Libro de notas

Edición LdN
Textos del cuervo por Marcos Taracido

TdC es un diario de lecturas, un viaje semanal por la cultura. Marcos Taracido es editor de Libro de notas. Escribió también las columnas El entomólogo, Jácaras y mogigangas y Leve historia del mundo [Libro en papel y pdf]. Ha publicado también el cómic Tratado del miedo. La cita es los jueves.

Europa o el vislumbre de una nueva ficción

Una novela que, como un tormenta persistente, cubra desde Lisboa a Moscú, de Roma a Estocolmo; una pannovela que se lea como se observa un tordo desde cualquier paraje de Europa, su vuelo sincopado, graznido estridente y de modulación oscura, un grito entre el dolor, la irritación y el celo. Las novelas nacionales son un invento del romanticismo, un producto de la fragmentación y de la aparición de las industrias, derrota y refundición de las manos, que encontraron el ocio. Hasta entonces, una cultura de imperio heredada, apoyada en una lengua congelada y virtual, funcionaba de canon; la última obra de Cervantes es un romance universal que respondía a los estereotipos útiles en cualquier rincón de Europa; singular es que él mismo inaugurase la novela castellana con una obra que destruía la ficción europea. Ahí el romance no sólo era continental espacialmente, sino en el tiempo: Siervo de amor o las novelas de Diego de San Pedro en casi nada se diferencia de las escritas por Caritón de Afrodisias o Jenofonte de Éfeso todavía caliente el parto de nuestra era.

Cuando ahora leo el Austerlitz de Sebald me aturdo con la niebla de Kafka, inmerso en las fabulaciones de Calvino, lucho y braceo con las hostilidades de Goytisolo, acaricio la sensibilidad de Coetzee (británico, tan británico), me enmascaro con Pessoa y navego por la lenta y precisa prosa de Marcel Proust. La hermosa historia de un hombre en busca desesperada de su origen, vapuleado por la angustia de un talud en su infancia, con el arte arquitectónico como único bastón, vestigio de las ruinas que quedan de su cuna, ruinas también de la devastación —y nueva fundación— de Europa en la Segunda Guerra Mundial. Austerlitz ama las estaciones como se ama el paso; el viaje, una huida constante hacia el pasado y a un tiempo la aspiración del mundo. Cuando escuchando a una familiar remota se da cuenta de que, sin entenderla, comprende la lengua de sus padres, yo escucho a Wim Mertens y el lenguaje imaginario de sus composiciones, y creo que en esa ficción tan cercana al ensayo (la que construye el Microcosmos de Magris o las novelas de Vila-Matas) es el camino, si ha de haberlo, hacia la nueva novela europea.

Marcos Taracido | 11 de enero de 2007

Comentarios

  1. Ana Lorenzo
    2007-01-15 21:43

    No sé si esa novela será el camino hacia la nueva novela europea pero coincido en encontrar en ella algo que “trasciende”, que me deja huella, que me llama a releerla. Llegué a Austerlitz, además, gracias a El mal de Montano, de Vila-Matas.
    De La educación sentimental de Flaubert del siglo XIX a Los bárbaros de Coetzee, para mí han cambiado mil cosas pero algo los une: un intento valiente, temerario casi, de abarcar y expresar la realidad humana sin distinciones entre la sociedad y el interior; y un arte que hace que me llegue muy adentro.
    Un saludo.

  2. Marcos
    2007-01-16 00:27

    No leí Los bárbaros, pero sí sus libros biográficos y En medio de ninguna parte, una novela magnífica escrita en el 77. A mí Coetzee (y su traductor, claro) me conmueve, algo extremadamente difícil de sentir mientras se lee. Austerlizt es mucho más “Intelectual”, menos polvoriento, pero igualmente estremecedor.

    Saludos.

  3. Ana Lorenzo
    2007-01-17 18:46

    Yo también he leído los libros biográficos de Coetzee (gracias también a su traductor al español). Por eso te advierto de que Los bárbaros no es típico de él; es más, creo que es único en Coetzee, por si lo encuentras algo raro. A mí me gustó mucho, y me parece muy ambicioso.
    Aprovecho para agradecerte el enlace que diste a los discursos de Nicanor Parra; son imperdibles.
    Un saludo.

  4. María José
    2007-06-28 01:18

    Este comentario es sólo para agradecerte que recomendaras Austerlitz de Sebald. Nunca había oído hablar de él (soy bastante inculta), así que para mí ha sido todo un descubrimiento. Una forma de ver el efecto del holocausto (aunque podría ser cualquier otro hecho) completamente desde dentro, no procedente de ningún análisis racional de la situación, son sensaciones que se desencadenan más allá de la razón o de la consciencia del protagonista. En este sentido no entiendo que digas que es “más intelectual”. Tiene hacia la mitad del libro una descripción de la angustia existencial única, porque está hecha desde la ausencia de sentimientos, es decir, desde la propia angustia. Bueno, creo que no consigo explicarme muy bien. En cualquier caso, gracias por la recomendación.



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal