Libro de notas

Edición LdN
Transtornos del sueño por Purranki Sandongui

Purranki Sandongui ha colaborado antes con Almacén en su columna Zasnujismo. Además publica la bitácora 3l Potadero de Bleturge. Su columna aparece los viernes. Esta sección dejó de actualizarse en julio de 2008.

Mandarlo todo a la mierda

Los ojos son como dos cañotes gordos por los que entra el 70% de la información visual. Hay información visual que entra por otros bujeros, como por ejemplo, los chakras yuránicos, el chi ortoedro, el del culo o los altos centros de percepciones extraperceptivas de la mente.

Así que cerrando los ojos nos aseguramos de que el resto de cosas que veamos son zarandajas. Surge el problema de haber fumado accidentalmente un kilogramo de ayahuasca y no estar seguro de tener los ojos abiertos o cerrados o bien haberse cagado encima. Ahí entonces le diré a mi amable lector algo que quizás muchos sabios hayan repetido en el pasado: “si eres imbécil entonces sí que no te puedo ayudar”.

Pongamos por caso que el lector se decante por tener los ojos cerrados, al menos hipotéticamente y al menos no hasta concluir la lectura de este textete, que sé perfectamente que me merezco un respeto porque, por si no lo habían notado soy una persona y no el puto clippo. Pongamos eso. Lo de que se decante.

Una vez cerrados los ojos se puede proceder a tupir otros orificios no provistos de párpados que los ocluyan. Podemos en el caso de las orejas sustituir ventajosamente los párpados por periódicos enrrollados o porexpán o sumergiéndonos en una piscina de bolas como las de los japipark esos donde van los divorciados a aparcar los niños cuando toca el intercambio de niños de fin de semana y así evitar verse y donde tantas veces se han quedado aparcados los niños al olvidarse alguno de los exconyuges de que tenían que recoger al niño.

Al respecto puedo informar a la concurrencia de que es de lo más relajante pero a la vez es de lo más caro hacerse su propia piscina de hijo de divorciados. Si alguna vez han soñado con llenar toda la casa de pelotinas de colores puedo afirmar que es bastante caro incluso hacerlo hasta un nivel modesto de digamos un metro veinte. Eso sí, es ergonómico y las bolas se ensucian proporcionalmente poco comparado con un colchón normal, dado que entramos en contacto con ellas en una superficie bastante reducida.

Purranki

Purranki Sandongui | 21 de diciembre de 2007

Comentarios

  1. Bart
    2007-12-22 00:21

    Lo de los agujeros y demás, más o menos lo capto todo (como las instrucciones de montaje de un acelerador de partículas) pero tu podrías decirme qué tal se folla en una piscina de bolas?

  2. purranki
    2007-12-22 10:05

    Aunque pueda parecer lo contrario, yo no hablo por hablar. Tus sospechas son fundadas.

    Todo eso que te decían de que no hicieras cosas de niño se ha terminado. Ahora eres tú el adulto y te corresponde también a ti decidir qué cosas son de adulto y cuáles no. En definitiva.

  3. María Lucrecia de la Encarnación Gómez Soler
    2008-02-01 20:43

    ¡Hay que ser bestia! La ayahuasca no se fuma, se inyecta intramuscular (cachete izquierdo ves pelotinas de colores, cachete derecho ves urracas o loros)
    Me indigna la falta de información del autor de estos testimonios.

    Bien: me llevo dos de esos libros que están ahí. Zoofrenia no porque ya lo tengo.



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal