Libro de notas

Edición LdN
Textos del cuervo por Marcos Taracido

TdC es un diario de lecturas, un viaje semanal por la cultura. Marcos Taracido es editor de Libro de notas. Escribió también las columnas El entomólogo, Jácaras y mogigangas y Leve historia del mundo [Libro en papel y pdf]. Ha publicado también el cómic Tratado del miedo. La cita es los jueves.

De la humedad y la salitre, o la sensibilidad poética de una novela

No sé. Qué sea una novela, qué un poema, qué un cuento, me importa poco. Como hacedor uno escribe lo que puede, y no lo que quiere. Como lector, podemos adaptar la mirada, como graduando el enfoque, pero la aspiración es encontrarse con un texto que, independientemente del emblema que lo ciña, nos conmueva o corroa o estremezca o agite, no ya en su totalidad, sino al menos en un fragmento de una página de un capítulo del libro. Para mí ese numen motor que altera mi cerebro reside necesariamente en una transmisión sensible desde el emisor, una forma poética en la voz, el tono y el ritmo que perfile una realidad alternativa.

Icuza no es una novela. Con mayor precisión: Icuza no es sólo ni esencialmente una novela. Se narra la magnífica historia de un corsario inútilmente victorioso; la trama es intensa, dura, emocionante; hay batallas marítimas, naufragios, derrotas, victorias absurdas, sexo, muerte. Pero la armazón es pura matería poética: un aliento que convierte a los sentidos en una presencia que llena y empuja a la siguiente página, un viento cálido o de herrumbre que hiela o tumba a cada vuelta de hoja. Icuza es la historia de la muerte narrada a través de la sequía, el hedor y la humedad que percibe el cuerpo de un hombre que pudiera ser yo, nosotros. Es la historia del deseo, el anhelo, la angustia, la desazón, el miedo. La historia de lo que se pudo ser, pero perteneció a otro. La historia del cansancio y de la pérdida de lo que no se tuvo. La historia también de la belleza: belleza en la salitre que resquebraja las lenguas, en la fermentación de la saliva y los insectos, en la tenacidad y la ternura y la presencia terrible y luminosa de las sirenas transparentes. Belleza de toda esa argamasa que el narrador empasta y nutre, translúcida, furtiva, sensible.

«La nave simulaba su propia destrucción. Cada tabla crujía, gemía como madre provocándose el aborto del germen en su vientre. ¿Podía imaginarse un dolor mayor? Icuza se creyó la suma insignificancia. Su madre le despreciaba hasta el punto de ansiar su destrucción. Sí, sabía que todo era parte del castigo, que en el sufrimiento de lo intuido se cerraba la sanción, que, en definitiva, nunca cumpliría sus amenazas porque aquello formaba parte de una esplendorosa muestra de amor, pero no por ello pudo evitar el vértigo. Un vértido lacerante e inacabable, incombustible, casi eterno, suspendido sobre el camastro, sobre ese camastro que también era nave, también era barco.» Icuza, Alber Vázquez, Verbigracia, 2007

Marcos Taracido | 11 de octubre de 2007

Comentarios

  1. María José
    2007-10-11 18:00

    Marcos, yo tampoco se muy bien qué sea esto. Algo así como metapoesía sobre la poesía que vuelve a “alterar mi cerebro, en un transmisión sensible desde el emisor”.

    Una de las ventajas de ser sólo lector, es que si el resultado es bueno, no importa que el hacedor sienta que ha escrito lo que puede y no lo que quiere, así se disfruta del placer del resultado sin las desventajas del proceso.

  2. nati
    2007-10-12 02:04

    A mí me parece un texto muy pobre y con un estilio muy desilvanado y flojo. Innesarios adjetivos, (el adjetivo que no da vida, mata), imprecioses gramaticales, repetisiones, una sintaxis deslabazada y, al final el párrafo no es ni carne ni pescado: ni prosa ni poesia. Sin embargo, el escritor, parece que tiene tiempo escribiendo.

  3. Ana Lorenzo
    2007-10-17 02:11

    Otra reseña de Icuza: estupenda, y muy poética, ¿introduciéndonos quizá en la novela?
    Siento tener que reconocer, Alber, que leí el primer capítulo y tuve que parar por una cola de libros que tenían que pasar antes por diferentes motivos. Eso sí, tu prosa me parece excelente, es tan sugerente…, como dice Marcos en su reseña, «la armazón es pura materia poética» y «perfil[a] una realidad alternativa», que a mí me parece entre real y ensueño.
    Un beso.



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal