Libro de notas

Edición LdN
Textos del cuervo por Marcos Taracido

TdC es un diario de lecturas, un viaje semanal por la cultura. Marcos Taracido es editor de Libro de notas. Escribió también las columnas El entomólogo, Jácaras y mogigangas y Leve historia del mundo [Libro en papel y pdf]. Ha publicado también el cómic Tratado del miedo. La cita es los jueves.

El arte de volar, la destrucción, el cómic

1. Me acerqué a El arte de volar (edicions del ponent, 2010) sin idea alguna sobre su trama, nada más que llevado por ecos y elogios y premios. El título me había construído la imagen de un cómic más poético que narrativo: por eso mi primer contacto, el de abrirlo y pasar las páginas ojeándolo, me causó una decepción difusa, creo que por su aparente aspecto de narración tradicional y dibujo clásico y realista. Lastrado quizás por el prejuicio tardé bastantes páginas en admitir que me encontraba ante una gran obra que superaba su concesión al realismo narrativo con muhos recursos formales y de contenido.

2. La metáfora del vuelo, el suicidio, la muerte. Este libro es un monumento a la derrota. Este libro consigue, a través de esa metáfora, convertir el más absoluto fracaso en un deje de viento agradable y esperanzador. Porque de eso trata esta historia: del fracaso personal como paradigma del fracaso de toda una generación, aplastada por la realidad más cruel y nada anónima. Y del peor de los fracasos: el de quien derrotado una vez se levanta y vuelve a intentarlo para volver a ser aplastado, y renace, y lo revientan y renace y lo revientan hasta el vuelo. Una mistura del Fénix y de Sísifo, y de la osadía de Dédalo castigada por los dioses, siempre los dioses.

3. El guión consigue algo muy complicado en una trama de aventuras tan variadas y distintas: que todas las partes resulten igual de interesantes y atractivas; incluso el final, más previsible y trillado —incluso por la cercanía del Arrugas de Paco Roca— consigue una tensión que a mí me gusta aglutinar en un elemento aparentemente menor: la fisicidad realista de la paranoia o la angustia del viejo en ese topo que le roe el pecho.

4. No me convencen los argumentos que da Antonio Altarriba en el epílogo para explicar por qué un cómic y no una novela, su primera opción cuando decidió dar forma a la historia. No creo que haya formatos más adecuados que otros: El arte de volar podría haber sido igualmente una gran novela: sí creo en las convicciones de los autores, y a él la apuesta le salió redonda.

5. El arte de volar es también un libro de historia, y uno que pone de manifiesto el largo y pesado silencio que sobre la guerra y la posguerra se impuso. Está por escribir la historia de los españoles que se exiliaron en plena contienda a Francia y el modo en que les recibieron los franceses: saltar a un lado para evitar el precipicio y caer en un pantano lleno de culebras.

6. ¿Y la labor de Kim? No me atrevo a definirme mucho, siento que me faltan conocimientos o experiencia para hacerlo. Alude Altarriba a su empeño en abordar la historia desde un dibujo realista y la decisión creo que fue correcta. Y su trabajo, sin duda de gran envergadura, pues no sólo están los procesos de documentación y ambientación de época, sino el paso del tiempo por los personajes. Yo diría que es perfecto en los planos generales, paisajes y composiciones corales y que le cuesta más prefilar con acierto los primeros planos. Y creo que, paradógicamente, cuando su trazo alcanza mayor belleza es en las escenas oníricas, donde a la fuerza el realismo se deslíe y difumina.

Marcos Taracido | 31 de marzo de 2011


LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal