Libro de notas

Recomendaciones LdN

Con violencia, ¿no hay diálogo?

Al fin encuentro un artículo sobre el terrorismo de ETA que expresa lo que pienso sobre el asunto. Javier Elzo cree que se debe dialogar más que nunca cuando hay violencia, precisamente para acabar con ella; y la razón es sencilla: la experiencia, nuestra y externa, nos dice que no hay otro modo de acabar con este tipo de terrorismo: “Pero no nos engañemos. La sola vía policial no acabará con ETA por la sencilla razón de que, aunque se atrape a todos sus comandos, ETA tiene una retaguardia del orden de 50.000 personas que, con mayor o menor fuerza, aprueban su forma de actuar, y un núcleo, bastante más reducido, que está dispuesto a apoyarla logísticamente y a dar el salto a la clandestinidad. ETA no es el GRAPO, ni las Brigadas Rojas, ni la banda alemana Baader Meinhof. ETA se perpetúa porque tiene una base social sólida que la legitima y la apoya.” Con violencia, ¿no hay diálogo?.

Marcos Taracido | 10/01/2007 | Artículos | Terrorismo

Comentarios

  1. joseluis
    2007-01-10 20:54

    Es cierto que se debe negociar más que nunca, pero me parece que el problema es ¿quién, quiénes negociar?

    El gobierno PSOE no negoció y ensordecido por un PP que no hace más que chillar y estorbar, llegó a decir que habían cedido todavía menos que el PP cuando éste gobernaba. Inmenso error … Así no se negocia.

    ¿Por el otro lado, ETA? El problema de esa gente es su cortedad mental, su rigurosa falta de preparación intelectual: de ellos, también como en el dúo PSOE -PP, quien más chilla tiene el mando. Así no se negocia.

    Con dos gritones en cada lado de la mesa y ambos ninguneando al Gobierno vasco (que, detalle interesante, siendo tripartito ampliaría el arco ideológico), me expliquen qué puede hacerse: la nada más absoluta.

    Y siento decirlo, claro está que, colocando la bomba en Barajas, ETA rompió su tregua. Pero claro estuvo también que durante esa tregua de parte, sufrió acoso policial (legítimo si se quiere) pero también un miserabilísimo acoso judicial por los satélites que ahí tiene insertos el PP. Y acoso mediático, que lo mismo y por parejos satélites peperos: los medios de “comunicación”. De agitación y propaganda, mejor sería llamarlos.

    ¿Resultado? rota la tregua por uno y otro lado, es resultado serán nuevas víctimas, y de ellas, las más, serán del pueblo indefenso. Como para pensar que a muchos, verdaderamente a muchos, interesa la existencia de una ETA activa. No sólo a los etarras: a otros también.

    Creo que es eso, y eso es malo.

  2. Cayetano
    2007-01-10 21:42

    Hay quienes emplean el argumento de que ETA se perpetúa porque tiene una base social sólida que la legitima y la apoya. Javier Elzo es sociólogo, como otros muchos opinadores a los que se les supone formación sólida. Según sus propios parámetros de análisis, es muy poco serio afirmar eso de una base solida sin utilizar datos objetivos. Hace tiempo que, entre los votantes y simpatizantes de la mal llamada izquierda abertzale, el apoyo a la solución militar está muy cuestionada. Esto último es una percepción personal que no está fundamentada en ningún estudio de campo serio.

    Gracias a esta imprecisión o falta de datos objetivos (no valen las encuestas con preguntas manipuladas) cada partido o entidad puede decir que el Pueblo Vasco tiene este o aquel sentimiento. O peor aún constituirse en vocero de los sentimientos de la mayoría del Pueblo Vasco. ¿Basándose en qué premisas o datos?.

    ¿Cincuenta mil dice usted? Tambien pueden barajarse cifras de 200.000 desglosadas en 100 matones que circulan en libertad (o perros pastor) que controlan los sentimientos de 199.900 personas carentes de criterios propios (u ovejas). Esta percepción no se basa en ningún dato cientifico, Puestos a decir tonterias tambien suelto las mías.

    Un indicador de las diferencias entre ciudadanos lo vemos en el caso de Agustín Ibarrola . Esto de las castas y status entre vascos (o españoles) tiene algo que ver con el poder económico y las relaciones (buenas) personales. ¿Cuántos vascos son o hay según el PNV? ¿Cuántos según ETA? ¿Cuántos según el PP?, etc. ¿Qué es eso de Pueblo Vasco?

    Lo curioso es que (supongamos) 100 matones estan al servicio de la propaganda de Estado. Por 100 individuos que desprecian la vida ajena (oyen voces del más allá) y constituidos en asociación cultural tenemos que soportar las acciones del Estado contra los derechos más elementales de los ciudadanos (¿nadie lee los informes de Amnistia Internacional referidos a España?).

    En mi opinión la clase política (y los expertos contratados que comen de la sopa boba del terrorismo) son una pandilla de inútiles de reconocida solvencia.

    Creer que 100 matones digidos por voces del más allá (patria, bandera, etc.) van a cambiar armas por paz es de idiotas.

    Y si no, intenten limpiarse el culo con la bandera española o cagarse en los antepasados de la familia Bobón. Sucede que los 100 matones que controlan ETA solo escuchan las voces equivocadas. Las ovejas bien, balando ;)

  3. Cayetano
    2007-01-12 22:50

    Si hay una evidencia, entre otras muchas, del escaso interés por resolver los problemas es la importancia que se da a las formas. La guerra de los lemas para encabezar manifestaciones es un indicador de que en realidad se está a otras cosas. Por otro lado las manifestaciones contra los actos de barbarie no afectan en absoluto al grupo que dirige el aparato militar de ETA.

    Tambien hay que entender (no necesariamente compartir) la posición y estrategia del PP y la AVT que viene dando buenos resultados. En esta democracia no importan los argumentos, lo importante es el número votos. Nada mejor y más eficiente que hacer política usando las emociones … los colores del equipo

    Si el PP continúa así conseguirá aumentar su representación y ese es el objetivo principal. No necesariamente aportar soluciones …

  4. Cayetano
    2007-01-12 23:28

    Ramón Irigoyen intenta crear una nueva definición DREAP (Dinámica de Retroalimentación de la Estupidez en el Ámbito Político)

  5. Cayetano
    2007-01-16 02:17

    Una cuestión de estrategia, no necesariamente un discurso lógico: Manifa en favor de una vivienda digna

  6. Manolo
    2007-01-17 02:39

    El atentado de Barajas con el que ETA rompió el alto el fuego es un hecho que obliga a replantear teorías e hipótesis muy arraigadas en los partidos en materia antiterrorista, por razonables que en su momento las considerasen. Obliga al Gobierno a explicar no sólo que su optimismo era equivocado, como hizo Zapatero, sino las razones que le llevaron a no reaccionar frente a señales obvias que contradecían ese optimismo. Y obliga al principal partido de la oposición a reconocer que eran falsas sus acusaciones sobre las concesiones que el Gobierno ya había hecho a ETA.
    No hubo ayer ni lo uno ni lo otro. Zapatero no dio una explicación de lo ocurrido, ni avanzó los criterios sobre los que, sobre la base de la experiencia, propone refundar la unidad contra ETA en el nuevo pacto multilateral que propuso. Y Rajoy no sólo no rectificó sus acusaciones, sino que las agravó con juicios de intenciones a voleo, incluyendo uno gravemente calumnioso que no rectificó cuando el presidente del Congreso le dio ocasión para hacerlo: que “si no hay bombas será porque ha cedido”.
    Casi lo único positivo de la jornada fue que Rajoy aceptara participar en la reunión de la Comisión de seguimiento del Pacto Antiterrorista propuesta por Zapatero como paso previo a una reunión de todas las formaciones democráticas para poner en común iniciativas de respuesta a la nueva situación. Con esa propuesta, el presidente buscaba un equilibrio entre el reconocimiento de que un partido con cerca de diez millones de votos y con el que tiene firmado un pacto en la materia no es uno más; y su intención de ampliar ese pacto a otras formaciones que en su momento no lo suscribieron. Ambas cosas son acertadas, pero faltó que Zapatero ofreciera a Rajoy una explicación de los motivos que le llevaron en su momento a renunciar a un aspecto esencial de aquel pacto: la negativa a negociar con ETA. Rajoy le recordó que en el programa electoral con el que ganó el PSOE las elecciones figuraba el compromiso de aplicar ese principio y de mantener vigente el pacto hasta la desaparición definitiva de ETA.
    Ayer era una buena ocasión para explicar que era precisamente el éxito de la política de firmeza (orientada a la derrota policial de ETA) que recogía el Pacto Antiterrorista lo que permitió en 2005 explorar la posibilidad de un final pactado que evitase una sangrienta agonía de ETA y facilitase la integración de los 150.000 votantes de Batasuna en el sistema democrático. Había motivos para considerarlo verosímil. Pero antes de dar el paso de la resolución del Congreso, Zapatero debió asumir como una prioridad convencer al PP de que podían dar ese paso juntos; habría permitido concertar una respuesta también compartida si el ensayo fracasaba.
    Es posible que Zapatero piense que es más prudente no adelantar sus propias propuestas para el nuevo periodo, a la espera de esa reunión con el PP y de la ronda de contactos del ministro del Interior con los demás grupos. Pero precisamente porque, como él mismo recordó, suya es la responsabilidad de dirigir la política antiterrorista, debió haber sido menos genérico a la hora de sacar las conclusiones de este fracaso con vistas a la nueva orientación. Por ejemplo, respecto a la separación radical entre lo que cabe acordar con ETA (reinserción) y lo que de ninguna manera puede ser sujeto de negociación con los terroristas.
    Existen divergencias sobre a partir de qué grado de debilidad de ETA deja de ser imprudente la búsqueda de un final pactado; sin embargo, esa diferencia es ahora menos acusada desde el momento en que hasta los partidos nacionalistas admiten que Barajas no sólo ha arruinado esta tregua sino cualquier proceso planteado sobre la base de treguas de cualquier tipo: el abandono definitivo y comprobable de la actividad terrorista será en adelante condición para cualquier diálogo sobre la reinserción de los presos y activistas clandestinos. Rajoy admitió, aunque de manera oblicua, que (sólo) en esos términos podría contar el Gobierno con su apoyo. Luego hay alguna posibilidad de recomponer un acuerdo básico para el periodo inmediato, en el que nadie plantea repetir un proceso como el ahora roto. Zapatero dejó claro que Batasuna no podría presentarse a las elecciones sin cumplir los requisitos de la Ley de Partidos.
    Rajoy se mostró dogmático y ofensivo contra el presidente del Gobierno. Incluso cuando pidió una aclaración final, que pudo utilizar para matizar sus despropósitos, la utilizó para remachar: como si sólo le interesara la destrucción política del adversario. Sus acusaciones desmedidas han envenenado la relación entre los dos grandes partidos, han fortalecido el narcisismo de los tontos que mandan en ETA (convenciéndoles de que habían conseguido todo eso que el PP decía que había concedido Zapatero) y han evitado una crítica racional a errores no tan graves pero ciertos cometidos por el presidente en su gestión de este asunto. A las razones políticas en favor del consenso de PP y PSOE en esta materia habría que añadir la conveniencia de evitar el traslado de la bronca entre ellos a todo tipo de asociaciones, colectivos profesionales (jueces, por ejemplo) y hasta a las relaciones personales entre particulares. Es incomprensible lo que está pasando tras el brutal atentado del 30 de diciembre.

  7. joseluis
    2007-01-17 04:45

    ¿es incomprensible lo que está pasando tras el atentado? No lo creo. Es muy comprensible. Más voy a decir y sin dármelas de genio. Me lo estaba esperando. ¿Porqué? Porque desde unos 3 meses antes, reverdecía la “kale borroka”: infaltable señal,

    Por aquel entonces, el PSOE presumía que había cedido menos que el PP, etc. ¿entonces, qué se esperaba, es que PSOE y PP son tontos, no sólo los etarras?

    A lo que arriba dije (y que me lleva a un completo pesimismo) añado, oída la afirmación de Rajoy ayer (que si ahora ETA pone bombas es culpa del gobierno; y si no pone, es que el gobierno ha cedido: frase canalla como pocas), oída esa frase, es que los “cerebritos” etarras deben estar carcajeándose; que al PP sólo le falta instar a un golpe de Estado. Y al gobierno, le queda reconocer que incumpliendo la ley (con la dispersión de los etarras, que viola la Ley Penitenciaria) y fabricando leyes escasamente democráticas (la antiBatasuna, sin ir más lejos) y con “pactos antiterroristas” de sólo dos partidos, como si sólo dos hubiera; y dejando a los franquistas insertos en el “poder judicial” campando por sus fueros, no reconociendo y desmantelando todo eso, todo al garete. O al carajo, como prefieran.

  8. melmoth
    2007-02-06 17:41

    La opinión de que con atentados hay que negociar más que nunca es, en mi opinión, “naive” y sumamente peligrosa. De ella se deduce de forma inmediata que “si hay más atentados/violencia habrá más negociación”: uno de los principios básicos de ETA.

    Con violencia puede haber diálogo, pero desde luego debería ser un diálogo más cauteloso y más restringido que el que había antes, en espera de tiempos mejores.

    saludos



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal