Libro de notas

Edición LdN
Viaje al ajedrez por Pau Pascual

Aún siendo un jugador discreto, Pau Pascual es, desde niño, un amante apasionado del ajedrez. Un juego que nutre y es nutrido por la matemática, la lógica, la pintura, la literatura, el cine, la historia, la música, la psicología… Viaje al ajedrez  presenta, los días 10 de cada mes, gotas de ese universo, curiosidades e historias tan atractivas para legos como para quien conoce y disfruta ya de este mundo lleno de emociones.

Filatelium Capablanca

Filatelium Capablanca es una manera de denominar la prolífica presencia de Capablanca en el mundo de los sellos. Pequeñas estampillas de correos nos van contando retazos de una gran historia de ajedrez.

José Raúl Capablanca (La Habana, 1888 – Nueva York, 1942), también llamado “el Mozart del ajedrez”, fue uno de los mejores jugadores de todos los tiempos. Fue el tercer campeón oficial del mundo, título que ostentó entre 1921 (ganando a Lasker) y 1927 (perdiendo contra Alekhine).

Capablanca ha sido reconocido especialmente por su capacidad de jugar los finales a la perfección. Tenía un estilo sencillo, diáfano y eficiente.

Aprendió a jugar al ajedrez el solo, mientras observaba las partidas que jugaba su padre, a quien ganó en la primera partida de su vida. Tenía cuatro años.

A la izquierda, sello de Cuba donde se ve a Capablanca jugando con su padre.
A la derecha, la fotografía original tomada en 1892.

Con trece años se convirtió en el Campeón de Ajedrez de Cuba. A los dieciocho dejó los estudios y se dedicó plenamente al ajedrez. Dos años más tarde ganó un encuentro al campeón estadounidense Frank Marshall, lo cual le permitió participar en el primer gran torneo internacional, San Sebastián 1911, donde estuvieron los mejores ajedrecistas de la época, excepto el entonces campeón del mundo Emmanuel Lasker. Contra todo pronóstico, ganó Capablanca.

Este mismo año retó oficialmente a Lasker por el título del mundo. El alemán aceptó, pero propuso unas condiciones que Capablanca consideró inaceptables. No llegaron a un acuerdo.

En 1914 se celebró por primera vez un torneo oficial de candidatos al título del mundo (torneo de San Petersburgo), donde también participó Lasker. Se estableció que si ganaba otro jugador, éste se enfrentaría a Lasker en un campeonato por el título. No fue así. Lasker terminó primero, ganando por muy poco a Capablanca (13 ½ – 13). Por detrás del cubano quedaron importantes jugadores como Tarrasch, Marshall y Alekhine.

Sello partida Lasker-Capablanca. San Petersburgo, 1914

Posición después de 16.Td7

En este sello de la República del Chad podemos observar la posición de la séptima partida del torneo, después de que Capablanca jugara 16 …Td7. Esta partida se jugó cuando solo faltaban cuatro para terminar el torneo y Capablanca, sin haber sufrido ninguna derrota, aventajaba a Lasker por un punto. Pero la perdió y tuvo que esperar siete años más.

Poco después del torneo de San Petersburgo, Capablanca y Lasker coincidieron en Berlín, donde disputaron un torneo amistoso de partidas rápidas a 3 minutos, que ganó Capablanca por 6 ½ -3 ½. Una de estas partidas concluyó con un hermoso final, que se asemeja más un problema artístico que a una posición sacada de una partida real.

Sellos del final de una partida amistosa. Capablanca-Lasker. Berlín 1914

Posición inicial del problema

En estos dos sellos de Cuba de 1965 y de 1988 se muestra la posición inicial de este problema, donde las blancas juegan y ganan evitando ingeniosamente unas tablas.

Poco después estallaría la primera guerra mundial. Capablanca siguió ganando importantes torneos. En 1920 hubo nuevos intentos para retar a Lasker. Finalmente, en 1921, Lasker y Capablanca se enfrentaron por el título en en el campeonato de La Habana, y esta vez Capablanca ganó sin perder una sola partida, proclamándose Campeón del mundo.

En los siguientes tres sellos veremos posiciones sacadas de partidas de este campeonato. Las partidas reproducidas vienen con instructivos comentarios a cargo del propio José Raúl Capablanca.

Sello partida Lasker-Capablanca. Campeonato por el título Mundial.
La Habana, 1921. Ronda 10

Posición después de 43.Cd1

En la décima partida, Capablanca ganó brillantemente. En la posición mostrada en este sello de Laos, Capablanca evita una celada. Si 43…Cb4?, de acuerdo al comentario que se verá en la partida, el caballo negro queda atrapado y son tablas. Capablanca jugó 43… Tb1! y tras 44.Rd2 Lasker acabó perdiendo.

Sello partida Capablanca-Lasker. Campeonato por el título Mundial.
La Habana, 1921. Ronda 11

Posición después de 47… Dd6

En este sello de la República de Níger se puede observar la posición de la undécima partida jugada en el mismo campeonato, a la que se llegó después de que Lasker jugara 47… Dd6. Capablanca remató con 48.Dxf8+!! y Lasker se rindió, puesto que si 48…Dxf8 (obligada para no perder la Dama), 49.Txh7 mate.

Sello partida Lasker-Capablanca. Campeonato por el título Mundial.
La Habana, 1921. Ronda 14

La posición representada en el siguiente sello, a la que se llegó en la última partida del campeonato, es trascendente para la historia del ajedrez.

Posición final después de 56… Axe4 (vista desde el lado de las negras)

El sello recoge el momento justo en el que Lasker se rindió. Tras casi 27 años de reinado, entregaba el cetro al nuevo campeón del mundo José Raul Capablanca.

Serie de sellos conmemorativa de los 30 años de la victoria de Capablanca sobre Lasker en el campeonato del mundo de 1921. (República de Cuba, 1951)

Tres años más tarde, Lasker ganó el torneo de Nueva York, perdiendo sólo una partida contra Capablanca, el cual quedó segundo, por delante de Alekhine, quien habría de ser el futuro campeón del mundo.

Sello partida Capablanca-Lasker. Nueva York, 1924

Posición después de 39 … Rxf5

Esta partida, ganada por Capablanca, obtuvo el premio de belleza del torneo. Lasker perdió una oportunidad de oro con 37… Af7!. Pero jugó 37… De6?. Dos movimientos más tarde se llegaría a la posición de la partida recogida en este bonito sello de la serie Chess olympics in Dubrovnic, Yugoslavia, 1950.

En 1927 se organizó el torneo de candidatos de Nueva York, con los seis ajedrecistas más destacados del momento. Capablanca tomo parte en él y ganó. El segundo puesto fue para Alexander Alekhine, quien obtuvo el derecho a disputarle el título de campeón del mundo, que se jugó este mismo año en el Campeonato mundial de Buenos Aires. Capablanca se confió, pero Alekhine se preparó a conciencia, y le venció por tres puntos después de 24 partidas.

Sello del Campeonato para el títilo del mundo de 1927. Alekhine – Capablanca

Alekhine y Capablanca. (La posición corresponde a una partida de
Nimzowitsch vs. Alekhine, después de 9.d3)

En este sello de Austria se muestra a Alekhine y Capablanca en una supuesta partida del campeonato para el título de 1927 en Buenos Aires. Curiosamente la imagen de este sello proviene de una fotografía manipulada (tal como demuestra Edward Winter en Chess History Center) . En realidad esta partida la jugaron Nimzowitsch vs. Alekhine en Semmering (Áustria) en 1926 (ver la partida completa).

La fotografía manipulada del campeonato de 1927

A la izquierda, imagen coloreada a partir de una foto de Alekhine y Nimzowitsch de la partida real de 1926. Tanto Alekhine como el tablero corresponden a la parte izquierda de la fotografía del sello.
A la derecha, fotografía de Capablanca tomada en 1925 (las piezas se encuentran aún en la posición inicial). Corresponde a la parte derecha de la fotografía del sello.

Capablanca no llegó a jugar el desquite contra Alekhine. Una vez perdido el título, continuó tomando parte en torneos, realizó magníficas partidas y se clasificó en los primeros puestos. Pero aún así, se desvaneció la ciega fe en su invencibilidad.

A partir de 1935, una nueva generación de ajedrecistas (Botvinnik, Keres, Fine, Reshevsky…) irrumpió en la práctica magistral y empezó a destacar con un nuevo estilo que se consolidaría con la Escuela Hipermoderna del ajedrez. En el torneo AVRO 1938 (en el que Lasker declinó presentarse), Botvinnik quedó tercero, por delante de Capablanca, Alekhine y Reshevsky.

Sellos partida Botvinnik-Capablanca. AVRO, Holanda, 1938

Posición después de 29… De7

Como puede apreciarse en este sello de la serie Les grands maitres des echecs, de la República Centroafricana, la Dama en e7 hace un triste papel de bloqueo del peón pasado de e6. Botvinnik desviará la Dama negra con 30.Aa3!!, el comienzo de una bonita secuencia de 12 movimientos.


Posición final de la misma partida

Este Sello de Mongolia muestra la posición de la misma partida, después de 41.Rh5, momento en el que Capablanca abandonó, ya que solo podía evitar el mate en f8 entregando la Dama.

El ganador del torneo fue Paul Keres, uno de los mejores jugadores de todos los tiempos que no llegaron a ser campeones del mundo. Capablanca quedó séptimo, el peor resultado de su carrera.

Sello partida Keres-Capablanca. AVRO, Holanda, 1938

Posición después de 21 … Tb6

En este sello de la República de Níger podemos apreciar la posición de la partida después de que Capablanca pusiera la torre en b6. Keres respondería con 22.Ce6! con fuerte presión, pero Capablanca todavía resistiría hasta la jugada 38.

En toda su carrera como jugador de ajedrez, José Raul Capablanca perdió solamente 36 partidas de un total de 567. No perdió un solo juego entre 1916 y 1924. Murió jugando al ajedrez, a los cincuenta y tres años, a consecuencia de un paro cardíaco que sufrió en el Club de Ajedrez de Manhattan.

Más filatelia de Capablanca

Una muestra de la prolífica presencia de Capablanca en sellos de diferentes países y épocas

La popularidad de Capablanca llegó también al cine, como puede verse en esta escena de Shakhmatnaya goryachka (“La fiebre del ajedrez”), una película muda rusa rodada en Moscú en el año 1925, donde aparece el propio Capablanca en un final antológico.


Y para entender un poco más al personaje, veamos algunas citas propias y de otros ajedrecistas.

CITAS DE CAPABLANCA

«Es necesario proteger al Rey con el mínimo de piezas y atacar al Rey adversario con el máximo de piezas»

«Hay que eliminar la hojarasca del tablero»

«Si ha pensado en un plan correcto, debe llevarlo a cabo rigurosamente»

«Jamás he estudiado ajedrez. Sólo estudio ajedrez cuando juego una partida»

«Cuando ustedes ven una posición se preguntan qué puede suceder, qué sucederá. Yo lo sé»

CITAS DE OTROS AJEDRECISTAS

«No entiendo ni ahora, después de tantos años, cómo conseguí ganar a Capablanca en el match de 1927»
(Alexander Alekhine)

«Es imposible comprender el mundo del Ajedrez sin mirarlo con los ojos de Capablanca»
(Mijaíl Botvínnik)

«Capablanca fue el mejor porque no necesitó molestarse»
(Miguel Najdorf)

«Su truco consistía en jugar aperturas lo más simples posibles, y entonces jugaba con tal brillantez en el medio juego que la partida quedaba decidida ─aunque su oponente no siempre lo supiera─ antes de llegar al final.»
(Bobby Fischer)

«La línea que trazó Capablanca continúa con Smyslov, Fischer y Karpov. Jugaba al ajedrez del mismo modo como los pájaros cantan»
(Mark Taimánov)

A la izquierda, Capablanca vence a Alekhine (futuro campeón del mundo) en una partida del torneo de San Petersburgo de 1913. A la derecha, Capablanca en una fotografía de 1915, poco después de su primer match con Lasker.

Pau Pascual | 10 de diciembre de 2011

Comentarios

  1. Miguel A. Román
    2011-12-10 19:17

    Excelente trabajo, como ya nos tienes acostumbrados. Hacer de los sellos el hilo conductor de la vida ajedrecística de Capablanca ha sido de una elegantísima originalidad (alguien tenía que decírtelo).

    De muy joven me fascinó la vida de Capablanca, la profesional y la privada, que no fue manca. Se decía que Novarro, Valentino y Capablanca eran los tres hombres más guapos del mundo, y eso es sorprendente si tenemos en cuenta que el cubano era el único de ese podio que no era galán de Hollywood ni homosexual.

    Hace pocos días, E.J. Rodríguez en JotDown contaba los pormernores de los enfrentamientos de Alekhine y Capablanca, dentro y fuera del tablero: Los Mozart y Salieri del ajedrez

  2. Pau Pascual
    2011-12-12 00:50

    Gracias Miguel, por tus pinceladas.
    Muy recomendable el artículo al que haces referencia. Interesante, profundo y ameno. Curiosamente, el artículo empieza con la foto falsa del Campeonato por el título del mundo de 1927… ;-)

  3. Abdel
    2012-08-29 11:08

    Muy bueno, realmente. Solo quería señalar que el niño de la foto en la simultánea es Samuel Reshevsky. Capablanca nunca dió simultáneas siendo niño…
    Saludos.

  4. Javier
    2013-02-25 17:20

    El de la penúltima foto no es Capablanca, es Samuel Reshevsky, como se demuestra en:

    http://www.ajedrezdeataque.com/04%20Articulos/00%20Otros%20articulos/Reshevsky/No_Capablanca.htm

    Por lo demás, el artículo es muy interesante.

  5. Pau Pascual
    2013-12-01 21:17

    Gracias a los dos, Abdel y Javier! Aunque un poco tarde, he substituido la foto errónea que detectásteis.
    Como muchos otros, yo tambien caí en la falsa atribución de la fotografía, tal como se indica en el enlace que puso Javier.



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal