Libro de notas

Edición LdN
Kliong! por Carlos Acevedo

Kliong!, a razón de cada martes, se encargará de desmenuzar el mundo del tebeo y del cómic desde una perspectiva que llama a la rotura y al trompicón. Kliong tiene más que ver con una olla que cae por torpeza que con un arrebato o un golpe, aunque a buen seguro no saldrás sin moratones.

Presidente del gobierno adolescente procedente del espacio exterior

El primer avistamiento de un OVNI se produjo el 24 de junio de 1947 y es interesantísimo ver como a partir de ese momento se incorporan los extraterrestres a la tradición de la cultura popular. El profeta involuntario de las parafilias que conectan el conspiracionismo con la tecnología punta y la fe alrededor del fenómeno OVNI fue Kenneth Arnold, un piloto americano que, en pleno vuelo, vio unas naves con forma de platillo. Así de simple. El tipo va y ve unas naves con luces que se mueven rápido y en un plis plas tenemos memorabilia para tirar a baldazos. En serio: No bromeo, para nada.

El caso es que desde esa templada tarde de otoño hasta las formulaciones en clave secreto de estado que se marcara Chris Carter en X-Files, ha pasado mucha agua bajo el puente de las mitologías bastardas. De hecho, a partir de dicha visión, se ha reformulado el origen de todo aquello que no parece realizable por el hombre. Pero lo importante, al menos ahora mismo, es la pregunta que, de manera retórica, se impone en el imaginario local y que podríamos formular así: ¿Cómo le explicamos a un E.T de estos, al que presumimos holgado en cuanto a conocimientos y desarrollo, el acontecer y el entramado que se lleva a cabo en este mundo nuestro? Y una vez enunciada la pregunta ( ha costado, ¿eh?), alehop, la respuesta: les pasamos un ejemplar de El mundo según Ptolomeo .

Partiendo de la base (o de la ausencia de base) que se enuncia en el párrafo anterior, el ínclito chistolaris Bernardo Vergara (Pamplona, 1966) da lugar a la creación de su personaje Ptolomeo, antropólogo venusino, como un hombrecillo verde que observa, analiza y disecciona lo que se desprende la realidad geográfica que le ha tocado vivir. De ahí, de ese ver lo que sucede y lo que pasa en la calle, se desprende una visión irónica e icónica de lo que ha sucedido en España a lo largo de un lustro repasando temas interesantísimos al momento de fijar las vigencias de la generación que habita estos días como pueden ser las pelis, la religión, los telediarios, la moda, el Señor de los Anillos en 34 estupendas viñetas y el asombroso, por certero, Manual de la perfecta feminista. Casi nada.

En cuanto a los orígenes de la criatura verde que funciona como eje del tomo que deberían tener en sus estanterías, el propio Vergara aclara, en su blog, que el hombrecito verde que nos convoca, nació “para un proyecto de tebeo para niños que no llegó a ver la luz” y que no lo perdimos de vista porque decidió utilizarlo como narrador en historias cercanas a lo que este chistólogo de encargo (ilustra cada día un chiste para el diario Público) ha tenido a bien articular como su temática personal. De hecho, el volumen es una compilación cuidada por el propio Vergara que resulta de los trabajos publicados en El Jueves, el diario Heraldo de Aragón y Mister K2 y sostiene que es lo más mejor de él mismo. Y sí, desde aquí podemos confirmarlo. Incluso más allá de un grafismo que evoca una larga lista de deudores estéticos y de formas que, presumo, no viene al caso enunciar. Aunque no está de más decir que el cierre se reconoce como “Un acercamiento a la escuela Bruguera” lo que, ya puestos, es un plus y un broche de oro para un tipo de humor que nace de la observación cuidadosa de lo cotidiano, donde, indefectiblemente, queda en entredicho del funcionamiento de dicha cotidianidad.

Carlos Acevedo | 01 de diciembre de 2009

Comentarios

  1. Alberto
    2009-12-01 18:45

    La verdad es que la plantilla de viñetistas de Público es la leche, con ese trío Mauro-Manel-Vergara que no tiene competencia. Tengo mucha curiosidad por leer este Ptolomeo, porque así como Vergara me parece un viñetista político de primera, cuando he leído alguna cosa suya fuera de esta línea no siempre he congeniado con él: su tira de los inmigrantes de El Jueves o lo que he visto de Harry Porrez me dejan frío, por ejemplo.

    Gracias por la reseña.



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal