Libro de notas

Edición LdN
Porque me quité del vicio por Elia Martínez-Rodarte

Vicio es todo en exceso y desmesura hasta que lo abandonamos por un nuevo vicio, o nos convertimos en coleccionistas de ellos. Nunca es tarde para desechar uno y encontrar otro nuevo. De los vicios y pasiones que exponen nuestra humanidad hablaremos aquí, en este espacio comandado por Elia Martínez-Rodarte, mexicana, viciosa y escritora, autora de ivaginaria, el día 6 de cada mes.

Debajo de la sotana

Ya que hemos escuchado y leído tanto sobre curas pederastas en todo el mundo y en cada estrato de la iglesia, especialmente la católica, pienso que fue un enorme error de esta institución de Dios, ordenar el celibato a sus ministros y representantes en la tierra.

En el siglo IV en uno de los concilios de la entonces novísima iglesia católica, quedaron de que ninguno de sus sacerdotes iba a ser casado. La regla decía como sigue: ningún cura iba a dar misa si una noche antes había yacido con su esposa.
Dicho lo cual quedó descobijada gran parte del clero, además de amachinados y amancebados, con novias y amasias y toda clase de vaginitas (…) que rondasen por ahí.

La tolerancia iba y venía dentro de los ministros de la iglesia que crecía y se multiplicaba, con tantas criaturas que andaban correteando en los alrededores de las iglesias y sus territorios.

Por ello y casi dos siglos después, el Papa Pelayo II decreta que no habrá ningún desaguisado con los sacerdotes casados y que de ninguna forma iban a ser herederos de las propiedades de la iglesia. Es decir, podían tener esposa y concubina, hijos con ellas y nietos si quisiesen: ninguna de estas personas iba a heredar algún bien que proviniese de la iglesia.

Dada esta aclaración: no sería posible que hoy en día, siguiendo el ejemplo de la historia, la iglesia católica pudiera entrar en comprensión de los derechos de sus ministros y liberarlos del celibato.

La historia es cíclica y ahora se necesita de curas y monjas no célibes para que vivan con mayor alegría su fe y su ser humano con todo y su genitalia.

No voy a meterme en razones fisiológicas de la especie para echarle pedradas al celibato. Simplemente un cuerpo que no recicla esa energía natural que proviene de nuestro ser reproductivo, es insano. Además semen retenido se vuelve veneno, dice el viejo dicho ¿prehipocrático?…Y ya hemos visto y padecido a esas mujeres que carecen de actividad sexual, y encima no lo aceptan, pero someten al terror a toda la población a la redonda. Qué necesidad tiene una de sufrir sus carencias. Además si no folla la gente andan más ociosos dirían las ancianas…

Nos guste o no somos animales de una especie que se reproduce ahí más o menos con cierta decencia y nuestros ciclos son muy claros: erección y humedad: ahí va a haber un nuevo ser vivo pronto. Entonces ¿por qué negar esa alegría a la gente que acerca a Dios a la demás gente?

Con sus límites y sus reglamentos, acotaciones y límites. Que el cura reciba un sueldo y mantenga a su prole que “no va a heredar ningún bien de la iglesia”. Ya estuvo.

Ya sé que a mi qué me importa, y al fin ésta de atea porqué anda opinando, pero miren, el sexo es una creación de la divinidad.

Está hecho para que reconozcamos en el otro algo supremo y humanamente preciado; porque una cosa es que los cerdos tengan orgasmos de media hora, o que los leones puedan hacerlo 150 veces al día y que los chimpancés se la pasen follando y erectos todo el tiempo: eso a quién le importa si al final de cuentas no se lo pueden contar y presumir a nadie más en la tierra.

Por eso yo conmino a la iglesia católica a que permita a sus ministros y monjas a que les dé chanza, hagan un concilio de esos que abordan con fuego la historia y derriben esa pared que ha lastimado a muchas personas, tan sólo por el hecho de no dejarlos follar. Ash. Si todo fuera como eso.

Elia Martínez-Rodarte | 06 de marzo de 2012

Comentarios

  1. Travsam
    2012-03-07 01:20

    Se supone que deben liberarse de todas las tentaciones de la tierra… si realmente un sacerdote renunciara a dichas tentaciones, entonces me cae que quienes logran dicha hazaña realmente son unos santos o unas personas que realmente han sabido aislarse de las presiones y tentaciones del mundo exterior.. casi como la virginal maestra Jimena de las telenovelas que daba todo por los niños pero no tenia novio ni interes amoroso… (rayos… seguramente le encontraron algo que no le permitia tener hijos y escudo esa carencia en encariñarse con ellos :) ) de que se puede se puede, pero realmente la presion del mundo es alta incluso para quienes hicieron el voto de buena intencion..

  2. Ross
    2012-03-21 06:36

    Los curas reciben suelo, vacaciones y días de descanso, como cualquier otro trabajo (bueno la mayoría de los trabajos).

  3. Noé Trigueros
    2012-08-30 03:53

    Estoy de acuerdo contigo, aunque también creo que en la mayoría de los curas no se de las monjitas tienen sus amigas con derechos y sus quereres, pero no lo hacen saber, hasta que alguien lo descubre y los delata, antes de eso creo que si lo hacen y como dices les deberían de dar chance, por salud y otras tantas cosas.



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal