Libro de notas

Edición LdN
Butaca no numerada por Alberto Haj-Saleh

Sentado en una vieja Butaca no numerada de terciopelo rojo, el autor se lanza a una reflexión impúdica todos los miércoles sobre cualquier cosa que se atreva a moverse por las pantallas, sean éstas de cine o no. Alberto Haj-Saleh es editor de LdN y autor de la columna Teatro Abandonado.

Mirando de cerca

Decía el bueno de Noel Ceballos con bastante mala baba que Cisne negro era como The Wrestler pero con tutú. Después de ver la última de Darren Aronofsky la verdad es que casi casi que tengo que darle la razón, pero me parece que por razones diferentes a las suyas.

En cierto sentido me parecen películas gemelas, o más que gemelas, simétricas. Ambas son películas que flaquean en historia, en guión, en trama, como queramos llamarlos. Sacar sus diálogos de contexto, tal vez leyéndolos, observándolos fuera de la película a la que pertenecen, pueden llegar a dar una cierta vergüenza ajena. Ocurre lo mismo con el uso continuado de estereotipos, lugares comunes, secundarios arquetípicos, situaciones que parecen escritas con plantilla, todo con aroma a “ya sabido, ya visto, ya leído”.

Sin embargo, a su manera, ambas películas funcionan por motivos similares. La historia del luchador Randy es una historia de redención, de camino hacia la reconquista de la dignidad, de salida hacia la luz. La historia de la bailarina Nina es justo lo contrario, el descenso al abismo de su protagonista, la pérdida de la humanidad y la caída definitiva en la oscuridad. En ambos casos es la fuerza interpretativa de sus protagonistas, Mickey Rourke y Natalie Portman, lo que sostiene el relato y le otorga fuerza y drama. Ambos, Randy y Nina, son seres primarios, que se definen por lo que hacen y sólo pueden ser eso, sólo pueden ser luchador y bailarina, ninguna otra cosa, ni amantes, ni hijos, ni padres ni simples seres humanos. El arquetipo los devora, son personajes-modelo cuyas fronteras están dibujada por sus profesiones.

Pero el gran acierto del director es su capacidad para transformar la primera impresión en su opuesta gracias a la cercanía, a la aproximación microscópica que hace a sus personajes. Así, la monstruosidad deforme e hinchada de Randy se transforma en belleza observada desde la proximidad total, mientras que la hermosura objetiva y socialmente reconocida de la bailarina de ballet se convierte en repulsión y horror a través del plano de detalle —de las uñas rotas, de la piel rasgada—. La belleza, pues, logra abrirse paso a través de las capas externas del monstruo luchador, mientras que la monstruosidad se apodera lentamente de la bella bailarina hasta revelar al final su verdadero rostro.

Alberto Haj-Saleh | 23 de febrero de 2011

Comentarios

  1. Xabier
    2011-02-23 19:51

    Tanto como “el gran acierto”… es un poquito de manual. No estoy en contra del tópico, de hecho, “El luchador” me gusta; de lo que sí estoy en contra es de “Cisne negro”, que me parece terriblemente mal dirigida y de una estupidez que asusta.

  2. Alberto
    2011-02-24 01:06

    Me divierten mucho las opiniones radicalmente opuestas que leo sobre Cisne Negro, con un gran porcentaje de gente que la llama gilipollez y otro gran porcentaje que la adora. A mí me pareció “trapalheira”, sólo me gustaron exactamente las cosas que digo en el texto, pero siempre me parece que las películas que provocan estas reacciones merecen la pena ser vistas. Aunque sea para cagarse en ellas.

    Ah, no creo que sea de manual en absoluto lo que marco como gran acierto, de hecho se me ocurren pocos casos parecidos.

  3. Alberto
    2011-02-24 03:40

    Vaya, acabo de darme cuenta de que me he liado con las fechas y que los Oscars son este mismo domingo (y no el domingo siguiente, como yo pensaba), así que me he quedado sin hacer mi habitual columna sobre los candidatos y mi quiniela. Este año me he tragado prácticamente todas, me quedan Winter’s Bone y 127 horas (que espero ver hoy y mañana) y las interpretaciones de Nicole Kidman en Rabbit hole y Michelle Williams en Blue Valentine (que espero ver viernes y sábado). Así que hagamos una cosa: yo coloco aquí mi quiniela con los premios principales y el miércoles que vienes comentamos todo, lo que pongo ahora y lo que pase de verdad. Ah, como siempre voto a lo que QUIERO que salga y no a lo que CREO que va a salir:

    MEJOR PELÍCULA: Valor de Ley
    MEJOR DIRECTOR: Hermanos Coen por Valor de Ley
    MEJOR ACTOR: Jeff Bridges por Valor de Ley
    MEJOR ACTRIZ: Natalie Portman por Cisne negro.
    MEJOR ACTOR SECUNDARIO: Geoffrey Rush por El discurso del rey
    MEJOR ACTRIZ SECUNDARIA: Hailee Steinfeld por Valor de ley
    MEJOR GUIÓN ORIGINAL: Another Year de Mike Leigh
    MEJOR GUIÓN ADAPTADO: La red social de Aaron Sorkin

    Espero vuestras quinielas. Ah, y estaremos twitteándolo para Libro de Notas, claro.

  4. Miguel A. Román
    2011-02-24 05:17

    Lo cierto es que te lo iba a recriminar: “Vaya, Alberto no se moja este año”.

    Coincido bastante contigo, aunque cambio el “Mejor actor”: Colin Firth por El discurso del rey (opción decidida después de haber visto la V.O.; por cierto, deberían dar un premio YoGa al peor guión de doblaje, han cambiado los diálogos una cosa mala).

    Tengo también el pálpito de que “La red social” va a ganar el de “Mejor película”, pero me frena la lógica.

  5. Alberto
    2011-02-24 05:21

    Maravillas de vivir en Portugal: TODO el cine es en V.O.

    No me enfadaría si le dan el oscar a Colin Firth (aunque sigo diciendo que el año pasado lo merecía más), ni tampoco si se lo dan a Bardem. Eisenberg está más que bien en La red social pero creo que juega en su contra esa pinta que tiene de no interpretar nada, sino que el hombre es que ya es así. Y al pobre James Franco no le he visto aún, aunque nadie le hace ni puñetero caso…

  6. Merche
    2011-02-24 06:28

    ¡Ea! Aquí va (mis deseos también, y no la cruda realidad):

    PELÍCULA: Valor de ley
    DIRECCIÓN: Coen
    ACTOR: Jeff Bridges (en V.O.!)
    ACTRIZ: Michelle Williams, aunque tendría que ser Hailee Steinfeld… pero mejor no comentemos la estúpida jugada de poner a la protagonista de la película como secundaria.
    ACTOR SECUNDARIO: Geoffrey Rush (y si no para Mark Ruffalo)
    ACTRIZ SECUNDARIA: Hailee Steinfeld
    GUIÓN ORIGINAL: Another Year
    GUIÓN ADAPTADO: Valor de Ley

  7. Miguel A. Román
    2011-03-01 04:21

    Ha quedado claro que la academia norteamericana tiene gustos diferentes a los que frecuentamos esta columna.

    Volviendo al tema original: Ví Cisne Negro este sábado y no me ha gustado, salvo la interpretación de Portman, único personaje coherente, pues al final me quedo sin saber de qué van los otros tres.

    Aronofsky se pasa haciendo trampas, gore aparte, deja varias cosas sin explicar y otras, peor aún, mal explicadas.

    Le puedo perdonar que contrate a Wynona para un papel de figurante, pero no que nos escamotee El Ballet (cinco planos breves, de ellos, dos desde bambalinas).

    No he visto “El luchador”, pero si hay que sacar paralelismos: Bárbara Hershey es la madre de Carrie, su obsesión pictórica es la “literaria” de Nicholson en El resplandor, Vicent Cassel es el Dr. Gregory House metido a coreógrafo y las escenas del deterioro físico están calcadas de La Mosca.


Textos anteriores

-
El final [20/12/13]
-
También en 2013... [11/12/13]
-
Así que el 2013... [04/12/13]
-
Resumiendo más [19/12/12]
-
Resumiendo [12/12/12]
-
Puro goce [05/12/12]
-
-
Las películas [07/11/12]
-
Granito de Arena [24/10/12]
-
Como desees [10/10/12]
-
Sí que entienden [26/09/12]

Ver todos


LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal