Libro de notas

Edición LdN
Textos del cuervo por Marcos Taracido

TdC es un diario de lecturas, un viaje semanal por la cultura. Marcos Taracido es editor de Libro de notas. Escribió también las columnas El entomólogo, Jácaras y mogigangas y Leve historia del mundo [Libro en papel y pdf]. Ha publicado también el cómic Tratado del miedo. La cita es los jueves.

Django o el genio desatado

1. Fast & Furious VI; esa es la película que querían ver seis adolescentes hormonados y con el ojo muy poco paciente y nada receptivo a sutilezas. Una semana después de ver conmigo Django desencadenado seguían tarareando el tema de Luis Bacalov y Ricky Roberts, “Django have you never love again?”. Los siete la vimos amarrados a las sillas, riéndonos a carcajadas en ocasiones, sin pestañar a veces, emocionados siempre, ciento sesenta y cinco minutos. Ellos y yo. Casi tres décadas de diferencia e intereses, gustos y conocimientos opuestos. Eso tiene que valer algo.

2. Tarantino se ha convertido en el gran heredero del buen macguffin hitchcocktesco: el maletín luminoso de Pulp Fiction se eleva aquí a la categoría de excusa argumental total, con ese disfraz explicitado del mito germánico de Sigfrido y Brunilda, que cumple tres funciones, las tres vacías: permitir uno de esos diálogos a plano fijo que tanto le gustan al director, dotar a la historia de un halo literario (falso) y marcar en los primeros minutos cuál va a ser el desarrollo de la película, y su final. Y todo funciona.

3. ¿Alguien duda que la escena de la burla del Ku Klux Klan es de lo mejor que nos ha dado el cine contemporáneo? ¿Y que podría prescindirse de ella sin que variara un ápice la estructura de la película? Ese es otra de las características del cine de Tarantino, insertar escenas tan prescindibles como geniales en medio de la trama.

4. ¿Qué le pasa a este hombre con el sexo? No recuerdo ni una sola escena erótica en sus películas (sí, cada vez que aparece Uma Thurman, pero ustedes ya me entienden; y no sé si las hay en Kill Bill porque nunca conseguí superar los quince primeros minutos), y las escasísimas veces que irrumpe el sexo es tan oculto como sórdido o violento.

5. Como en Malditos bastardos una primera hora sublime que se va apagando poco a poco. Da la sensación de que Tarantino actúa por impulsos, una idea genial que detecta y comienza a desarrollar, pero el nudo y el desenlace, ay, pierden el fuelle de la idea germinal.

6. Con las últimas películas de Tarantino (Kill Bill aparte, ver más arriba) me pasa como con las de Almodovar: tengo la sensación de que nadie les frena, de que su genio de autor necesita colaboradores que los atenacen y reconduzcan. Django desencadenado mantiene durante todo el desarrollo un tan alto nivel de exageración controlada que subirlo sólo podía acabar en la autoparodia innecesaria, y eso es lo que sucede con la matanza final. Tras la larga escena en la mansión de Calvin J. Candie, con una tensión tan magníficamente narrada, poco a poco, in crescendo, el final, el punto álgido, tendría que haber sigo (ojo, spoiler) el contundente disparo del Dr. Schulze con su pistolita casi de juguete, pero se estropea con ese tobogán interminable de disparos que acaba con el bailecito de Django y su caballo ante su dama. Como si don Quijote se levantase de la cama en la que iba a morir, se armase, y, tras luchar contra un ejército de gigantes, posase sus cabezas a los pies de una materializada Dulcinea.

Marcos Taracido | 20 de junio de 2013

Comentarios

  1. Silvita
    2013-06-21 21:56

    Yo también me quedé pegada a la silla del cine y después la volví a ver en el sofá de casa, buenísima, todos genial, incluso esas situaciones que piensas que jamás se darían en la vida real, te las crees y las duisfrutas.
    Bueno y he estado mucho tiempo enganchada a la banda sonora.
    IMPRESIONANTE

  2. Silvita
    2013-06-21 22:01

    Sigo un poco más, además nos muestra lo cruda que er ala esclavitud, pedazos de carne, así sin más. A esto hay que sumarle que estaba leyendo el libro de Isabel Allende La isla bajo el mar, que se desarrolla en la actual República Domincina y en los tiempos de la esclavitud, por eso hay un aparte de la historia de Tarantino que también te deja pegada a la silla, no sólo por lo qué va a pasar? como la crueldad de lo que vemos.
    Saludos

  3. Pau Pascual
    2013-06-23 18:33

    A mi tambien me gustó. Aunque no supe ver algunos de los interesantes detalles que describes. El ambiente y contexto del western le viene fenomenal a Tarantino.

    Me agradan sus películas. Ese tratamiento irónico de la violencia es único. De todas formas yo me quedo con la primera que ví: La sublime Reservoir Dogs.

  4. Santiago Viteri Ramirez
    2013-06-24 20:34

    Yo también soy un incondicional “Reservoirdoggista”, pero reconozco que Django me encantó. Tal vez son imaginaciones mías, pero después de “Malditos Bastardos” donde se refleja la crueldad del nazismo, me resultó bastante equitativa la presencia de un aleman antiesclavista de Django



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal