Libro de notas

Edición LdN
Butaca no numerada por Alberto Haj-Saleh

Sentado en una vieja Butaca no numerada de terciopelo rojo, el autor se lanza a una reflexión impúdica todos los miércoles sobre cualquier cosa que se atreva a moverse por las pantallas, sean éstas de cine o no. Alberto Haj-Saleh es editor de LdN y autor de la columna Teatro Abandonado.

El último superhéroe

¿Pasáis por twitter, foros de cine, facebooks cinéfilos, etc. alguna vez? Entonces ya sabréis que el fenómeno cinematográfico de la semana es el estreno de Diamond Flash de Carlos Vermut en Filmin, primer largo de su director (hasta ahora había hecho cortometrajes y dibujado varios cómics) que se ha autoproducido y que ha sacado adelante por 25.000 euros.

Conozco a Carlos y aunque —aún— no se puede decir que seamos amigos sí que me cae fenomenal. Cuando vi la película hace ya algo más de un mes en una proyección en Madrid fui a verla con muchísimas ganas, expectativas y predisposición positiva. La película me gustó en gran parte, algunas cosas me parecieron magníficas, como las actrices y la espectacular dirección que de ellas hace el director (algo que se suele descuidar en películas de este tipo); otras desconcertantes y extrañas, como las secuencias larguísimas o ese final que te deja tan ojiplático. Alguna más no me gustó, como ciertos momentos en los que la película deja de avanzar porque está contextualizando mucho más de lo necesario. En cualquier caso es una película insólita, diferente y extremadamente interesante. A tres euros que la tenéis ahí, la recomiendo mucho.

Pero lo que me ha llamado la atención de verdad es el éxito de la propuesta online, cómo se ha extendido el interés a lo largo de la red y cómo una película desconocida, sin estreno en sala comercial, autoproducida, sin un nombre conocido en reparto o equipo (exceptuando un mini papel de Miguel Noguera quizás) se ha aupado a la cabeza de la lista de los más vistos en la web de alquiler de películas.

¿Las razones? En parte está el buen hacer “mediático” de Filmin, claro, pero sobre todo los motivos los encontramos en el tejido de interés y de fidelidades que Carlos ha generado en las redes sociales. Un excelente cartel, una trama sugerente y mucha gente que ha ido viendo la película en diferentes eventos y proyecciones hablando de ella en internet, generando interés, creando el famoso “hype”. Además un hype que se retroalimenta una vez que la película se estrena en Filmin, ya que, en efecto, la película es lo suficientemente controvertida como para que apasione y se deteste a partes iguales. La página del filme se llena de comentarios encontrados, de gente fascinada y de gente horrorizada, y el interés por verla crece en los internautas que pasan por allí. Hype, interés, expectativas… y un clic por tres euros, película en casa, ver eso de lo que todos hablan.

Hace tiempo, intentando entender qué había podido fallar en una película tan interesante como Extraterrestre de Nacho Vigalondo para que hubiese tenido tan poca acogida (no mala; poca. No gente saliendo del cine disgustada; gente NO entrando en el cine directamente), una de las cosas que se me ocurrían es que la peli de Vigalondo es una película del Nuevo Régimen estrenada en el Antiguo Régimen. La masa social que sigue a Vigalondo en las redes, que espera sus comentarios y textos, que le escucha, ya sea para estar de acuerdo con él o para insultarlo con fiereza, no ha movido el culo del asiento para ir al cine a ver su película. ¿Y hubiese movido el dedo sobre el ratón y la cuenta Paypal para pagar tres euros por ella? Tal vez sí. Tal vez muchísima gente lo habría hecho. Tal vez el sitio natural de Extraterrestre era ese, aunque, claro está, con un presupuesto más aproximado al de Diamond Flash que al suyo propio (muy bajo para una película de cine, alto para una película estrenada en la red).

¿Es Diamond Flash una puerta abierta de verdad a un nuevo espacio cinematográfico, a un nuevo sentido del cine ‘Low Cost’? ¿Es un espejismo?

De momento el éxito en la red ya es incontestable. Los análisis económicos a posteriori, los nuevos experimentos, las siguientes películas que intenten entrar por esa puerta nos dirán si detrás de ella hay luz o sólo hay un muro de ladrillos. Entretanto, enhorabuena Diamond Flash.

Alberto Haj-Saleh | 13 de junio de 2012

Comentarios

  1. Jose
    2012-06-13 18:53

    Un caso muy interesante es el de The Man from Earth, una película que por su mismo formato (es algo así como un episodio de dimensión desconocida alargado donde priman los diálogos inteligentes y no hay persecuciones a toda velocidad ni explosiones) creo que se estrenó en muy pocos cines en EEUU y en el resto del mundo ni se llegó a ver, y que ha triunfado gracias a las redes P2P entre los aficionados a la CF de todo el mundo. El director está encantado.

  2. Juan Alvarez
    2012-06-13 20:39

    Parece que Filmin sólo funciona dentro de España, así que los que hemos emigrado tendremos que emplear otros medios si queremos ver la película.


Textos anteriores

-
El final [20/12/13]
-
También en 2013... [11/12/13]
-
Así que el 2013... [04/12/13]
-
Resumiendo más [19/12/12]
-
Resumiendo [12/12/12]
-
Puro goce [05/12/12]
-
-
Las películas [07/11/12]
-
Granito de Arena [24/10/12]
-
Como desees [10/10/12]
-
Sí que entienden [26/09/12]

Ver todos


LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal