Libro de notas

Edición LdN
Computacion creativa y otros sueños por Francisco Serradilla

Francisco Serradilla es poeta y doctor en Informática. Su línea principal de investigación se refiere al desarrollo de Softbots (Robots Software) y Agentes Inteligentes en Internet. Ha colaborado abundamentemente con Almacén como articulista. Computación creativa y otros sueños se publicará los 25 de cada mes.

Distribución de Pareto, ultracapitalismo y canon compensatorio

En este artículo no voy a hablar sobre si debe o no debe haber canon para compensar el derecho a copia privada, ni de quién debe gestionar las enormes sumas que ese canon genera. Es un tema polémico y muy politizado, y sobre el que se ha debatido hasta la saciedad. Tampoco sobre lo indiscriminado de ese canon, que provoca absurdos como el hecho de que al grabar mis fotos en un pendrive o un CD esté pagando canon a los autores (¿qué autores?), siendo que el autor de las fotos soy yo mismo.

De lo que voy a hablar del reparto que se realiza de ese canon compensatorio, ya que –sorprendentemente– todo el mundo asume que debe repartirse en función de las ventas que el objeto cultural ha tenido. Y digo sorprendentemente porque, como explicaré en el artículo, esa filosofía parece ir en contra de los principios más básicos de reparto de la riqueza que vienen aplicándose desde hace décadas en las sociedades modernas.

La distribución estadística de Pareto explica que el reparto de riqueza en la sociedad sigue una función del tipo indicado por la línea verde.

En ella, según el conocido principio del economista, el 20% de la población acapararía el 80% de los recursos.

Los estados modernos, sean de corte social o de corte conservador, coinciden en la puesta en juego de diversos mecanismos para intentar corregir en cierta medida esa curva: impuestos, subvenciones, ayudas sociales, etc.

Una vez aplicadas estas ayudas, podemos alcanzar situaciones corregidas en las que la curva se suaviza en mayor o menor medida, como es en el gráfico anterior la curva dibujada en azul.

Ahora vamos con el reparto del canon: para sorpresa y alarma de cualquier persona con inclinaciones sociales, lo que hace el canon compensatorio es dar más a los que ya ganan más. Cuando la evolución histórica de Occidente hacia gobiernos más sociales se ha fundamentado en una premisa universal –quien más gana, paga más impuestos, y de este modo indirecto se persigue la disminución de las diferencias sociales–, lo que sucede con el reparto del canon compensatorio es justamente lo contrario: los que más ganan reciben más, en una especie de potenciación salvaje del capitalismo, o ultracapitalismo, ya que no es que no se intervenga, sino que se interviene al revés.

Autores millonarios (pocos) frente a innumerables autores que deben vivir de otra cosa.

Y digo yo, ¿necesita J. K. Rowling el dinero del canon? ¿No sería mejor entregarlo a autores minoritarios?

Les dejo aquí lo que piensan del asunto los chicos de South Park:

Southpark y Piratería from Fátima Toche on Vimeo.

Nota: Rowling no recibe dinero de canon compensatorio porque el sistema anglosajón es diferente al nuestro: no hay canon, y tampoco copia privada. Pero sirva como ejemplo de reflexión. Seguro que todos podemos pensar en ejemplos similares del panorama cultural español.

Francisco Serradilla | 25 de junio de 2010

Comentarios

  1. Ana Lorenzo
    2010-06-26 03:33

    Bueno, entonces cabría concluir que la SGAE actúa como, por ejemplo, el Real Madrid: paga más a quien cree que genera más dinero.
    Es un tanto preocupante que el fútbol y la literatura sean, en el fondo, tan clavaditos :-)
    Un beso.

  2. david
    2010-06-26 03:57

    Muy bueno, Paco. Occam estaría muy satisfecho con tu ilustración. Se agradecen este tipo de textos en un tiempo donde cada vez resulta más confuso (tópicos y recetas aparte) saber lo que es socialmente justo

  3. Paul Adkin
    2010-06-26 18:09

    Está claro cual es la ética de estos dioses de la cultura. Para añadir otro ejemplo:
    Al final de los 60 el ministerio de Hacienda británico se dió cuenta de que los Rolling Stones, que ya eran número uno en ventas en todo el planeta, no habían pagado nada de impuestos. Los pobres chicos debían a hacienda una millonada. Fue un gran escándalo pero los Rollings fueron capaces de convertirlo en una gran fuente de ingresos extras. En vez de pagar lo que debían se montaron un “exilio”. Quejándose de que no les sobraba un duro de los millones que habían ganado por lo que no podían pagar su deuda, se marcharon a la Riviera francesa, para vivir cada uno en una gran mansión, comprar yates y hartarse de todas las drogas que la mafia Marsellesa podría venderles. Allí grababan material para un disco que más tarde se montó en otro “exilio” en Estados Unidos, y que se titulaba “Exile on Main Street”.
    Ahora Mick Jagger es un fiero activista anti-piratería. ¿Dónde está su ética?

  4. La Pequeña Febe
    2010-06-27 20:36

    De todas formas, esta práctica es una tendencia de este país.

    Las Cámaras de Comercio, entidades privadas que además se nutren de fuertes subvenciones de ayuntamientos públicos, cobran un impuesto ilegal sacado de la manga a las empresas sin que ellas se hayan inscrito o lo hayan consentido en ninguna parte.

    La gente habitualmente lo paga en concepto de IAE (Impuesto de Actividades Económicas como el que se paga a Hacienda pero que no es el de Hacienda), supuestamente por servicios prestados de asesoría empresarial y similares, los haya solicitado o no, que en principio son gratuitos.

    Ante todo esto no puedo menos que decir que la picaresca española supera a la sinvergonzonería marciana de puro encubierta…



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal