviente que enfrento los equipos norteamericano y latinoamericano. Vencieron los norteamericanos, capitaneados por Samuel Reshevsky. Los actores Bill Williams y Barbara Hale (de RKO Pictures) fueron el rey y la reina negros. P. Clagett y Rosanne Murray (de la Metro Goldwyn Mayer) actuaron como el rey y la reina blancos. La actriz Linda Darnell se encargó de anunciar los movimientos.

La revista Chess Review publicó en 1945 este excelente artículo sobre el acontecimiento:

        
Pág. 26Ampliar   Pág. 27Ampliar    Pág. 28Ampliar   Pág. 29Ampliar   Pág. 30Ampliar

        
Pág. 31Ampliar   Pág. 32Ampliar    Pág. 33Ampliar   Pág. 34Ampliar   Pág. 35Ampliar


También en la España franquista, con motivo de las fiestas de honor de Nuestra Señora de la Vega en 1956, se celebró una notoria partida de ajedrez viviente en la plaza mayor de Salamanca. Veamos un NO-DO de la época, informando del evento.

Recientemente, durante las Olimpíadas de ajedrez del 2010 en la ciudad rusa de Khanty-Mansiyskse, se escenificó una bellísima actuación de ajedrez viviente, en la cual se representó la famosa partida “La inmortal” bajo los compases del Bolero de Ravel.

La “Partida Inmortal” fue disputada 1851 entre Adolf Anderssen y Lionel Kieseritzky. Se la considera como uno de los máximos exponentes de la llamada Escuela Romántica. (Ver artículo anterior El Capitan Evans).

Veamos esta mágica partida con breves comentarios de diversos maestros.




Pau Pascual | 10 de enero de 2012

Comentarios

  1. Manuel Haj-Saleh
    2012-01-11 00:39

    Los finales de ambas partidas son simplemente bellísimos. :-)

  2. Francisco
    2012-01-11 00:54

    Muchas gracias por tus artículos, que son pequeñas obras de arte :-)

  3. don Gerardo de Suecia
    2012-01-11 03:43

    Un artículo interesante sobre el ajedrez! Adolf Andersson, ¿era sueco? Voy a leer más en este blog más tarde.

    Bienvenido a mi blog don Gerardo de Suecia en esta dirección:

    http://turbeng.wordpress.com/

    (Allí hay unas experiencias de chinchetas y muchas otras cosas).

  4. ramon pascual
    2012-01-11 18:53

    Te felicito Pau por tus articulos tan bien trabajados y muy interesantes para todos los que amamos este juego. Me saben a poco i tengo la impresión que te queda más sobre la mesa de lo que trasladas al papel. Sugiero la posibilidad de que cuando el tema sea apropiado, lo pibliques en 2 o 3 partes consecutivas como las antiguas novelas por entregas.

  5. Pau Pascual
    2012-01-11 22:11

    Don Gerardo, siento decirte que Adolf Anderssen (1818-1879) no era sueco como tu. Era aleman.
    Fue uno de los más destacados del ajedrez romántico del siglo XIX. Pese a que aún no existía el título oficial, se le consideró el mejor jugador del mundo. Destacó por su juego agresivo y combinativo, y se le recuerda sobretodo por dos grandes creaciones, “La inmortal” y “La siempreviva”, dos partidas impresionantes.

  6. Marcos
    2012-01-11 23:38

    No conocía “La inmortal”, qué final más hermoso.

    En cuanto a las partidas vivientes, ganarían en emoción si cada ficha perdida significase el sacrificio del humano que la representa; se ganaría en emoción, sin duda.

    Saludos

  7. Jaume Capella
    2012-01-12 07:59

    Estaria be anar algun dia a Marostica, per veure una partida vivent. A veure si organitzes una sortida, si pot ser al mes d´agost.
    El millor, les peones…
    Aquests articles d´escacs m´agradan, aprenc coses curioses que no coneixia.

  8. Miguel A. Román
    2012-01-12 19:34

    Hombre, no sé si inmolar las piezas vivientes, como sugiere Marcos, pero algunas estaban “para comérselas”.

  9. Alejandro
    2012-02-25 07:31

    Por cierto, que aquí en Catalunya, en mi pueblo de La Pobla de Lillet, en pleno Pre-Pirineo se celebra dada año a primeros de Agosto y coincidiendo con un Torneo Internacional que co-dirijo, una representación de Ajedrez Viviente que ya va por la XI Edición …
    ! Mira que olvidársete una representación tan cercana !

  10. Pau Pascual
    2012-02-25 08:20

    Alejandro, me encantaría poder asistir a la próxima edición en La Pobla.
    Se que hay representaciones conocidas en España (por ejemplo la de Xavia, en Alacant) pero desconocía experiencias de ajedrez viviente en Catalunya.
    Quizás tengamos ocasión de conocernos :-)



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal