Libro de notas

Edición LdN
Butaca no numerada por Alberto Haj-Saleh

Sentado en una vieja Butaca no numerada de terciopelo rojo, el autor se lanza a una reflexión impúdica todos los miércoles sobre cualquier cosa que se atreva a moverse por las pantallas, sean éstas de cine o no. Alberto Haj-Saleh es editor de LdN y autor de la columna Teatro Abandonado.

El mundo según Zapata

Si hay algo que le sienta bien de verdad a Guillermo Zapata es terminar de dar una charla. No es que dando conferencias sea mal orador, qué va, todo lo contrario: tiene todo organizado, apuntado y estructurado de manera que el discurso que hace está siempre claro y elaborado. Sabe lo que quiere contar y lo cuenta de forma directa y sincera. Pero también es verdad que a Guillermo se le adivina bastante timidez que se le multiplica por diez cuando un auditorio lo está escuchando, y eso hace que se esconda un poco detrás de su discurso y oculte al tipo locuaz, ágil, inteligente y divertido que aparece cuando los focos dejan de apuntarle directamente.

El pasado viernes Guillermo Zapata estuvo en el Club de la Prensa de Santiago de Compostela, invitado por Esteban Paz, responsable del Concurso/Seminario/Festival de cortometrajes en Internet Curtas na Rede. Este concurso, por cierto, funciona como el reverso de certámenes como Notodofilmfestival: donde allí todo tiene una atmósfera profesional disfrazado de amateur y un aire chic, en Curtas na Rede todo funciona desde la base más real, son cortos de batalla, rodados a ras de suelo, como decía el propio Esteban “cortos pobres para pobres”. Un festival guerrillero, como el propio Guillermo, uno de los pocos privilegiados que han logrado encontrar una puerta interdimensional entre el egocéntrico mundo de Internet y el confuso mundo de “allá fuera”.

Guillermo Zapata es el director del cortometraje Lo que tú quieras oír, sin lugar a dudas el corto español más difundido y visto en todo el mundo. ¿Seguro? Bastante, sobre todo teniendo en cuenta que a día de hoy constan más de 77 millones de visionados en Youtube, siendo el tercer vídeo más descargado en toda la historia de la página. También es uno de los guionistas de la serie más veterana de la televisión nacional, Hospital Central, empleo que le permitió abusar impunemente de amigos y compañeros del equipo y conseguir una calidad técnica en el corto más que envidiable.

Lo que tú quieras oír es un buen corto, de hecho en sus diez minutos encierra la esencia en sí misma de lo que debe ser un cortometraje: una buena idea, una presentación directa, una interpretación creíble y un final impactante. Eso y una cámara filmándolo todo. Pero el hecho de que sea un buen corto no es algo sorprendente, la cantera de cortometrajistas en España tiene un nivel enorme (¿habéis visto ya el estupendo western-escolar que ha filmado Sergio Barrejón, El encargado?) y que continuamente aparezcan películas de diez minutos excelentes es, demos gracias por ello, hasta normal. ¿Qué tiene de excepcional éste entonces?

Guillermo no tiene la respuesta (ay, si la tuviera…), el factor “suerte” no sólo no es descartable sino que hay que tenerlo muy en consideración y su cara de alucine cada vez que alguien le recuerda la cifra de visionados muestra claramente que no hay explicación posible. Pero si hay factores que cuentan: en la cena que tuvimos la suerte de compartir con él yo le tomaba un poco el pelo diciendo que era un poco el Santiago Segura de la red (ex aequo con Nacho Vigalondo). Allí donde alguien mencionaba el corto aparecía un tipo con aspecto de Kubrick a los treinta y pico diciendo que era el director de la película y dando las gracias por hacer referencia a ella. Guillermo no sólo hizo el cortometraje sino que se preocupó DE VERDAD de que éste pudiera verse, reproducirse, copiarse, comentarse… cuando uno le escucha hablar se da cuenta de que sobre todas las cosas es un apasionado del cine, positivo, optimista, enamorado de la imagen y de la cámara, consumidor voraz, y esa actitud enamorada de la pantalla le lleva a una máxima espléndida: el cine por el cine, la película por la película. Guillermo no busca ser un gran director ni trascender, Guillermo busca hacer películas, que no es poco. Como él mismo reivindica: “parece que los directores españoles no tienen derecho a hacer películas que estén ‘bien’. Que siempre hay que salvar el cine español”.

Como Guillermo Zapata hay bastantes más a lo largo de Internet, sólo hay que saber buscarlos: jóvenes cineastas que han dejado a un lado otras consideraciones para declarar el amor al cine y a su profesión a través del rodaje de pequeñas joyas que se producen con una frecuencia pasmosa. Borja Cobeaga, los citados Vigalondo y *Barrejón, Oriol Puig, Chema García Ibarra, Rubén Ontiveros, Antonio Castelo, Jim-Box, muchos, muchísimos. Si la tele se diera cuenta…

Ah, ahí dejo el segundo (y por ahora último) corto de Guillermo. Se llama Y todo va bien y es una película que está mejor que ‘bien’.

Alberto Haj-Saleh | 10 de septiembre de 2008

Textos anteriores

-
El final [20/12/13]
-
También en 2013... [11/12/13]
-
Así que el 2013... [04/12/13]
-
Resumiendo más [19/12/12]
-
Resumiendo [12/12/12]
-
Puro goce [05/12/12]
-
-
Las películas [07/11/12]
-
Granito de Arena [24/10/12]
-
Como desees [10/10/12]
-
Sí que entienden [26/09/12]

Ver todos


LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal