Libro de notas

Edición LdN
El mundo gira sobre un eje podrido por Alber Vázquez

Alber Vázquez es escritor. “El mundo gira sobre un eje podrido” es una columna de opinión que se publica todos los lunes y que alberga como firme propósito convertir a este planeta en un lugar más habitable donde los hombres y las mujeres del mañana puedan compartir su existencia en condiciones igualdad y justicia. Estamos seguros de poder lograrlo. El mundo gira sobre un eje podrido dejó de actualizarse en abril de 2008.

Pepi, Luci, Bom y otros jetas del montón

El otro día estábamos mi hija y yo cenándonos sendas truchas con jamón cuando, en esto, va una espina y se me queda cruzada en mitad de la garganta. No es broma: en la mismísima mitad de la garganta. Mi hija, voluntariosa como pocas, apostó desde el principio por la conocida técnica de la miga de pan: se supone que es cuestión de tiempo que la miga arrastre a la espina y que todo acabe felizmente. Bien, pues llevaba yo ya media barra engullida y nada. La puta espina tocándome cada vez más la moral.

Es entonces cuando mi chati, armada de una cuchara sopera y unas pinzas de depilarse las cejas, decidió que había llegado el momento de recurrir a la cirugía. De acuerdo, a ello. Si hay que sacrificarse, se sacrifica uno. Y con un par. Vale, pues varias arcadas después, mi chati tuvo que rendirse ante la evidencia: la espina no salía ni a tiros. Estaba clavada demasiado profundamente y había llegado la hora de ponerse en manos de un profesional.

Así que para el ambulatorio. Después de una llevadera espera de poco más de diez minutos, me atendió la doctora de guardia que, tras sorprenderse de lo poco que soy capaz de abrir la boca, decidió que me iba a introducir dos dedos “a ver si así”. Fue la primera vez que algo duro y gordo entra en mi garganta y no digo que no pueda resultar, en determinadas circunstancias, una experiencia agradable, pero yo casi echo la pota. Por suerte, a la segunda embestida de la doctora Lecter, la espina se desprendió y fue a parar a mi estómago. “¿Tú has notado algo?”, dice. “Me lo preguntan mucho”, respondo.

De camino a casa, se me ocurrió que ahora que tenía la experiencia, podíamos hacer la película. Por sacar algo positivo del mal trago, más que nada. ¿No lo ves claro? Pues para una peli española, me sobra guión. ¿Que no? Un hombre atrapado en una vida anodina se atraganta un buen día con una espina de trucha (metáfora del dolor, del cambio, del paso de crisálida a mariposa, etc.) y la proximidad de la muerte le impele a descubrir que la vida no es sino un complejo calidoscopio. Ya está. Se podría titular “Volver a empezar”. Hilamos tres docenas de escenas más o menos apañadas y a trincar la subvención. ¿Qué subvención? Pues la subvención, por Dios, la subvención. ¿Acaso no sabías que a la gente del cine la pagas tú también? Sí, los que no vais nunca al cine, también.


Cartel anunciador de la versión en inglés de “Átame”, de Pedro Almodóvar. Almodóvar, por lo menos, es capaz de ser rentable y ganar dinero por sus propios medios.

Y, por supuesto, todos aquellos de vosotros a los que el cine español os da mucho por culo. Todos los que, como yo, pensáis que el cine español, salvo contadísimas excepciones, es una mierda costumbrista que ni sorprende, ni entretiene, ni emociona, ni enseña, ni asombra, ni, ni, ni, ad nauseam. Porque es eso, ¿verdad?

Sí. La mierda en alfombra roja, es igualmente mierda, pero como da de comer, adelante. No quiero ser injusto, así que diré que la subvenciones (el dinero de todos, vaya) no paga el total de las películas. Están los derechos de las televisiones, que son, también, un pico considerable (aunque las privadas, listas ellas, se hacen las remolonas, que para eso juegan con dinero de su propio bolsillo). Pero hay pasta pública de por medio en el cine español. Mucha pasta pública. Tanta que de ella depende que exista el cine español.

Dicho en román paladino: si hay cuartos públicos, el cine español existe; si no hay cuartos públicos, el cine español no existe. Ergo aquí, a toda esa tropa de cretinos instalados en la creencia de que menos mal que ellos existen para salvarnos a todos los mediocres de nuestra supina mediocridad, la pagas tú. Tú, de tu bolsillo. Y eso va a misa. ¿A qué toca mucho los cojones?

A mí, personalmente, sí. Por eso quiero hacer mi película. Tengo mi idea, tengo mi guión y quiero mi dinero. Y lo quiero ahora, porque yo soy así de culto, así de listo y así de glamoroso. Y quiero ir a fiestas vestido de Armani y pisar la alfombra del Festival de Cine de San Sebastián. Quiero ir de fiesta con Cayetana Guillén Cuervo, echarme unas risas con Santi Millán y tomar la última copa con José Luis Garci. Quiero mearme de gusto y estar encantado de haberme conocido. Y quiero conseguirlo ¡ya! con tu puto dinero, de manera que ya estás dándomelo, so capullo.

Y sí, sé que no tengo talento para esto del cine. Ni siquiera tengo nada interesante que contar. Una vez se me atravesó una espina en la garganta y no pudimos acabar con ella a base de miga de pan. Un dramón que te cagas, sobre todo para mí. Y luego la experiencia en el ambulatorio y la carga de crítica social que conlleva. Sí, sí, ahí hay un filme español como la copa de un pino. Mi papel podría interpretarlo Antonio Resines, no digo más.

Pero, ¿qué pasa? Otros muchos tienen tan poco talento como yo y bien que les va. Tienen subvención, claro. Protestan contra la guerra, pero tienen subvención. Es lo que tiene estar subvencionado: que te quita el hambre y puedes dejarte ver en actos sociales con pines reivindicativos en la solapa. Incluso puedes indignarte. Y yo quiero eso. Yo, que, tonto de mí, me metí en una industria cultural sin subvención, flipa: los puñeteros libros, que ni para condenar una guerra como es debido sirven.

Así que me paso al cine. Está decidido. Me paso al cine. ¿Que no llega a estrenarse mi película? Me la suda. Una de cada cinco películas españolas nunca llega a las salas de cine, así que ese no es el problema. El problema es carecer de subvención. Y yo la voy a tener. Vaya que si la voy a tener. Cuidadito, Amenábar, que voy lanzado.

Alber Vázquez | 18 de junio de 2007

Comentarios

  1. Cayetano
    2007-06-18 19:14

    En primer lugar un dato sobre posibles fuentes de financiación para la futura película de Alber. Otra sugerencia para el título: Itotze (atragantamiento) que ayuda (un poco) a ampliar el espectro de entidades colaboradoras. :)

    Puestos a hacer películas baratas, no necesitan subvención, se pueden seguir los ejemplos de McLaren, Balerdi o Sistiaga: Pintar a mano fotograma a fotograma, lleva tiempo pero mucho menos que el que emplea un relaciones públicas (aka productores) yendo de sarao en sarao, de despacho en despacho con el objeto de conseguir pelas para una pelicula que muy pocos van a ver.

    Por cierto, hace más de dos años que no visito una sala de cine. Cuando veo una película, en general, me ocurre lo mismo que cuando leo las novelas de otros: estoy perdiendo mi tiempo de vida viendo cómo (finjen) vivir otros.

    Con todo, aplicaría el mismo principio a la financiación de los museos de arte y manualidades, dejarlos al cuidado del Mercado, no es mala idea. Mucho mejor que quemarlos con artista dentro …

    Suerte con la película ;)

  2. bronco
    2007-06-18 19:18

    Un poco exagerado todo. Vale que el cine español es malo en general, pero imagínate entonces cómo sería si le quitas el dinero de la subvención. Y eso de que pagamos todos, incluso los que no van al cine, es lo mismo que con cientos de otras cosas, por ejemplo, la sanidad pública, que si no te pones enfermo nunca, también pagas.

  3. Alber
    2007-06-18 19:27

    El cine español sin subvención estaría a merced del mercado, es decir, de los deseos del público. Que es como debería estar y que es, dicho sea de paso, como estamos los que nos ganamos el pan en otras industrias culturales. Imagínate que hablamos del sector del libro. ¿Ya? Pues yo publico libros y se me queda la cara de tonto cuando pienso en que lo hago sin subvención. ¿Por qué diablos yo no tengo subvención? ¿Eh? ¿Por qué? ¡Quiero mi maldita subvención!

  4. Cayetano
    2007-06-18 19:30

    Para reforzar las opiniones sobre el cine subvencionado quizá sirva esta noticia reciente

  5. Marcos
    2007-06-18 21:22

    Yo tiendo a verlo todo siempre muy complicado y lleno de matices. Por eso, sí, estoy de acuerdo con Alber, pero… el problema es que el mercado hace trampa y tiene la capacidad de manipular los deseos del lector/espectador. Se parte de una premisa sencilla: si tengo dinero para promocionar convenientemente mi producto, gano en el mercado; si no, no. Tus libros, Alber, no son todo lo leídos que debieran por esa sencilla razón: al lector no se le da la oportunidad de que los lea, porque no los conocé ni sabrá jamás de su existencia, y eso nunca tendrá nada que ver con la calidad o valía de los textos.

    Esto no quiere decir que esté a favor de la subvención, sino que estar a merced del mercado no es más justo tampoco.

    Saludos

  6. María José
    2007-06-18 22:41

    Marcos,

    El problema está en cambiar el concepto de mercado, espero que para ello sirva Internet. Yo no tengo nada claro eso de que “el mercado pueda manipular los deseos del lector/espectador”, creo que tiene que conectar con alguno de los deseos y por esos son tan inútiles las campañas de fomento de la cultura, pero esto sería muy largo de explicar en un comentario.

    En cualquier caso, lo importante es que puedas acceder a la obra y tengas capacidad de decidir, pero si decides que no te gusta, no te deben obligar a subvencionarla, aunque en el futuro se considere una obra maestra.

    En realidad, siempre ha sido muy difícil saber de la existencia de algo, el arte siempre ha llegado a las minorías y con mucho esfuerzo y tiempo. Yo, gracias a Ldn, he podido leer algún libro de Alber y si ahora me pidieran mi opinión sí lo subvencionaría, es más, estoy esperando que lo subvencione alguien para poder tenerlo impreso, con ilustraciones y todo.

    Alber,

    Ya es el segundo susto que nos das. Cuídate, que ya sabes lo que dicen del tercero.

  7. Alber
    2007-06-19 01:07

    Yo tampoco creo que el mercado manipule a nadie: al final, nadie entra a ver “Titanic” con una pistola apuntándole a los riñones. La gente entra a ver “Titanic” porque le da la gana y porque es ya mayorcita y elige que le dé la gana esa peli y no otra. Y hay más pelis: de hecho, los exhibidores están hoy en huelga porque, por ley, se les impone que haya otra pelis. Pelis fantásticas, no digo que no, pero que no le interesan a nadie. ¿Por qué? ¿Porque no se invierten sumas ingentes de dinero en promocionarlas? Pues no. El boca a boca no siempre funciona, pero a veces sí. Sin embargo, hay películas que el “a veces” no les toca ni de refilón.

    Por no hablar de libros. En España se editan libros para parar un tren. La gente lee a Dan Brown, que una mierda de escritor, en lugar de leerme a mí, que soy la hostia de bueno. ¿Y? ¿Está la gente siniestramente manipulada? Pues no. La gente elige a Dan Brown porque le da la gana. Podían haberme elegido a mí, pero eligen a Brown. Pues muy bien, hay que apechugar con ello. El mundo es una porquería, qué le vamos a hacer. Ojalá reinara la justicia en el universo y los poetas tuviéramos mansiones en primera línea de playa atendidas por legiones de sirvientes. Ojalá. Pero no es así.

    Lo que es inadmisible, por lo menos a mí me lo parece, es que yo vaya al gobierno y le pida que, si es tan amable, saque una ley para compensarme porque un extranjero se me está comiendo la tostada. No vendo: pues me aguanto. No van a ver tus pelis: pues te aguantas. Pero nada de “por ley”.

  8. joseluis
    2007-06-19 01:30

    Sugiero no discutais por los cuatro euros con que el Gob hispano subvenciona a la ¿industria? local de cine. Pensad en algo peor, los millones de euros que, diariamente, gasta y malgasta la administración toda ella en esos ridículos anuncios, públicos o propagandísticos, en la prensa papel. Tras lo cual, y recordando la bazofia televisiva pública (y privada) estatal y local, pues … pues acabaremos dándonos a la bebida. Lástima que no en mansiones en primera línea del mar, atendidos por legiones de sirvientes. Los que tienen mansiones y sirvientes son los dueños de esa cosa tan decaída, llamada periódico-papel. Y dueños de TV.

  9. Marcos
    2007-06-19 03:46

    A ver, Alber (qué bien suena), yo estoy de acuerdo con tu segunda parte del argumenteo (el último párrafo), pero la primera falla: la gente (mucha gente, la que marca la diferencia en las cifras de venta) lee a Dan Brown porque entra en el súper y choca con el libro, y ve que hablan de él en la tele, y ve carteles en los escaparates de las librerías. A ti simplemente no te leen porque no saben de tu existencia: tu libro no aparece no ya en los súper, sino en la inmensa mayoría de las librerías: no estás en las estanterías y por lo tanto es harto difícil que puedan escogerte.

    Cuando una pandilla de chavales se van el sábado al cine, su elección tiene dos límites: primero, la oferta del cine, y segundo, el bombardeo de publicidad: ¿entrarán a ver “La maldición de las verduras”, que ni les suena, cuando tienen a su lado “Spiderman 3” de la que no han hecho propaganda hasta en los telediarios?

    Sucede exactamente lo mismo que con la libertad de mercado y las gasolinas: muchas nuevas compañías con la liberación de los gasoleos, pero el precio es el mismo en todas.

    Saludos

  10. María José
    2007-06-19 07:46

    Marcos,

    Ojalá tuvieras razón, pero no la tienes. Ponte a pensar un poco y encontrarás mil contraejemplos.

    Alber,

    Has dado un salto en el vacío con el que estoy en total desacuerdo: “Ojalá reinara la justicia en el universo y los poetas tuviéramos mansiones en primera línea de playa atendidas por legiones de sirvientes”. Yo subvencionaría tu libro, pero lo de las mansiones es otro cantar. Es más, he venido observando una relación inversa entre la calidad de vida del escritor y la calidad de su obra.

    Los que deberíamos tener las mansiones en la playa con los sirvientes somos los lectores, que es como de verdad se puede disfrutar de la lectura. De hecho, esta podría ser una buena opción para fomentar la lectura, la fama, el dinero,… para los lectores. Así quizá se invierta la pirámide y en lugar de haber más escritores que lectores, habrá más lectores que escritores.

    Yo como escritora no soy gran cosa, pero como lectora no tengo precio.

  11. pedanteprogreanticuado
    2007-06-19 19:39

    Sr. Vázquez:
    En primer lugar, el cine español es como el de cualquier otro país, algunos directores buenos, y el resto morralla, ¿o es que el norteamericano es una maravilla? con todos los miles de millones que gastan, y sólo se salvan tarantino y cuatro más, el resto es MIERDA.
    Segundo: usted comenta lo de las subvenciones (es de modernos criticar lo público y lo subvencionado, actualmente tenemos privatizacioncitis aguda), acaso no tienen en USA una subvención acojonante los directores norteamericanos? no es Hollywood una especie de organización con el mismo poder que un pequeño estado que proporciona miles de millones a esos “grandes” directores? no es eso vivir del cuento? no emplean esos miles de millones de dolares para estupideces, hundir barcos, estrellar aviones, efectos especiales por un tubo, etc. etc.? imaginemos lo que podrían hacer algunos directores españoles si el estado español cagara dinero sobre ellos como Hollywood caga dinero sobre mierdas como James Cameron o glorias venidas a nada como Ridley Scott
    Y no me venga con que el dinero de Hollywood está ganado por méritos propios, que todos sabemos las estrategias de mercado que utilizan, la censura encubierta sobre cualquier cine que no sean comedietas románticas o patriotismo barato, y además, si al público sólo le gusta Hollywood, pues vale, pero es necesario compensar con subvenciones a otros tipos de cine, ya está bien de tanto marine salvando al mundo y tanta petardada.

  12. Marcos
    2007-06-19 19:56

    María José, eso no vale: los contraejemplos deberías aportarlos tú, que eres quien no está de acuerdo. Además, por si acaso: no estoy diciendo que esos chicos que llegan a las multisalas se metiesen en una de arte y ensayo si pudiesen, digo que no pueden, es decir, que el mercado toma la decisión por ellos.

    Y pedanteprogreanticuado ya me dirás quién, por aquí, ha ensalzado el modelo o el cine norteamericano; y el problema de la subvención es que es otro modo de censura, pues no se subvencionan todas, ¿verdad?

    Saludos

  13. Alber
    2007-06-19 20:21

    Es un poco aburrido discutir con alguien que confunde churras con merinas, pero ahí va: en Hollywood hay un montón de personas que hacen películas con su propio dinero. Esa es la diferencia esencial: hacen pelis con su propio dinero. Aquí, en España, las pelis se hacen con el dinero de todos. Por eso le llamamos subvención. Por eso nos parece mal. Lejos / Cerca. Dinero privado / Dinero público. Sí / No.

  14. Cayetano
    2007-06-19 20:41

    En cierto modo soy parte interesada, así que no puedo hablar demasiado. Sin embargo hay un aspecto que quisiera destacar. Entiendo la necesidad de subvencionar cierto tipo de cine, especialmente aquel que abre nuevas vías narrativas o estéticas, cine entendido como Arte. Sin embargo el problema reside en un hipotetico jurado burocratico que decide que subvencionar y que no.

    ¿Esto que subvencionamos es un bodrio y aquello no?. Etc. Es el mismo problema que cuando se potencia institucionalmente a un autor y se ningunea a otros.

    Utilizaré una perífrasis temática usando este enlace que apunta a un comentario, para decir: Es la forma moral habitual del burocráta para relacionarse con la industria, sea cultural o no,

  15. María José
    2007-06-19 21:14

    Marcos, para mí es muy fácil encontrar contraejemplos, sólo tengo que fijarme en cualquiera que esté a mi lado, incluida yo misma. Sólo tienes que acordarte de cualquier estrepitoso fracaso de películas que venían precedidas de una publicidad abrumadora.

    Al final de lo que se trata es de en qué quieres gastar tu tiempo, uno puede entrar en Spiderman 3, porque al fin y al cabo, pueden ser dos horas de tu vida en las que si no te gusta la película no pasa gran cosa, hasta te puedes divertir con el de al lado. Pero si uno entra a ver Gritos y susurros pueden pasar dos cosas, que uno sienta que le están enfrentado a algo que uno no quiere o que le parezca que le están poniendo una película en chino (lo que literalmente llamarían un coñazo de película). Por lo que el coste de ir a una o a otra es totalmente distinto. Por tanto, no hay mercado que pueda hacer que las masas prefieran a Bergman. Y no hay que engañarse, la oferta está, puedes elegir probablemente más de lo que se ha podido nunca.

    El problema del cine español, y de otros muchos, es que no es ni Bergman ni Spiderman, sino que, en la línea de lo que dice Alber en su comentario, no se diferencia de asomarte a la ventana y oír las conversaciones de tus vecinos, y que de verdad consiguieran eso ya sería un logro.

  16. joan
    2007-06-19 21:17

    Ayer me enteré que el ayuntamiento de Barcelona gasta una media de 3.500 euros diarios en publicidad. Es decir, mas de un millón de euros al año.
    La de cosas que se podría hacer con ese dinero!!! Y los políticos lo saben, pero también saben que sin publicidad, no hay ventas, y ellos para asegurarse el cargo, necesitan venderse bien, y es por eso que se gastan tanto dinero público en publicidad.
    Con el cine y las subvenciones pasa lo mismo, la mayor parte del dinero se usa para promocionar la película. Y al gobierno le interesa promocionar el cine español, por eso también se quejan los propietarios de las salas de cine, por esa ley de cuotas mínimas. La mayoría de gente, escoge entre la oferta que le llega por medio de la publicidad, no tiene tiempo que perder rebuscando entre autores ‘underground’, es por eso que la mayor parte del pastel se lo come Dan Brown, la masa oye decir que es lo que toca leer, y lo lee. Pero porque antes, la editorial de señor Brown, se lo ha currado. Sé que tu crítica va directo a lo de las subvenciones públicas, que entiendes que la editorial es privada y son ellos los que arriesgan su capital, mientras que en el caso del cine español, somos todos los que pagamos, yo también veo mal que se gasten tanto dinero en pelis que son una mierda, y que obliguen a las salas a pasarlas. Pero hay tantas otras cosas que me encabronan mas que eso, que el fabuloso mundo de las subvenciones del cine español me parecen una minucia… y en el caso catalán, prefiero que se lo gasten en promocionar la última peli de Isabel Coixet, aunque la tipa me da mucha rabia, que en panfletos propagandísticos de lo bien que lo hacen los políticos.

  17. Alber
    2007-06-19 21:44

    En realidad, te equivocas, Joan. En la editorial de Dan Brown en España estaban pellizcándose hasta antesdeayer. Ni por el forro pensaban que esa novela de la que habían comprado los derechos iba a convertirse en el best-seller que al final ha sido.

    Pero es que aún hay más: Harry Potter tardó años en consolidarse como un libro bien vendido. Bastantes años, además. Fue el boca a boca entre los lectores, y no el dinero invertido en campañas de prensa, lo que catapultó al libro.

    Pero da igual. Que una empresa privada invierta ingentes sumas de dinero en promocionar su producto me parece estupendo. Allá ellos. Pero todavía a nadie le ponen una pistola en el cogote para que vaya y los consuma obligatoriamente. Si la masa es borrega, es borrega porque quiere, y ante ese razonamiento uno no tiene nada más que decir. Y fíjate que a mí, el primero, me gustaría que las cosas fueran de otra forma, pero…

  18. pessoa6
    2007-06-20 00:08

    Alber. En Holliwood no hay personas que hacen películas con su dinero. Hay productores forrados que apuestan por películas – comedias con famosos, patrióticas, etc. – que saben que les van a dar mucho más que su inversión. Otra cosa es el cine independiente americano que va a Sundance.
    Cayetano. Si no vas al cine guardate tus opiniones sobre el cine. ¿O no?

  19. pessoa6
    2007-06-20 00:12

    Disculpas por el error gramatical del bosque santo. Hollywood.

  20. Joan
    2007-06-20 00:25

    Por supuesto que el boca a boca entre los lectores hace mucho, y el ver a la gente en el metro, tren o autobus, amorrados a un libro, hace a uno preguntarse, que debe estar leyendo el vecino… pero yo tambien he visto mucha publicidad en los medios del dichoso libro, quizas el despegue fue por boca a boca, pero las grandes ventas, son despues de la publicidad, es la massa borreguil los que acaban poniendo a un producto arriba del todo, en cuanto a vendas hablo, por supuesto no de calidad.

  21. joan
    2007-06-20 00:39

    Perdon por la ortografia: ventas no vendas!

    No si al final tendran razón que a los catalanes nos faltan horas de castellano en la escuela!!!

  22. Camilo
    2007-06-20 00:45

    @Pessoa6

    “En Hollywood no hay personas que hacen películas con su dinero. Hay productores forrados que apuestan por películas”

    ¿Es que los productores no son personas? Por otro lado, te aseguro que las películas que van a Sundance también tienen productor. Todas las películas, hasta las de más bajo presupuesto, lo tienen, aunque en ocasiones (muy pocas) éste coincida con el director.

    Me gustaría incidir en el tema de la subvención como forma encubierta de censura. Supongamos que yo tengo un proyecto acojonante, pero acojonante de verdad, que tengo un guión estupendo, que tengo apalabrados a los mejores actores y fichados a los técnicos más sublimes. Y supongamos también que el héroe de mi peli (el héroe, no el villano) está explícitamente a favor de la independencia del País Vasco. Por ejemplo. ¿Creéis que me la subvencionarían?

  23. Cayetano
    2007-06-20 01:05

    Camilo. Estoy seguro que encontrarías financiación, solo se trata de tocar en la puerta adecuada ;) . Ahora en serio, toda subvención lleva implícita cierto grado de censura en tanto que los recursos lo gestiona una ideología.

    Pesoa: Que ya no vaya al cine no quiere decir que no vea cine :) Para que me situes puedes seguir algún enlace, el que doy en el primer comentario podría servir, este otro de Norman McLaren en wikipedia tambien. Para continuar ubicando mis gustos, todo lo que no sea contar historias con la sensibilidad estética de, por ejemplo, Shohei Imamura
    no me interesa demasiado. Por decirlo de forma amable hay pocas películas (no recuerdo ninguna) hechas recientemente que pueda considerar interesantes, esto claro desde mi punto de vista.

    Algo que no puedo soportar en las salas de cine es el volumen excesivo que intenta tapar la increible falta de educación comiendo, sorbiendo, eructando, comentando … mientras ver (o intentas) una película.

  24. Otis B. Driftwood
    2007-06-20 01:13

    Algunas puntualizaciones:

    “En Hollywood no hay personas que hacen películas con su dinero. Hay productores forrados que apuestan por películas”
    Me temo que eso era antes, digamos hace medio siglo, pero ya no. Aunque todavía quedan algunos productores de ese estilo (Saul Zaentz, David Puttnam, Francis Ford Coppola, Robert Redford y poco más), que se encargan de buscar financiación para las películas, pues tal es el trabajo del productor, la mayoría de los films que vemos se hacen en estudios gobernados por consejos de administración, ya que son o pertenecen a grandes corporaciones. Por poner un ejemplo, la Columbia como tal ya no existe, se llama Sony Pictures. Paramount pertenece desde hace años al gigante de la comunicación Viacom, Warner a Time Inc., etcétera. Y, como se deben a sus accionistas, estos estudios financian las películas que piensan que van a ser rentables en taquilla, con sus estrellas, sus efectos especiales y, en ocasiones, sus directores de millones de dólares. No existen las subvenciones (aunque sí ciertos beneficios fiscales) y un fracaso en taquilla puede acabar con la venta del estudio a otra compañía. Así desaparecieron United Artists, Orion Pictures, MGM y, más recientemente, Dreamworks, como estudios independientes.
    Que sí, que de vez en cuando suceden cosas como “El Mariachi” o “The Full Monty”, pero incluso ahí necesitan el respaldo de un gran estudio para poder distribuirse. Y por muy buena que sea la peli, si no tiene distribución no hará ni un duro. Y si se cree que no va a dar dinero en los cines, no se estrena, pasa directamente al video (en España, la quinta parte de Star Trek, e incluso “Noises Off” de Bogdanovich se comercializaron así).

    Por la misma razón, los estudios invierten muchísima pasta en publicidad y promoción de todo tipo de sus películas. Esto es mucho más patente cuando se acercan los Oscars, en los que se hacen campañas electorales tan fuertes que ríase usted de las del PPSOE. Funciona el boca-oreja, desde luego… pero una vez que la película está estrenada. Por eso las recaudaciones del primer fin de semana son tan importantes, y un gran estreno que no esté entre los cinco más taquilleros de ese fin de semana se considera un completo fracaso, aunque a veces se recupera después.

    El problema del cine español, sobre todo del actual, es que es intrínsecamente malo. No hay malas historias (algunas son realmente interesantes, bien llevadas), pero falla la interpretación, la ambientación, el “gancho”, la música (en este punto seamos justos: se ha mejorado muchísimo) y, sobre todo, el marketing. Yo veo un trailer de una peli española, o un póster y lo normal es que se me quiten las ganas de verla. Pero esto sería tema para un (larguísimo) post aparte.

    Con las subvenciones sucede otro tanto: se dan por anticipado y a fondo perdido, a directores consagrados antes que a noveles, e independientemente de cómo les haya ido con su última película. Así, Garci, Aranda, Saura, Almodóvar, Bajo Ulloa… tienen patente de corso para hacer ladrillos si les peta (y normalmente los hacen). Yo las suprimiría por principio… pero si ha de haberlas, las limitaría a dos casos: “Operas primas” para directores que comienzan, incluyendo cortometrajes, y a aquellos cuya última película haya recuperado la inversión, como mínimo. Al que haya perpetrado un pufo, ni un duro, que se busque la vida si quiere seguir con ello, que para algo es dinero público.

    Disculpad el ladrillo, pero creo que era necesario en este caso ;-)

    Saludos.

    PD: Pessoa, “Hollywood” no significa bosque santo, sino bosque de acebos :-)

  25. Cayetano
    2007-06-20 01:27

    Interesante, el ladrillo de Otis :), Solo añadir que una parte muy importante de la financiación de las películas spain se hace a traves de entidades de crédito como el Instituto de Credito Oficial y otros, muchas veces usando los avales de empresas de TV (TVE, Canal+, etc.), créditos que hay que devolver …

  26. Cayetano
    2007-06-20 01:34

    Por cierto, El Centro Tabacalera en San Sebastián, proyecta una vieja peli experimental de mi querido amigo Jose Antonio Sistiaga. Es un caso típico de tostón intelectual que merece subvención. Sin embargo no la tuvo, la genesis de esta obra es todo un poema. Pero no tengo tiempo ni ganas de contar …

  27. pessoa6
    2007-06-20 01:51

    Gracias por tu estupendo ladrillo, Otis. Y por los acebos. Arboles santos literalmente.
    Cayetano, esa misantropía. Hay gente que vamos al cine en VO y nadie come, bebe, eructa, etc. Sólo gente que disfruta muchas veces de algo que, si no lo es, se aceca mucho a una obra de arte.

  28. pessoa6
    2007-06-20 02:04

    Abundando. He disfrutadoultimamente con: “ La vida de los otros”, “Nuevo Mundo”, “El libro negro”, menos, i hasta con “El jefe de todo esto”

  29. Ana Lorenzo
    2007-06-20 02:22

    Alber, en uno de los enlaces que das sale como ejemplo de cine americano Spiderman y como ejemplo de cine español, en coproducción, de la misma época, El hijo de la novia. He visto las dos: me encantó la segunda y me aburrí como una ostra con tanta pseudopsicología en la primera (yo, que recordaba los cómic, y que iba convencida de que era pura acción, llevada por mis hijas). No estoy a favor de subvenciones, que es cierto que además causan censura: me recuerda a los cupos para mujeres. Si es mujer, entra.
    No, si es buena, entra. Hay que arreglarlo haciendo que no sea discriminada por ser mujer. Pues lo mismo en el cine: hay que conseguir que la industria española sea capaz de hacer la competencia a la norteamericana.
    Por otra parte, que el marketing que hacen influye en la gente, como dice Marcos, yo sí lo creo. A veces en los cines que están cerca de mi casa, con varias salas, hay grupos de chicos que hablan de qué película ver; «esa no, ni la han anunciado en la tele», oigo a menudo.
    De todas formas, en un país o en una sociedad de la que hace nada decíamos que los reality shows son un éxito, no es de extrañar que las películas que más se vean sean las más comerciales: yo nunca he entendido cómo es que Eddie Murphy tiene público una vez doblado al castellano. ;-)

    Un saludo

  30. Alber
    2007-06-20 02:42

    Mira, Spiderman a mí tampoco me gustó demasiado. Pero, sin embargo, Hulk me pareció preciosa: nunca una peli basada en un personaje de la Marvel ha sido tan bella. En España, ni en cien millones de años alguien hará algo que se le parezca.

  31. María José
    2007-06-20 03:01

    Ana, no entiendo por qué la industria española tiene que ser capaz de hacer la competencia a la americana, ni a ninguna otra. Debe ser que no tengo un sentimiento muy arraigado de pertenencia a ningún grupo, pero a mí me da igual dónde y quién haga lo que me gusta.

    El problema es que para el cine español me quitan dinero y para el americano no. Yo creo que una opción es que en la declaración de la renta marcáramos a quién queremos subvencionar. Yo seguiría apostando por Saura, aunque hiciera un nuevo ladrillo. Es más, yo sólo por haber hecho “Cría cuervos”, “La prima Angélica” o “La caza” le estaría pagando todavía.

    Lo de “esa no, ni la han anunciado en la tele”, parece que lo planteas como un prejuicio por parte de los chicos. Pero bien podría ser lo que llama un amigo mío un “post-juicio”, han ido a otras que no anunciaban en la tele y no les han gustado. Y hacen bien.

  32. Cayetano
    2007-06-20 03:40

    Por cierto, ya que se cita una magnífica pelicula como Cría Cuervos señalar que admiro al productor Elías Querejeta, que decía entre otras muchas cosas que es muy difícil luchar contra el poder de la estupidez, pero es necesario hacerlo y tener imaginación suficiente para, sin armas, ganar.

    Este productor consiguió hacer películas notables a pesar, primero de la censura franquista y despues la económica.

    Es un ejemplo vivo de que las subvenciones y leyes proteccionistas no son suficientes, se requiere talento. Vuelvo a mi tema preferido ¿Por que no invertir mejor en el desarrollo de la sensibilidad estética?

  33. Ana Lorenzo
    2007-06-20 07:02

    María José, yo tampoco tengo un sentimiento arraigado de nada; cuando digo lo de la industria del cine español lo digo como una opción a gente que nace aquí, se forma aquí y supongo que quiere vivir aquí. Que no les sea necesario irse para poder tener los medios de que se dispone en EE. UU. Vamos, algo así como los investigadores, que siempre tienen que marcharse.
    A mí de Saura me gustan muchas.
    Y, Cayetano, estoy de acuerdo contigo en que la sensibilidad estética acabaría con que las pifias del cine y de la tele tuvieran espectadores. Pero eso es educación y la educación, ah, la educación es una asignatura cada vez más pendiente y más lejana.

  34. Jose
    2007-06-20 07:29

    La pregunta del millón es, si somos una democracia, o no.
    Si estamos inmersos en una economía de “libre” (perdón) mercado, o no.
    Si estamos en un “estado de derecho” (perdón), o no.
    Y así hasta que el sueño nos venza, él también, otro día también
    Debatir estas perogrulladas, debería sonrojarnos en el fondo, pero es que el fondo, es como para no mirarlo, otro día también.

  35. María José
    2007-06-20 07:44

    El problema es que la gente no siempre puede hacer lo que quiere, ni vivir donde quiere, ojalá fuera así.

    Llevo tiempo observando con asombro la creación de un nuevo sistema de jerarquías: si alguien quiere dedicarse al cine, la cultura o la investigación (de esto sé más) puede tener un dinero asegurado haga lo que haga, que en muchos casos es nada. Y en realidad eso te permite vivir aquí, pero no investigar como si estuvieras en otro sitio. Ahora bien, si uno no tiene esos objetivos (o esas habilidades) tiene que buscarse la vida como sea, incluso trabajando en jornadas partidas de ocho horas que les tienen esclavizados todo el día. Y encima tienen que pagarnos, ir a vernos y gustarles lo que hacemos.

    No sé qué nos ha llevado a decidir que la lucha por la supervivencia es sólo para unos.

  36. pedanteprogreanticuado
    2007-06-20 20:22

    Se está hablando de censura a causa de una subvención estatal, ¡qué gracia! Os recuerdo que la censura está presente también en las subvenciones privadas (que eso es lo que es Hollywood y su entorno, Alber SUBVENCIONES PRIVADAS, O SEA, UN HIJOPUTA CON MILES DE MILLONES CONTROLANDO LO QUE SE FILMA Y LO QUE NO). Si en una película europea salen determinados temas se la censura en Estados Unidos (se le asigna una calificación determinada, que las condena a cines minoritarios). Si una película bélica no es del gusto ultrapatriota de los militares USA, no les proporcionan asesoramiento ni vehículos para realizar la película (muy bien, son libres —la sacrosanta palabra— de hacerlo los militares, pero las películas que permiten hacer son los más nauseabundos panfletos patrioteros que uno se pueda echar a la cara). Si una película tiene un tema “rarito” o “contestatario” no se le proporciona subvención (financiación) alguna.

    Veo que algunos están un poco obsesionados con el tema de “pagar con el dinero de todos”, como si se estuvieran aprovechando de nosotros, pero os recuerdo que las empresas privadas se aprovechan de nuestra ignorancia para darnos mierda (bancos, promotoras de viviendas, compañías cinematográficas, compañías discográficas, etc.etc.), y nadie les pide que rindan cuentas con la escusa de que son privadas y estamos en un país libre, y el que diga lo contrario… COMUNISTAAAAA!!!!!!! HEREJEEEEEE!!!!!!
    Pues nada, hombre, que os vais a tener que seguir aguantando con las subvenciones a películas de mariquitas y “costumbrismos varios”. De puta madre.

  37. pedanteprogrehippie
    2007-06-20 20:43

    Ah, un buen ejemplo de basura patriotera, “300”, un peliculón, una película “mu güena”, mubienhecha (aunque es cierto que no con tanta subvención privada).
    Sustituid los soldados griegos por marines norteamericanos y a su jefe (¿se llamaba Leónidas?) por George Bush y ¡voila! ahí tenéis una de tantas películas de americanos salvando al mundo.
    Si, si, ya se que esto no tiene nada que ver con el tema original, pero ¡es que tenía tantas ganas!!

    Ah, perdón por lo de “escusa” con S.

  38. Cayetano
    2007-06-21 05:06

    Bueno, para alegrales la vista y rebajar la tensión dos joyitas (en mi opinión), parcialmente subvencionadas: Pas de Deux (1967) y Narcissus (1983).

  39. Cayetano
    2007-06-21 05:26

    Avisillo: A proposito de esa versión de Narcissus, no encontraba un video mejor, la adaptación musical no está mal, pero no es el original. Como ejemplo sirve

  40. Ana Lorenzo
    2007-06-21 16:38

    Para alegrar la vista y el oído también, Cayetano, ahí va una milonga , de la película Tango, de Carlos Saura, una de mis favoritas.

    Un beso



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal