Libro de notas

Edición LdN
Computacion creativa y otros sueños por Francisco Serradilla

Francisco Serradilla es poeta y doctor en Informática. Su línea principal de investigación se refiere al desarrollo de Softbots (Robots Software) y Agentes Inteligentes en Internet. Ha colaborado abundamentemente con Almacén como articulista. Computación creativa y otros sueños se publicará los 25 de cada mes.

Máquinas creativas

Pero, ¿qué es la creatividad?

¡Uffffff!

Bueno, corriendo el riesgo de ser simplista, voy a intentar recorrer un camino “implementable”. Es decir, elaborar un análisis que permita enfoques computacionales del problema, aunque ello implique una simplificación quizá escandalosa. Pero esto es un ejercicio mental ¿no?

A mi modo de ver, el proceso creativo tiene al menos dos componentes computacionales: un proceso generador y un proceso selector.

El proceso generador es bastante común en el humano; casi todos los humanos de 15 años se afanan por crear algo único, personal, impactante… y ninguno lo consigue. Este proceso se asienta probablemente en la recombinación (uso deliberadamente el término biológico) de material “percibido” en otras creaciones, más quizá una cierta componente aleatoria en forma de “mutaciones” de este material percibido. El resultado obviamente es bastante desigual (depende del material recombinado y del acierto de las mutaciones) y desde luego poco original.

Con el tiempo uno va recombinando su propio material, de modo que el resultado gana en originalidad, y se dice entonces que el creador alcanza “su propio lenguaje”. Además aumenta la destreza en el proceso, de modo que la calidad media del material en bruto aumenta, aunque al creador le da la sensación de “caminar en círculos”, apresado en su propio estilo. Lo que por cierto a veces genera crisis y rupturas muy interesantes.

El proceso selector es menos común, porque depende de la formación, cultura y criterio del creador, aunque fundamental. Consiste en un ejercicio de autocrítica (constructiva) del propio trabajo. Digo constructiva porque conozco muchos casos en los que este proceso es tan salvaje que nunca nada pasa el filtro, y el creador nunca crea, es decir, se convierte en un no-creador.

Desde el punto de vista computacional, el proceso selector es mucho menos tratable que el generador. Pero aunque no sepamos cómo implementarlo no vamos por ello a bloquearnos; tenemos una solución alternativa: hagamos que el humano sea el selector. Para ello podemos diseñar sistemas en los que (a) el ordenador genere material recombinado o bajo ciertas ecuaciones y (b) el humano guíe al sistema por el camino más interesante.

La solución…
En los próximos capítulos.

Francisco Serradilla | 25 de noviembre de 2004

Comentarios

  1. Cayetano
    2004-11-26 18:01 Estimado Antonio, espero leer la solución, no quiero meter prisa, hagalo con calma y claridad como en este texto. Muy interesante es la socorrida frase ante algo (cuadro,verso, obra) que nos vemos obligados a opinar. Por falta de tiempo, porque el autor está de cuerpo presente o simplemente ser amable y no herir sentimientos. Digo, es claro tu texto y la exposición.

    Breve inciso a Digo constructiva porque conozco muchos casos en los que este proceso es tan salvaje que nunca nada pasa el filtro, y el creador nunca crea, es decir, se convierte en un no-creador. Lawrence Weiner redacta en abril de 1970 un texto en Arts Magazine que se considera en sí mismo una obra de arte, Lawrence propone que la definición de una obra es tambien obra de arte:

    1. Sea hecha por el artista.
    2. Sea fabricada.
    3. La obra no requiere construcción.
    Iguales y consecuentes ante el propósito del artista, una decisión condicionante compete al destinatario en el momento de la recepción.

    Tom Wolf es un escritor cínico, divertido y de notable éxito (que tambien dibuja), escribe a propósito de esto:
    Se acabaron los objetos referenciales, las líneas, los colores, las formas, los contornos, los pigmentos, las pinceladas, las evocaciones, los marcos, las paredes, las galerías, los museos, se acabó el realismo, se acabó la torturada contemplación de la Pintura Plana, ya no se necesita audiencia, sino un “destinarario” que puede ser o no una persona y que puede estar allí o no, que puede ser o no alguien, ya que nada se le pide, ni siquiera que exista (ISBN-84-339-0430-2).

    Minimal y Arte Conceptual, en su momento, forma parte de “creatividad” aunque pretendan ser no-creativos o matar el objeto artístico. Tambien señalas que el humano (o artista) sea un selector del material que genere la máquina. Es curiosa la proposición pues coincide con otra proposición del arte conceptual: encontrismo . Se cogen una serie de materiales u objetos cotidianos y se colocan en galería o museo. El ámbito artistico y la decisión del artista convierte dichos objetos en obra de arte.

    No juzgo no opino, simplemente quería aportar unos datos complementarios. No me servía solo decir: Tu texto es muy interesante

    Un saludo
  2. jessica andrea rodriguez martinez
    2007-07-12 09:17

    TE QUIERO MUCHO

  3. jessica andrea rodriguez martinez
    2007-07-12 09:20

    A MI HERNANAS LAS QUIERO MUCHOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal