Libro de notas

Edición LdN
Textos del cuervo por Marcos Taracido

TdC es un diario de lecturas, un viaje semanal por la cultura. Marcos Taracido es editor de Libro de notas. Escribió también las columnas El entomólogo, Jácaras y mogigangas y Leve historia del mundo [Libro en papel y pdf]. Ha publicado también el cómic Tratado del miedo. La cita es los jueves.

Libros como peces

A las pocas décadas de su creación (s. III a.c.) la Biblioteca de Alejandría contenía tal cantidad de volúmenes que un solo hombre no podría leerlos en toda una vida. Cuenta Manguel (Una historia de la lectura) que cualquier libro que fuese detectado en el puerto era requisado y sólo devuelto a su dueño cuando una copia hubiera sido guardada en la biblioteca. Ante el inmenso desorden con que se acumulaban los libros y la dificultad, por lo tanto, de localizar ejemplares fácilmente, Calímaco de Cirene comenzó la tarea de clasificarlos y ordenarlos de modo que el conocimiento estuviese parcelado y accesible. En el alto medievo eran ya legión los monjes dedicados a copiar minuciosamente códice tras códice para engrosar las estancias dedicadas a la acumulación del saber, y pronto un ejército de traductores, en oriente, en occidente, al norte y al sur, se lanzaron a doblar los alfabetos árabes y latinos para multiplicar las fuentes del conocimiento. Y nacida la imprenta, los barcos cargaban las bodegas que volverían atestadas de oro con celulosa encuadernada para el nuevo mundo, uno de los pocos productos libres de impuestos. Muchos se agruparon en la biblioteca de Sor Juana, tantos que difícilmente su inquietud tendría la fuerza suficiente para doblegarlos. Y ya después el tedio y la desidia y la necesidad de difundir el conocimiento multiplicaron los volúmenes y explotó la cultura en los núcleos urbanos en todas y cada una de las manifestaciones posibles.

Y ahora dicen que la red es un problema porque el exceso de conocimiento es un problema. No lo fue nunca y tampoco hoy. Sólo un miedo insensato o un elitismo inocente pueden pensarlo.
Muy al contrario, se borran las distancias y se liman los impedimentos para acceder a la cultura: no sólo llego a miles de libros descatalogados o inéditos en mi lengua, o a clásicos de todos los géneros y modos, o a centenares de medios de todos los idiomas y lugares del mundo, sino que alcanzo la palabra de quien nunca me rozará con el aliento y rompo los relojes para ver y oír en un tiempo mío. Y aún admitiendo que finalmente sea una ilusión, que toda esa libertad se quede en poco más que un intento, que al final caigamos aplastados por un océano de letras y corcheas, nos queda la belleza de la posibilidad, como la visión de las estrellas o los peces.

Marcos Taracido | 22 de mayo de 2008

Comentarios

  1. Ana Lorenzo
    2008-05-22 18:53

    Precioso y poético elogio de algo tan vilipendiado y tan tecnológico: la red de redes y los intentos de ponerle puertas al campo.
    Hay formas de mirar que merecen la pena.
    Un beso.

  2. gsc
    2008-05-22 19:59

    Coincide Ramón Buenaventura en las ventajas y posibilidades de Internet como biblioteca de Alejandría (casi de Babel), señalando además los problemas a resolver, no tanto de biblioteconomía como los de Calímaco, si no más de recomendación y distribución de contenidos.

  3. María José
    2008-05-22 20:13

    A mí el exceso de información sí me molesta como lectora porque en el caso de la red, de momento, va unido a una falta de clasificación. Yo dejo de leer para no tener que hacerlo con cien mil cosas, que para mí son basura, para poder encontrar las que me gustan. Si la mayoría de las cosas tienen calidad, pues sin problema, que haya las que sea. No sé si llegaba mucha basura a la biblioteca de Alejandría, pero supongo que en una época en la que es más difícil escribir, no escribiría cualquiera y los libros tendrían más interés.

    El día que existan sistemas de recomendación que sirvan a cada usuario me dejará de molestar el exceso de información.

  4. Marcos
    2008-05-23 01:14

    Lo de los problemas de recomendación es evidente, pero como en cualquier otro formato.

    María José, eso que dices es como si eludes entrar en las librerías grandes porque te pierdes con tanta oferta, y prefieres ir a las librerías pequeñitas y que ya conoces. Obviamente es una opción que a todos nos gusta, pero no creo que desprecies las macrolibrerías, al menos no porque la oferta sea mucha.

    Saludos

  5. María José
    2008-05-23 03:21

    Totalmente de acuerdo, yo ahora eludo ir a todas las librerías a mirar, sólo voy a por un libro concreto (y no te digo nada de la feria del libro) porque no tengo la sensación de que allí haya mucha literatura al alcance de la vista.

  6. Marcelo
    2008-05-24 07:35

    Creo que la palabra clave, para la dirección que ha tomado este comentario es “lectura” .
    Tanto “ruido” en la red entorpece la comunicación y muchas veces lo que se quiere comunicar no llega, en este caso:

    - Si fuera más difícil escribir, no escribiría cualquiera…

    Particularmente creo que todas las sociedades han crecido de esta forma, han crecido inclusive con el “chusmerío” de la vecina que vive en la puerta y no entendemos cuándo cocina lo que almuerza.
    Para describir un poco: muchas veces “algo” del ruido, trae una brisa que renovará una idea, transformará una forma de pensar, llegará el momento de Comunicarla y aquí es donde realmente es muy importante, sí, que no escriba cualquiera, sinó quien sea capaz de comprender, resumir y retransmitir un Mensaje.
    Intenta comprender a la Red como una Sociedad en crecimiento, contínuamente en movimiento evolutivo, donde lo nuevo no necesariamente es la lectura obligatoria y a partir de allí descubrirás que puedes seleccionar tu lectura a pesar del “ruido” porque irás creando tu propia confianza en las fuentes de las que abrevas.

    Saludos.

  7. Francisco
    2008-05-24 07:39

    La biblioteca de Alejandria fue uno de los puntos cima del conocimiento humano; algo que ha hecho del hombre algo mas que un comelon.

    Internet con sus blogs, con sus paginas, con su you tube, con su wikipedia y, sobre todo con el intercambio de ideas con comentarios, estan repitiendo y quiza superaran todo acervo cultural anterior.

  8. Ana Lorenzo
    2008-05-25 20:15

    Hay muchos, claro, pero uno muy entretenido que habla sobre los buscadores, sobre la forma en que se comenta y automodera la red para evitar el ruido, etc., es La Web como memoria organizada: el hipocampo colectivo de la red de Javier Candeira (del año 2001). Comienza con esta cita de P.J. O’Rourke: «La diferencia entre información y conocimiento es la siguiente: información es cuando tienes el número de teléfono de Christie Turlington;
    conocimiento es cuando tienes a Christie Turlington.»
    Un beso.

  9. Ana Lorenzo
    2008-05-25 21:10

    Otros enlaces interesantes al respecto, todos en JAM: Moverse en el continuum, El lector Control + F, Leer en tiempos de abundancia y una muy reciente: Cierra Microsoft Live Search libros y académica.
    Un beso.

  10. Pepe
    2008-09-01 09:07

    El nuevo lector de libros digitales Papyre 6.1 baja su precio y lo pone a 299 €. Te regalan 450 libros y se amortiza con la compra de 14 libros. es como leer en papel una pasada. Lo teneis en AlCampo supermercados.



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal