Libro de notas

Edición LdN
Porque me quité del vicio por Elia Martínez-Rodarte

Vicio es todo en exceso y desmesura hasta que lo abandonamos por un nuevo vicio, o nos convertimos en coleccionistas de ellos. Nunca es tarde para desechar uno y encontrar otro nuevo. De los vicios y pasiones que exponen nuestra humanidad hablaremos aquí, en este espacio comandado por Elia Martínez-Rodarte, mexicana, viciosa y escritora, autora de ivaginaria, el día 6 de cada mes.

Minificción

La anécdota es muy famosa y se ha repetido hasta el mareo: durante una cena de gala en honor de Augusto Monterroso una encumbrada, mas ígnara, dama le dice: maestro, he leído su cuento de El dinosaurio*. Él le responde: ¿y qué le ha parecido? Ella, echando sus pechos enjoyados hacia el frente le dice: maravilloso maestro, me está pareciendo maravilloso, pero aún no lo termino de leer…

Aunque prefiero la anécdota de la exfuncionaria de una dependencia cultural que gustaba de presumir sus lecturas y citar a la “poeta” Zara Pound (sic), la minihistoria de Monterroso sobre su minihistoria, viene a cuento para hacer una pequeña loa a este género.

La minificción es el género tocado por el dedo de Dios: es omnipresente, inacabable, versátil y demanda del creador una capacidad de síntesis y uso del lenguaje efectivo.

Y lo mejor: es la continuación de la tradición oral: todos los pueblos del mundo han conocido más de sí mismos gracias a los relatos cortos, fábulas, cuentos y leyendas populares en formatos que permitan una fácil difusión.

Una minificción no permite a los autores tropezarse con sus palabras. Es inviable para quien decide sacar del joyero todas sus jitanjáforas para ponerlas al servicio de los críticos, los amigos o los lectores, pero adecuada para quien es benévolo y congruente con la tradición oral, visual, mediática a la que estamos expuestos y que se empata a cada momento con este género.

Lauro Zavala en su pieza “Algunas hipótesis sobre el boom en Hispanoamérica” enumera puntualmente y de forma muy clara cómo las minificciones se mimetizan y se adaptan a todos los entornos como el tráiler cinematográfico, los spots de la teve, las baladas, las novelas transmitidas a través de los celulares y más recientemente en las redes sociales como Twitter o Facebook.

La estética de los ejemplos que él analiza se entrecruza de forma armónica con el género del cuento breve, lo hace mutar y lo vuelve accesible a todas las miradas.
Tan difícil de lograr como un buen haikú. Tan complicado para la economía y el silencio, para el ritmo y el corte abrupto, las minificciones demuestran lo complicado que es torear a este miniminotauro, que demanda un laberinto hecho a la medida, con sus paredes de frases precisas y figuras literarias aparentemente sin pretensiones.

Las minificciones cuentan con la virtud de conjugar instantes de valor cotidiano y universal volcados en pocas líneas: a donde quiera que miremos se encuentra una historia esperando ser cautiva y transportada hacia el universo en donde habitan los vocablos necesarios.

Un cuento corto posee o debe poseer el mismo espíritu guerrero del haikú, que convierte en armas certeras sus pocas palabras para llevar a la mente del lector una imagen detonadora hacia más imágenes: de pasmo o de saudade, de alegría y exaltación, de orgasmo y purificación.

Al final del breve tramo del minicuento debe existir la paz de la conclusión para abrirle las puertas a otro universo contento. Una nueva historia siempre está a la espera.

Tengo que decirlo: ni conozco a la dama emcumbrada, ni si en realidad fue en una cena de gala, pero sí fueron los personajes Monterroso y la señora que habita en la inopia, es cualquiera de las que por ahí andan coleccionando intelectuales para llevarlos a cenar a su casa, y que dan pie para inventar sabrosos chismes del mundo literario.

Pero ésa es la gracia de la minificción: también en la vida nos asiste.

*El dinosaurio.
Por Augusto Monterroso.
Cuando despertó el dinosaurio todavía estaba ahí.

Elia Martínez-Rodarte | 06 de abril de 2010

Comentarios

  1. Pablo González Cuesta
    2010-04-09 10:15

    Muy interesante tu artículo y en cierta manera revelador. Cuando llegué al final y leí por enésima vez el cuento de Augusto Monterroso (al verlo escrito sin comas) se me ocurrió una variante (seguramente tópica):
    El original dice:
    “Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba ahí”
    ¿Qué tal sería…
    “Cuando despertó el dinosaurio, todavía estaba ahí” ?
    Un beso y gracias por el artículo.
    PABLO GONZ
    http://pablogonz.wordpress



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal