Libro de notas

Edición LdN
El mundo gira sobre un eje podrido por Alber Vázquez

Alber Vázquez es escritor. “El mundo gira sobre un eje podrido” es una columna de opinión que se publica todos los lunes y que alberga como firme propósito convertir a este planeta en un lugar más habitable donde los hombres y las mujeres del mañana puedan compartir su existencia en condiciones igualdad y justicia. Estamos seguros de poder lograrlo. El mundo gira sobre un eje podrido dejó de actualizarse en abril de 2008.

Pederastas somos todos (en cuanto te descuidas)

Al hombre blanco le salen dilemas morales hasta debajo de las piedras. Debe ser nuestra penitencia por siglos de maldades. La última en la que nos vimos inmersos la semana pasada fue: ¿deben las niñas de 13 años desfilar en pasarelas de moda vistiendo ropa de mujer adulta? Hala, a pensar.

Por poner la cosa en contexto y facilitar datos para la reflexión serena, explicaré en un plis plas que la moza en cuestión es australiana, que se llama Maddison Gabriel, y que fue contratada por una agencia de moda para desfilar en la Gold Coast Fashion Week de Australia, que viene a ser, digo yo, como la Pasarela Cibeles en España.

Total, que cuando se supo que la criatura tenía 13 años se armó un revuelo de agárrate y no te menees. Hasta el primer ministro australiano, John Howard, metió baza en el asunto y dijo que en Australia debería de prohibirse a modelos de menos de 16 años desfilar en las pasarelas con ropa de mujer adulta. Y se quedó tan ancho, como si hacer leyes en Australia fuera algo que ni remotamente tuviera algo que ver con él.

Bueno, vamos al asunto: ¿Qué hacemos con las criaturas? ¿Les dejamos salir y enseñar su cuerpo al respetable? Pues no sé. A ver si lo aclaramos un poquito.

Al parecer, y por lo que he podido leer, mucha gente está preocupada por si la chavala aparenta o no esos 13 años que tiene. Basta con ver sus fotos para darse cuenta de que no. Yo, a bote pronto, no le echaría menos de 16 años. Pero, ¿importa eso algo? Yo creo que no. Da igual lo que nos parezca a nosotros. Lo importante es lo que es: que la criatura tiene 13 añitos nada más y que con 13 años no me parece muy elegante someterla a miradas de alto calado sexual.


Foto: Maddison Gabriel desfilando. Entonces todavía tenía 12 años.

Porque ese y no otro es el centro de la cuestión, desengañémonos. El primer ministro australiano, que es hombre y se conoce el percal, ha dicho de inmediato que, por el amor de Dios, alguien baje a esa niña de una pasarela donde sólo debería haber mujeres adultas. Mujeres adultas a las que les entra en el sueldo las miradas lascivas sobre su figura. Porque hay miradas lascivas, claro. Las hay, y a mares. De hecho, ese es el plan, ¿no? Que haya miradas lascivas sobre las muchachas, cuantas más mejor.

Yo mismo me confieso aquí sin problema alguno. A mí la moda me trae al pairo, pero si estoy viendo la tele y salen unas cuantas modelos desfilando sobre una pasarela, yo me quedo mirando. No sé, son chicas guapas, van ligeras de ropa y a veces se les sale una teta. Pues me quedo a mirar, ¿no? Son quince segundos de nada que dudosamente podría emplear en algún quehacer más valioso. Así que me quedo a babear un poco delante de la pantalla en espera de que una teta salte al aire. Porque una teta al aire es más que cero tetas al aire, digo yo… Y que oye, ya que no hay nada que hacer, pues uno mira. Que la carne es débil y a nadie le amarga un dulce.

Miro yo y mira el resto del personal masculino al que le van las chicas, no se me vaya a pensar nadie que esto es una perversión particular mía. No, no, en absoluto, y bien lo sabe el primer ministro australiano cuando no puede creer que hayan subido a una niña de 13 años a una pasarela en falda corta y taconazos de aúpa. Claro, porque el primer ministro australiano no es gilipollas y sabe de sobra que a la niña la van a contemplar con la mirada sucia. No te jode. Él mismo lo haría, jo, jo, jo, si no estuviera avisado de que la cría tiene sólo 13 años.

Porque, las cosas como son, a nadie en su sano juicio le agrada saber que esa joven a la que has admirado ligeramente boquiabierto no es una lozana señorita, sino una niña que no ha dejado de ser niña porque tiene 13 años y a los 13 años, nos pongamos como nos pongamos, se es niña. Y, claro, en semejante tesitura, la náusea está ahí mismo, esperando a la vuelta de la esquina. Y luchamos contra la náusea, vaya si luchamos…

Por eso tendemos a sulfurarnos cuando sabemos que Maddison va a desfilar como si fuera una señorita. Por no hallarnos en el trance de, de la manera más tonta, desearla sexualmente. ¡Joder, que tiene 13 años…!

Claro que, por otro lado, Maddison tiene sus derechos y me parece que eso también habría que tenerse en cuenta. Yo he visto unas cuantas fotos de la niña y todas me han parecido bonitas, incluso alguna en la que sale en bikini. O sea, que no es que hayan puesto a la criatura a hacer pornografía… No, está, al menos hasta el momento, haciéndose fotos nada escandalosas. De manera que entiendo que está en su derecho de reclamar que la dejen trabajar. Como a otras muchas niñas de 13 años que posan con ropa de moda para que las fotografíen. Con ropa infantil, se entiende.

Pero, claro, conoces el dato, y el dato escandaliza. Recuerda: sí a babosear ante señoritas desfilando, no a babosear ante niñas desfilando. Es algo con lo que, en general, todo hijo de vecino está de acuerdo. Entonces, ¿qué? ¿Cuál es la solución? ¿Dejamos que Maddison siga haciendo su carrera de modelo adulta o la mandamos de regreso al cole?

Yo, ya lo he dicho arriba, no lo sé. Tengo mis dudas. Y como siempre que dudo, prefiero apostar por no prohibir nada. Que las cosas sigan su curso y a ver qué pasa. In dubio pro reo.

Alber Vázquez | 24 de septiembre de 2007

Comentarios

  1. Derrotero
    2007-09-24 22:11

    Pues mira, el asunto es si la niña está en condiciiones de decidir. Más: en una osciedad que penaliza el trabajo infantil, ¿qué pinta esa niña sobre una pasarela? En la pasarela sí, en la fábrica no. ¿Y los desfiles infantiles? ¿Y los concursos de belleza infantil? Sociedad enferma.

  2. Cayetano
    2007-09-24 22:50

    ¿Alguien se acuerda de David Hamilton?

  3. Alber
    2007-09-25 00:23

    Yo me acuerdo. De hecho, tengo un libro sobre su obra (editado hace muchos años) en el que aparecen preadolescentes desnudas en actitudes o posturas sensuales/sexuales. Hoy sería un libro impublicable, me parece a mí, y Hamilton sería condenado de inmediato a la hoguera.

  4. Ana Lorenzo
    2007-09-25 07:09

    Puedo corroborar que cuando salen en el noticiario las imágenes de la pasarela de turno a los hombres que hay junto a mí se les alegra la cara; si estaban medio dormidos, se espabilan; y si salen transparencias o moda de baño o lencería, la sonrisa que les aparece se les agranda. Da igual que estemos sentadas al lado mi amiga y yo, que somos sus mujeres, y a nosotras nos hace gracia.
    Lo malo de esta cría, Alber, es que «cuela», como colarían muchas niñas de trece, francamente, que se ven por la calle. ¿La habéis visto en la foto en bikini? Si la tapáis la cabeza no es más que una chica de trece ya desarrollada (y no de las que más, porque no tiene mucho pecho). En las fotos en que aparece en camiseta y con su mamá, si no tuviera las cejas depiladas y esa sonrisa ensayada, sería una niña de trece, preciosa, sí, pero una niña; con unas piernas muy bonitas, como tantas niñas de trece. Lo malo es que su mamá, a lo mejor se quedó con las ganas de ser modelo, o a lo mejor la llevó desde pequeña tan rubita y tan mona, y no fue capaz de decir que no cuando debió. Y ahora que la niña está en esa edad en que no la puedes vestir en las tiendas de niños pero tampoco en las de jóvenes, la mamá ha optado por aceptar la oferta millonaria de vestirla de joven de dieciocho, que es como visten a las de dieciséis en la pasarela, y encima parece que está la niña tan contenta. Pero hombre, dale educación, protégela de esas miradas que son lo que hay, que es tu hija. Y cuando tenga tres años más, o cuatro, que la vida es muy larga, que da tiempo a todo, pues que suba a la pasarela, que seguirá siendo preciosa, pero tendrá más pecho, el cuerpo un poco más formado y, sobre todo, tendrá otra madurez para afrontar el mundo (porque parece que en ese mundo tienen que iniciarse muy temprano).
    Pederastas, a nuestro pesar. No, solo cuando una mamá pierde la cabeza y no cae en la cuenta de que lo que está protegiendo, educando, lanzando al mundo, es su hija, una niña con derecho a jugar, a estudiar, a probar, a equivocarse, a divertirse, a frustrarse (pero todo en su medida, no en la medida adulta), y no un producto.
    Perdón por el rollo.
    Un beso.

  5. johhny lingam
    2007-09-25 16:18

    Es una caso inverso al de las actrices porno veinteañeras que se hacen pasar por colegialas. Poco que ver con Little Miss Sunshine y similares, desde luego.

  6. inyaka
    2007-09-26 05:11

    es una niña, y sus padres debieran ser responables de lo que hace o deja de hacer ¿si tu fueses el padre de esa niña la expondrias a ese mundo de banalidad, drogas y desordenes alimenticios/emocionales?

    por cierto soy bastante liberal y de la mentalidad de cada cual haga lo que se le venga en gana pero esto es demasiado

    yo optaria por meter a juicio a los padres y a los cretinos que la contratan sin medir por un momento que tienen a un ser humano en plena formación

  7. monsieur le six
    2007-09-29 01:03

    Si la chica esta debería poder desfilar… no sé. Habrá opiniones a favor y en contra, ambas con buenos argumentos.

    Ahora bien, que somos unos putos paranoicos acomplejados por culpas ficticias, eso seguro. Y es que igual que las generaciones pasadas, ancladas en la superstición, veían pecados por todas partes, hasta en las cosas inocentes, ahora nosotros también estamos acomplejados, pero por lo “políticamente correcto”. Vemos pederastia en cualquier mirada a una chica bella (sintiéndonos culpables, por supuesto), vemos xenofobia en cualquier acusación a un extranjero, vemos ataques a las instituciones en un chiste de una revista (ni reír sabemos ya), etc.

    Lo malo no es que la chica desfile. Lo malo son nuestras estúpidas fobias.

  8. Camilo
    2007-09-30 05:26

    Creo que el problema es de la dieta mediterránea. Con la buena alimentación, las niñas alcanzan la plenitud física cuatro años antes que la intelectual. No creo que nadie se deba sentir sucio por encontrar apetecible a una de las doscientas mil Maddison que hay por esas pasarelas y calles: lo raro sería no hacerlo, la biología manda. A mí me acaba de pasar en el portal, con unas crías que había sentadas en un banco. En serio, no hace ni media hora, y me ocurre con frecuencia. Pero leche, hay que tener un mínimo de sentido común y de decencia (o algo así): yo no me acostaría con Maddison por lo mismo que no lo haría con una adulta con su cuerpo que sufriera un retraso mental (porque un niño no es más que un discapacitado mental temporal). Pese a que a la vista del material me pueda apetecer, y bastante. Y a ti. Y el que diga que a él no, miente. Como un bellaco.

    (Y menos mal que estas criaturas no tienen uso de razón. Si supieran el poder que tienen sobre nosotros, dominarían el mundo.)

    Ah. Eso y lo de los padres que las visten.

  9. Airos
    2007-10-03 06:06

    Si se esperan todos ustedes unos años, la chica crecerá, se enamorará de ElJuli y tendrán una vida completamente normal. Es cuestión de tiempo.

  10. Sr.Cuguero
    2007-10-04 23:48

    Hemos cambiado de dominio, el enlace que se utiliza en el post principal es

    http://www.machacas.es/?p=268

  11. Ediphici
    2007-10-08 06:22

    La responsabilidad de que esto suceda comienza con los padres de la niña, que aunque tiene derecho de decidir, pero aun es menor de edad.

  12. Toni Crack
    2007-10-09 10:35

    Camilo dijo: “yo no me acostaría con Maddison por lo mismo que no lo haría con una adulta con su cuerpo que sufriera un retraso mental”.

    Comento yo ahora que: en fin, joer, ¿tan malo es ser retrasado mental? ¿No tienen derecho los retrasados a amar y ser amados? Quizás no puedan brindarnos conversaciones complicadas, pero normalmente como compensación tienen una gran capacidad de amar, tienen cualidades.

    En cuanto al tema, yo no lo prohibiría, la chavala no hace nada malo (excepto para quienes tengan la “mirada sucia”, supongo). Para mí es como prohibir a los niños participar como actores en películas o series de televisión, etc.

  13. Lizzy Bècquet
    2007-10-24 04:39

    Lo que dice Camilo es tremendamente cierto. A la mayoría de los tíos se le van los ojos con cualquier colegiala en uniforme.
    A las miradas lascivas estamos expuestas constantemente, ya puedes ir vestida de monja que siempre habrá quien te grite algo por la calle. A menos ropa más probabilidades, eso es cierto.
    Lo indignante no es que haya miradas lascivas (es biología pura), lo indignante es que tú te tengas que sentir puta por inspirarlas, lo indignante es cuando se pasa de las miradas a comentarios y gestos fuera de lugar: el deseo no se controla, las acciones sí.
    Lo que se reduce a: se mira pero no se toca. El cuerpo humano debería verse como algo más natural para que no haya que escandalizarse por cuánto se muestra. Esta chica sólo está entregando su imagen, que se corresponde con la de alguien mayor ¿no es más pederasta el que se masturba viendo fotos de una chica de 18 que aparenta 13?
    Para mí su caso no presenta más controversia que la aversión que me produce el mundo de la moda en general y el hecho de que trabaje con 13 años, lo cual está justificado si dejamos que otros niños de 13 hagan publicidad y televisión.

  14. nico
    2007-12-14 05:07

    a mi me parece bien es un trabajo . si uno mira la foto y dice la señorita fulana ,casada volvio a las pasarelas cualquiera de nosotros lo cree . pero si cambia el parrafo ,niña de 12 años modela esta mal . somos asi por criticos no por buenas constumbres

  15. pepe3
    2008-01-04 02:59

    Opinión y fundamento: Ambos problemas (sodomía y pederastía) son aceptados como naturales y esto no deja de ser una falacia. El orden natural tiene la última palabra, no obstante y durante un tiempo, este orden se mantiene en actitud de espera con la esperanza de que el hombre reflexione sobre lo que quiere hacer al desafiar lo establecido. Las muchas leyes que se pueden poner en marcha no impidirán que se cumpla lo que ya está decidido. Cada cual puede pensar lo que quiera, pero no se olvide de acudir a toda la información que, a este respecto , se ha divulgado en estos siglos pasados.



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal