Libro de notas

Edición LdN

En Opinión & Divulgación se publican artículos de colaboradores esporádicos y de temática variada.

El nuevo Bachillerato: una educación banal

¿Se imaginan ustedes que el Gobierno, para reducir las listas del paro, decretase la reducción de la jornada laboral a la mitad, dividiese consecuentemente los sueldos a los trabajadores y cubriese las horas ahora necesarias con los inscritos en el paro? Pues esa solución tan salomónica como demencial es la que propone el Ministerio de Educación para “reducir el fracaso escolar” en el borrador del nuevo Bachillerato:

“Se introduce la posibilidad de que el alumno que no esté en condiciones de promocionar a segundo pero que haya superado más de la mitad de las materias de primero, pueda consolidar dichos resultados y no tenga que repetir el curso en su totalidad. Esto hará posible concentrar sus esfuerzos en las materias no superadas y completar su jornada escolar con materias de segundo.”

Como siempre, los tecnicismos pedagógicos vienen a tratar de maquillar el verdadero significado: ese “consolidar resultados” forma parte del espíritu de la futura ley: ocultar el fracaso, pintarlo e incidir de paso en la irresponsabilidad del estudiante que está siendo educado por el sistema en la más absoluta impunidad: a la promoción automática de la ESO, que en la práctica genera bolsas de alumnado que llegan a los últimos cursos sin los mínimos conocimientos necesarios y sin motivaciones para adquirirlos, le sucede ahora su aplicación al Bachillerato, último reducto que quedaba para una educación seria. De ser finalmente aprobado este borrador, los problemas serán graves y múltiples. Dice el MEC que esta etapa “tiene como finalidad proporcionar al alumno formación, madured intelectual y humana, conocimientos y destrezas que les permitan progresar en su desarrollo personal y social e incorporarse a la vida activa y a la educación superior.” Veamos:

  • Las asignaturas que se imparten en Bachillerato no tienen como única finalidad el ser superadas individualmente, es decir, no suponen exclusivamente una adquisición de contenidos necesarios para la formación del alumno; en esta formación también es esencial el esfuerzo, la disciplina y la constancia que suponen tener que adquirir esos conocimientos en un determinado espacio temporal, un curso académico, y no extender ese aprendizaje en el tiempo. Las asociaciones de padres aplaudieron con premura la propuesta porque así la educación se adaptaba al ritmo de cada alumno… pero es que es el alumno el que ha de adaptarse al ritmo de la educación, precisamente porque lo que se le ha de enseñar es a superar etapas, a que si quieres llegar hay que hacerlo dentro del tiempo preestablecido antes de comenzar la etapa.
  • Y es que si uno de los objetivos del Bachillerato es preparar al alumno para incorporarse a la vida activa, no se encontrará allí a nadie dispuesto a adaptarse a su ritmo. Así, esta reforma incidirá en uno de los grandes problemas de la LOGSE: educar en el todo vale, incidir en la creación de ciudadanos sin las mínimas armas necesarias para enfrentarse al durísimo mundo que les espera en la adultez.
  • Supongamos la bondad de ley y legisladores; supongamos incluso que ese nuevo Bachillerato no acarreará los problemas descritos anteriormente. Queda entonces su puesta en marcha y la constatación práctica: sucederá lo mismo que ha pasado con la LOGSE y su aplicación en la ESO: que los niños ya saben desde el principio cuando pueden pasar curso sin hacer absolutamente nada y la realidad es que se encuentran un año después en un curso superior para el que no tienen absolutamente ningún recurso con que afrontarlo. Hay alumnos en 4º de ESO que por imperativo legal cursan todas las asignaturas de ese curso más todas las que suspendieron en 3º (8, 9, 10…): si tenían alguna posibilidad de reaccionar y recuperarse repitiendo el curso durante el que no superó los conocimientos mínimos requeridos, con la promoción automática se les dejó sin ninguna. Pasará entonces que los bachilleres que empiecen mal el curso, dejarán ya en la Segunda Evaluación todas las asignaturas difíciles para el curso siguiente, aplazando en la práctica el fracaso durante un año.
  • La gestión de ese nuevo bachillerato por parte de los Institutos es inimaginablemente complicada; si ya los itinerarios y las numerosas asignaturas optativas enmarañan la organización del curso esta propuesta convertiría esa organización en una quimera. Imposible saber con antelación cómo agrupar al alumnado; imposible prever qué carga de horas tendrá cada seminario; imposible programar la distribución del siguiente curso.

Imaginen ahora que se llevase a cabo ese plan de reducción de las listas del paro; la reacción de la sociedad sería tan contundente que frenaría de inmediato la medida. Sin embargo, el profesorado está adormecido y ya no reacciona ante nada, cansado, —entre otros problemas y culpas— de tantos cambios y proyectos absurdos. Y el resto de la sociedad no percibe la magnitud del problema: no advierte la destrucción lenta y paulatina de la Educación, la construcción de ciudadanos sin recursos, irresponsables, inmaduros intelectualmente y sin destrezas para afrontar la crudeza de la vida socio-laboral; una Educación asentada en lo insustancial, la banalidad y la laxitud de la exigencia, y que sigue creciendo en unos despachos empapados —en el mejor de los casos— de buenismo social y utopías tan alejadas de la realidad que no parecen existir amortiguadores para la caída.

Marcos Taracido | 25 de abril de 2007

Comentarios

  1. Ana Lorenzo
    2007-04-25 19:06

    No soy partidaria de que los chicos repitan, salvo excepciones: no creo que repetir un cuso haga que el chico vaya mejor académicamente ni en su actitud. Pero no soy partidaria de dejar pasar a los alumnos simplemente por el hecho de que ya han estado en ese curso. Creo que el problema del Bachillerato viene de lejos, de que en la ESO la educación sea un verdadero horror, por cómo está planteada por la ley y por cómo los chicos reaccionan ante los profesores, en los que no ven autoridad ninguna (no sólo como representantes de la persona del centro que puede decirles que se callen, etc., sino la persona que explica el temario y que soluciona las dudas, que evalúa su conocimiento y que elabora y corrige las pruebas o exámenes). Me topo con adolescentes que califican de inutilidad el aprender la geografía de España, o las matemáticas. Es cierto que la adolescencia es una época de rebeldía y que cuestionar todo es síntoma de buena salud mental, pero yo recuerdo más bien preguntar cosas como «¿para qué sirven las derivadas? ¿Cómo se las encontraron? Sí, vale, pero ¿para qué sirven en una aplicación práctica?». No argüíamos constantemente «total, los ríos ya vienen en el atlas (ahora dicen en el google)».
    El problema se arrastra hasta el Bachillerato, porque, además, la falta de autoridad hace que la clase sea un mundillo en el que es difícil que un profesor pueda explicar bien y unos alumnos consigan enterarse bien. Consecuencia: al Bachillerato los chicos llegan con unas carencias tremendas, en parte por el «magnífico temario» impuesto desde arriba, sin tener en cuenta la opinión de los profesores, y en parte por ese clima donde a muchos nos sería imposible trabajar. ¿Solución? Bajemos el nivel del Bachillerato también, han debido de pensar, porque solucionar la ESO, la Primaria, devolver la autoridad a los profesores, meter en las cabecitas de los chicos (y de sus papás) que la sociedad nos da, a la par, derechos y obligaciones, conseguir que la educación empiece en casa… todo eso debe de ser mucho pero muuuucho más difícil, costoso, gravoso… Y cuando lleguen a la universidad… ahí el problema se reparte: han surgido universidades privadas; a lo peor, en unos años, serán los únicos que tengan contrato al finalizar sus estudios, aparte de los números uno de promoción de las públicas. Porque tal como cae el nivel académico y la actitud ante la exigencia, el tesón, la autodisciplina, etc. supongo que en breve nos encontraremos con los exámenes de ingreso, independientemente de la selectividad.

    Un saludo.

  2. pep r.
    2007-04-25 19:28

    Es que el problema viene de atrás, claro. Y hay una clara dejación de responsabilidad por parte del estado en la formación de los chavales: como dice Taracido, tener que superar un número determinado de asignaturas en un tiempo determinado es crucial y determinante en la formación de un chico: límites, metas, constancia… y estamos hablando de Bachillerato, etapa NO obligatoria: el que no quiera estudiar, el que no pueda y sirva para otras cosas, que no lo curse.

    Ciao.

  3. Marcos
    2007-04-25 23:43

    Ana, tienes razón en que esto viene de atrás, y es consecuencia y a la vez expansión de los problemas de la ESO, pero no quise alargar demasiado el artículo remontándome en exceso.

    Y sí, pep r., es esencial considerar que el Bachillerato es una etapa NO obligatoria, y por lo tanto nadie está obligado a hacerla. No todo el mundo sirve para las mismas cosas… yo mismo sería incapaz de realizar la inmensa mayoría de los trabajos a los que se optan sin título de bachiller… pero es que ese empeño en igualarnos a todos tan equivocadamente está creando monstruos… Y encima, como siempre, se benefician los más pudientes, enviando a sus hijos a colegios de superlujo.

    Saludos.

  4. Angelus Pseudo-silesius.
    2007-04-26 01:59

    Uno de los problemas graves que está en el origen del desastre educativo, es que a los profesores de materias concretas –matemáticos, físicos, filólogos etc- no se les consulta nada, cuando de hacer alguna reforma se trata. Se deja todo esto en mano de los teóricos de la educación, pedagogos con lo cual se programa una educación –enseñanza- totalmente irreal, y desvinculada de sus verdaderos autores y contenidos .Al menos esta es la convicción de muchos profesores –entre los que me incluyo.

    Respecto al sentido de esa reforma concreta, creo que pretender que un alumno que no ha superado cuatro asignaturas de 1º Bachiller pueda cursar con provecho alguna asignatura de 2º me parece de un desconocimiento grave de la realidad de la enseñanza media. Eso puede valer en la Universidad, en la que personas mayores de edad eligen cursar unos estudios al ritmo que les conviene –motivos de ocupaciones, trabajo etc, pero no es el caso de la enseñanza media, donde la inmensa mayoría son menores de edad cuya principal responsabilidad es precisamente el estudio. Cuando un alumno suspende 4 asignaturas o más quiere decir que tiene carencias generales graves –lectura, escritura, madurez etc- y pretender que puede cursar asignaturas de un nivel superior no tiene mucho sentido, máxime cuando la diferencia de exigencia de la ESO a Bachiller es muy grande, lo lógico es que corrija esas deficiencias, incluso repetir asignaturas que se habían aprobado por los pelos ayuda y mucho a mejorar. Si la causa del suspenso estriba en que como se suele decir “no se ha dado un palo al agua” es también preferible que el alumno comprenda que los actos tienes consecuencias, lo contrario es engañar –y eso educativamente es un fraude- Creo que no vale la pena extenderse en extraer más consecuencias de la medida, no hace falta ser un lince para darse cuenta que estas serán desastrosas, ni siquiera se evitará fracaso, en segundo de bachiller se encontrarán con el mismo problema, y necesitaremos un nuevo curso puente, salvo que en esta huida hacia delante se les deje matricularse en la universidad con pendientes de segundo de bachiller, tal y como está la cosa de surrealista.. no hay que descartarlo. Sólo destacar una cosita, ¿se imaginan la diferencia de preparación entre un alumno con 4 de ESO justito y un alumno brillante de segundo de bachiller? Los dos en la misma clase y cursando la misma asignatura. ¿eso puede funcionar? Eso se viene haciendo en la ESO y por supuesto no funciona, en Bachiller será aún peor, ¿creen que les evitarán frustración por no repetir en primero? Al contrario, creo que se les creará una frustración aún mayor al arrastrar un poco más lejos el problema.

    Otra cosa, ¿realmente alguien había pedido una medida semejante? Lo dudo. Esa medida no me parece otra cosa que una ocurrencia, una ocurrencia de “criaturas ministeriales”, de teóricos del “aprender a aprender” y del “algo hay que hacer” para estar en las fotos. Por último pregunten a los alumnos de bachiller a ver que les parece la medida: les parece absurda.

    No tengo dudas de que esa medida ayudará a empobrecer un poquito más el sistema educativo español y sinceramente no estamos para seguir perdiendo.

    Un saludo

  5. Marcos
    2007-04-26 03:09

    Exacto, Angelus Pseudo-silesius (que nombrecito, eh… tengo la sensación de estar hablando con un personaje de Asterix).

    El de los contenidos es el otro gran problema. Lo que se ha hecho con la Lengua y la literatura es el primer paso para la destrucción del Sistema Educativo; recuerden: dos asignaturas separadas con 4 horas semanales cada una pasan a fundirse en una sola asignatura con 3 horas semanales en total… ¡y exactamente los mismos contenidos! Imagínense ahora en qué condiciones llegan al Bachillerato.

    Y efectivamente, son niños: si a un chaval de 17 años le dices que si aprueba 5 no pasa nada porque puede seguir adelante sin problema, pues no hará el esfuerzo, salvo honrosísimas excepciones, de aprobar 10. Cualquiera que pise sobre suelo de asfalto (tierra, etc) lo sabe; los que pisa suelo de despacho (pedagógico especialmente) creen otras cosas.

    Saludos.

  6. dan3
    2007-04-26 04:31

    dan ganas de empezar a ofrecer contenidos y actividades alternativas, no por favorecer el elitismo sino por ver a cuántos conseguimos proteger de semejante desatino.
    viendo vuestros comentarios y los de tantos que leen y no escriben
    ¿quién es creerá que con “ésto” va a solucionar algo en el bachillerato? parece como si los más altos responsables de lo público fueran los más descreídos. no se si me excedo cuando entreveo cierta familiaridad con el más bajo terrorismo

  7. Wallenstein77
    2007-04-26 06:07

    Hola a todos:
    No quiero entrar al trapo porque soy profesor y se un poco de esto. ¿Sabeis quienes estan de acuerdo con esta medida? Las asociaciones de padres, de escuelas privadas (bachilleratos de tres años pagando en vez de dos) y por supuesto, los representantes de los alumnos…
    En casi toda Europa se tiene un bachillerato de tres años y aqui solo dos años. Lo unico que estamos creando son alumnos sin la mas minima capacidad de trabajo ni de amor propio e incompetentes que el dia de mañana no tendran nada que hacer con ciudadanos de la UE de otros paises.
    Quien diga que este sistema es igualitario miente. Es un sistema reaccionario, donde solo sobreviviran los mejores, los mas comprometidos y los hijos de padres que o bien tengan recursos o se busquen la vida para tenerlos, de tal manera que podran cubrir las lagunas en la formacion de sus hijos via enseñanza privada que en muchos casos es una gran mentira, o con clases de apoyo (particulares, academicas, etc.) porque todos los demas, tendran un titulo que no les servira para nada, porque no sabran hacer nada. Es decir, como cuando solo podian estudiar los hijos de las clases medias o altas o aquellos hijos de obrero que se mataban a trabajar para que sus hijos no fueran como ellos y tuvieran una oportunidad de promocion social. Menudo gobierno de izquierdas, que solo iguala por debajo, en vez de gastarse el dinero en hacer que los alumnos peores se puedan poner al nivel de los alumnos brillantes (clases de apoyo y de refuerzo reales y funcionales y no solo en lengua o en matematicas, ratios mas bajas para que los profesores nos podamos centrar en estos alumnos que necesitan mas atencion que otros, etc.), que a pesar del Ministerio los hay.

    Saludos a todos.

    posdata: Quien no pueda con un bachillerato que se busque la vida trabajando, en un modulo o en casa molestando a papa y a mama. El Bachillerato es enseñanza posobligatorio y por tanto no se tiene porque hacer ninguna componenda de ningun tipo, para que los alumnos sean felices.

  8. Juan
    2007-05-10 00:27

    Absolutamente de acuerdo: chapuzas, parches y más parches.
    En esta página se habla de movilización ya ¿para cuando si no?
    http://crisiseducativa.wordpress.com

    Saludos

  9. Cayetano
    2007-05-10 01:13

    Hace un par de días conversaba con un director de centro educativo o idiotizador. Llevo años pensando y diciendo lo mismo. Si realmente les preocupa la educación porque no montan una escuela en las condiciones que consideren oportunas. Las respuestas son diversas y todas confluyen en un mismo punto: Incapacidad. Eso si escondida tras una montaña de argumentos. Es corriente escuchar a los adultos idiotizadores (aka maestros): Papá hazme una escuela pintada del color que a mi me gusta. Rosa, por ejemplo.

    ¿Por qué no construyen una escuela al margen de las directrices del Ministerio de Educación? ¿No saben cómo? Si no saben ¿qué enseñan?. Ya sé que la vida es dura fuera de los pasillos del ministerio y la regularidad en el cagar (del comer tambien)

  10. Cayetano
    2007-05-10 01:24

    Mi útimo comentario es una reacción jocosa a esto: Quien no pueda con un bachillerato que se busque la vida trabajando, en un modulo o en casa molestando a papa y a mama. Que puede aplicarse a todos los actores implicados en el modelo educativo diseñado es obscuros despachos ministeriales y a cargo del presupuesto general del estado. Por concretar un poco más.

  11. joseluis
    2007-05-10 01:45

    ... y hablando de planes ministeriales y reformas tontas y monsergas varias, al cretino burócrata que hace años rebautizó al secular recreo nada menos que, agárrense, como “segmento de ocio”, pido que le enjaulen. Para general escarmiento.

  12. Cayetano
    2007-05-10 02:25

    Por razones que no vienen a cuento he comentado en múltiples ocasiones y en ámbitos educativos que hay otras formas de educar. Si hay algo que me irrita es la sonrisita de conmiseración (compasiva ante la ignorancia ajena) cuando se plantean ciertas cuestiones en ámbitos amantes del tampón.

    Para la irritación, la mía, pomada. Para los demás: el que paga manda. Solo que los padres que no pueden pagar más tendrán que soportar una mega-estructura donde las frases más oidas son: Yo hago lo que puedo. Es una orden del ministerio. No nos respetan. Tengo que seguir el curriculum. etc.

    Afortunadamente hay padres que tienen los cojones de alejar a sus hijos de las garras del ministerio (además de colaboradores necesarios) y no es fácil en españa. Es interesante que la educación gestionada por subnormales se degrade cada vez más, Cuanto más evidente sea, mejor. Y que los padres vayan tomando conciencia de que hay más productos educativos que los obligatorios.



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal