Libro de notas

Edición LdN
Crónicas del Hype por Guillermo Zapata

El 14 de cada mes, una columna sobre fenómenos mediáticos, cultura convergente, sociedad de control y otros servicios inútiles servida a modo de notas orientativas y, a poder ser, con algo de humor. Aunque los enlaces y las citas serán el auténtico grumo de este potaje, el encargado del caldo es Guillermo Zapata. Un guionista de televisión que a veces hace cortos.

De la Intensidad Comunicativa

1.- En el segundo año de Crónicas del Hype nos hemos propuesto dos retos. El primero es entrevistar a una persona al mes que nos hable del Hype, el segundo es que las columnas de Crónicas del Hype se centren, no solo en el análisis del mismo, sino también en las dinámicas de resistencia que encontramos a su alrededor. El objetivo es escapar de cierta autocomplacencia crítica incapaz de identificar potencias.

El reverso tenebroso de una propuesta de este estilo es convertir la columna en una sucesión de experiencias afines con una potencia real muy limitada o caer en la mera descripción. Así que el desafío ha mutado un poco: Se trata de utilizar las experiencias concretas no como descripciones de una potencia, sino como excusas para sacar conclusiones.

Si el año pasado intentamos identificar “qué es el hype” y “cómo funciona” este año queremos buscar maneras de hacerle pupa.

2.- Hemos mencionado ya que el hype funciona en término de proceso y acontecimiento. Su naturaleza de proceso se despliega en las redes sociales y consiste en mantener la atención sobre una determinada herramienta durante el mayor tiempo posible. Decíamos también que al hype no le preocupa demasiado lo que digas a través de las herramientas de comunicación, tampoco lo que leas en ellas, mientras lo sigas haciendo.

Por decirlo de alguna manera: la señal en sí, lo que se transmite, tiene menos importancia que el hecho en sí de la transmisión. Así, herramientas que han sostenido su potencia como generadoras de opinión pública internacional (Entre otras cosas) resultan a la vez bellos aparatos de captura de la comunicación en si, independientemente del mensaje.

3.- A Principios del mes de Octubre, la iniciativa Anonymous lanzó una convocatoria por Internet para “atacar” las webs de la SGAE dentro de la llamada “Operation Payback”. Una campaña de, a falta de una palabra mejor, venganza, por las políticas que SGAE o el RIAA norteamericana habían puesto en marcha atacando los derechos y libertades individuales en defensa de la propiedad intelectual.

El ataque por denegación de servicio consiste, en su versión más sencilla, en la mera actualización de la página para que cargue una y otra vez. Esta acción realizada por muchas personas a la vez, satura los servidores y termina por impedir el acceso a la página. Otras acciones más complejas lanzan programas para que la página se cargue un número altísimo de veces o se infiltran en la propia página para evitar su correcto funcionamiento. Los niveles de la acción se dividen en tras: “Piedras, Bombas, Lasers”

El ataque fue anunciado con 24 horas de adelanto.

4.- Esta semana. “Hacktivistas.net” ha lanzado una campaña a través de un programa llamado xmailer, que permite que un mismo mail se reparta a multiples direcciones de correo de forma rápida y segura y sin que el usuario tenga que soportar el ancho de banda de un envío masivo. El objetivo de la campaña ha sido enviar un mail a los diputados del congreso español expresando las dudas o las críticas que cada ciudadano que participa tiene sobre la llamada “Ley Sinde” sobre propiedad intelectual en España. En los primeros días los diputados han recibido unos 2.000 mails. El resultado del éxito de participación de la campaña (Que aún sigue) no se mide solo en términos de expresión de una opinión pública, sino también como acto de desobediencia civil. El volumen de mails recibido ha hecho que muchos de los servidores de correo de los diputados se colapsaran y dejaran de funcionar.

La diferencia fundamental con la iniciativa de Anonimous es que aquí no hablámos de un “ataque” sino de la saturación de un sistema por la vía de la participación que el propio sistema ofrece. Demostrando a la vez tres cosas.

a.- Que las formas de democracia participativa 2.0 lanzadas a los cuatro vientos por las administraciones públicas son puro hype y responden más bien a la captura perversa de un deseo colectivo de mayor descentralización y democracia.

b.- Que en el contexto de las redes sociales la relación entre signo concreto (lo que se cuenta) y comunicación en sí (el medio para hacerlo, en canal) Que aparece como dos esferas separadas, pueden converger siempre que ese punto de vista se exprese de manera común

c.- Que la economía inmaterial de la red, su infinitud hipotética se sostiene sobre dispositivos físicos con un nivel de infraestructuras muy precario y que puede ser saturado con facilidad.

5.- No olvidemos, también, que una acción de este tipo no se produce porque exista una determinada tecnología (la tecnología concreta existe desde hace muchos años) sino porque hay un sujeto social organizado, masivo y dispuesto y utilizar esa tecnología de una manera determinada, por un asunto concreto.

6.- Es posible, entonces, que independientemente del mensaje, podamos luchar contra el deseo del hype de que estemos permanentemente activos, permanentemente atentos, permanentemente conectados y comunicados, no solo por la vía de la desafección, del abandono del campo comunicativo, del mutismo y el aislamiento, sino al contrario. A través de la cooperación, produciendo una mirada de combate en un entorno aparentemente pacificado. Saturando de estímulos a través de la concertación física de la mirada y la comunicación en el tiempo y el espacio.

Como cuando eres niño y crees que si proyectas la energia de tu mente puedes llegar a encender la luz… o a hacer estallar la bombilla.

Guillermo Zapata | 14 de noviembre de 2010

Comentarios

  1. Ana Lorenzo
    2010-11-14 20:16

    «Como cuando eres niño y crees que si proyectas la energia de tu mente puedes llegar a encender la luz… o a hacer estallar la bombilla.», ah, gracias, esto sí lo he entendido (y añorado) :-)
    Un beso.

  2. Marcos
    2010-11-15 03:00

    Grande, Guillermo.

    Desde que te leo sé que los regalitos que ofrece el McDonals con los menús infantiles son puro hype. Y se me ocurre que una forma divertida de luchar contra ello es coordinar una acción en el mayor número de locales posibles: 3 ó 4 personas entran, piden un menú infantil, se sientan en distintos puntos del local y cambian disimuladamente el regalito por, por ejemplo, una Nintendo DS, para pasar a abrir a la vista de todos la cajita y gritar de alegría al ver que el regalo en esta ocasión es la DS.

    Saludos

  3. ddaa
    2010-11-23 18:19

    Un artículo que me ha parecido podría ser de su interés

    De la contracultura a la cultura viral, la devaluación de la creatividad

  4. madpato
    2011-01-05 20:28

    #2
    Plas plas plas plas (no es aleteo, son aplausos)



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal