Libro de notas

Edición LdN

En Opinión & Divulgación se publican artículos de colaboradores esporádicos y de temática variada.

La estrella del pop como parque temático

Por Pablo Muñoz

Michael Jackson (1958-2009)

Muere Michael Jackson y con él uno de los mitos contemporáneos más extravagantes, únicos y fundacionales de la historia del pop contemporáneo, ya sea por la cantidad de ventas que atesoró su disco Thriller como por el título de videoclip pionero e inolvidable que ostenta la canción que da título a su álbum superventas.

El videoclip que mejor sintetiza la figura del artista es Liberian Girl , lanzado en 1989 como último single de su éxito definitivo y continuista, Bad, el trabajo que cerró su leyenda en los ochenta.

Liberian Girl es una colección de cameos, con la peculiaridad de que todas son, o se suponen, personaldiades amigas de la estrella de la función. Desde Don King, Malcolm Jamal Warner, Carl Weathers, Blair Underwood, Danny Glover, Whoopi Goldberg, Billy Dee Williams, David Copperfield hasta inclusiones como Suzanne Sommers, Amy Irving, Olivia Hussey, Jasmine Guy Paula Abdul, Rosanna Arquette, Dan Aykroyd, Rick Schroder o la ya definitiva reunión entre… John Travolta y Olivia Newton-John, que aparecen bailando y tarareando la canción de nuevo. Las dos presencias más significativas son las de Corey Feldman y Steven Spielberg, dos celebridades que conectan con ese rarísimo espíritu Barriano que Jackson invocó hasta el punto de comprar y fundar su propio Nunca Jamás, ese lugar ideal que situó en California y que aglutinaba zoo, parque temático y simulacro de ese territorio salvaje y libérrimo en el que el autor de Peter Pan situó a los Niños Perdidos.

Por eso parecen capitales las figuras de Spielberg y Feldman. Feldman protagonizó Los Goonies y fue una indiscutible estrella teen, por lo que su rostro es un eco identificable con uno de esos Niños Perdidos que fueron también vampiros y a los que Feldman combatió en cierta película de 1987.

Spielberg, por su parte, es la figura clave de los ochenta: niño tempranamente decepcionado por el abandono familiar, buscaría en sus películas de la década hacer la montaña rusa cinematográfica definitiva, reconstruir la aventura y el serial (el cine como constructor de la memoria, como enseñaría más adelante Quentin Tarantino con Death Proof y, de otro modo, Michel Gondry con Be Kind Rewind) hasta llegar a una melancolía bizarra, triste y que sólo podía ser Ballardiana.

Jackson fue también un niño perdido. En 1993 añadió el tamiz oscuro a su autobiografía y a su fachada perfecta de niño prodigio de los Jackson 5: los abusos sexuales de su padre le provocaron una soledad irremediable e incurable. Los escándalos posteriores le señalaron como fuera de su tiempo y el periodismo encontró su explicación freudiana al asunto, al tiempo que la ruina de Jackson obligó a vender Neverland.

Sin embargo, el recuerdo de Jackson será el del Niño Perdido que regresó como el más cool y vitalista de los zombies para quedarse y construir su sueño a gran escala, y que tendría su declive, fase obligada para cualquier carrera meteórica en la cultura pop. Más allá de su disco pop perfecto, Liberian Girl sintetiza su capacidad para aglutinar y construir un paisaje imposible, una niñez espectacular e hiperbólica, una melodía que se pretende aventura exótica con vagas reminiscencias de temas como Sh-Boom. El artista como constructor de su propio Nunca Jamás es el artista como su propio (e interiorizado) parque temático.

Pablo Muñoz | 26 de junio de 2009

Comentarios

  1. Ana Lorenzo
    2009-06-26 18:03

    Estupendo artículo. Me preguntaba hoy, cuando me he enterado de la muerte de Michael Jackson, cómo iban a conjugar la cara de la tremenda estrella que fue, la gran novedad que aportó a la industria musical con sus videoclips, con la cruz de su vida extravagante y las denuncias por abusos de menores. Y vas tú y logras hacerlo sin un corte.
    Un beso.

  2. Makanudo
    2009-06-29 11:11

    Como siempre Alvy, un gran artículo que agradezco que escape del tono de luto y lamentación por la “gran” pérdida. A lo mejor el que también se pierde soy yo, pero intuyo en tus palabras un “adiós y buena suerte” a Jackson. Si no voy errado, añadiré que la muerte es lo único que logrará borrar de la memoria colectiva los supuestos abusos a menores de Jacko y su extravagancia inclasificable; y solo se hablará de la leyenda.

    Creo, sin ánimo de ofender, que la muerte es lo mejor que le podia ocurrir a este eterno incomprendido. Ya nadie más, excepto sus acreedores, hablará mal del “rey del pop” (título que para mí jamás ha ostentado). Hablando de acreedores, esta muerte célebre es una de las más misteriosas de la historia contemporánea: llega en un momento económico muy delicado para Jackson y nadie (excepto los servicios de emergencia y la familia) ha visto el cadaver.

    ¿Podria tratarse de una verdadera parada cardio-respiratoria? ¿O de un suicidio? ¿O, siendo más morbosos, de una muerte fingida? Supongo que jamás lo sabremos, debe estar en ese lugar al que fueron Hitler y Elvis…. ¡Uhhh! Que combinación…

  3. ampa
    2009-07-25 02:07

    despide el rey del pop
    http://www.obituario.com/index.php/Detalles/Michael-Jackson.html

    un video resumen de su carrera
    http://www.youtube.com/watch?v=_lwCHBXKLrw



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal