Libro de notas

Edición LdN
Textos del cuervo por Marcos Taracido

TdC es un diario de lecturas, un viaje semanal por la cultura. Marcos Taracido es editor de Libro de notas. Escribió también las columnas El entomólogo, Jácaras y mogigangas y Leve historia del mundo [Libro en papel y pdf]. Ha publicado también el cómic Tratado del miedo. La cita es los jueves.

Sigo queriendo comprar libros digitales, pero siguen sin dejarme

Hace dos años que escribí que quería comprar libros digitales y no me dejaban. Dos años en la era de internet, dos años en los que la red ha sido un hervidero de ideas, innovaciones, propuestas y avalanchas de contenidos sugerentes e interesantes. Dos años de avances vertiginosos en todos los ámbitos, incluídos el del mundo editorial, aunque no precisamente en el tradicional: la industria del libro apenas ha hecho nada en ese tiempo para lanzarse al mundo digital, hasta el punto de que absolutamente todo lo que decía entonces sigue vigente: no hay oferta, la poquísima que hay o es carísima o incorpora una protección anticopia que convierte el libro en casi inútil —normalmente ambas cosas a un tiempo—, y la única iniciativa que han sacado adelante, Libranda, es como si un impresor del siglo XVII montase una empresa de papiros.

El modelo de edición vigente durante el último siglo ha caducado; es comprensible que los agentes implicados se aferren a su negocio y traten de alargarlo lo más posible, pero resulta muy poco inteligente: no quedan décadas de lenta agonía, sino un puñado de años a lo sumo, de modo que todos se verán —ya se están viendo muchos— afectados. Es imprescindible un cambio radical hacia la digitalización y la impresión bajo demanda. Y estoy convencido de que ese cambio produciría beneficios inmediatos.

Yo compraría libros digitales si me dejasen; no best-sellers, sino fondos de catálogo, libros que raramente se encuentran ya en las librerías, libros que ya he leído pero quiero tener para consulta, aprovechando las grandes ventajas que ofrecen para ellos los lectores digitales, y los adquiriría por docenas si su precio rondase los dos o tres euros, iría liberando mis estanterías si pudiese comprarlos con un par de pulsaciones de mi ratón, si pudiese después utilizar ese archivo fácilmente en cualquiera de los dispositivos que manejo y estuviese por lo tanto en un formato abierto y libre de protecciones anticopia. Pero siguen sin dejarme.

Marcos Taracido | 03 de febrero de 2011

Comentarios

  1. Jordi B.
    2011-02-03 19:29

    Como no veo que las editoriales se vayan a poner las pilas a corto plazo, he pensado en digitalizarme yo mismo los libros.

    a) compro un libro de segunda mano (barato-barato)
    b) voy a una copistería para que me lo guillotinen
    c) lo paso por un escáner ADF a razón de unas 70-100 páginas por tirada
    d) lo convierto a PDF
    e) leo

    Según el caso, el paso d) puede complicarse mucho con un buen OCR y una corrección / maquetación del texto para que quede fluido y pueda leerse en pantallas más pequeñas. Digamos cuatro horas en total para dejarlo en buen estado.

    Esto vale la pena para libros que tenga muchas ganas de leer, porque entre la oferta comercial de Amazon en inglés, los libros indies en Smashwords y la selección “no comercial” ejem-ejem, no me falta lectura .

    Nota para las editoriales españolas: ¿se han dado cuenta que, de todo lo anterior, no verían un duro? Ustedes verán.

  2. Frank
    2011-02-03 23:46

    Si es que parecen discográficas….

  3. Domenec
    2011-02-04 00:04

    Yo vendo mis propios ebooks. Desde 12€, lo normal 19€ y el más caro 55€ (el más nuevo es)

    Los precios los pongo así porque si vendo a menos no me da para vivir, la cuestión es que me da para vivir y no necesito vender muchos al ser autoedición, estoy seguro que con editorial vendería menos.

    Eso si, me gustaría poder publicar en una editorial por probar aunque se, que es probable, que gane menos que vendiendo por mi cuenta.

    Te doy la razón, yo cuando comencé ponía sistemas antipiratería chungísimos y los clientes se me quejaban así que ahora mismo, mis ebooks son en pdf alto y claro, sin protecciones ni nada porque no quiero que mis clientes se vean afectados.

    un abrazo!

  4. Domenec
    2011-02-04 00:07

    Ah, se me olvidaba. A muchos internautas se les está yendo bastante la cabeza yendo contra la SGAE y la ley-sinde, que, apuesto que también es maniobra de la SGAE para censurar todo lo que venga en gana.

    Yo no estoy en contra de que se comparta mi libro, de lo que estoy TOTALMENTE en contra y que debe erradicarse. Es que haya un mamon que abra un blog y ponga ahí mi material que me da para vivir y comer y el tío gane pasta con publicidad a costa de mi trabajo y de otros.

    Lo siento mucho, pero no me paso 12horas al día escribiendo en mi blog, haciendo videos, escribiendo libros, haciendo video y audiocursos para que un tío meta mi material y el de otros autores y se lucre con publicidad.

    Esto es una barbarie y muy injusto. Con eso no estoy para nada de acuerdo.

  5. bydiox
    2011-02-04 00:08

    El tema de los libros descatalogados y antiguos es un poco más complicado, ya que es posible que las propias editoriales no tengan ya los derechos y aunque los tengan igual los tienen en fotolitos y la conversión es relativamente costosa (ya no hablo de maquetarlo en ePub sino de maquetarlo para tenerlo en un simple PDF para mandar a imprenta).

    Pero sí, ojalá las cosas cambien.

  6. Marcos
    2011-02-04 00:23

    Jordi, el problema es que ese método es costosísimo en tiempo para ti, resulta mucho más sencillo buscarlo por internet (si lo hay), y ese sí es un problema para las editoriales.

    Domenec, supongo que hay un público para todo: el problema del precio de tus libros es que es totalmente desmedido y que la gente no está dispuesta a pagar eso en internet. ¿Te planteaste venderlos a, por ejemplo, 4 euros? Porque a lo mejor te llevas una sorpresa y en lugar de, digamos, 100 a 14 euros, vendes 1000 a 4. Y la inmensa mayoría de los internautas (al menos de los que yo “controlo”) que protestan contra le Ley Sinde y el canon están de acuerdo contigo en que utilizar el trabajo de otro para enriquecerse no es admisible.

    bydiox, fíjate que yo no hablo de descatalogados, sino de fondos de catálogo. Mira, un ejemplo: el catálogo de Taurus, sus libros de Benjamin, por ejemplo, siguen editándose, pero son pocas las librerías en que puedes encontrarlos por simple motivo de que no les merece la pena a las librerías. Si los pusiesen en su página a 2 euros cada uno yo sería el primero que me compraría todos, aunque ya los haya leído y tenga casi todos en papel. Esos libros que se siguen editando YA están digitalizados, sólo tendrían que formatearlos, y además de los conversores automáticos que ya tienen cierto nivel de eficacia, para alguien que sepa un poco es relativamente rápido y sencillo.

    Frank, al menos las discográficas tienen iTunes o Spotify desde hace tiempo.

    Saludos

  7. Francisco
    2011-02-04 00:24

    1. Jordi : Para pasar OCR manteniendo el formato se puede probar con el OCRFeeder. Lo pasa a ODT (formato OpenOffice). Eso sí, requiere linux para tirar. Está en live.gnome.org/OCRFeeder

  8. Domenec
    2011-02-04 00:32

    Holas Marcos

    Te vas a sorprender, pero cuanto más caro, sin llegar a ser obsesivo, más se vende. Fíjate Marcos que he hecho la prueba, puse uno de mis ebooks descargable por un sms que costaba cerca de 1€.

    Y no vendí ni 10 en 30 días. Además el dinero no lo pude cobrar porque no tuve el suficiente saldo del servicio ese de sms premium para recoger el dinero.

    Por transferencia, Westernunion y paypal, ese mismo libro a 19€ siempre se vende de 5 a 10 veces al mes.

    Además venderlo a 1€ hace que la gente lo valore menos y lo cuelgue en sitios dónde se lucran con publicidad.

    Es todo más complicado de lo que parece a simple vista pero ya te digo que por esos precios de 1€ a 5€ la gente le asigna mentalmente un valor muy pobre. Y no te creas, a parte de lo que te digo he hecho muchísimas más pruebas y finalmente me quedo con lo que me da más beneficio pero a la vez me permite una buena distribución de mis obras. (Y con beneficio te digo para que me de para pagar el piso, la comida y mis cosillas, que te aseguro que rico, no lo soy)

    Un abrazo y gracias por tu comprensión!

  9. Marcos
    2011-02-04 00:34

    Claro, Domenec, pero todo depende a qué público te dirijas. Quizás el tuyo sí valore las cosas como tú dices, pero no es el caso de todo tipo de lectores.

    Saludos

  10. Domenec
    2011-02-04 00:41

    Sip, supongo que al vender a gente que me sigue a través del blog a mi me funciona mucho mejor así.

    De todos modos yo un ebook a 12€ lo veo un precio aceptable y razonable, lo que revienta un poco es que de esos 12€ el autor quizás vea 1€, a veces menos o exagerándolo ponle 3€ o 4€.

    Igualmente espero que los escritores, que siempre se ha asociado la escritura a la creatividad, el soñar y las emociones no se convierta como la música: una auténtica prostitución dónde ya no importa hacer algo bueno para el mundo, sino sacar hasta el último centavo de hasta la más mínima saliva que ha hecho dicha canción.

    Lo que ha hecho la SGAE con la música no tiene perdón de Dios y la ley Sinde que va encaminada a que la SGAE pueda abusar aun más, es algo inhumano.

    A mi nunca me ha gustado la música, pero desde que se ponen así ya hace tiempo que no voy tanto al cine, antes iba 2 veces a la semana. Ahora que me llaman ladrón, cobran de conciertos benéficos y los mismos artistas se callan como putas ante esos actos y encima quieren sacar más tajada, pues que quieres que te diga, ganas de darles pasta indirecta o directamente no tengo.

    Disculpad si me voy del tema.

  11. bydiox
    2011-02-04 00:58

    Marcos: Ya, ya. Yo te digo que hay cierto tipo de libros que no se pueden editar en digital ya que la inversión es demasiado alta para las ganancias que van a dar.

    Pero vamos, que estamos en el mismo barco, si te das una vuelta por mi blog encontrarás bastantes entradas sobre el mundo de la edición y que opino lo mismo que tú.

    Lo peor de todo es que esto no va a cambiar de la mano de las grandes editoriales. ¿Y cómo lo sé? Porque actualmente estoy cursando el Máster en Edición de la Pompeu Fabra y el panorama es… desértico.

  12. nobody
    2011-02-04 02:16

    Domenec, el problema es que piensas en un ebook como un producto tradicional. No lo es.

    Los productos tradicionales cuestan dinero para “inventarlos” o crearlos por primera vez, luego cuestan dinero (y mucho) para producirlos o duplicarlos y por último cuestan dinero para distribuír y también para conservar en stock.

    Un ebook sólo cuesta dinero (tiempo, esfuerzo, etc) para crearlo por primera vez.

    Luego duplicarlo, distribuírlo en masa es tan barato que prácticamente no puede medirse en forma unitaria.

    Debes encontrar la forma de recuperar tu inversión inicial en tiempo, esfuerzo y creatividad. Si tienes suerte quizás puedas sacar partido también a tu prestigio.

    Pero los tiempos de lucrar con cada copia, que a fines prácticos te cuestan casi 0€ de producir y distribuír, creo que se han acabado…

  13. Domenec
    2011-02-04 03:31

    Holas nobody

    Lo que me dices tú es coger los derechos de autor o el trabajo de un artista, por ejemplo: escritor. Y minimizar su trabajo hasta la máxima potencia.

    Es decir, como no cuesta trabajo duplicar los ebooks entonces un escritor no puede ganar dinero con su ebook? ¿Entonces de qué vivo? Si no puedo vivir de lo que hago no lo hago más, eso es de cajón.

    Es como si te digo, trabaja desde casa, pero como no te desplazas y no te cuesta tanto tiempo y esfuerzo, entonces te pagaremos una cuarta parte.

    Escribir un ebook cuesta mes y medio mínimo, eso es un trabajo bastante grande. Luego la creatividad tiene derecho a ser recompensada y si el libro tiene éxito el escritor tiene TODO el derecho del mundo a percibid dinero por su obra.

    Esta mentalidad de: “no, los artistas no tienen que ganar dinero con su trabajo” es tirar por los suelos el trabajo de una persona.

    Cada trabajo tiene sus pros y sus contras pero eso no da derecho a decir que un artista no merece cobrar por su trabajo cómo, al menos, da entender tu texto, porque sino si que se termina la cultura.

    Ir en plan SGAE es llevar a la máxima exageración los derechos de autor, pero lo que tú propones es exactamente igual que la SGAE pero el efecto contrario, radicalizarlo todo hasta llegar al punto de decir: “un escritor no mere que le compren 5 ebooks 5 personas diferentes porque no cuesta dinero mandar el ebook”.

    ¿Entonces como quieres que me gane la vida? ¿Vendiendo aire? ¿O ya no puedo ser artista porque tiene que ser todo gratis?

    Vamos, que no entiendo tu punto de vista ni mucho menos lo comparto y si todo el mundo pensara así desde luego que toda la cultura desaparecería.

  14. María José
    2011-02-04 04:41

    Domenec, un libro como el último de Vargas Llosa, si se vendiera a 1 ó 2 euros vendería miles y nadie pensaría que es malo porque es barato. Y otros por muy caros que se pongan no dan tan fácilmente el pego.

    Por otro lado, no sé si no entiendo bien, pero en lo que vendes utilizas música de libre distribución, es decir, que ganas dinero con el trabajo de otros, pero no quieres que lo ganen con el tuyo.

    Marcos, paciencia, pero llegará.

  15. Cayetano
    2011-02-04 05:10

    Una observación: Y estoy convencido de que ese cambio produciría beneficios inmediatos

    Es posible, sin embargo tengo otra pregunta: ¿A quien? Porque los negocios en la Red (no en la web 2.0) producen beneficios “deslocalizados” Te aseguro que, por diversas razones, las editoriales “españolas” aún adaptándose a los “nuevos tiempos”, incluso a precios “populares” tardarían muy poco en desaparecer. Bien que lo saben

  16. Marcos
    2011-02-04 05:29

    Ya, damos por descontado que todo negocio en la red tiene beneficiarios secundarios (proveedores del servicio de ADSL, por ejemplo), pero no entiendo por qué habrían de desaparecer: ten en cuenta que no se trata de un servicio universal, sino con el filtro del idioma y la “nacionalidad”: ¿quién editaría en español? ¿quién a españoles?

    Saludos

  17. Cayetano
    2011-02-04 05:47

    Hay que considerar que el “mercado” del idioma español podría ser tan importante o más de lo que pensamos. Los lectores “españoles” son pocos (no se si cobardes) pero ahí están millones de potenciales lectores en el sur del continente americano. Una vez que tengan cubiertas sus necesidades básicas quizás les de por la lectura, para su desgracia (y la nuestra) la mayoría de esta población tienen necesidades más urgentes.

  18. nobody
    2011-02-04 07:31

    Domenec, en ningún sitio he escrito que no quiera que cobres por tu trabajo. Por favor, vuelve a leer con más tranquilidad.

    He puesto: “Debes encontrar la forma de recuperar tu inversión inicial en tiempo, esfuerzo y creatividad”. Eso no es “todo gratis”.

    Dices que escribir un libro te cuesta un mes y medio. Has de encontrar alguna fórmula para poder recibir dinero por ese mes y medio de trabajo y esfuerzo.

    Así es como ganarás dinero con tus ebooks: por escribirlos, no por venderlos.

    Quizás te ayude si vuelves a leer lo que he escrito al principio: un ebook no es un producto.

    Es muy difícil intentar cobrar por algo que es tremendamente abundante. Puedes intentarlo y con cierto éxito, claro está. Pero a mi juicio no es un modelo de negocio viable.

    Tienes que encontrar la forma de ganar dinero con algo escaso, como por ejemplo tu talento, tu capacidad única para escribir las historias que escribes. Poner tus ebooks a disposición de quien quiera descargárselos en forma gratuita es tu mejor publicidad. Cuantos más se los descarguen, mejor. Si tus libros son buenos, se correrá la voz, los usuarios volverán a por más y te recomendarán. Tu obra llegará a más gente. Muchos conocerán tu nombre y se interesarán por tus obras.

    Parafraseando a Tim O’Reilly (el de la editorial del mismo nombre), tu problema no es la “piratería”, sino la oscuridad. Tienes que darte a conocer.

    Construye una base de leales seguidores y luego dales razones para pagar por algo que sólo tú puedes darles (más libros, ediciones de papel, merchandising, etc; piensa en algo o directamente pregúntales).

    Si sabes inglés, te animo a que leas esta pagina, donde Cory Doctorow lo explica mucho mejor que yo. Comienza en “Why do you give away your books?“ (“¿Porqué regalas tus libros?”). Aquí encontrarás otra página del mismo autor con más datos de cómo el regalar sus ebooks le hace ganar dinero.

  19. Nisa
    2011-02-04 18:21

    Sé que no es fondo de catálogo, pero te dejo este enlace. Es de una editorial que me ha publicado un cuento infantil, tanto en papel como en eBook. Su política de eBooks es bastante interesante.

    http://tienda.edicionesbabylon.es/content/10-publicaciones-electronicas

  20. gatopeich
    2011-02-08 05:50

    nobody:

    Si lo entiendo bien, estás criticando a Domenec porque no usa el paradigma que a tí te parece más ‘guay’. Resulta dogmático y bastante pobre afirmar que “un libro digital no es un producto”.

    Lo saludable es que cada cual busque la manera que mejor le funcione para vender su trabajo, y tiene mucho mérito que Domenec esté encontrando la suya.

    En cuanto al candente paradigma “regala tu producto para obtener publicidad y algún día de alguna manera te forrarás”, sencillamente no me lo creo, por muy de moda que esté predicarlo en ciertos círculos. Es más, suena a coger prestadas ideas consumistas (regalo-promoción) para sostener ideas teóricamente anti-consumistas… (Mucha tela para un simple comentario, aquí lo dejo de momento)

    Yo creo en pagar, voluntariamente, por las cosas su justo precio (otro tema para rato), frente a la idea de “comprar lo más barato posible y si es gratis mejor”, idea clave en la dañina filosofía consumista.

    También creo en el fomento de una relación directa entre productor y consumidor, un escenario donde los ‘editores’ van a tener que aportar ‘algo más’, y las SGAEs y mass media no pintan nada.

    Enhorabuena por tus primeros pasos en esa dirección, Domenec, y mucha suerte! (ahora miraré tu blog pero no prometo comprar nada! :-)

    Marcos, gracias de nuevo por tus artículos!

    Por cierto, habrá que idear la manera de poder repagar los esfuerzos volcados en LdN, un producto muy valioso.

  21. nobody
    2011-02-08 08:11

    gatopeich:

    No estoy criticando a nadie y sinceramente no se cómo has podido llegar a esa conclusión.

    Coincido plenamente que cada cual puede intentar la receta que mejor le funcione para vender su trabajo. Pero mi opinión es que vender ebooks no es un modelo de negocio viable. Es mi opinión, no es crítica.

    Luego propuse un modelo alternativo que puede gustarte o no. Leyendo tu comentario se desprende que más bién no por temas ideológicos, aunque me gustaría ver algún análisis económico de porqué piensas que no funcionaría. Después de todo yo he incluído testimonios de autores a los que les va muy bién trabajando de ésta forma…

    Lo que dices de pagar voluntariamente no es otra cosa que lo que han hecho una y otra vez los de NIN, poniendo su música a dispocisión de sus fans. Y gratis (1). En mis comentarios no he hablado sobre éste grupo porque se dedican a la música que es un negocio totalmente diferente. Pero salvando las distancias la estrategia es más o menos como lo que he descripto. Lo que hacen es tener una relación directa entre productor y consumidor, algo de lo que también hablas en tu comentario y en lo que estoy 100% de acuerdo.

    En el caso de Domenec, equivale a formar un vínculo con sus lectores y darles una razón (o varias razones) para pagar. Algo, poco, mucho… Ese si que es, en mi opinión, un modelo de negocio viable.

    —-

    1 El álbum “Ghosts I-IV”, por ejemplo, ha sido lanzado con licencia Creative Commons y puesto a dispocisión del público de manera gratuita. Claro que también puedes comprar el disco doble por $10 y la edición de lujo por $75, que incluye un DVD, un Blu-Ray y un libro de fotos. No contentos con eso, también venden vendian una edición limitada (sólo 2.500 ejemplares) de super-lujo que costaba $300 y entre otras cosas, cada una de las 2.500 estaba firmada personalmente por Trent Reznor y que se agotaron a las 30 horas de su lanzamiento. $300 × 2.500 = $750.000. Por música que está disponible gratis.

  22. Adelina
    2011-02-08 22:36

    En Google Books hay muchos libros gratuitos. La semana pasada leí la novela de Jesús López “Témpanos de Amargura”. Me encantó, os aconsejo su lectura desde aquí: [Editado por SPAM]

  23. Domenec
    2011-02-10 09:11

    María José

    Tu comentario no tiene sentido. Música de libre distribución significa LIBRE, mis ebooks no son LIBRES, son de pago, no puedes comparar ambos y decir que: “ganas dinero con el trabajo de otros, pero no quieres que lo ganen con el tuyo”.

    No tiene sentido, de libre distribución tengo ya 1800 artículos y 220 videos, si quieren distribuir que lo hagan, pero que den los créditos como hago yo. Además, vuelves a pecar de gatillo fácil porque solamente 4 o 5 audios constan de música de libre distribución. Y como te digo, tengo material de pago y material gratuito. El de pago tiene copyright, el gratuito es de libre distribución con créditos.

    Lo qué decis de ponerlo gratuito… Me parece que vivís en un mundo de fantasía, ya he probado mil y una fórmulas y no funcionan. ¿Cuanto pensáis que ganan los bloggers con publicidad? Pues normalmente una miseria.

    Es muy fácil verlo desde vuestro punto de vista: “yo tengo mi curro y tengo todo el derecho del mundo a descargar lo que me venga en gana y gratis”. Esto no funciona así.

    Estamos en democracia, en libertad. Cualquier persona tiene todo el derecho del mundo a vender lo suyo, si es que ya os quejáis por todos. Con las discográficas os metéis porque se quedan la pasta del autor, con las editoriales por lo mismo.

    Pero es que luego vengo yo, os digo que vivo sin intermediarios y también os quejáis. Sois incapaces de poneros del lado del artista y solo véis vuestra visión: “Lo quiero todo gratis”.

    Ah, Nobody, en el idioma inglés no tiene comparación porque la gente puede vivir de un blog y la cosa fluye mucho más. Aquí en España es casi imposible vivir de un blog con publicidad de Adsense, no me puede comparar el idioma inglés en internet con el español porque no tiene nada que ver.

    Con Gatopeich, un 10, totalmente de acuerdo. Y gracias por tu comprensión, me he esforzado muchísimo en sacar adelante mi negocio.

    Tenéis que ser, por favor, un poco más humanos. Mi pasión es la escritura, el crear y compartir y nobody eres incapaz de ponerte en mi lugar y me das soluciones milagro que en la práctica real no funcionan. ¿No tengo derecho a ganarme la vida porque debe ser todo gratis? ¿En qué te fundamentas para que lo sea?

    No apoyo la ley sinde, para nada, porque es un instrumento de la SGAE para censurar lo que le venga en gana, pero mucho menos apoyo el argumento del todo gratis.

    Si tú no trabajas gratis, ¿por qué me pides a mi que lo haga? Es lo que no entiendo.

  24. nobody
    2011-02-10 20:34

    Domenec,

    Veo que eres incapaz de comprender más allá de “todo gratis”, cosa que por otra parte yo no he escrito en ninguno de mis comentarios.

    No te preocupes, no voy a volver a comentar con otro tocho como los anteriores. Evidentemente no te interesan.

    Si bién sigo opinando que tu modelo de negocio no es viable como modelo general, cada caso es distinto.

    Espero que en tu caso particular te funcione y puedas obtener los ingresos que deseas.

  25. Miguel A. Román
    2011-02-11 04:18

    Cuando yo era niño (y no hace tanto, porras) se hacía la compra en “la tienda de la esquina”. Verduras y fruta, algo de fiambre, conservas,… Su cliente era un ama de casa, sin medios de transporte y sin capacidad de conservar en casa (había neveras, no frigoríficos) que hacía la compra diariamente. Luego, en cada barrio había una o dos panaderías, droguerías, carnicerías,…

    Fue en mi adolescencia cuando surgieron los primeros “autoservicios”, cuyo ámbito era de barriada, que luego fueron “supermercados” y por último llegaron las grandes superficies.

    ¿Por qué se cambió el modelo de negocio? ¿Por el precio? Pues no. En principio los pequeños supermercados de barrio tenían los mismos precios que la vieja tienda de víveres, de hecho sus costos eran similares. No fue sino hasta la aparición de grandes superficies que las empresas obtenían precios reducidos por gran volumen.

    Lo que sucedió, principalmente, era que el tiempo de compra se acortaba: las clientas no tenían que esperar su turno de despacho y en un mismo punto de compra encontraban más oferta. Aparecieron los “carritos”, porque el desplazamiento era mayor y el volumen de compra más grande, pero solo se compraba una vez por semana, porque ya había frigoríficos y congeladores en casa.

    De hecho, en aquellos años una gran superficie hubiera sido un fracaso: hay que ir en coche (nuestras madres y abuelas no conducían) y se hace una compra grande al mes y en aquellos tiempos no había tarjetas, se pagaba en efectivo.

    ¿Y a qué viene eso aquí? Bien: el modelo de negocio no lo deciden planificadamente las empresas, sino que es el consumidor, según sus costumbres y medios, el que elige la oferta que más cómoda le sale, y no necesariamente basándose en los precios. Frecuentemente se eligen puntos de compra cómodos aunque salgan más caros: aunque haya un “hiper” más barato en otro punto de la ciudad, la gente compra en el que más a mano le pilla.

    Otros modelos de negocio han evolucionado de forma similar y sin relación con el precio (incluso al revés): del cine de barrio se pasó a la sala de pantalla panorámica y aire acondicionado en pleno centro y de ahí al multisalas en centro comerciales periféricos rodeados de un entorno de ocio. Ahora es más cómodo, la oferta se centraliza, pero es mucho más caro.

    Los distribuidores de música, de películas, de libros, de videojuegos han cometido el error de pensar que su enemigo era el “todo gratis”, cuando la principal amenaza ha sido la inmediatez de la descarga, el amplio catálogo y el no moverse de casa. La gente que empezó a descargar películas no eran clientes de salas de cine, sino de videoclubs y ya tenían la costumbre de ver películas en casa con calidad deficitaria. De hecho han sido estos los que realmente han sucumbido al P2P (Blockbusters se declaró en bancarrota el pasado noviembre). Además era gratis, de acuerdo, pero los mismos que descargaban gratis pagaban por ver televisión codificada o por satélite, luego ¿acaso no hubieran pagado por descargar películas de calidad?

    En cualquier caso, no sé (nadie sabe) cuál será el modelo de negocio que se tendrá que instaurar (y lo que está claro es que el actual no sirve), pero de lo que sí estoy seguro es que será el consumidor el que elija, por comodidad y calidad de servicio, y el precio será lo de menos, y las estrategias empresariales, menos todavía.

    Esto lo sabe cualquier alumno de 2º de económicas o empresariales, y por supuesto lo saben las distribuidoras y editoriales. El problema es que sus estructuras de producción, distribución y venta al consumidor final están tan anquilosadas que no saben cómo hacerlo sin renunciar, claro, a privilegios que incluyen por ejemplo vender el último libro, disco o película tras retirar convenientemente las obras anteriores.

    Porque parte del problema es que si, de repente, la oferta fuera infinita, la diáspora de demanda podría poner en serio riesgo la viabilidad económica de nueva producción. Como alguien ha dicho entre estos comentarios, cuando el soporte es digital, el costo de revisar, maquetar y publicitar la última de Perez-Reverte, pagando al autor sus derechos y demás, frente al costo de reeditar a Alejandro Dumas, solo se justifica si Reverte vende mil veces más que Dumas… y tal vez no lo consiga.

  26. Marcos
    2011-02-11 05:36

    Envidio, Miguel, tu capacidad de argumentación. Bien, parcialmente de acuerdo, o de acuerdo con todo menos con el final. Yo insisto en que el precio sí que es un problema, al menos mientras el lector seamos nosotros, puentes entre ambos modos de edición, pues tenemos el libro en papel en la cabeza y no estamos dispuestos a pagar lo mismo por uno y otro. Pero tampoco creo que una oferta infinita (imposible en cualquier caso, siempre se va a pocos, pero no a tan pocos como se está yendo) produjera ese efecto: olvidas el marketing: ojalá fuera así.

    Saludos

  27. Miguel A. Román
    2011-02-11 18:56

    Igual estamos definiendo algo.

    El precio es un problema si, como dices, tienes como referente el libro en papel. Pero ¿qué sucede cuando la edición impresa no existe? Y ¿cuánto vale un libro? Perdón, cambio la pregunta: ¿Cuánto CUESTA un libro?

    Pongamos novela, best-seller de autor vivo, por ir a un mercado estático (la poesía es mucho más volátil): Las ediciones de lanzamiento en tapa dura oscilan entre los 20-30 Euros (precio medio, algunos más, pocos cuestan menos), detectándose escasa variación por otros méritos (calidad literaria intrínseca, fama del autor, número de páginas, …). El mismo contenido en edición “de bolsillo” se reduce a la mitad o incluso a un tercio: 10-12 Euros, pero para eso tienes que esperar a que la edición cartoné caiga en las ventas.

    Hay que recordar que las leyes del mercado sirven aquí de poco: la relación oferta/demanda no es muy útil porque la demanda continua se satisface con una nueva edición y la libre competencia NO EXISTE pues el autor ha firmado con una editorial y esta tiene la exclusiva.

    En definitiva, actualmente el precio de un libro es relativamente caprichoso y no responde, desde luego, a una relación fija costos+beneficios. Me atrevería a pronosticar (y, por tanto, con un alto porcentaje de equivocarme) que el libro de librería podría desaparecer, el precio del electrónico sería similar al de una edición de bolsillo y la impresión “a demanda” sería un 50% más. Así que los precios del Sr. Domenec no son necesariamente un disparate. Yo no tengo esperanzas de comprar libros electrónicos a 2 Euros y me daré con un canto en los dientes si baja de 8.

    Ah, la promoción (prefiero este término a márketing). Ese tema, probablemente imprescindible, elimina el horizonte del autor auto-editor. Los autores escriben lo que va dentro, pero no tienen ningunas ganas de ocuparse del resto, ni saben hacerlo (a veces ni siguiera saben escribir “lo de dentro”, pero esa es otra historia).

    Todo esto, y más cosas, hay que redefinirlo, romper con lo que hubo y hacerlo de nuevo. Y no saben cómo hacerlo. Creo que están tan obsesionados con la descarga ilegal y el DRM que no son capaces de ver más allá. Yo no estoy impaciente, miro sosegado cómo mantienen el rumbo pese al viento de proa y enfilan los arrecifes; mientras tanto, el mercado del “todo gratis” se consolida ante la absoluta ausencia de oferta legalizada. El pirata de Esproceda o el capitan Nemo llegaron a eso tras años de esclavitud; tal vez si les hubieran dado una salida digna…

  28. Alberto
    2011-02-11 19:22

    Últimamente pienso parecido a Miguel con el tema de los precios, a pesar de seguir sin comprenderlo (lo comprendo algo más cuando entra en juego también un porcentaje para el traductor, en el caso de obras no en español). Pero estaba pensando en el caso de Domenec, que, si es cierto que vende lo que dice, confirma algo que yo ya venía pensando: el hecho de que la flexibilidad del precio del e-book pueda depender de factores de los que antes no dependía.

    Por ejemplo, he descubierto a través de una amiga que en el mercado de la autoayuda, libros “new age”, de técnicas orientales, meditación, etc… hay toda una relación de confianza muy cercana entre autor y receptor que hace que la venta no dependa de los mismos factores que el resto de libros. Me explico: ahí donde uno puede meterse en la red y buscar, qué se yo, “El sueño del celta” de Vargas Llosa porque lo ha visto en Babelia o porque le han dado el Nobel o por lo que sea, cuando va a buscar “Cómo encontrar la paz interior” lo hace acudiendo al autor, en el que confía o a través del cual busca respuestas, y está más dispuesto a pagar ese precio que el autor pone a su ebook. Un ebook que suele venir con otros “extras”: los vídeos del curso de meditación tántrica, acceso al foro privado de la web del autor o actualizaciones anuales con las nuevas técnicas que el autor, cosas así.

    Pensaba que igual eso se puede adaptar a otros casos. Cuando Juan Gómez Jurado pone su bestseller para descargar gratis y pide un euro para una ONG, y consigue 40.000 euros en unos cuantos días, ese pago viene en gran parte por la petición personal del autor, su implicación en las redes, su interacción directa con sus lectores. Es decir, consigue el pago a través de un valor añadido a la mera venta del libro.

    No sé si me estoy explicando.

  29. Cayetano
    2011-02-11 19:55

    Alberto: Te explicas perfectamente, que el autor requiere tener ciertas “habilidades sociales” para captar seguidores en las redes sociales dispuestos a comprar sus libros. Un autor, por muy buenas que sean sus obras, sin esas habilidades y que no interactua con sus potenciales lectores dificilmente conseguirá un nivel de ventas suficiente para vivir de su trabajo :-)

  30. Miguel A. Román
    2011-02-13 20:11

    El lector que no quería ser pirata por Alejandro Chanes (Advertencia: ese enlace le remite a una publicación sin sentido del humor)

  31. Aina
    2012-08-29 01:19

    yo creo que se trata de algo de costumbres, los libros digitales son todavía muy recientes como para consolidarse frente al libro impreso tradicional, al que la gente está realmente acostumbrado. Todo es cuestión de tiempo pero estas cosas creo que no van tan rápidas como la gran mayoría de las cosas en el mundillo de la tecnología…



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal