Libro de notas

Edición LdN
Butaca no numerada por Alberto Haj-Saleh

Sentado en una vieja Butaca no numerada de terciopelo rojo, el autor se lanza a una reflexión impúdica todos los miércoles sobre cualquier cosa que se atreva a moverse por las pantallas, sean éstas de cine o no. Alberto Haj-Saleh es editor de LdN y autor de la columna Teatro Abandonado.

Hablaremos de cine

Me pilla la semana en un viaje de norte a sur de la península y con poca ocasión de sentarme delante de mi ordenador a intentar poner en palabras algunas de las ideas sobre las que muchas veces paso semanas reflexionando, intentando explicar qué me ha transmitido gente como Chris Marker o qué se esconde detrás del término cine independiente. La tentación de soltar un discurso sobre que ha sido del Dr. Henry Jones jr es grande pero se ha escrito tanto y tan interesante que descarto esa opción. Al final decido dejar en marcha algunos apuntes de conversaciones dentro de un coche: lo bueno de viajar con cinéfilos es que el cine, como tema, es inagotable. Lo apunto aquí y hablaremos de ello en el futuro.

- ¿Cuándo empiezan a funcionar las reglas del juego cinematográfico? De niños, para jugar a cualquier cosa, las reglas había que cerrarlas de antemano: ¿vale que yo era un pirata y tú un capitán español y que luchamos en el Caribe? ¿vale que somos ladrones de joyas y que tenemos que robar una casa sin que nos oigan? ¿vale que somos detectives privados? ¿vale que…? Las películas empiezan con un “vale que” peliagudo de destruir: si se violan las primeras reglas el espectador se enfada. ¿Pero y si las reglas no se aceptan desde el principio? ¿Qué hace que unas reglas del juego sean admitidas sin reparos por algunos y rechazadas de pleno por otros? Una pista: la pregunta me surgió hablando de Dogville ( Lars Von Trier, 2003 ).

- Alfred Hitchcock consideraba que prácticamente el noventa y nueve por ciento de sus películas estaba hecho una vez que concluía la escritura del guión final. La Cahiers du cinema-España de mayo entrevista a los directores argentinos Lisandro Alonso y Lucrecia martel, junto con el catalán Albert Serra, que señalan al guión como aspecto plenamente secundario a la hora de filmar (en el caso de Serra es directamente la negación del guión. ¿Es imprescindible el guión en una película?

- Tootsie (1982), Tal como éramos ( The way we were, 1973 ) o Memorias de África ( Out of Africa, 1985 ) ... ¿Por qué ha tenido que morirse Sydney Pollack para que se le empiece a llamar “maestro”. Tal vez es que simplemente sabía pasar desapercibido.

- Durante la edición de 2007 de Cineuropa de Santiago de Compostela, lugar de exhibición de prácticamente todos los filmes premiados en los diversos festivales internacionales que han tenido lugar a lo largo de todo el año, incluyendo los grandes como Cannes, Venecia, Berlín o San Sebastián, el público, con sus papeletas, eligió con un voto de media de 8,7 como mejor película a Al otro lado ( Auf der anderen Seite, 2007 ), del turco-alemán Fatih Akin. Al mismo tiempo, en la lista de puntuaciones de los críticos de la mencionada Cahiers du cinema-España la colocaba en el último lugar de sus preferencias, con una nota media de 4,2. Esta distancia entre juicios de valor “consagrados” y juicios de gusto “menos consagrados” se agranda cada vez más incluso entre los propios críticos. ¿El emperador está desnudo?

Hablaremos de todo esto y de mucho más durante las próximas semanas. Ser un espectador impúdico permite incluso la desvergüenza de hacer un “continuará”...

Alberto Haj-Saleh | 28 de mayo de 2008

Comentarios

  1. c.
    2008-05-29 07:36

    Vaya tres buenas conversaciones que has abierto en un momento. Tres apuntes rápidos a cada una de las propuestas…

    1. Sospecho que aceptar o no las reglas del juego depende del carácter de cada cual. Pienso, por ejemplo, en los juegos de mesa. Hay gente a la que le gusta tirar dados y que el destino de la partida se rija tan sólo por el azar. Ellos son felices respetando las punto por punto las reglas del Monopoly o del Risk. Hay otros, en cambio, que son más creativos y les aburre simplemente eso de tirar una y otra vez. Son capaces de disfrutar del Monopoly o del Risk siempre y cuando modifiquen sus reglas para crear una experiencia más cercana a la vida, en la que tengan posibilidades de elección más amplias.
    2. Hum… ¿Qué te parece si modificamos un poquito la pregunta: “¿Es imprescindible escribir un guión para hacer una película?” Se responde por sí sola: hay gente que lo escribe y hay gente que no, todo en función de lo que quieran contar. Hitchcock lo preparaba todo al milímetro, pero los hay que se trincan la cámara, graban un puñado de planos y luego montan. El guión, entonces, nace después, a medida que se va grabando la película y al director se le van ocurriendo cosas, o aún después, en el montaje. Se me ocurre pensar que siempre que haya tiempo, habrá guión. Cuando el tiempo pasa, necesariamente pasan cosas con él.
    3. Sí, era un tipo discreto, la verdad. Tootsie era Dustin Hoffman; Tal como éramos, Streisand, Redford y la música de Hamlisch, y Memorias de África, Redford, Streep y John Barry.
    4. Quizá lo esté, sí.

  2. gatavagabunda
    2008-05-30 05:45

    Interesantísima la reflexión (2) de C. Debo decir que si en esencia estoy de acuerdo, la última frase (“Cuando el tiempo pasa, necesariamente pasan cosas con él”) ha dejado de ser cierta gracias precisamente al mencionado Albert Serra. Y debe de ser por eso que a mí me interesa tan poquito. Seguramente me gusta que, ya sea a priori o a posteriori, el guión aparezca por alguna parte. Será que no me vale cualquier regla de juego.

    El divorcio público/crítica creo que existe desde el comienzo de los tiempos. En cambio me parece más divertido el divorcio entre críticos. Eso sí que es un misterio insondable que en algunas ocasiones va más allá de los gustos. Últimamente los medios “serios” sólo se ponen de acuerdo con Clint Eastwood, ¡y gracias! (Que conste que la divergencia es más divertida e interesante).

  3. javi
    2008-05-30 18:06

    interesante blog, lo tendré en cuenta en mis rutas diarias por el ciberespacio, un saludo desde la “otra” butaca

  4. Ana Lorenzo
    2008-05-30 20:56

    Alberto, yo no soy entendida en cine y, además, últimamente me escapo pocas veces a ver cine elegido por mí (vamos en familia, con lo que hay que tener en cuenta a las niñas, sobre todo a la peque, de once años), así que ya ves desde dónde opino (bueno, siempre hay películas que te pasa un amigo que, menos mal, las baja rápidamente de la red).
    Pero no podía dejar de decir que a mí los guiones de las películas me parecen importantísimos. Películas como Hanna y sus hermanas o como Smoke o como Cyrano de Bergerac (la de Jean Paul Rappeneau) son una delicia, sobre todo, por sus diálogos. Ya, supongo que la fotografía, el ritmo, el story-board, la interpretación y mil cosas más que no sé ni que existen deben de influir, pero es que en el cine hay películas en las que da vergüenza ajena oír lo que dicen los personajes.
    Un beso.


Textos anteriores

-
El final [20/12/13]
-
También en 2013... [11/12/13]
-
Así que el 2013... [04/12/13]
-
Resumiendo más [19/12/12]
-
Resumiendo [12/12/12]
-
Puro goce [05/12/12]
-
-
Las películas [07/11/12]
-
Granito de Arena [24/10/12]
-
Como desees [10/10/12]
-
Sí que entienden [26/09/12]

Ver todos


LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal