Libro de notas

Edición LdN

En Opinión & Divulgación se publican artículos de colaboradores esporádicos y de temática variada.

Gobierno y crucifijo

Marcos Taracido

Sombras, veo sombras en el nuevo Gobierno. No se trata tanto de que no genere ilusión (en mí) o de que las espectativas que está creando no sean de buen agüero como de que hay una serie de elementos que provocan inquietud. Entiéndaseme: me emocionó el discurso de investidura de Zapatero; es más: le creo, me da confianza. Pero el primer problema viene del partido: no me genera esa confianza el PSOE: demasiados intereses internos, demasiados barones, demasiado grande. De hecho, Zapatero ya ha pagado el primer peaje: incluir a Bono entre los ministros. En una simple foto del nuevo Gobierno se ve que el ex-presidente castellano es el otro, el extraño. La toma de posesión nupcial que se ha autorregalado confirma ese alienamiento con respecto a sus compañeros; su primera promesa no tranquilizó a casi nadie: no habrá asociaciones sindicales en las Fuerzas Armadas (ni en la Guardia Civil) mientras él sea ministro. Por otro lado, su fobia a los nacionalismos ayudará a minar las relaciones entre el Gobierno y sus socios, que exigirán apoyos que dificilmente podrá brindarle el ejecutivo, bailando ya en una cuerda floja sujeta entre la Constitución y el electorado. El otro elemento desestabilizador será la oposición. Esta democracia necesita de una oposición fuerte, seria, patriótica en el sentido más etimológico de la palabra y no en el depauperado y rancio significado que se le viene dando, más cerca del partiotrismo que de la nación. El PP ha confirmado que no tiene ninguna intención de cambiar: parece que no ha aprendido nada de su derrota electoral. Una vez más, se ha premiado a aquellos elementos del partido más beligerantes, más chulescos y que más han perjudicado al anterior Gobierno otorgándoles los puestos más relevantes: Zaplana, Acebes. Mariano Rajoy parece que quisiera hacer otra cosa, que tuviera otras intenciones, pero no puede. En fin , que el PP sigue con su huida hacia adelante, mientras la flota se le sigue hundiendo barco a barco. Y el Gobierno no ha empezado bien. Más exactamente, ha comenzado con una torpeza que, por más vueltas que le doy, sólo puedo ver como estúpida: todas las críticas hubiesen sido evitadas anunciando el presidente el mismo domingo su intención de retirar las tropas de Irak y la convocatoria de una sesión del Congreso para votar la resolución y que fuese la cámara quién ratificase su decisión: tiene la mayoría asegurada y hubiese hecho gala de su afán de diálago y de debate parlamentario —para las otras críticas que se le hacen, léase a Iwasaki, que da sobrados argumentos; ridículo sigue siendo el argumento de que esto es una victoria del terrorismo: no se han enterado, o prefieren autoocultárselo, que en Irak los que se encierran en Faluya o se manifiestan armados en las calles de Bagdad nada tienen de terroristas—. Ahora ha dejado un resquicio para la crítica legítima de la oposición perfectamente evitable. Quizás se pueda aprender algo de la escena en que los ministros prometieron sus cargos. Sobre una mesa esperaban la Constitución, a la derecha, la Biblia, a la izquierda y un enorme crucifijo que ocupaba el centro. A la izquierda de la Biblia, y apartados, los Reyes. Los Ministros, uno a uno, se acercaban a la mesa y , tras pedir un permiso ritual a los Monarcas, con la mano sobre la Constitución prometían sus cargos. Qué hace una biblia y un crucifijo en esta ceremonia no tiene respuesta razonable más allá de la confirmación de que, al menos por ahora, no vivimos en un Estado laico y aconfesional tal y como afirma la Carta Magna. Si en la toma de posesión del próximo Gobierno, presumiblemente dentro de cuatro años, un ejemplar de la Constitución —modificada, por cierto— preside en absoluta soledad la mesa de la sala, es esperable que todo haya ido bien. Pedir, además, que no haya que solicitar permiso a nadie para poder hacer la promesa entiendo que es exceso extremo. Y por cierto, Bono fue el único que juró su cargo.
Marcos Taracido | 21 de abril de 2004

Comentarios

  1. Alejandro Rivadulla
    2004-04-22 00:05 Estos día he leido en muchos sitios eso de “Bono es el único que ha jurado”. ¿Que diferencia hay entre jurar el cargo y prometerlo? Perdón por la ignorancia, pero todavía no sé que tiene de diferente.
  2. sapena
    2004-04-22 00:14 A mi eso me sorprende, porque tradicionalmente los que nos educabamos religiosamente eramos advertidos de que no había que jurar. Se que ésto supone poner a Dios de testigo, pero no creo que sea la mejor idea, no vaya a ser que incumplas un ápice de lo expuesto
  3. Marcos
    2004-04-22 00:48 RAE: Jurar. 1. tr. Afirmar o negar algo, poniendo por testigo a Dios, o en sí mismo o en sus criaturas. Poner a Dios por testigo o garante de lo que se promete, dice el María Molier. Saludos.
  4. JR
    2004-04-22 02:50 Yo también le he estado dando vueltas a ideas parecidas, Marcos. El PSOE es un partido muy extenso en personas e ideas, y Bono es sólo un ejemplo representativo de esa diversidad humana que lo puebla. Zapatero tendrá por delante cuatro años que pondrán a prueba no sólo su capacidad para gobernar un país sino para aglutinar en una sola voz las determinaciones de sus compañeros; y de vigilarlos constantemente para evitar catástrofes como la de la comunidad de Madrid. Puedo confiar en la persona de Zapatero, quien ofrece un aire de honestidad no encontrado en ningún presidente español hasta Calvo-Sotelo, pero soy incapaz de predecir qué destino le tiene preparado un partido tan anárquico, cuyo mayor valor y a la vez su talón de Aquiles reside en la constante discrepancia interna. El Partido Popular continuará previsiblemente su línea particular hasta, como mínimo, las elecciones europeas. La determinación imprudente de presentarlas como una segunda vuelta de las generales equivale a someter a Rajoy y todo su programa estratégico a referéndum a pasar factura en el congreso de octubre: si el resultado es estrepitosamente negativo para ellos, Rajoy, su equipo y su política continuista pueden dar por concluida su aventura; si pierden por un margen escaso, se prevén acaloradas discusiones en dicho congreso; si ganan, tendremos Rajoy y oposición “caliente” hasta 2008. Una aclaración para concluir: Bono no sólo prometió impedir la aparición de asociaciones sindicales en GC o ejército mientras él fuera ministro de Defensa, sino que aseguró que esto sería así durante toda la presidencia de Zapatero. Por lo que yo sé, todavía no ha sido desautorizado, con lo que del silencio se intuye complicidad. Saludos.
  5. Marcos
    2004-04-22 03:04 Complicidad o acatamiento, he ahí la cuestión. Saludos.
  6. David Iwasaki
    2004-04-22 03:25 Sobre lo de los sindicatos en los cuerpos militares tengo alguna duda. Creo que no están permitidos por la Constitución. Y Fernández de la Vega dijo al día siguiente que Bono que, efectivamente, ese no sería un tema que abordara el gobierno de Zapatero. Cosa distinta es lo de las asociaciones en Ejército y GC. Por otro lado, Marcos, la crítica que sí crees legítima que la oposición le haga al gobierno me parece que está contestada en mi artículo (aunque no todo el mundo le ha dado el mismo peso al argumento que indico): la decisión de Zapatero tenía que surtir efecto un segundo después de anunciarla y no tras un debate parlamentario. Ese intervalo entre que se anuncia, se discute y se aprueba sería muy delicado en materia de seguridad. Saludos.
  7. Marcos
    2004-04-22 03:42 Esta mañana he escuchado a Bono en la radio. Efectivamente la Constitución no permite los sindicatos castrenses, pero Bono tampoco contempla las asociaciones. Además, el hecho de que la Constitución no lo contemple no significa nada: van a cambiarla para otras cosas que si creen que deben mejorarse. En cuanto a lo de las tropas… lo que yo digo es que no se puede criticar que se adopten medidas importantes sin contar con el parlamento y que la primera medida que tome sea unilateral. Si el domingo anuncia la noticia, pero en vez de como decisión irrevocable como propuesta a debatir en el parlamento, todos tan contentos: cumple su promesa de acudir al parlamento siempre y da la noticia el mismo día: se suspende igual (o modifica) el relevo y se consigue el mismo golpe de efecto de seriedad, palabra cumplida, etc, etc. Saludos.
  8. David Iwasaki
    2004-04-22 04:51 A lo que me refería con que no puede haber intervalo entre decisión y acción es a que una decisión como esta, diferente al envío de tropas o a alguna otra medida importante, cuando se termina tomando es ya irrevocable. Sólo puede haber debate en el parlamento a posteriori o antes cuando es sólo una hipótesis (promesa electoral condicionada, en este caso). Es como una devaluación de la moneda: cuando se decidía que se iba a hacer, no se decía nada antes, y una vez realizada es irrevocable. Después parece lógico que se discuta si era adecuada o no la decisión (como va a hacer Zapatero en la comparecencia de la semana que viene), pero el trámite parlamentario y someterlo a votación generaría una incertidumbre que no conviene a la seguridad de las tropas. Saludos.
  9. Sapena
    2004-04-22 07:13 Pero si le criticábamos a Aznar, que tenía mayor número de votos que lo hiciera sin consultar ¿porqué no a éste? JR: ¿ese “hasta Calvo-Sotelo” es un error? O sólo González y Aznar te han parecido honestos. ¿González? :-0
  10. heriberto
    2004-04-22 10:13 ¿Qué pasa que solo leen ustedes la prensa española? Si el Wall Street Jounal hubiera publicado un editorial, como el que ha publicado titulado Generalisimo Zapatero, criticando a Aznar y no al señor Rodríguez, se hubieran apresurado a publicarlo con las típicas y, casi siempre, torcidas entradillas. Pero como ha sido su Jefe se van por los Cerros de Ubeda y hablan de Cuba o crucifijos. Tambien es tener cara dura o miopía.
  11. JR
    2004-04-23 07:01 Sapena, al contrario… hablaba mirando hacia atrás en el tiempo. :-) Heriberto, ya hubo un editorial del WSJ criticando a Aznar y se habló de él de pasada. Obviamente, no es lo mismo que comparar a Zapatero con Franco, digo yo… Saludos.
  12. sapena
    2004-04-23 22:16 No lo comparto, pero me tranquiliza. ;-) Un saludo.


LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal