Libro de notas

Edición LdN
Kliong! por Carlos Acevedo

Kliong!, a razón de cada martes, se encargará de desmenuzar el mundo del tebeo y del cómic desde una perspectiva que llama a la rotura y al trompicón. Kliong tiene más que ver con una olla que cae por torpeza que con un arrebato o un golpe, aunque a buen seguro no saldrás sin moratones.

Exigían y Exigen Nuestra Creencia

En Japón, geografía anómala donde las haya, el manga no tiene ya la condición de mundo sino, más bien, la de universo. Y esto porque es, en realidad, inabarcable. No ya por capacidades y dificultades en cuanto a términos empíricos, el desarrollo de una estética, sino porque, simplemente, es enorme. Un Mercado como como Dios manda, el del manga. Me cuentan que, por ejemplo, te subes al metro en Tokio y ves tropecientos tíos con un manga en las manos. Tropecientos, oiga, ni dos ni tres. Tropecientos. Y todos con uno distinto y distintivo a la vez. Qué si Shonnen que si Shojo y que si horror, terror o suspense chungo. Tropecientos tíos y tías ahí, en el metro, leyendo cosas que suceden dentro de cuadritos. Y entonces, como son tropecientos, salta el subnormal de turno diciendo que el manga es cultura y que por eso son tropecientos. Porque es una cultura con sus valores y sus apaños y sus monsergas y sus cositas. Y que por eso, por su condición de masivo, es cultura. Que por eso se vende, no porque sea atractivo sino porque es cultura o una manifestación inherente de un modo de concebir cultura. No, es cultura y ya. Qué lo dice el Maestro Iluminado Perfecto. Y va a ser que no, una mierda. Porque cuando dicen que son tropecientos porque el manga es cultura y porque, vaya, allí se consume mucho no están diciendo que es consumo de cultura sino que, muy por el contrario, están diciendo que lo que hay es una cultura de consumo. Pero se lo callan. Y ya, joder, y punto. A comprar, a comprar que el mundo se va a acabar.

Esto me resulta permisible o lo entiendo porque es Japón y porque Japón es asín y santas pascuas. Mal que mal es una cultura que nace de llevar la copia al paroxismo. Y, es más, me parece fantástico que así sea mientras la dinámica de marras se quede en Japón. Cada cosa en su lugar, cuando toca porque es una cultura que nunca ha surgido sino porque ha sido impuesta. En dicha imposición que todo producto japonés parezca de cartón piedra, porque llevan la imitación hasta la parodia y una vez en el esperpento pasan al paroxismo. Y es que son así, porque en su indosincracia cabe cualquier cosa, independientemente de que sea excesiva o no. Y estamos incluyendo, por supuesto, a la industria del tebeo, de la narrativa en cuadrito. Pero es que no es sólo eso, que no. Que hay otra cosa muy distinta y es que aquí se pongan a reírles las gracias, a seguirles la fiesta, y las editoriales se carguen toda una historia de narración gráfica porque no vende lo mismo. Y esto tampoco es un problema, no, mientras logren que convivan tanto el comprador de mangas como el comprador de tebeos. Sí, joder, que mientras puedas contar con una igualdad de oferta para poder decidir si quieres japonismos o si quieres ver cómo andan las cosas por occidente no hay problema. Pero no. No se puede, no. Es que te obligan a leer manga, te lo mentan y te lo meten por todas partes. Por la fuerza.

Y no. Joder, que no se trata de eso, que si me gusta ya me lo compraré, que ya me dedicaré incluso a hacerme de merchandising directamente traído de alguna aldea en las profundidades del tercer mundo. Vamos, porfa, dejadme en paz. Es que esto es insoportable, joder, porque las editoriales se olvidan que cualquier tipología de producto que sólo contenga un uno por ciento de la producción total con condiciones de decir o querer decir algo es basura, por narices. Basura. Sí. Y no me vengan con lo del rollo este de los formatos, no, que no se trata de eso. Y sí, claro que hay excepciones, notables excepciones, pero recuerden que la excepción confirma la regla, vaya, y lo que es la excepción es así porque es la anomalía, el error en la matriz. La excepción es ese objeto mutante al que no miraron con detenimiento porque habían tropecientos gilipollas esperando las monsergas y la tontería que toca hoy a primera hora para leer en el metro. La anomalía no vende o las editoriales de por aquí no están interesadas en vender la anomalía a menos que le permita tener otra cosa entre sus catálogos para niñas y tíos con camisetas negras. Y no, hombre, basta ya. ¿Qué es esto de reírle las gracias siempre a todo el mundo? Que no, que esto tiene que tener un punto y que tiene que ser, por narices, un punto final. Que el manga es capitalismo puro y duro, joder, que es la ley del máximo beneficio con obreros que, para cagarla aún más, dibujan casi todo igual. Que son chorradas que se manifiestan y se desenvuelven con una dinámica tan banal que ni el peor Cine. Y vale, que es así con todo, pero es que esto ya es inaguantable. Y no me miren así, joder, que estos (las editoriales, los niños grandes y los padres) están follándose al al último formato noble que nos quedaba, al tebeo y eso, no, no podemos permitirlo. No les hagamos ese favor. Que esto no es Tolerable, joder, que NO. Y, sepan que esto es producto de la búsqueda de novedades pre-salò y que por aquí no se volverá a hablar de Manga a menos, sí, de que sea una anomalía de este mercado que, para variar, nos trata como babosos imbéciles.

Carlos Acevedo | 19 de mayo de 2009

Comentarios

  1. Alvy Singer
    2009-05-23 01:35

    ¡¡¡¡VIVA!!!!!!

  2. Fox
    2009-05-23 02:06

    Toda esa argumentación de los dos primeros párrafos no es más que una excusa para justificar sus prejuicios y así poder soltar uno por uno todos los tópicos que he escuchado acerca del manga por parte de esos lectores de comic occidental que se niegan a profundizar en el tebeo japonés. Cuando se haya leido (entre otras muchas obras) Lobo Solitario, Akira, 20th Century Boys, Monster, Dr.Slump o incluso la mismísima primera etapa de Dragon Ball, (ejemplos variados muy lejos de considerarse anomalías, al contrario: puro manga comercial con sus más y sus menos), y asimilado que mierda se hace a toneladas en todos los mercados, repita este artículo a ver si surgen con tanta facilidad chorradas de la categoría de “lo dibujan casi todo igual”.

    FOXXXXXXXXX

  3. Rodrigo de la Hoz
    2009-05-24 09:31

    Me ha recordado usted a Jesús Cuadrado en sus peores momentos. No es un cumplido, ciertamente, y eso que tengo en muy buena estima al Palenciano. Por la prosa errática, aunque supongo que aquello de los trompicones lo justifica, ¿no?
    Esto, Acevedo…¿realmente a qué se debe? Disculpe, ando muy desconectado del panorama editorial nacional. ¿Se sigue importando aquí ese manga facilón y metareferencial del mainstream americano? ¿Sigue el público sin admitir obras de índole costumbrista, noir político, sci-folk o debacles emocionales para mayores de 21 años?
    ¿Es todo esto realmente un problema DEL MANGA como tal? Ciertamente, en Japón es, si me apura, más que un universo (concretamente, dos puestos uno al lado del otro). Es tal la ingente cantidad de material que allí se manufactura (y he empleado el término deliberadamente), que resulta inevitable no toparse con alto tonelaje de escombros. Dado que allí la historieta es un medio totalmente integrado en los hábitos del ciudadano, y que no adolece del mismo complejo de inferioridad que sí se manifiesta en Occidente, habrá de tener algo más de cautela y contemplar la posibilidad de que un mísero 15% por ciento de excepciones ya suponen kilos y kilos de material excelente.
    Pero lo mismo su diatriba viene motivada por otros hechos y me esté haciendo la minga un dédalo.
    Que bien me expreso, pardiez.

  4. Alvy Singer
    2009-05-25 03:32

    Las obras que has citado Fox son excepciones en el mainstream. Y el no mainstream casi no existe. Akira tiene algo de disputa de Otomo contra la industria que le publicaba sabe? Son anomalías todas y no son nada mainstream. Pero hablemos de Narutos, One Piece y demás. HABLEMOS, HABLEMOS.

  5. Manuel Haj-Saleh
    2009-05-25 03:34

    Buah, yo esperaba una discusión más larga y más dardos envenenados. ¿Será que el hilo de Benedetti lo está fagocitando todo? ¡Que alguien menee esto, por Julius!

  6. María José
    2009-05-25 04:48

    Pues Manuel llevas toda la razón, yo me quedé sorprendida de que nadie pusiera a Carlos en su sitio con eso de todo es relativo, eso lo dirás tú, la historia está llena de afirmaciones de este tipo que luego se han demostrado falsas. Debe ser que sólo se aplica a la literatura o a mí :)

  7. Rodrigo de la Hoz
    2009-05-25 05:14

    Estaremos de acuerdo todos en que una producción tan masificada como la de la historieta en Japón debe, por sus santos cojones, generar lodo a borbotones, pero…sin acritud, pienso que el debate no va a llevar a ninguna parte por lo absurdo de su planteamiento. Y me explico.

    -Si éste se fundamenta en el pobre y encorsetado catalogo que nos llega a España, sea.

    -Si la diatriba esta basada en la incompatibilidad de Occidente con el modelo editorial nipón y los supuestos peligros que conlleva el adoptarlos, sea también.

    -Si todo esto realmente pretende demostrar que todo lo “bueno” del manga (comparado respecto a qué, me pregunto) responde a un cúmulo casual de excepciones, tengo que decir no, pues apoyar tal teoría es demostrar que se conoce muy poco de él.

    Aún cuando sea lógico que las proporciones se disparen al hablar de bajos porcentajes (no es lo mismo un 1% de 100 que de 1000, claro está), no creo yo que ventas de cientos de miles e incluso millones en obras que para nada responden al arquetipo de fast-food oriental o abordan géneros que en el resto del mundo se ven relegados al independentismo mas oscuro sean, precisamente, excepciones.

    Les iba a poner una larga lista de nombres y obras, pero creo que ustedes ya conocen a algunos de ellos, y en cualquier caso siempre tienen a su disposición esa considerable lista de “excepciones” que alberga el volumen de Taschen llamado Manga. Más allá de lo que ahí se cita existen muchos autores, pero es sin duda un muy comienzo para empezar a hablar con propiedad.
    Que Japón es una nación de capitalismo exacerbado no se le puede escapar a nadie, claro, pero no olvidemos que el cómic es una de las expresiones más diversas, profundas y variadas que tienen. Aun a pesar de la gigantesca mercadotecnia que se cierne sobre ella.

  8. Luis Alis
    2009-05-26 04:50

    Señor Acevedo, desde el cariño y el compañerismo de otro que lee tebeos, está usted en un gran error, a pesar de que casi todo lo que dice en su columna se base en verdades como puños.

    Sería muy deseable que se publicaran mejores tebeos, claro. Pero a usted no le obliga nadie a comprar nada. Si quiere otros tebeos, búsquelos. Vaya a comprarlos donde los vendan. Hoy en día se puede comprar todo desde casa si tiene un ordenador conectado y dieciséis dígitos de plástico.

    Y no tache al manga de nada particularmente malo, que el manga no tiene nada de raro ni de malo, que lo mismo exáctamente le pasa a la literatura y al cine y al cómic americano. Lo que más vende suele ser bastante cochambre, porque tiende a un mínimo común denominador expresivo que es justamente lo que le garantiza el éxito comercial.

    A usted lo que le pasa es que le fastidia que el único país del mundo donde el cómic es el medio de comunicación de masas prevalente, por encima de la televisión incluso, no sea un paraíso de virtuosismo y creatividad donde cada viñeta dibujada y cada volúmen a la venta reinvente el lenguaje del medio y emocione tanto al público masivo como a los expertos muy leídos. Claro, a mí también me gustaría. Cuando tenía doce años tenía ese mismo sueño. No sea usted ingénuo. Pataletas contra el capitalismo, pues vale. ¿Se da cuenta de que el cómic se ha convertido en medio de comunicación de éxito sólo en sociedades capitalistas? Pero no es esto lo que le quería decir.

    Vale. ¿Así que no acepta que el manga sea una cultura? Veamos si pasa usted este test. Busque por su casa. Pruebe a no encontrar un folleto de instrucciones de un aparato electrónico japonés en el que salga una caricatura del aparato con ojitos llorones mientras alguien le echa agua encima para avisar de que hacer tal cosa joderá el aparato. ¿Ha conseguido no encontrar ninguno? ¿Seguro que ha buscado bien en todos los cajones? A ver esta otra prueba qué tal. Dígame usted cuál ha sido la inspiración primordial en los proyectos de creación de robots humanoides en Japón, líder mundial en el asunto con muchas décadas de adelanto sobre cualquier otro país. La respuesta, le aviso ya, no es que el editor de Osamu Tezuka ha firmado un abultado cheque a Honda para que Asimo haga subir las ventas de la quincuagésima reedición de Tetsuwan Atom.

    Parece que le irrita lo inabarcable del manga y poco despues critica su insípida monotonía y su mimetismo. No lo entiendo, de verdad. Son muchas las perlas en su texto, pero lo que más me flipa de todo es lo de que el manga es una cultura impuesta. Ay madre. ¿De qué coño habla?

    Váyase a Norma Editorial y hable con Óscar Valiente, que le explicará dos cosas sobre manga. La cultura de publicar manga en España, señor mío, la creó la masa de aficionados en la calle, solicitando de forma inequívoca a las editoriales que salieran a buscar, negociaran, pelearan, convencieran a los editores japoneses para que cedieran los derechos y llegaran en castellano los mangas originales en los que se basaba el anime que tenía a medio país pegado a la tele. Si usted tiene noticia de otra historia, es falsa. La cultura de manga en España nació en la calle, si, con intercambio de fotocopias porque en las librerías no había ni para empezar. Akira y muy poco más. ¿El manga impuesto por quien? ¿Se cree usted que las editoriales japonesas sobornaron a Glénat, Planeta y Norma, dejándoles las series tiradas de precio como parte de un gran complot de invasión cultural urdido desde algún ministerio? La expansión del manga y el anime en occidente, amigo mío, décadas después de las primeras series que fueron publicadas en castellano e inglés, la siguen impulsando hoy en dia los aficionados, actuando con decisión al márgen de las empresas. ¿Sabe lo que es un fansub o una scanlation? Vaya usted a Mangahelpers.com o Animesuki.com y dígame qué hay de impuesto ahí.

    Señor Acevedo, las excepciones que usted vislumbra son la punta de un iceberg desconocido en España. En Japón hay editoriales enteras dedicadas a publicar cómic de autor. Ohta Publishing es un ejemplo muy claro, búsquelo en Google. Enter Brain es otra editorial con una apuesta muy clara por la experimentación. En las grandes, Shogakukan y Kodansha mantienen cabeceras que no funcionan particularmente bien pero que incluyen trabajos excepcionales. Y hay antologías temáticas de Shojo publicadas regularmente por editoriales de tamaño medio en las que se incluyen historias cortas que quitan el hipo. El género 4 koma, muy poco conocido en Occidente, tiene genios absolutos como Junji Enomoto que le dejarían de piedra. Y podría seguir un buen rato.

    Le pongo otro ejemplo de que está usted en lo cierto al identificar lo inabarcable del manga pero se equivoca al criticarlo luego. ¿Cómo de marginal considera usted a Kazuo Umezu? En España tendrá publicado poco o nada. Será un autor de culto. Pues el año pasado se publicó en Japón un largometraje de imágen real basado en uno de sus tebeos más tétricos, Orochi, que fué reeditado para la ocasión en una edición especial que estuvo en el escaparate de todas las librerías durante varias semanas. ¿Se da cuenta? En España se tiene una percepción de lo que es el manga que no tiene que ver con el nivel de desarrollo y de aceptación que tiene en Japón. Yo he tenido que venirme a vivir aquí a verlo en primera línea, y créame que es como se lo estoy contando yo.

    Para acabar le diré que es insensato tachar de negativa la explosión del manga en España. Gracias al manga han proliferado editoriales, han permanecido abiertas otras que estaban cerquita de cerrar y se ha generalizado una cultura de leer tebeos en una generación de lectores nuevos que no habrían tocado una página con viñetas en cualquier otro caso. Puede que un par de ellos sean fanboys que no quieran saber de nada que no sea viñeta nipona, pero la mayoría es gente normal con la suficiente sensibilidad para descubrir un medio expresivo que les divierte y les emociona, y seguramente leen o leerán otros tebeos que no son manga. A pesar de que tenga mucha razón en muchas cosas, Sr. Acevedo (y muy poca en otras), se le ha olvidado lo fundamental, que los mangas son tebeos. Y que el éxito del manga es el éxito de todos los que leemos, vivimos y trabajamos con tebeos.

  9. Alberto
    2009-05-26 05:11

    Bueno, María José, eso es relativo :D

  10. Rosie
    2009-05-27 00:49

    Estoy de acuerdo con una sola cosa: que a cualquier cosa se llama cultura hoy en día. Aparte de eso, el articulo es tan delirante que tengo mis sospechas de que no sea una parodia.
    Porque es para partirse de risa exigir igualdad de oferta… La habrá cuando haya igualdad de demanda, cosa que está lejos de suceder. Y no porque haya una malevola conspiración contra el comic europeo, es que el comic europeo no está a) a la altura del comic japones y b) ni tampoco a la altura de otras epocas. A la altura en calidad, y lo digo alto y claro. ¿Y quien tiene la culpa? el propio comic europeo, punto pelota.
    A ver, yo crecí con comic europeo en mi infancia, y aún soy aficionada a el. Y tengo algo muy claro: el comic europeo, el comic de la famosa escuela franco-belga, era tan comercial y “capitalista” como el manga. A pesar de ello, o quizás por ello, creó maravillosas historias. Por poner un ejemplo, los comics policiacos de Maurice Tilllieux eran de lo mejor que he visto en viñeta.
    ¿Que pasó con esta tradición? primero, que todo lo que sube baja (tambien pasara con el manga, no lo duden). Segundo, que el genero intentó hacerse “adulto”, cosa que no tiene nada de malo si continuas atendiendo al público infantil y juvenil, y que no se hizo. Tercero y lo peor, que se intelectualizó en el peor sentido del termino (historias mal contadas pero “epatantes”, empanadas y pajas mentales, panfletos ideológicos sin gracia…). En resumen, que atendió no a la demanda de las masas, sino al criterio de unas autoproclamadas elites, que es lo que Carlos exige ahora, por cierto. El resultado es que las masas le dieron la espalda, y su declive comercial fue inevitable…
    …hasta que el manga le tomó el relevo. No por campañas de marqueting, sino por aclamación popular. He visto el fenomeno y se lo juro por lo mas sagrado, ha sido de lo mas espontaneo, con las editoriales subiendose al carro, no tirando de el. He visto a esos adolescentes que segun ciertas elites “no quieren leer” (porque no leen lo que esas elites querrían), devorando un volumen tras otro sentados en el suelo, aprendiendo japones basico para poder seguir las aventuras de sus heroes, arrastrando a sus asustandos padres a ferias especializadas…
    ¿Que hay mucha basura en el manga? pues claro, como en todos los generos. ¿que es basicamente escapista? pues si, por eso gusta a los adolescentes. Y no es malo, es una vía de entrada a la literatura mucho mejor que intentar que se aficionen a mamotretos de critica social con quince años… Pero en el manga hay tambien obras clasicas que rivalizan cuando menos con el comic europeo, tramas complejas, dibujantes esperimentales, humor inteligente, etc, etc. Pero para eso hay que acercarse al genero sin prejuicios, cosa que el autor de la entrada tiene en exceso.

  11. Alber
    2009-05-27 01:25

    Por si sirve de algo, contaré aquí que yo trabajé una temporadilla en una editorial que publicaba manga y manhwa. Las historias eran realmente malas, pura basura para subnormales la mayor parte de ellas. Nunca entendimos cómo aquello podía comprarlo alguien. El caso es que se vendía y nosotros cobrábamos. Eso era antes de que la industria cultural se convirtiera en un artefacto demoníaco y Enrique Dans nos dijera que debíamos trabajar gratis para, así, facilitar el acceso libre a la cultura.

    En fin, a lo que iba. A mí me pasaban los originales y el texto del traductor y tenía que hacer que aquello encajara. Lo cual era complicado, porque los traductores cobraban una mierda y traducían con flojera. Total, que yo me inventaba muchos diálogos sólo viendo los dibujos. Con que tuviera medianamente sentido, era suficiente. A nadie le importaba. El editor quería que trabajara rápido y cualquier lector que pagara por aquello se merecía que se la metiesen doblada, por cretino.

    Con lo cual quiero decir que, mientras los gurús lo permitan, la cultura es una industria: va un señor, arriesga un dinero y pone un producto en el mercado. Y pone el que le sale de la polla en función de la demanda detectada. Ya está. Yo tebeo francés he corregido muy poco. Tebeo polaco, igual. Tebeo norteamericano algo más. Y grandes genios, por cierto. Pero lo que vende es la memez del manga (el malo, encima; que esa es otra). Pues ya está. Es más triste robar.

  12. Carlos
    2009-05-27 01:29

    Rosie, yo no he dicho la palabra europeo en todo la columna. No está la dichosa palabrita que tu usas como categoria. Compones una figura, la mía, a partir de algo que no está en un texto y luego te permites decir ‘humor inteligente’ y ‘esperimentales’. Paso, lo siento, pero paso. Si te interesa aquí va la respuesta a Alis.

    Alis, ei, aquí tienes la respuesta:

    Señor Acevedo, desde el cariño y el compañerismo de otro que lee tebeos, está usted en un gran error, a pesar de que casi todo lo que dice en su columna se base en verdades como puños.

    Hola Luis, un placer conocerle.

    Sería muy deseable que se publicaran mejores tebeos, claro. Pero a usted no le obliga nadie a comprar nada. Si quiere otros tebeos, búsquelos. Vaya a comprarlos donde los vendan. Hoy en día se puede comprar todo desde casa si tiene un ordenador conectado y dieciséis dígitos de plástico.

    Vale, pero a mi me sigue gustando ir a librerias o tiendas del ramo y comprar allí mis cosas. Eso me sigue generando placer, además de permitirme consumir lo que hay en el lugar donde estoy que es parte importante de el hecho de estar en un lugar. Le cuento, por ejemplo, que decidí dejar Italia porque estaba mamando casi sólo de internet y que para eso cualquier lugar era bueno. Y no se pase de listo, oiga, que lo de la compra en red no se le escapa a nadie y tampoco es obligatoria.

    Y no tache al manga de nada particularmente malo, que el manga no tiene nada de raro ni de malo, que lo mismo exáctamente le pasa a la literatura y al cine y al cómic americano. Lo que más vende suele ser bastante cochambre, porque tiende a un mínimo común denominador expresivo que es justamente lo que le garantiza el éxito comercial.

    Vale, sí. Como todo, entonces lo obviamos. Donde pone Manga ponga Cine y firmelo con mi nombre, yo no me enfadaría. En serio. Pienso lo mismo de ambos. De la literatura no, porque se editan más libros de los que se leen y compran a fin de mantener un mercado, funciona de un modo un poco diferente que, curiosamente, ha mantenido sus jerarquias llegando al punto en el que la marginalidad literaria es sumamente interesante a pesar de casi no existir.

    A usted lo que le pasa es que le fastidia que el único país del mundo donde el cómic es el medio de comunicación de masas prevalente, por encima de la televisión incluso, no sea un paraíso de virtuosismo y creatividad donde cada viñeta dibujada y cada volúmen a la venta reinvente el lenguaje del medio y emocione tanto al público masivo como a los expertos muy leídos. Claro, a mí también me gustaría. Cuando tenía doce años tenía ese mismo sueño. No sea usted ingénuo.

    ¡Alto! No te pases, que aquí NADIE dice eso. Te lo explico, no voy a la librería de El Corte Inglés porque no encuentro NADA de lo que busco sino que sólo veo palés de mierda que se edita en tapa dura o los pijamas a rayas de turno. Que en una tienda de tebeos me cambien los fanzines por mangas de niñas a las que se les ven las bragas me jode. ¿A tí no? Pues de puta madre. Pero cuando te dicen que la excusa es que el manga es por sí mismo cultura, cuando es sólo una rama industrial de la cultura japonesa y YA, me toca los cojones al cubo. Los formatos, por sí mismos, no pueden ser cultura porque estarían aislados del contexto y una obra que no se explica en su contexto no es obra ni es ná. Lo de las cultura urbanas y tal es una normalización de los estudios sociológicos, es una cosa de estadística. Es como ponerle nombre a la significancia de un color en un gráfico. No olvidemos a Eagleton, por favor.

    Pataletas contra el capitalismo, pues vale. ¿Se da cuenta de que el cómic se ha convertido en medio de comunicación de éxito sólo en sociedades capitalistas? Pero no es esto lo que le quería decir.

    ¡Norl! Que El Libro Rojo de Mao se editó en Cómic, también las gestas de los barbudos cubanos. El cómic, más bien, es (en manos del poder) un medio de éxito para enseñarle cosas a los niños. Que la sociedad capitalista crezca a adultos que se comportan como niños es otra cosa, otro tema a tratar en otra tesitura. Si quiere apuntamos maneras sobre eso, pero no me parece el caso. Al menos, vaya no es el caso de la cosa.

    Vale. ¿Así que no acepta que el manga sea una cultura? Veamos si pasa usted este test. Busque por su casa. Pruebe a no encontrar un folleto de instrucciones de un aparato electrónico japonés en el que salga una caricatura del aparato con ojitos llorones mientras alguien le echa agua encima para avisar de que hacer tal cosa joderá el aparato. ¿Ha conseguido no encontrar ninguno? ¿Seguro que ha buscado bien en todos los cajones? A ver esta otra prueba qué tal. Dígame usted cuál ha sido la inspiración primordial en los proyectos de creación de robots humanoides en Japón, líder mundial en el asunto con muchas décadas de adelanto sobre cualquier otro país. La respuesta, le aviso ya, no es que el editor de Osamu Tezuka ha firmado un abultado cheque a Honda para que Asimo haga subir las ventas de la quincuagésima reedición de Tetsuwan Atom.

    Otra vez… ¡Alto! Que las maneras del manga sean maleables y útiles en otro contexto no lo valida para ser una cultura en si misma, hombre, por el amor de Dios. Esto es de talifan. Los argumentos que expone, digo.

    Parece que le irrita lo inabarcable del manga y poco despues critica su insípida monotonía y su mimetismo. No lo entiendo, de verdad

    No, no me irrita la inabarcabilidad. De hecho mee encanta eso en Japón, lo que me irrita es la insipida monotonia que te encuentras en una tienda de por aquí. Y el mimetismo de ese mismo material. Me molesta profundamente ese hecho, no las normativas de producción en Japón. Si me he explicado mal le ruego comprenda que es parte de la tesitura en la que te pones al decidir publicar un pataleo.

    Son muchas las perlas en su texto, pero lo que más me flipa de todo es lo de que el manga es una cultura impuesta. Ay madre. ¿De qué coño habla?

    Ahí hablaba de Japón, lamento no haberme explicado bien. A ver…

    “Esto me resulta permisible o lo entiendo porque es Japón y porque Japón es asín y santas pascuas. Mal que mal es una cultura que nace de llevar la copia al paroxismo. Y, es más, me parece fantástico que así sea mientras la dinámica de marras se quede en Japón. Cada cosa en su lugar, cuando toca porque es una cultura que nunca ha surgido sino porque ha sido impuesta.”

    Bueno, creo que Singer lo ha pillado pero me refiero básicamente a dos hechos claves. a la Otan haciéndose cargo de la reestructuración de Japón y al emperador cuyo nombre no recuerdo que, con dos cojones, dijo ‘Lo que toca ahora mismo es ir a China y copiar todo lo que puedan e instaurarlo en nuestro territorio’ creo que fue por el 700 o asín, pero como de mi biblioteca me separa un océano, no puedo decirselo con exactitud. Perdón otra vez.

    Váyase a Norma Editorial y hable con Óscar Valiente, que le explicará dos cosas sobre manga. La cultura de publicar manga en España, señor mío, la creó la masa de aficionados en la calle, solicitando de forma inequívoca a las editoriales que salieran a buscar, negociaran, pelearan, convencieran a los editores japoneses para que cedieran los derechos y llegaran en castellano los mangas originales en los que se basaba el anime que tenía a medio país pegado a la tele. Si usted tiene noticia de otra historia, es falsa. La cultura de manga en España nació en la calle, si, con intercambio de fotocopias porque en las librerías no había ni para empezar. Akira y muy poco más. ¿El manga impuesto por quien? ¿Se cree usted que las editoriales japonesas sobornaron a Glénat, Planeta y Norma, dejándoles las series tiradas de precio como parte de un gran complot de invasión cultural urdido desde algún ministerio? La expansión del manga y el anime en occidente, amigo mío, décadas después de las primeras series que fueron publicadas en castellano e inglés, la siguen impulsando hoy en dia los aficionados, actuando con decisión al márgen de las empresas. ¿Sabe lo que es un fansub o una scanlation? Vaya usted a Mangahelpers.com o Animesuki.com y dígame qué hay de impuesto ahí

    Bla, ble, blí. Venidme con batallitas a mi. Repito, hablaba de Japón y lo de los aficionados, psé, que le van a hacer si no leen otra cosa que no sea manga. Los fans harcores, los de las manifestaciones, no leen otra cosa, ni ven otra ni escuchan otra cosa que no venga de japonia. Lo de las manifestaciones me da también risa, ¿Por qué quieres que otro te haga el curro? Abran una editorial, majetes, en vez de perder el tiempo. Es un curro, sí, pero miren el caso de Ivrea, lo bonito que resultó para la afición y para los que montaron el zarao. Por otro lado, si que te lo quieren imponer con la cantidad de novedades y el espacio que ocupan. Es como lo de los pijamas a rayas, Dan Brown o Harry Potter. Se llama normalización, por cierto. De como nace esa normalización, las batallitas que usté menciona, a lo que hay a día de hoy el trecho es largo. Y nada épico, por lo demás.

    Señor Acevedo, las excepciones que usted vislumbra son la punta de un iceberg desconocido en España. En Japón hay editoriales enteras dedicadas a publicar cómic de autor. Ohta Publishing es un ejemplo muy claro, búsquelo en Google. Enter Brain es otra editorial con una apuesta muy clara por la experimentación. En las grandes, Shogakukan y Kodansha mantienen cabeceras que no funcionan particularmente bien pero que incluyen trabajos excepcionales. Y hay antologías temáticas de Shojo publicadas regularmente por editoriales de tamaño medio en las que se incluyen historias cortas que quitan el hipo. El género 4 koma, muy poco conocido en Occidente, tiene genios absolutos como Junji Enomoto que le dejarían de piedra. Y podría seguir un buen rato

    Conozco, sí. Tengo amigos que están muy alerta y que me impiden leer cosas que se editen fuera de Japón porque me mandan traducciones y tal. Son muy majos, sí. Y siga, si quiere, que igual me menta algo que no conozca. Lo del Manga de autor me ha dado lugar a una sonrisilla, sí. Lo explica muy bien Alan Moore, hay un momento en el que no te interesa más que pasa con Batman sino que te interesa que hace determinado autor con Batman. Ese cambio de tercio en el manga, con la disposición actual del mercado del manga fuera de japonia, es viable sólo para el lector formado fuera del manga. Aish, las paradojas.

    Le pongo otro ejemplo de que está usted en lo cierto al identificar lo inabarcable del manga pero se equivoca al criticarlo luego. ¿Cómo de marginal considera usted a Kazuo Umezu? En España tendrá publicado poco o nada. Será un autor de culto. Pues el año pasado se publicó en Japón un largometraje de imágen real basado en uno de sus tebeos más tétricos, Orochi, que fué reeditado para la ocasión en una edición especial que estuvo en el escaparate de todas las librerías durante varias semanas. ¿Se da cuenta? En España se tiene una percepción de lo que es el manga que no tiene que ver con el nivel de desarrollo y de aceptación que tiene en Japón. Yo he tenido que venirme a vivir aquí a verlo en primera línea, y créame que es como se lo estoy contando yo.

    Ya, si eso ya lo sé, pero aquí han hecho lo mismo con la peli de Watchmen y mi sensación es la misma. Lo mejor que he leído de manga han sido cosas traducidas por colegas, ya le digo. Lo de semanas en librerias o en el escaparate de las mismas no quiere decir nada, Luis, que lo sepas, y sucede en todas partes. Bueno, igual en el Congo Belga no, pero ya me entiendes. Y claro, otra vez, lo mismo, que la idea es que en Japón entiendo todo pero no en como lo editan aquí. ¿Debo repetirlo? Y no tengo que creerle nada, Luis, que ya sé que es así. Pero no me interesa verlo en primera línea. No me interesa, en serio. De hecho, lo hablabamos con mi señora hace nada respecto a un chico que le mola muchísimo Japón y lo muy poco que me pone a mi.

    Para acabar le diré que es insensato tachar de negativa la explosión del manga en España. Gracias al manga han proliferado editoriales, han permanecido abiertas otras que estaban cerquita de cerrar y se ha generalizado una cultura de leer tebeos en una generación de lectores nuevos que no habrían tocado una página con viñetas en cualquier otro caso. Puede que un par de ellos sean fanboys que no quieran saber de nada que no sea viñeta nipona, pero la mayoría es gente normal con la suficiente sensibilidad para descubrir un medio expresivo que les divierte y les emociona, y seguramente leen o leerán otros tebeos que no son manga. A pesar de que tenga mucha razón en muchas cosas, Sr. Acevedo (y muy poca en otras), se le ha olvidado lo fundamental, que los mangas son tebeos. Y que el éxito del manga es el éxito de todos los que leemos, vivimos y trabajamos con tebeos.

    No, hombre, en esto no estoy de acuerdo. He visto en primera fila el surgir y el mantenerse de brazos armados del movimiento otaku, he visto como se han organizado y he presenciado el nacimiento de proyectos tales como Ivrea se transformó también en Ivrea España (si quiere le puedo dar datos y unos cotilleos jugosísimos) pero no puedo subirme al carro de ese éxito. Ni de coña. Esto es como subirse al carro de llamar a los tebeos Novelas Gráficas y por ahí no paso. No. Si el tebeo tiene que morir, o su industria en España e Hispanoamérica, como ha pasado con la novela popular de toda la vida, que muera, pero mantenerlo vivo con subterfugios horribles como la Marvel de los 90, el Manga o las novelas gráficas me parece de lo más absurdo. Las formas de la cultura popular son mutantes y dependen, de forma directa, de su entorno. De su contexto y su paisaje.

  13. María José
    2009-05-27 03:20

    Carlos, lo que no entiendo es que digas que en el mundo de la literatura no pasa eso. No sé muy bien a qué te refieres con que sigue manteniendo sus jerarquías y lo de la marginalidad literaria. No sé si me estoy perdiendo algo.

    Rosie, no es una vía de entrada a la literatura, pero no tienen que llegar a ella que pareces de las elites que quieren que hagan ciertas cosas los jóvenes :). Y ni leen tantos, te aseguro que estoy rodeada de adolescentes y no leen mucho, ni manga, ni nada. Y tampoco tienen que leer, parece que les gustan más otras cosas. Y claro que no es malo, como no es malo leer el Marca, pero de ahí no se llega a la literatura, lo que no quita para que haya grandes lectores que hayan leído comics, lean manga y el Marca.

  14. Rosie
    2009-05-27 07:51

    Carlos, no has usado “europeo”, pero si “las editoriales se “toda una historia de narración gráfica porque no vende lo mismo.” o “convivan tanto el comprador de mangas como el comprador de tebeos”, o “o si quieres ver cómo andan las cosas por occidente”. Para mi eso se traduce generalmente como “comic europeo”, contra el cual, por cierto, no solo no tengo nada, sino que soy tambien muy aficionada. Si solo te referias a la tradición patria o a algo que no he captado, sorry, pero otra vez se algo mas claro…

    El manga es cultura popular, muy cierto, y ningun problema con ello. Don Alejandro Dumas tambien era cultura popular y tras casi un par de siglos continua leyendose, mientras que el 99% de los folletines de su epoca crian malvas literariamente hablando. Con el manga pasara lo mismo, no lo duden. Lo que ya no tengo tan claro es que la literatura considerada “seria” se comporte distinto. Cuando miro la sección de novela tambien veo ingentes cantidades de mierda tratada como si oliera a Chanel no. 5. Y cuando veo fanzines, pues lo mismo o mas, porque hay la extraña creencia que ser antisistema literariamente hablando da un plus de calidad, cuando es mas bien al contrario. No hay mierda literaria peor que la que tiene infulas.

    Para Maria Jose, digo que es una via de entrada a la literatura, no LA entrada, evidentemente. Lo que intento explicar es que entre los aficionados terminales al manga hay una altisima proporcion de adolescentes. No es raro, es lo que pasaba con el tebeo de toda la vida (yo tambien abomino de ese eufemismo ripipi llamado novela grafica). Es lo que pasaba en mi epoca con la ciencia ficción o la fantasía. Por ejemplo yo me leí a Tolkien con 14, a Frank Herbert y Asimov con 15, y hacia los 17 empezaba con Ballard o P.K. Dick y ahi mis padres empezaron a preocuparse ;D La cultura popular adolescente es esencialmente escapista, punto pelota. Y en gran proporcion muy mala, pero siempre ha sido así. En lo que discrepo absolutamente es en considerar que estos lectores “se pierden” para la llamada literatura seria. Muy al contrario, creo que el lector de sagas (espaciales, historicas o dibujadas) adolescente tiene mas probabilidades de convertirse en un lector adulto de literatura “seria”. Porque lo importante a cierta edad es leer. Quizas me he pasado con la inquina a ciertas elites, pero he visto recomendaciones “para que el niño lea en casa” que eran una incitación al analfabetismo literario, puros tostones políticamente correctos que hipnotizarian a una oveja.

    Que hay otakus que se pasan, pues claro! Seguramente decían lo mismo hace un siglo sobre los fanaticos de Sherlock Holmes que mandaban cartas al pobre Mr. Conan Doyle pidiendo la resurrección de su heroe.
    Otra cosa muy distinta es pontificar que todo el genero es una mierda simplemente porque no nos gusta. Y para Alber: el comic americano no es mejor que el manga, la mayoria de novelas graficas estadounidenses no van a servir ni para papel de water en unos años (igual que la mayoria de mangas), y ciertamente Alan Moore o Art Spiegelman son fantasticos. Pero Osamu Tezuka o Katsuhiro Otomo, tambien.

    Bueno, creo que hemos animado el cotarro, no? ;D

  15. Luis Alis
    2009-05-27 17:38

    Un placer conocerte, Carlos.
    Te contesto con seriedad pero un poco al tun tún porque la verdad es que estamos medio de acuerdo en muchas cosas.
    Por ejemplo, si te preocupa la banalización y debacle de la cultura popular, llámese música, cine, cómics, literatura, pues estoy contigo. No hay que obviarlo, hay que denunciarlo. Lo de que la literatura se salva, pues no sabría que decirte. Como bien ha comentado una compañera hay mucha mona vestida de seda, y todos sabemos que muchas editoriales son empresas con accionistas y venden libros aplicando las mismas estrategias mercantilistas que dañan a la postre la creatividad y que fomentan la negritud, el plagio encubierto, la repetición absurda y el hype mediático. Y en estos tiempos de extinción de medios impresos, no se yo de editoriales mecenas que publiquen por altruismo, por sostener la riqueza cultural de la palabra escrita, cuando todo el mundo que quiera puede hacerlo gratis en internet y llegar a más público del que jamás haría de otro modo. Pero vamos, que igual me equivoco.
    Si me hablas de lo importante que es estar en un lugar y hacer las cosas en un espacio de allí y no en la asepsia de un entorno virtual, que por supuesto tiene sus muchas ventajas, pero no tanto encanto, pues estoy contigo. Lo que has de entender es que un librero que puede ganar más dinero poniendo cierto producto a la vista y retirando otro, no va a dejar de hacerlo sólo para agradarte a tí. Es que te quejas de que los comercios respondan a la demanda con más oferta, pero bueno, tu texto es una pataleta como tú mismo has reconocido, y todos tenemos derecho a hacerlo. Por cierto, que la última vez que fui al Corte Inglés de Valencia a mirar qué tebeos había, tenían sobre todo Mortadelo, Astérix y Tintín en tapa dura, así que no se yo de que se estén perdiendo tantas tradiciones.

    Mira, desde el punto de vista semántico se puede argumentar que es absurdo decir que “el manga es cultura” tanto como decir que “el manga no es cultura”, porque hay docenas de definiciones de cultura. Dos de las tres principales (alta cultura o conjunto de costumbres) son excluyentes. Parece que hablas de la “alta cultura”, y por eso rechazas mis ejemplos. Me pongo post-moderno, sí, ¿y qué? Hasta Eagleton, al que has mencionado, admite un límite bastante lejano al relativismo post-moderno, y no se queda muy lejos de Descartes. Bueno, un poquito si. Sigue siendo en cualquier caso un debate un poco estéril. Pero decir que el manga no es cultura sino que es “una rama industrial de la cultura japonesa” es una clasificación demasiado amplia. Por no mencionar que no excluye la posibilidad de que una rama industrial de una cultura siga siendo cultura.
    No sé lo suficiente para decir si Japón es un país cuya cultura global, así al mogollón, se basa en la copia. Los datos historicos sobre las copias japonesas en diversos periodos son impepinables, pero tampoco confundamos al personal. La Otan no creó el fenómeno del kashibon manga, que es el caldo de cultivo del gekiga y de autores que seguramente salvarías de la quema, como Yoshihiro Tatsumi. La pobreza de la posguerra quizá sí lo alimentara. Y sigo sin entender del todo bien lo de que es una cultura impuesta. Como mucho es un estilo de hacer cómics que triunfa más (de momento, que ya llegarán tiempos de criba) que los que había antes de que hiciera su aparición. Si por impuesta te refieres a que las editoriales imponen a los libreros que cojan más material de ese género porque es lo que ellos llevan, pues muy posiblemente, ¿se diferencia de lo que se hacía en la época de Forum y Zinco?. El poder impone la cultura que le conviene, que son las batallitas de normalización que mencionas. Y yo estoy por la diversificación y porque disfrutemos muchos del pastel, ¿eh? Eso que no se dude en ningún momento. Yo no quiero que se pierdan tradiciones valiosas. Pero si pataleas en un foro público pues ya sabes que llegamos los que nos pasamos de listos y nos ponemos a discutir, que también nos gusta mucho. Si los otakus se manifiestan y tú les dices que no les hagan el curro a las editoriales y que abran una, cuando tú pataleas ellos te pueden decir a ti que abras una tienda y que vendas lo que te parezca bien, o que busques lo bueno y lo publiques tú mismo. Que a lo mejor eres librero o editor y ya lo estás haciendo. Mira, yo llevo seis años fuera de España y he perdido bastante el hilo de por qué se manifiestan los otakus españoles. Creo recordar algo sobre los altos precios de algunas editoriales, y tampoco me extrañaría que las malas traducciones fueran motivo de queja. Más que eso, ya no sé.
    El ejemplo de Orochi era para ilustrar que en Japón lo que es de culto puede pasar al mainstream muy rápidamente sin que el material original deje de ser bueno. Umezu no es Toriyama y Orochi no es Dragon Ball, pero como hay una cultura de manga, los productores de la película decidieron que el material original era lo suficientemente sugestivo y por supuesto la reedición del manga ha vendido mucho más que si no hubiera habido adaptación. En Occidente eso pasa con Watchmen, que es una obra maestra, pero no con un tebeo de terror de un autor que en Japón es de culto. Lo que pasa es que el mercado es tan masivo que el culto se mueve a niveles comerciales que en España se identifican con el mainstream. No se si me explico bien.
    Yo creo que si te gusta el cómic como medio, y lo has disfrutado en la marginalidad durante mucho tiempo, fantaseas instintivamente con que su excelencia adquiera un impacto social de mayor nivel. Más gente leyendo significa más gente influenciada y más gente viviendo de él. En Occidente el manga lo está consiguiendo porque la fórmula viene ya muy depurada, a prueba de balas diría yo, y por supuesto tiene su parte negativa, como todo en la vida. ¿La conclusión es que es preferible que el tebeo muera? Yo no lo creo y me parece igualmente negativo. Es aquello de que si no se juega como a ti te gusta, pinchas la pelota para que no juegue nadie. Yo muchas veces también tengo ganas de patalear, si, pero vamos a pensar en maneras de diversificar y de ver si podemos jugar todos, ¿no te parece? Cambiemos el contexto y puede que cambiemos la cultura, evitando extremismos. Pero no excluyamos lo que surge de forma espontánea y que a la postre es indudablemente bueno para todos.

  16. Carlos
    2009-05-28 02:15

    Alber, si recibes un mail mio no te asustes.

    Todos: lo de Alber explica perfectamente a qué me referia en la columna, al menos a una parte de ello.

    Carlos, lo que no entiendo es que digas que en el mundo de la literatura no pasa eso. No sé muy bien a qué te refieres con que sigue manteniendo sus jerarquías y lo de la marginalidad literaria. No sé si me estoy perdiendo algo.

    Hola María José, es un poco largo pero trataré de ser sintético y por ello le otorgo a Guillem Martínez la palabra:

    La cultura es una industria. De hecho, lo que no es industrial, acostumbra a no ser cultura. Un testimonio cultural que no tenga ramificación industrial, no es cultura. Es marginalidad. En ocasiones, por otra parte, marginalidad sin ningún tipo de calidad. O sí. Ni idea. Nunca lo sabremos. No existe.

    En literatura, aún hoy, hay estructuras que parecen marginales y que no lo son en rigor, como el caso de Mc’Sweeneys, que nos han dado más de una buena obra. Esto es así porque las jerarquias son más o menos inamovibles y abiertas. Igual es por una cosa de tiempo y constancia pero lo cierto es que en literatura se ha debatido muchísimo, llegando al punto en el que incluso puedes jerarquizar o categorizar la crítica según su función. En literatura, en otras palabras, la lectura de ‘como moooola’ no es del todo execrable o excluible. En todo el resto del arte esta lectura se contrapone a la de la academia o la de alta cultura. En la literatura, la lectura del ‘como mooola’ puede incluso sintetizar la lectura de la alta cultura o la de los guardianes del sello de la alta cultura. Si no me he explicado bien, dímelo. Esto ya empieza a resultar(me) interesante.

    Carlos, no has usado “europeo”, pero si “las editoriales se “toda una historia de narración gráfica porque no vende lo mismo.” o “convivan tanto el comprador de mangas como el comprador de tebeos”, o “o si quieres ver cómo andan las cosas por occidente”. Para mi eso se traduce generalmente como “comic europeo”, contra el cual, por cierto, no solo no tengo nada, sino que soy tambien muy aficionada. Si solo te referias a la tradición patria o a algo que no he captado, sorry, pero otra vez se algo mas claro…

    Rosie, me refiero, repito a TODA la narrativa gráfica, sin mesura de ningún tipo ni geografía. Si esto lo hubiera escrito en los 90’s seguramente hubiera dicho ‘Basta ya de superhéroes, joder’ y es que no me gusta que las cuotas de mercado sean sólo eso cuando se trata de según que medios. Ya me basta con que sea así con el Cine, pero lo que pasa es que el Cine es para tontos y ya. Tome esto como un spoiler, por cierto.

    Luis, hola de nuevo, mira, entiendo que estamos de acuerdo en muchas cosas y me voy a quedar con esto: yo estoy por la diversificación y porque disfrutemos muchos del pastel, ¿eh? Eso que no se dude en ningún momento. Y lo hago porque el pataleo nace de la negación a esa posibilidad. Esa, tus palabras copipasteadas, es la posición en la que me pongo al momento de escribir un manifiesto de tintes de bar, por los efluvios alcoholicos y por la forma, no hay más. Te juro que no.

    Y lo de que el tebeo muera me refiero simplemente a que la cultura popular es por definición mutante, porque es un caos. El problema nace cuando se inventan una serie de subterfugios para solventar un mercado que siempre, lo hemos visto también en la narrativa popular que empezara en los 30’s, se genera en función de la demanda. A lo que me refiero es a que si un día los mil pajeros, por decir algo, que leen tebeos deciden que no van a leer tebeos sino a los clásicos griegos y se acaban los tebeos no me voy a quejar, que para atrás tengo mucho que rascar, pero que las editoriales de tebeos se pongan a editar clásicos griegos si me pondría de los nervios a pesar de que yo también disfrute de los clásicos griegos ¿Me explico? Y esto con todo.

    Te hago sólo una aclaración. Yo no creo en la alta cultura ni la practico, leo, veo y escucho lo que me da la gana a fin de crear costra en el paladar y no perder el tiempo (a ratos, incluso, no leo, ni veo ni escucho nada). Dicho de otra manera, acaba de terminar un disco con la segunda sinfonia de Sibelius y me acabo de poner Rumba catalana. Ambas formas musicales, a su modo y según lo que a mi me evocan, me resultan igualmente válidas. Por ello recaigo en lo del manga como brazo armado de la cultura japonesa, sí, igual es por que me lo creo y lo veo claro, pero por sí mismo me parece que no vale. Pero es que es como tratar de definir a toda la cultura italiana por lo del fumetti y se da el caso de que Italia no es eso. Al menos a mi no me lo parece, me parece que es una manifestación tan concreta que no consigue dar con los mótivos que los lleven a concebir como una cultura. La mercancia artistica para mi son los testimonios de una cultura que citaba antes. ¿Le parece? ¿Si? ¿No? ¿Por qué?

    Y no hay ningún problema con que se ponga postmoderno, hombre, que es lo que toca hoy a primera hora. Es lo que tiene ser contemporáneo.

    Gracias a todos, igualmente. Esto, con sus altos, sus bajos, sus obviedades y sus exclusiones, es una estupenda resaca a un producto fundamentalmente de bar.

  17. Luis Alis
    2009-05-28 15:37

    Pues yo estoy totalmente a favor de los productos de bar, todos ellos. Cuales quiera que allí se sirven, se consumen y se crean. Gracias por contestar y un saludo. Ya tienes un lector más. Vengo luego a comentar sobre todos los temazos interesantes que hay sobre la mesa.

  18. Gran Torino
    2009-07-01 06:42

    #11 Que casualidad, yo también he trabajado en aquello, y no me suena nada de esos cuentos que inventas sobre el manga. Será que estás mintiendo.

    Te aseguro que los japoneses son tan duros en sus negociaciones, que muchos exigen una traducción y formatos 99,99% fieles o si no la editorial se queda sin esa obra.

    Señor posteador, usted necesita una dosis urgente de Vagabond, Lobo solitario y su cachorro, MW, Nijigahara Holograph, Say Hello To Blackjack, El Caminante, Eagle, etc…

  19. SeorGarcian
    2011-03-18 08:39

    El maga no deja de ser un estilo como cualquier otro, es una forma de trabajar como lo ha sido el cartoon Americano o los cómics de superheroes, el manga se basa, de hecho, en lo que los Japoneses conocen de la cultura occidental.

    Perspectiva, volúmen en las figuras, sombreados, técnicas narrativas, cliches occidentales de la ciencia ficción, la fantasía heroica, cine negro…los Japoneses copian UN HUEVO, como todos los creativos del mundo.

    Picasso dijo una vez “Los buenos artistas copian, los grandes roban.”, si ya se que eso de usar citas es un poco cheap, y Picasso no es para nada santo de mi devoción, pero aún así creo que viene a pelo. La creatividad consiste en copiar, copiar y copiar, se empieza copiando a la naturaleza y se acaba copiando a otros artistas que a su vez han copiado a la naturaleza, la norma es muy simple, el que no copia no aprende jamás, por que no tiene base alguna, no le llegan datos de los cuales hacer una intrerpretación personal.

    ¿Realmente han copiado tanto los Japoneses? se supone que son un pueblo sin inventiva, a menudo se abusa de éste argumento y yo creo que es hablar por hablar. Si tan poco original es lo que hacen ¿por que se ve tan diferente? ¿por que genera tanta controversia? ¿por que tanto odio? por que está claro que muy a menudo lo que genera es ODIO, no hay más manera de llamarlo, pero indiferencia no, desde luego.

    En un comentario se hablaba de que “se estropea la idiosincrasia del mundillo” ¿quieres una idiosincrasia de verdad? el comic por lo general deriva de la imaginería del cine, de forma muy directa, o de la larga tradición de la caricatura política inglesa o la ilustración de cuentos infantiles.
    ¿quieres una idiosincrasia de verdad?

    ¿Se te ocurre algo más “raro” que el manga? ¿más marcadamente chocante y distinto a todo lo demás?

    A mi no.



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal