Libro de notas

Edición LdN
Dos puntos comillas por Jaime Rubio Hancock

Jaime Rubio Hancock es uno de los periodistas más reputados del país (ignoramos cuál). Cofundador de la revista Playboy, fue director de The New York Times entre 1987 y 1992, cuando se convirtió en el primer menor de edad en dirigir una publicación diaria. Desde las páginas de ese diario se opuso a la guerra de Iraq, destapó la trama del Gal y predijo la Revolución Francesa. Actualmente publica en Libro de Notas cada jueves esta serie de entrevistas que, según nueve de cada diez dentistas, jamás tuvieron lugar.

Google: "Al principio se hace raro"

Google ha ganado el premio Príncipe de Asturias. Y eso sin haberlo comprado, ni nada, que es lo habitual para el buscador este. De hecho, en cuanto entro en su despacho, Google insiste en comprarme la chaqueta y las gafas de sol por un total de tres millones de euros, pero rechazo la oferta porque confío en ganar más gracias a la publicidad. Sobre todo con la que llevo en la espalda de la americana: El Corte Inglés, nada menos. Me pagan quince céntimos por cada uno que diga que viene de mi parte antes de pagar. Llevo casi menos de un euro ingresado.
La verdad es que a Google se le ve contento. No es como hace poco, cuando salieron aquellos rumores acerca de sus preferencias sexuales. Uno buscaba cualquier cosa y siempre iba a parar a páginas horribles, como blogs o los foros de Escolar.net.
Así, Google no duda en mostrar su orgullo al respecto, asegurando que que “es una manera de alzar la voz contra la fundación que dirige los premios príncipe de Asturias” y que “ha ganado quien tenía que haber ganado”, entre otras dos mil seiscientas cosas.
A Google no le parece extraño que se premie una cosa y no a una persona: “Al principio se hace raro, poco después se da uno cuenta de que el coche cambia de marchas mucho mejor”.
El comentario se me hace raro. ¿A qué viene hablar de un coche coche? ¿Acaso no ha entendido la pregunta?, le pregunto “¿Acaso no es el amor bien entendido el verdadero propósito en la vida?”, me contesta y, ya puestos, le devuelvo la pregunta con la que me devolvía mi pregunta. Vamos, que le pregunto lo mismo y a Google no le queda más remedio que reconocer que “cuando no tienes aspiraciones, recurres a lo primero que se te ocurre para continuar sobreviviendo y darle un propósito a la vida”.
Entonces es cuando entiendo a Google. Google no es más que otra de tantas personas que busca el sentido de la vida, inútilmente. Sólo que lo hace a lo bestia. Todo el día ahí buscando cosas. Y hay unos ciento cuarenta y cinco millones de cosas. Si le dedicáramos un segundo a cada cosa, tardaríamos en total una cantidad de tiempo muy… er… O sea, ciento cuar… A ver… en horas es… Y una hora son doce días… No, espera… Sí, lo que decía, mucho tiempo.
Pero Google hace también mucho tiempo que está buscando: ¿ha podido encontrar el verdadero significado de la vida, y esperemos que no sea cuarenta y dos? “La búsqueda del sentido de la vida es mirar al centro del corazón del hombre”, afirma. ¿Cualquier hombre vale? Sí, contesta Google, “un hombre, cualquier hombre, vale más que una bandera, cualquier bandera”.
Salgo por tanto a la calle, dispuesto a hacerle caso al buscador omnisciente. Pero la policía llega antes de que pueda acabar de arrancarle el corazón a ese tipo que no es una bandera. Una vez más, los poderes establecidos coartan la libertad y nos impiden realizarnos como personas y descubrir la verdadera esencia del hombre e incluso de la mujer porque LA VERDAD LES DA MIEDO. Si fuéramos libres no trabajaríamos y la sociedad consumista se desmoronaría y tendríamos todos nuestra banda de rock y entonces ¿de qué iban a vivir los políticos? Ah, estoy tan exaltado que creo que no he puntuado correctamente las últimas frases.
Vosotros que aún podéis, lectores, haced caso a Google, que si es premio Príncipe de Asturias será por algo. Vale, Asturias sólo es un trozo de tierra donde llueve mucho y del que la gente sale huyendo en cuanto puede, pero algo es algo. Podría ser peor. Podría ser, no sé, premio Marqués de Cáceres. Como el vino. Cáceres. Je, je. Ahí no es que no llegue la Sexta, es que no llega Telecinco. Claro que para lo que hay que ver. El Operación Triunfo ese. Que cantan todos fatal y encima no se distinguen unos de otros.
¿Por dónde iba? Ah, sí: haced caso a Google, salid a la calle, arrancad todos los corazones que podáis, abridlos, limpiad la sangre, escudriñad su interior y averiguad el verdadero sentido de la vida. Y, si eso, me lo contáis por correo electrónico. Yo ya lo probaría otra vez, pero estoy en aislamiento.
Son todos unos nazis.

Jaime Rubio Hancock | 12 de junio de 2008

Comentarios

  1. Miguel A. Román
    2008-06-12 17:09

    Por San Google, ¡una entrevista real!, con preguntas de verdad que responde alguien que existe.

    Esto degenera.

  2. Dionisio
    2008-06-12 17:20

    Pues parece que google estima a este entrevistador, “uno de los periodistas más reputados del país”. Te incluiré en el temario de primero de carrera de periodismo. Gigante.

  3. El extraño desconocido
    2008-06-12 18:14

    Hola Jaime,

    buenísima entrevista, resulta curioso que la entrevista menos inventada de todas se la hayas hecho a Google. Sigue alegrándonos los miércoles, o lo que sea que es hoy. Tú haces del mundo algo mejor. Vale, ahí me he pasado de pelota, lo reconozco. No tendrás algo suelto pa un café?

    Saludos desde la fría pero tetuda Alemania

  4. Alberto
    2008-06-12 18:36

    Estoy admiradísimo. Eres tan vago que te has currado muchísimo esta entrevista para poder ser muy vago. Es impresionante.

    Google, estás despedido.

  5. Manuel
    2008-06-12 20:50

    El premio a Google me parece tan tonto, tan oportunista y tan irrelevante como todos los que concede la Fundación Príncipe de Asturias, creada a la mayor gloria propagandística de la Casa Real española, donde lo importante ya no es el premiado, siempre previsible, sino quien concede el premio. Puro marketing baratero.

  6. Ana Lorenzo
    2008-06-13 01:39

    Caramba, a mí también me tiene admirada el Sr. Hancock con estas respuestas verificables: eso es periodismo riguroso y lo demás es tontería. Ah, y hay que saber preguntar, no todos pueden hacer una entrevista como esta.

    No sé si me he reído más con lo de que a Cáceres no llega Telecinco pero qué más da, o con que Google es uno que busca el sentido de la vida, o con el intento de abrir el corazón del pobre tipo con el que te hayas topado. Pero me has alegrado el día :-)

  7. ViZkA
    2008-06-13 06:38

    ¿Cómo no se le había ocurrido antes a alguien esta vía de entrevista? Genial, como siempre.

  8. Modesta Bastante
    2008-06-13 08:08

    Que es un príncipe de Asturias ? °_°
    El sagrado google seguro lo sabe… pero es que hasta aca hoy no llega su ovnipresensia y bueno no puedo preguntarle…google es un alienigena ya casi nos dominan, hoy un premio que no se que sea…y mañana que eh que?

  9. Orayo
    2008-06-13 22:54

    Entre el premio a Al Gore y éste se confirma que el criterio del jurado está bastante bastante errado.

    Muy buena entrevista, como siempre.

  10. Simó
    2008-06-14 06:09

    ¿Quién ha dicho que los ganadores del Príncipe de Asturias son siempre prevesibles? El premio será todo lo oportunista e irrelevante que quieras, Manuel, pero me parece que de prevesible este año ha tenido lo que yo de astronauta ruso.

  11. Simó
    2008-06-14 06:11

    Por cierto no soy ni ruso ni astronauta

  12. Jaime
    2008-06-14 06:50

    Yo sí.

  13. nelor
    2008-06-16 21:59

    No puede ser!!! Lo que has hecho, Jaime, es horroroso!! La sociedad actual no volverá jamás a ser como la hemos conocido!!

    Si pinchas en el enlace de “...que le pregunto lo mismo…”, entre las respuesta que da, está esta misma entrevista!!! La pregunta dentro de la respuesta!! El futuro dentro del presente!! El bucle infinito que nos llevará a la destrucción!!
    Aaaaaahh!!!! Haced como yo y tiraros por la ventana, es la única salvación!!! (a ser posible de una por encima del 4º piso, lo digo por pasadas experiencias frustadas).
    Aaaaaahhh!!!!...
    ...
    ...
    No, aún no me he tirado, si no no podría escribir esto.

  14. Jaime
    2008-06-16 22:23

    ¡Aaaaah! ¡Es verdad! ¡Y se está extendiendo al resto de enlaces! ¡Aaaaaaaah! ¡Cuando llegue al de las “cosas” se habrá acabado el mundo del todo! ¡Aaaah… cof, cof! Que me atraganto. ¿Por dónde iba? Ah, sí: ¡Aaaaaaaah!
    ...
    Yo sí que me he tirado. Es que tengo un portátil.

  15. sopadefabes (también conocido como Simó)
    2008-06-19 07:42

    Yo le arrancaría el corazón a mi hermano, pero dice mi madre que si lo hago me castiga sin Play Station un mes.
    UN MES!!! SIN LA PLAY!!!
    ¿eso no lo puedo denunciar?

    Por cierto, sí, tengo doble personalidad…
    pues antes era peor que era Simó y Enrique Anaut (el de Operación Triunfo!! “mariajose… mariajose… a un paso de ti…”)

  16. Ignacio
    2008-06-20 04:18

    Lo peor no es que se esté creando un bucle infinito… es que a la pregunta del amor… ¡¡¡el que contesta es Yahoo!!!

    Esto es un sindiós.

  17. Ignacio
    2008-06-20 04:22

    Oh, ah, apocalipsis.

    Si le formulas la pregunta a Yahoo (si va a responder él, pues pa qué: ), responde que “Las guerras, por si acaso”, y en seguida añade que “Libro de Notas”. Témome que estéis todos en peligro (yo también tengo portátil y me he ido muy lejos).

  18. Miguel A. Román
    2008-06-20 05:34

    Lo curioso de esta entrevista es que, cada vez que intento volver a la portada de Libro de Notas pinchando en el frontis de arriba del todo, me sale: “Usted ve este aviso porque llega aquí a través de un buscador. Si no ha encontrado lo que buscaba, quizás le interese buscar en nuestros archivos o utilizar nuestro buscador (arriba a la derecha) o el de Google“.

    No me cabe duda de que esta página está embrujada.

  19. sopadefabes
    2008-06-23 09:52

    Ya sabía yo que una entrevista real sería como el repartidor del restaurante chino de mi pueblo… que no podía traer nada bueno…

    por favor reíros, que si no me voy a sentir muy mal…
    os juro que de normal yo no soy así... es que estoy pasando por horas bajas…


Textos anteriores

Ver todos


LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal