Libro de notas

Edición LdN
La guillotina-piano por Josep Izquierdo

La Factoría de Ultramarinos Imperiales ofrecerá a sus clientes, a través de la guillotina-piano —su dispositivo más acomodaticio—, un sinfín de discusiones vehementes sobre el arte y la cultura, y nada más. Josep Izquierdo es recargador de sentidos, contribuyente neto al imperio simbólico que define lo humano. Y si escribe, escritor.

Pornografía, estética y moral

Hace un par de semanas que leí a vuelaojo que Sasha Grey, una estrella del porno en proceso de reconversión a actriz mainstream, había participado en una campaña pública de fomento de la lectura entre los escolares de primer grado en las escuelas públicas americanas, Read Across America. No presté demasiada atención: imaginé que un puñado de teapartians habría puesto el grito en el cielo, para su propia vergüenza y escarnio, pero la cosa me divertía por dos razones. Una, que no hay nada más patético que un cristiano fundamentalista proclamando a los cuatro vientos que él es perfecto y por tanto puede lanzar la primera piedra. Dos, me pareció que Sasha Grey sabía perfectamente lo que hacía, y la que le esperaba. Aunque lleve un par de años alejada de la escena porno y dedicada a otros géneros, ni se le ha pasado por la cabeza renunciar a su nombre artístico, porque, de hecho, reivindica su pasado. A la fuerza ahorcan, diría más de uno de ustedes (utilizo el masculino conscientemente): en la red globalizada sería imposible borrar su rastro. Pero la supradicha lo utiliza conscientemente mediante un discurso de empoderamiento femenino que seguramente desquiciará a más de uno y de una, pero que me parecía perfectamente coherente.


Lo de Madison Young, otra actriz porno, puede que tenga más mérito todavía. Fundó una organización de desarrollo comunitario (una galeria de arte, en roman paladino), Femina Potens, dedicada a la realización de programas artísticos multidisciplinarios dedicados a explorar la experiencia de mujeres que viven fuera del dualismo genérico macho-hembra. Su escándalo ha consistido en contrahacer una fotografía de Marilyn Monroe en plano medio realizada por Avedon (y que en ella misma ya era una fotografia claramente anticlimática) añadiendo elementos que cuestionan el icono erótico: se añade joyas, y cambia a plano americano para que el bebé que amamanta adquiera el protagonismo necesario. A destacar que el vestuario, el maquillaje y la peluquería se toman la distancia necesaria para que la remisión al modelo sea, al mismo tiempo, inequívoca y distante. La interferencia de  las Untitled Films Stills de Cindy Sherman establecen esa distancia en un juego de tensiones entre el mito erótico y la modelo porno, la mujer y la madre, el cliché social y la transgresión pública, que me parece reconfortante. Sí, reconforta saber que todavía hay gente capaz de transitar por el borde de lo socialmente despreciable con coraje y criterio.

Josep Izquierdo | 10 de diciembre de 2011

Comentarios

  1. C.Martín
    2011-12-10 20:36

    Si existen resquicios, cabe el optimismo.
    Buen análisis, me ha alegrado el día.

    Saludos.



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal