Libro de notas

Edición LdN
Una aguja en un pajar por María José Hernández Lloreda

Se pretende ir construyendo, los días 10 y 20 de cada mes, una antología personal de poemas (que no de poetas) de autores más o menos contemporáneos, más o menos conocidos. Los poemas tienen en común el ser lo suficientemente cerrados para producir una sensación/idea compacta y lo bastante abiertos como para que además emerjan nuevas significaciones con cada nueva lectura. La autora es profesora del Departamento de Metodología de las Ciencias del Comportamiento de la Facultad de Psicología de la UCM.

Palabra de árbol. Francisco Javier Irazoki

NO CONOCÍ al que murió en el vientre de mi madre. La abuela lo recogió, dijo que era grande como un guía y lo puso en el hoyo que el padre había cavado entre las raíces de mi higuera preferida.
           Yo pasaba tardes enteras bajo el gris áspero de las hojas del árbol, esperando que naciesen los higos. Cogía al fin el fruto blando y tocaba su piel negra que después deshacía en tiras. Cada hilo era una puerta para adentrarme en mi hermano muerto y lo paladeaba al ritmo lento de un viajero antiguo. Luego rompía con los dientes las semillas menudas del interior. Ellas contenían palabras, voces que subieron por la savia de la higuera.
           Los otros niños crecieron descubriendo aventuras. Para mí, crecer fue sentir el paso del tiempo al escuchar los mensajes que un muerto me enviaba desde sus frutos.
           Alguien quiso una ceremonia devota en aquel lugar. De la cartera de mi ojo derecho saqué una lágrima inmóvil. Una lágrima petrificada que se transformó en blasfemia de fuego cuando la deposité en la escudilla situada a los pies de los ídolos.

Francisco Javier Irazoki
de Los hombres intermintentes. (Hiperión, 2006)

María José Hernández Lloreda | 20 de octubre de 2007

Comentarios

  1. Alber
    2007-10-21 06:28

    Irazoki es uno de los mejores poetas vivos en español. Seguidle la pista porque de verdad merece la pena. Muy buena, selección, María José.

  2. Helena
    2007-10-22 03:40

    Un poeta intermitente de Lesaka, con un hueso de cereza que echa raíces dentro de su estómago, una mirada líquida que escribe desde el otro lado del espejo.

  3. Ana Lorenzo
    2007-10-22 16:23

    Jo, María José, el último párrafo me descabala todo lo anterior. Y tengo que reinterpretarlo. ¿Es el adulto ya quien habla de la lágrima inmóvil?
    La fruta y la palabra; las palabras del muerto que es grande como un guía y es la medida del tiempo de un niño que descubre.

    Gracias por el texto.
    Un beso.

  4. María José
    2007-10-22 18:34

    Ana, es verdad que el último párrafo tiene un tono diferente al resto del poema. Hasta ese momento es más bien un recuerdo agradable, aunque el tema es duro, y el último párrafo es como el final del sueño. Lo que hasta un momento puede haberte acompañado, como una fuerza interior que sirve como motor, cambia y sale como una fuerza más bien destructiva. Pero es una interpretación muy libre.

    Este es uno de los poemas que para mí va ganando mucho en diferentes lecturas, porque al principio parece muy evidente y no lo es. Quizá el último párrafo el que te hace caer en la cuenta de esto.

  5. Ana Lorenzo
    2007-10-22 20:13

    Gracias, María José, por la orientación. Me gusta.
    Y tienes razón: en poesía, al releer, los poemas van cobrando un significado más adecuado (¿se puede decir eso?), como si fueras encontrándoles el guante o si te lo encontraras tú. Al menos a mí me ocurre eso. Con lo que libro de poesía que me gusta, libro que compro, porque releo mucho más poesía que prosa (bueno, en prosa hay excepciones): creo que en general la gente tiende a releer poesía.
    Un beso.



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal