Libro de notas

Edición LdN
Cóctel del día por Concha Mayo

Ingredientes: 2 onzas de realidad, 1 onza de ficción, 4 gotas de ironía, 1 pizca de mala leche.
Preparación: Mezclar todos los ingredientes en el procesador de textos y servir adornado con signos de puntuación. Puede completarse con ginebra, vodka, tequila…
Tras la barra cada viernes Concha Mayo, nacida en Barcelona, escritora y fotógrafa ocasional.

Una nariz con carácter

La nariz de Alberto tenía vida propia. A él le hubiera gustado que fuera dócil y no llamara la atención, pero a ella eso no le iba. Cuando algo no le gustaba, se arrugaba ostensiblemente obligándole a gesticular con todo el rostro, gesto percibido por sus interlocutores que acaban por ofenderse.

Además, era coqueta y enamoradiza. Mantenía una relación frecuente con su dedo índice derecho, que estaba ciego de amor por ella.

No se podía decir de Alberto que fuera un tipo puritano, pero llevaba francamente mal las reacciones que provocaban entre la gente, las exhibiciones públicas de amor de sus miembros.

-¡¡¡Guarro!!! -Le habían increpado en más de una ocasión.

-Es que está enamorada. – La defendía él. A pesar de que sabía algo que dedo índice derecho ni sospechaba: los amoríos entre dedo índice izquierdo y nariz.

-Esto acabará mal. – Le decía Alberto a su nariz. Pero ella le respondía: -Estate tranquilo, que ni se lo huele.

Pero nariz tenía poco olfato para estas cosas. Tal y como Alberto había predicho, no tardó en destaparse el triángulo amoroso y ambos índices se declararon la guerra.

Ya no podía lavarse las manos y no se atrevía a cortar la carne él solo, por miedo a terminar acuchillado. Por las noches, en cuanto se quedaba dormido, se lanzaban uno contra otro en una batalla sin fin que no le dejaba descansar.

Nariz no paraba de repetir: -¡Esto me huele fatal!

Alberto hubiera querido denunciarlos por violencia de género, pero no tenía claro si debía testificar contra el índice derecho o contra el izquierdo. Así que, ante la duda, decidió cortar por lo sano. Y aunque pudo haber amputado tan sólo uno de ellos (técnicamente la pelea habría tocado a su fin) Alberto era un tipo muy recto y no le pareció equitativo.

Se presentó en el hospital con las manos sangrando y los dos índices, al fin inertes, en una bolsa de plástico.

-Señorita, – dijo – vengo a hacerme una rinoplastia.

Concha Mayo | 18 de septiembre de 2009

Comentarios

  1. Miguel A. Román
    2009-09-19 00:59

    ¡Tiene narices!

    Eso le pasa al de la izquierda y al de la derecha por pactar. Al fin y al cabo, si era una cuestión de orificios, había para todos.

  2. Libros
    2009-09-19 04:49

    Muy bueno. Me hizo acordar a un cuento de Akutagawa, autor japonés de Rashomon. ¿Lo has leído?

  3. Concha
    2009-09-20 19:57

    No lo conozco, pero lo apunto en mi lista de lecturas pendientes.
    Gracias por la recomendación.

  4. Francisco
    2009-09-23 05:17

    Cierto. Tenian un agujero para cada dedo. No habia problema.

    Carnicero!


Textos anteriores

-
Estocadas [24/02/12]
-
Musa invertebrada [17/02/12]
-
Sentenciado [10/02/12]
-
Black Coffee [03/02/12]
-
Tal vez mañana [27/01/12]
-
-
Con estilo [13/01/12]
-
Distorsiones [22/12/11]
-
-
Entre líneas [09/12/11]
-
Desatinos [02/12/11]
-
Traiciones [25/11/11]
-
Ángel negro [18/11/11]
-
Pócimas [11/11/11]

Ver todos


LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal