Libro de notas

Edición LdN
Textos del cuervo por Marcos Taracido

TdC es un diario de lecturas, un viaje semanal por la cultura. Marcos Taracido es editor de Libro de notas. Escribió también las columnas El entomólogo, Jácaras y mogigangas y Leve historia del mundo [Libro en papel y pdf]. Ha publicado también el cómic Tratado del miedo. La cita es los jueves.

El libro digital y el formato asesino

1. Cada vez parece más evidente que el libro en papel tiene los años contados; cada vez también es más nítido que el mundo editorial no cambiará su negocio sustancialmente.

2. La batalla que se está librando por el precio del libro digital la están perdiendo todos: el editor lucha por mantener los elevados precios del papel en los bytes, y el usuario abarata recurriendo a las copias compartidas, cada vez más numerosas y rápidas: pierde el primero en ventas, pierde el segundo en la calidad de las copias, escaneadas o traducidas por aficionados.

3. Pero el editor tiene una coartada perfecta, perfectamente válida en las editoriales pequeñas: la proliferación de distintos formatos encarece la edición del libro digital. Hoy no se puede hablar de digitalización de una novedad, porque el original ya lo tiene la editorial escrito en bytes. Se trata pues de darle formato para que sea cómodamente leído por los dispositivos de lectura electrónica. Esto resultaría muy sencillo si el formato es estándar, uno, legible por todos los dispositivos.

4. Mobipocket, EPUB, PDF, FictionBook, Microsoft Reader… los formatos son lo suficientemente distintos y específicos como para que los conversores automáticos (Calibre la cabeza de todos ellos) sirvan para una edición casera, pero sean inviables para una edición profesional, pues normalmente los errores de transcripción de uno a otro hacen que merezca la pena una edición de cero a un arreglo de la conversión.

5. Y llegan las aplicaciones-libro, programas informáticos específicos de los sistemas operativos que sustentan a las distintas tabletas que están saliendo al mercado: IOS, Android, Windows Mobile… y que llevan al libro al terreno del videojuego: un libro, una aplicación.

6. (Mi experiencia con el iPad es muy molesta en lo que a aplicaciones de libro se refiere: ¿tener que instalar una app exclusivamente por un libro? Es absurdo, lo cómodo es gestionarlos todos con iBooks, Stanza o cualquier otro gestor de tu biblioteca de libros. La única justificación vendría de la mano de libros especiales que utilizasen las posibilidades de las pantallas táctiles, multimedia, etc, pero los libros concebidos tradicionalmente no deberían de tener su propia app, pues todo lo que en ella se haga cabe en un EPUB.)

7. El PDF es una rémora de los inicios de la red, cuando se encontró en él el émulo perfecto del papel, un formato que fijaba el texto e impedía su modificación, lo más parecido a la estabilidad de un libro. Pero es su rigidez precisamente la que lo inhabilita para ser un estándar del libro electrónico, y a pesar del esfuerzo que hacen los fabricantes de los distintos dispositivos por ahormarlo y darle cabida en sus aparatos, casi siempre se oyen los gritos de dolor del que desborda: torpe, poco dúctil, pesado.

8. El empeño de Amazon por los formatos propietarios le puede hacer perder a la larga la batalla con Apple, y es de esperar que venideras versiones de su Kindle incorporen la capacidad de leer EPUB: porque ese es el formato elegido para el iPad (iBooks), curiosa elección de un lenguaje abierto por una empresa tan cerrada. [Actualizo este punto con unas aclaraciones importantes sobre el formato Mobipocket y el EPUB y su consideración problemática de estándar]

9. Porque sin duda es el EPUB el formato idóneo: construido con estándares abiertos, el ser su texto redimensionable facilita su adaptación a cualquier dispositivo, independientemente de su tamaño de pantalla. Sus limitaciones para enriquecer el texto con aportaciones multimedia empieza a solucionarse con las sucesivas versiones y acabarán por desaparecer.

10. Está también en manos de los editores apoyar ese camino abierto y estándar: que renuncien a la multiplicidad de formatos y ofrezcan buenas ediciones a buenos precios en un único tipo de archivo, el EPUB.

Marcos Taracido | 06 de octubre de 2011

Comentarios

  1. fernando
    2011-10-07 04:32

    Solo decirte que no entiendo bien que quieres decir en el apartado 6. Parece que dices que tu experiencia es molesta con el iPad por que este exige una aplicación para cada libro (por cierto, cosa que no he visto nunca y no se a que te refieres) y a continuación dices lo cómodo que resultaría gestionarlo todo con iBooks… que es precisamente la aplicación del iPad para gestionar libros y que como bien dices en el apartado 8 usa el formato que tu propones, ePub. Es como si se hubiera deslizado alguna errata en el texto del 6 y faltara o sobrara alguna linea o algo así porque es muy confuso. Por lo demás estoy muy de acuerdo contigo.

  2. Marcos
    2011-10-07 05:35

    Quizás me expresé mal: quiero decir que los libros que son app carecen de sentido para mí; he probado un puñado en el ipad y me resultan absurdos, molestos, pues no aprovechan en absoluto las ventajas multimedia y se limitan a ser exactamente lo mismo que un EPUB, pero en app; por eso decía que prefiero tener todos los libros gestinados en una sola aplicación como iBooks.

    Aprovecho para decir que el G+ se ha generado un debate interesantísimo sobre el artículo, dejo el enlace por si interesa: Post sobre este artículo en G+

    Saludos

  3. Cayetano
    2011-10-07 20:44

    Nunca he entendido muy bien ese empeño en pedir a Amazon, Apple, Microsoft, etc. que apuesten por formatos abiertos, no forma parte de su naturaleza. Quien desee usar sus productos perfecto. Como usuario de un dispositivo de tinta eléctronica tengo clara una cosa: Si el fabricante del dispositivo pretende limitar su uso a formatos propietarios sencillamente no lo compro.

  4. Marcos
    2011-10-08 15:34

    Bueno, yo no le he pedido nada a nadie, Cayetano. Sólo digo que quizás le salga caro a Amazon, y en el caso contrario le saldrá caro al consumidor.

    AL margen: Joaquín Rodríguez escribe sobre el mismo tema pero desde una posición mucho más técnica y sabia: Diseño y lectura: un nuevo reto para los libros digitales

    Saludos

  5. Alberto Schroth Prilika
    2013-02-28 07:56

    Debo agradecerte muchísimo. Encontré tu nota sobre cómo “cocinar” ebooks y fue una excelente manera de comenzar a bucear y a hornear con Calibre, decorar con Sigil. De eso ya algún tiempo, no me he perdido las notas a propósito del libro digital, sus mitos y posibilidades. Estoy muy en contra del DRM, el de adobe y el llamado SOCIAL DRM ¿Cómo puedo proteger los ebooks que edite, existen formas denegar la impresión o la copia para el formato EPUB? Muchas gracias.

  6. Marcos
    2013-02-28 16:35

    Gracias, Alberto.

    ¿Te refieres a formas técnicas para lograr que alguien no pueda imprimir o copiar un EPUB? Pues lo ignoro, pero ¿para qué? Si estás en contra del DRM no entiendo que pretendas que el poseedor de un libro tuyo no pueda hacer con él lo que quiera: imprimirlo para leerlo a su gusto o copiarlo para leerlo en varios dispositivos a la vez, por ejemplo.

    Puedes, eso sí, protegerlo con alguna licencia Creative Commons, de modo que lo registras y adviertes de qué usos se le pueden dar el libro y cuáles no.

    Saludos



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal