Libro de notas

Edición LdN
Ánfora de Letras por Max Vergara Poeti

Apuntes de viaje, recorrido en bote o hidroavión por el Amazonas literario. Imágenes desde el Jardín de Corifeo, lecturas recomendadas por Zenódoto de Éfeso. Max Vergara Poeti es escritor y traductor. Ha colaborado para diferentes revistas culturales y literarias de Colombia e Italia, sus dos patrias, asimismo como de otros países Hispanoamericanos.

10 destinos de verano

El verano es la época del año de días cálidos y noches largas, para pasar muchas horas a la intemperie, nadar, descansar y sobretodo, pasear. Por ello, el verano se traduce en vacaciones, fiestas y festivales, como no pueden faltar tampoco las playas. Sin embargo, otro gran número de personas se dirigen a los lagos y a las piscinas, a veces menos congestionadas que los balnearios de siempre. Esta es mi lista de destinos de verano de 2009, que publico justamente en el punto álgido de la estación, el mes de agosto, y que propone ofertas desde ciudades famosas hasta islas hechas para un total aislamiento y descanso. Ofrezco pues, una selección para todo tipo de turistas, desde los más arriesgados hasta los más tradicionales, excluyendo momentáneamente, el exótico y pletórico mundo de las playas.

1. CAPRI

Pese a los miles de turistas que desembocan como garbanzos en la Marina Grande, los alemanes con su würst, y la invasión de marcas de alimentos extranjeros, Capri continúa siendo una isla encantadora, un paraíso en el golfo de Napóles. Sus magníficas cuevas, su vegetación lujuriosa y sus angostas callejas han atraído y cautivado a visitantes por siglos. Nadie puede perderse las vistas desde la cima del Monte Solaro, a dos horas del ocaso.


2. HAMPTONS

Artistas escénicos, músicos y escritores siempre han sido atraídos por el magneto de las hermosas playas y las casas rústicas al mejor estilo de Cape Cod del extremo este de Long Island, flanqueada por el oeste con la enorme Nueva York. Hamptons está compuesta por varios poblados, a saber: Hampton Bays, Southampton, East Hampton, Sag Harbor y Amagansett. La mayoría de los restaurantes y hoteles abren solamente entre junio y octubre. Recomiendo Southampton, un pueblecito para recorrer en una tarde, así como echar un vistazo al viejo puerto ballenero de Sag Harbor, y por supuesto, disfrutar de East Hampton, la joya de la corona, con una cena en el Maidstone Arms, un clásico de restaurante. También, en la punta este, la zona de Amagansett ofrece una variedad de alojamientos y restaurantes, al igual que vistas únicas desde su faro y tardes de té en sus campos de golf. Un clima único, con amplísimas playas de mar abierto, llenas de arbustos y moteadas de lilas, es lo que hace de Hamptons un destino único.


3. LAGO DI COMO

Donde Lombardía se levanta hacia los Alpes suizos, nacen los más bellos lagos (y una de las atracciones relegadas de Italia). Los lagos no son sólo el lugar de recreo de la élite de Milán, y son tres: el Garda, el Como y el Maggiore. De los tres, el más bello es el Lago di Como. Fue Marie Henri Beyle quien pusiera pies en las playas silenciosas del lago, con 17 años, y bajo las órdenes de Napoleón. Años después, bajo el nombre de Stendhal, escribiría “La Chartreuse de Parme”, una de las obras cumbre de la literatura universal, en donde el inmortal escritor alababa las aguas verde-azul y el reflejo alpino del entorno. También, Plinio el Viejo y Plinio el Joven nacieron allí. Ferias de antigüedades, caminatas por senderos especiales y posibilidades para escalar, al igual que remar, son muchas de las ofertas de esta área.


4. LONDRES

Podría decirse que nada tiene de extraño la capital inglesa durante el verano, salvo por pequeñas sutilezas: el clima. Como nunca antes, los cielos de Londres se abren y muestran un azul que se oscurece con el embate solar. Además, la estación favorece a los habitantes de la ciudad, que se muestran mucho más animados y alegres que en otros meses. Momento adecuado para recorrer la ciudad y, a la sombra, cuando se necesite, beberse un “pimms” o un “gin and tonic”.


5. MONTREAL

La mejor época para visitar Canadá, al igual que Londres, Montreal se abre como una flor en primavera. Montreal no es de esas ciudades que necesitan tiempo para saborearse: es única en su tipo. Da la impresión de ser uno de esos pocos lugares que quedan, en los que se mezcla el romanticismo y el misterio, de besos furtivos en las calles y extraños que, de repente, comienzan a hablarse entre sí; una exquisita mezcla de Inglaterra y Francia enmarcado en un escenario típicamente canadiense. Montreal es demasiado europea, y su buen gusto se refleja en una oferta de más de seis mil restaurantes, y una serie de actividades veraniegas para mantener al turista entretenido. Además, es la base perfecta para dirigirse a la muy británica, pero flemáticamente francesa villa de Quebec.


6. PARQUE NACIONAL DE YELLOWSTONE

En la esquina más alejada de Wyoming, bordeando con Montana e Idaho, se encuentra uno de los santuarios naturales más bellos del mundo: Yellowstone, el primer parque natural de Estados Unidos. La intención al crearlo fue de homenajear lo espectacular y único de la geografía americana: los muchos fenómenos geotérmicos, el Gran Cañón del Yellowstone, los bosques fósiles y el Lago. Además de albergar la mitad de todos los géiseres del mundo, Yellowstone es también hogar de la más amplia y variada concentración de especies salvajes de Norteamérica. Compuesto por cinco regiones, Mammoth Country es la más activa de las tierras geotermales. Roosevelt Country, con vistas irrepetibles a una geografía que parece virgen en sus pinceladas, y que se une con el Canyon Country, con su Artist Point (un mirador especial) y Mount Washburn, el pico más alto del Yellowstone. Lake Country es un área eminentemente alpina, con lagos y las montañas Absaroka cubiertas de nieve siempre observando, al igual que Geyser Country, con el Old Faithful, que escupe más de 800 galones de agua entre 30 y 60 metros cada 80 minutos en promedio. Acampar, escalar, montar en bicicleta y esquiar están entre muchas de las actividades que ofrece Yellowstone, en pleno verano.


7. ISLA GORGONA E ISLA COCOS

Antiguamente hogar de una prisión, la Gorgona americana se encuentra a doce horas en barco de América del Sur, desde Colombia. Gorgona es un santuario natural, hogar de especies indómitas y cuyas aguas son la sala de maternidad de las ballenas del Pacífico. Es un lugar de increíble paz e aislamiento. A la llegada, a cada turista se le asigna un guía personal, y las opciones son múltiples: prístinas playas, selvas que ascienden hasta por encima de las nubes, caminatas por el interior salvaje. Desde Playa Blanca, puede verse la otra isla, Gorgonilla, que está cerrada al público. Para ver, entre otras, hay grabados en piedra aborígenes, las ruinas de la versión colombiana de la prisión de Alcatraz (que funcionó hasta mediados del siglo XX) y la rica historia, como la estadía del conquistador Pizarro en la isla cuando se dirigía a la conquista de Perú.

Isla Cocos está más al norte, sobre el mismo océano Pacífico, a más de 700 kilómetros de Costa Rica. Con menos restricciones al mundo exterior que Gorgona, Cocos es un lugar aislado, que pareciera ser otro mundo, donde fue grabada en parte Jurassic Park (o al menos inspirada allí). Se trata de una isla en la que abunda la fauna marina, las aves, y dada su topografía, sólo goza de dos temporadas, una de sol y otra lluviosa. Agosto es la mitad de la temporada de lluvias (que es la mejor), ya que los arcoíris abundan, al igual que facilita el clima el buceo.

Dos destinos, por supuesto, para olvidarse del mundo.


8. SAN PETERSBURGO

La metrópoli europea de Rusia, San Petersburgo es el destino perfecto para visitar durante el verano, dado su agradable y fresco clima. La ciudad, además, es una sutileza arquitectónica: las vistas de los edificios a lado y lado del río Neva y sobre los canales, con amplias avenidas que recuerdan a París, Ámsterdam, Venecia y Berlín, se suavizan aún más con los colores de la ciudad, verde y dorado. San Peterbursgo es, sin duda, lo mejor de Rusia, y más que ser “una ventana a Occidente”, como dijo Pedro el Grande, es esa ventana por la cual Occidente se asoma y descubre la grandeza cultural de Rusia.


9. VANCOUVER

Atrapada entre el mar y las montañas, Vancouver es la única ciudad canadiense de importancia sobre el océano Pacífico. Su apariencia física y sus características la hacen uno de los puertos más atractivos de Norteamérica. Construida sobre colinas, al igual que San Francisco, Vancouver tiene numerosas entradas al mar, puentes, y un reguero de islas, con grandes parques que desbordan en tamaño y sobrepasan el promedio en cualquier lugar del mundo. Nunca a más de 20 grados de temperatura en verano, Vancouver invita a tardes en las playas, avistamiento de orcas y ballenas, y tranquilidad.


10. SUECIA Y NORUEGA

En Escandinavia, durante el verano, las temperaturas jamás sobrepasan los 25 grados, por lo que es muy común que esta sea la época en la que nuestros vecinos nórdicos se ponen pantalones cortos y camisetas y disfrutan de las noches largas de la temporada. Un recorrido completo, sin obstáculos, casi hasta las tierras más meridionales, es posible en este mes.

Max Vergara Poeti | 04 de agosto de 2009

Comentarios

  1. óscar
    2009-08-04 17:59

    El apasionante libro Una breve historia de casi todo, de Bill Bryson (escritor de libros de viajes, por cierto), dedica un capítulo al Parque Yellowstone (Una belleza peligrosa, lo titula). Después de leerlo añadí Yellowstone a la lista de lugares que me gustaría visitar en este mundo. Por lo visto, el parque reposa sobre una inmensa caldera de magma (causa de los géiseres) que estalla cataclísmicamente cada 600.000 años, y hace ya más de 600.000 años que no estalla. Es zona de grandes terremotos, de constantes desprendimientos de rocas y de explosiones hidrotérmicas. “La gente tiene que aceptar que viniendo aquí se corren riesgos”, decía al Sr. Bryson uno de los geólogos del parque. A mí lo de los riesgos no me entusiasma especialmente :-) pero ver y pasear por esta zona erógena del planeta sin duda tiene que ser algo intenso e inolvidable. Un saludo y enhorabuena por la sección y el bagaje, Max.

  2. Marcos
    2009-08-04 18:55

    Pues miren, yo me iba a las islas Gorgona y Cocos pero ya; claro que vivo en Galicia y estoy condicionado por el tiempo. Pero parece que Canadá no es mal lugar si tenemos en cuenta que mete dos destinos en la lista. Pero no: a las islas: creo que fue la lectura de Crusoe de pequeño que marcó mi ilusión de acabar alguna vez en una isla desierta.

    Saludos

  3. Max
    2009-08-04 23:52

    En efecto, Marcos, no te equivocas: Canadá es un país estupendo en verano. A mí me atrae siempre por el clima, que huyo de los 40 grados y sin mar, o mejor, de los 40 grados. Pero las islas son un sueño: hay unas que parecen todavía inexploradas, y Gorgona y Cocos son dos. La experiencia más cercana a Crusoe está en Gorgona, sin duda, que no está tan influenciada del exterior como ciertos sectores de Cocos. Pero ésta última también es muy bella. Por su parte, Yellowstone, Óscar, es un viaje a un mundo natural lleno de magia, y es al menos un viaje que debemos haber hecho en nuestra vida, uno de esos lugares entre las “diez cosas antes de morir”.
    Gracias a todos por sus comentarios y entusiasmo.

  4. Merche
    2009-08-05 09:17

    Bueno, en Kamloops se alcanzan veranos sevillanos. Pero Kamloops no es Canadá, es Kamloops :)

    Vancouver es deliciosa. Pero los de allí se quejan de que llueve demasiado. Será porque no han pisado Compostela en primavera… Por cierto, ¡buenas vieiras! aunque se empeñan en amputarles un trocito.

  5. Ana Lorenzo
    2009-08-05 17:10

    Además, Max, si uno va al Parque Yellowstone, siempre podrá encontrarse al oso Yogui, a Bubu y al guardabosques, ¿no? Y en el lago de Como, a Kásperle. Y a Capri, no va a volver nadie con su amor roto, plus jamais, plus jamais. Je, je, las referencias de pequeños, caray, cómo marcan.
    Yo, como Marcos, me quedo con las islas: eso de bucear en islas desiertas del Pacífico, ay, qué tentación. Claro, que habrá que esperar a que pase la crisis o a que toque la lotería.
    Los Hampton me han cautivado en la foto, a pesar de que yo creía que era la zona pija de residencia de famosos allá en NY.
    Hala, a la lista de sitios que visitar, junto a Baires, Montevideo, México D. F. (siquiera por los murales de Siqueiros), Costa Rica (país que dicen que es una maravilla todo entero, y encima renunció a tener ejército en referéndum, que es el colmo de las buenas ideas) y mil más. Max, si has ido a todos esos sitios, eres un hombre con suerte :-)
    Un beso.

  6. Clavelia
    2009-08-05 17:23

    Me emociona ver que has incluido dentro de los destinos recomendados a la “Isla Cocos” , o como solemos llamarla nosotros los Ticos: “Isla del Coco”. Muchas veces cuando pequeña escuchè hablar de ese hermoso pedacito de Costa Rica enclavado en el Pacìfico. Parece increìble, pero no he tenido la dicha de conocerla y sòlo sè de sus exòticos parajes y rica fauna por referencias de viajeros o material fotogràfico, sinembargo conservo muy vivo el anhelo de visitar esta isla divina que es un orgullo para todos los Costarricenses…
    Gracias Max y “PURA VIDA


Textos anteriores

-
Perú [04/06/10]
-
El Caribe Oriental [04/04/10]
-
Nueva Zelanda [04/03/10]
-
Kenia [04/02/10]
-
Los del 2010 [04/01/10]
-
Cadaqués [04/12/09]
-
Top 10: Nassau [04/09/09]
-
-
El Airbus A-380-800 [04/06/09]
-
Túnez [04/05/09]
-
Jamaica [05/04/09]
-
Los 8 del souvenir [04/03/09]
-
Tahití [04/02/09]

Ver todos


LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal