Libro de notas

Edición LdN
Crónicas del Hype por Guillermo Zapata

El 14 de cada mes, una columna sobre fenómenos mediáticos, cultura convergente, sociedad de control y otros servicios inútiles servida a modo de notas orientativas y, a poder ser, con algo de humor. Aunque los enlaces y las citas serán el auténtico grumo de este potaje, el encargado del caldo es Guillermo Zapata. Un guionista de televisión que a veces hace cortos.

El Camino más rápido hacia la solución, no es la solución

1.- A los hackers les gusta resolver problemas de tipo lógico o simples desafíos de programación. No es raro que se produzcan retos comunes no muy diferentes en su organización (aunque si en sus desafíos) a las partidas en red local de StarCraft. La cooperación es relativamente fácil cuando se trata de diseñar o picar código. De ahí se construyen los llamados “Hackatones” La definición de Hackaton de la Wikipedia dice “Estos eventos pueden durar entre dos días y una semana. El objetivo es doble: por un lado hacer aportes al proyecto de software libre que se desee y, por otro, aprender sin prisas” Repito. Duran entre dos días y una semana y sirven para aprender sin prisas.

Incluso asumiendo la naturaleza subjetiva del tiempo, parece claro que hay algo en lo digital que acelera las cosas, hay que tener una noción de la velocidad muy particular si crees que puedes aprender algo en una semana y que eso sea hacerlo relajadamente.

Sin embargo, no quiero decir que no se pueda aprender. Se puede, porque hablamos de aprender algo nuevo a partir de un código ya conocido. Mejorar, más que desarrollar un conocimiento nuevo. Pero lo importante es la concepción del tiempo.

2.- Los Hackatones existen no solo por una particularidad de las culturas digitales sino por ser lo que mejor se adecuan a una experiencia temporal dispersa y estalladas. Los horarios laborales de los informáticos o las personas que son responsables de la gestión de infraestructuras telemáticas son los de la disponibilidad total, la emergencia y la intermitencia. Olvida tu viejo horario laboral en tu centro de trabajo, olvida esa frontera que es la puerta de tu centro de trabajo. Ahora trabajas en casa, tu tiempo de producción y tu tiempo de reproducción de tu vida se han cruzado. Yo mismo escribo este texto a las 23:52 y no tengo claro si estoy trabajando o no, desde luego no cobro por ello, pero sin duda genero riqueza de algún tipo. Tampoco es de eso de lo que quería hablar.

El Hackaton es la forma de condensación de la experiencia espacio-temporal de quién ya no tiene espacio y tiempo propio. La dificultad del Hackaton y lo que define su brevedad es que al juntar a la gente en el mismo sitio el tiempo común disponible es menor. Pero también la evidencia de que el contacto físico produce un plus de potencia que evita la dispersión del trabajo telemático distribuído. Por ese motivo esa inevitable que la “lógica Hackaton” se extendiera a otras prácticas.

3.- Dice de nuevo la Wikipedia sobre el Pecha Kucha, que es un formato de presentación (fundamentalmente creativa) en el cual se expone un trabajo de manera sencilla e informal mediante 20 diapositivas mostradas durante 20 segundos cada una. Esto permite una gran cantidad de presentaciones en una cantidad limitada de tiempo. Algo similar pasa con las citas de dos minutos con la diferencia de que aquí “la velocidad” es asumida por quién presenta el proyecto y la tranquilidad por parte de quién lo financia. Una grotesca representación de esta idea la podemos ver en nuestra televisión en ese engendro televisivo llamado “Tu Oportunidad” en el que un grupo de simpáticos emprendedores hacen presentaciones creativas ante potenciales inversores. Cómico, eso sí, es bastante.

Hace unas semanas encontré una noticia que decia que Mark Zuckerberg iba a lanzar una especie de Hackaton para pensar mecanismos para conseguir una reforma migratoria decente en los Estados Unidos (http://www.fwd.us/hackathon) El Hackaton se divide en dos tipos de personas: Mentores y Soñadores. ¿Adivina quién son los soñadores?

De alguna manera se ha trasladado otra lógica, no solo la del condensación del espacio-tiempo a la propuesta sino también la que de que la ley no es más que código.

Lawrence Lessig, uno de los máximos defensores de la Cultura Libre viene no por casualidad del constitucionalismo norteamericano. La arquitectura política de la legislación abierta parece una traslación directa del código del software libre y de hecho permite una mayor participación y una mayor democratización de la misma, pero no elimina las relaciones de poder.

Las relaciones de poder en el caso de la reforma migratoria son bastante evidentes, como lo es la perversa idea de que se puede resolver un problema hipercomplejo con condiciones técnicas de simplicidad e ingenieria social, pero, de nuevo, no es eso de lo que iba este texto.

Iba del tiempo.

4.- El Hackaton nace en un contexto de escasex espacio temporal asincrónica (O sea, que no es que tengamos todos poco tiempo, sino que además no disponemos de él a la vez) Cualquier programa serio de participación tendría que partir entonces del lado contrario. La pregunta no es que mecanismos técnicos necesitamos para participar en las decisiones y deliberaciones comunes, sino ¿que soluciones materiales necesitamos para disponer de tiempo para hacerlo? ¿Que tipo de derechos me liberan tiempo? El problema no es la tecnología, que no es más que un mecanismo de mediación bastante adaptable, sino la pregunta que sostiene la estructura de la respuesta (Es decir, la ideología)

O dicho de otra forma, el Hackaton nace como respuesta técnica a unas condiciones materiales y de vida determinadas. La velocidad en la definición de una respuesta no tiene porque generar la mejor respuesta sino podemos ejercer la fuerza para ejecutarla o participar de ella. Quizás necesitamos momentos de condensación espacio-temporal y sincronización cuyo solo objetivo sea conseguir disponer de más tiempo. Sino podemos encontrarnos un contexto en el que diseñemos soluciones inhabitables, como casas en las que nunca podremos vivir.

Guillermo Zapata | 15 de noviembre de 2013


LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal