Libro de notas

Edición LdN
Textos del cuervo por Marcos Taracido

TdC es un diario de lecturas, un viaje semanal por la cultura. Marcos Taracido es editor de Libro de notas. Escribió también las columnas El entomólogo, Jácaras y mogigangas y Leve historia del mundo [Libro en papel y pdf]. Ha publicado también el cómic Tratado del miedo. La cita es los jueves.

Aira, Vila-Matas, Sebald

1. César Aira es el Vila-Matas divertido.

2. Soltada la boutade, me explico: la diversión, sabemos, tiene múltiples matices. Uno puede divertirse leyendo un tratado de Schopenhauer o viendo una película de Disney. A mí Vila-Matas me divirtió como me puede divertir Schopenhauer, y Aira como me puede divertir Disney, pero espero que esto no se vea como un desmérito para el escritor argentino, porque

3. no soy un buen lector de Vila-Matas: leí varios de sus libros, con interés, con cierto aprovechamiento, pero ya no tengo ganas de leer más: me he rendido como lector, o me ha perdido como lector, porque quizás el problema sea suyo y no mío, eso puede pasar cuando alguien no entra en tu obra para quedarse. Sin embargo, sigo queriendo leer a Aira.

4. Sebald quiso escribir ensayo y le salieron novelas posmodernas; Vila-Matas quiso escribir novelas posmodernas y le salieron decimonónicas; Aira se empeñó en novelas pulp, serie B, y le salieron ensayos.

5. Lo de Aira es el absurdo realista. Y sí, juego con el término «realismo mágico», pero convierto el adjetivo en sustantivo porque eso es lo que veo: absurdo (realismo) con toques de realismo (magico) que aportan el entramado suficiente para que no se venga abajo todo.

6. Absurdo es el planteamiento de Varamo: un oficinista al que, sin haber escrito nunca nada, las circunstancias le llevan a redactar el mayor poema de la literatura hispanoamericana. El absurdo en La villa se cuela poco a poco, y es ese elemento que va convirtiendo una novela costumbrista en una de superhéroes; en El congreso de literatura el absurdo da un salto mortal: sobre el planteamiento (hacer un clon de Carlos Fuentes) Aira multiplica el absurdo como única salida posible: la desmesura surrealista como conclusión del plagio.

7. Porque esa es otra sensación en sus novelas: la improvisación: todo parece que es provisional, que la trama puede girar, y gira, en cualquier momento hacia el lugar más extraño, que su ficción está controlada por un dios anárquico y caprichoso y genial que dirige a sus personajes a impulsos de un alcohol iluminador.

8. Y los inadaptados, marginados sociales, los raros que protagonizan sus historias sintetizados en Cómo me reí, donde Aira autor-narrador se queja cuál Cervantes quijotesco de que él no escribe novelas de humor como todo el mundo piensa, y para ello (ay, Lázaro de Tormes) cuenta su adolescencia de extraño e imposturas.

Marcos Taracido | 26 de julio de 2012


LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal