Libro de notas

Edición LdN
Butaca no numerada por Alberto Haj-Saleh

Sentado en una vieja Butaca no numerada de terciopelo rojo, el autor se lanza a una reflexión impúdica todos los miércoles sobre cualquier cosa que se atreva a moverse por las pantallas, sean éstas de cine o no. Alberto Haj-Saleh es editor de LdN y autor de la columna Teatro Abandonado.

¿Dónde están las actrices norteamericanas?

O mejor dicho, ¿dónde están los grandes papeles femeninos del cine de Hollywood o del mainstream en general?

Déjenme ponerme mítico. Echando un vistazo a los cinco candidatos al Oscar al mejor actor de este año se queda uno impactado por el nivel de los nombres y de las interpretaciones, actores que por sí mismos dan entidad a toda la película o que capitanean una superproducción, una “película total”. Daniel Day-Lewis lo hace en Pozos de ambición ( Paul Thomas Anderson, 2007), Tommy Lee Jones y Viggo Mortensen llenan la pantalla en En el valle de Elah ( Paul Haggis, 2007) y Promesas del Este ( David Cronemberg, 2007) respectivamente, George Clooney y Johnny Depp son, en fin, la cúpisde estelar de la pirámide de las grandes producciones. Este año han estado memorables, como los tres protagonistas masculinos (Jones, Josh Brolin y Javier Bardem ) de No es país para viejos ( Joel y Ethan Coen, 2007). Exceptuando a Brolin (más de nuevo cuño)... narices, vaya nivel de nombres.

¿Y ellas? Ganó Marion Cotillard por el papel-bombón de Edith Piaf en una película demasiado hagiográfica y bastante mediocre en concepción y resultado. Se quedó a las puertas Julie Christie por un papel menor (en tiempo y contenido) en una película menor, aunque bien hecha, Lejos de Ella ( Sarah Polley, 2007). Ellen Page acaba de llegar y está divertida, sí. Laura Linney es una actriz formidable que no se acerca ni de lejos a nada que suene a superproducción. Cate Blanchett repite haciendo el mismo papel de la misma manera en la ¿misma película?. Se quedaron fuera Helena Bonham Carter —para mí de lejos lo mejor de Sweeney Todd ( Tim Burton, 2007)— y la boca entreabierta de Keira Knightley en Expiación ( Joe Wright, 2007), floja, flojísima, para qué nos vamos a engañar. Me hubiese gustado ver en la terna final también a Marianne Faithfull por su enorme papel de “prostituta manual” en Irina Palm ( Sam Garbaski, 2007), es decir, una actriz no habitual en una película tan independiente que ni se ve.

¿Ven por dónde quiero ir?

Tenemos tres opciones de candidatura al Oscar a la mejor actriz protagonista. Chica joven revelación y fresca que copa portadas (Page, Knightley hace dos años con Orgullo y Prejuicio, Penélope Cruz el año pasado, Reese Whitherspoon hace dos, Charlize Theron, Halle Berry...) y que hace una película independiente o pequeña en la que ella destaca; “raritas”, europeas o escandalosamente indies ( Catalina Sandino, Felicity Huffmann, Keisha Castle-Hughes, Samantha Morton, incluso Kate Winslet ); y finalmente a las damas británicas ( Judi Dench, Imelda Staunton, Helen Mirren ) jugando en la misma liga que las grandes veteranas a las que nominamos hagan lo que hagan, aunque el resto de la película sea un bodrio. Sí, ya saben a lo que me refiero. A Diane Keaton o Anette Benning o, siempre, a Meryl Streep.

En lo que llevamos de década sólo Hillary Swank en Million Dollar Baby ( Clint Eastwood, 2004 ), Julia Roberts en Erin Brockovich ( Steven Soderbergh, 2000) y Nicole Kidman en Moulin Rouge ( Baz Luhrmann, 2001) y en Las Horas ( Stephen Daldry, 2002) han encabezado como “grandes actrices principales” una “gran película”. Tres en siete años. Que mal.

No me parece que pueda ser tan difícil escribir un buen papel para una buena actriz en una gran película. ¿O sí?

Alberto Haj-Saleh | 27 de febrero de 2008

Comentarios

  1. Manuel Haj-Saleh
    2008-02-27 18:35

    No es un problema de ahora, Alberto, sino que viene de siempre, desde que empezaron estos premios. Si nos fijamos en las candidaturas de interpretación, es normal encontrarse que los papeles protagonistas masculinos suelen coincidir en su mayor parte con las cintas nominadas a mejor película. En cambio, si miramos las candidatas a actriz protagonista, podemos darnos con un canto en los dientes si eso les ocurre a dos de ellas. Y no sólo pasa con las nominaciones, sino, de hecho, con las ganadoras: Kathy Bates por “Misery”, Hilary Swank por “Boys don’t cry”, Charlize Theron por “Monster”, Jessica Lange por “Blue Sky”, Jodie Foster por “Acusados”, o, si nos vamos mucho más atrás, Joanne Woodward por “Las tres caras de Eva”, Loretta Young por “Un destino de mujer” o Susan Hayward por “¡Quiero vivir!”. En todos estos casos, que no son pocos, las películas por las que competían no estaban nominadas en ninguna otra de las categorías principales; incluso en algunos, ¡era su única candidatura!

    Los grandes papeles están pensados más para hombres, especialmente hoy día; ha quedado atrás la época de las Joan Crawford, Vivien Leigh, Katharine Hepburn o Bette Davis, cuando se escribían películas “sólo para ellas”. Ahora, para ganar un Oscar, parece imprescindible afearse aunque se sea buena actriz. Y aún así, encontrarlas en buenos papeles dentro de superproducciones es más bien complicado.

  2. Merche
    2008-02-27 19:14

    La otra cara de la moneda podría encontrarse en el cine francés, donde sí es habitual encontrarse a actrices que tiran por completo del cartel. En general, está claro que en otras cinematografías es más fácil encontrar buenos papeles femeninos, y además, protagonistas.

    Otra reflexión interesante es la edad con la que una actriz puede encabezar una película. Miremos a las mujeres mejor pagadas de Hollywood: las más veteranas serían la Roberts o la Kidman. Angelina, Reese, Scarlett, Keira… decididamente la juventud es un valor importante para una actriz en Estados Unidos. Nos vemos obligados a disfrutar de espléndidas actrices como la Sarandon (“En el valle de Elah”) en pequeños papeles que nos ayudan a no olvidarlas.

  3. r.r.
    2008-02-29 09:54

    Sí que lo es, sí, muuy difícil. Muy buen artículo, Alberto y muy buenos comentarios.

  4. rvr
    2008-05-07 13:28

    ¿Será por eso por lo que les gusta tanto a Almodóvar al otro lado del charco?

  5. Chewie
    2008-05-07 21:24

    Hace unas semanas, Randall Munroe hizo una pequeña investigación sobre el sexo de los protagonistas en las películas más importantes de los últimos años. Lo más sorprendente es la práctica inexistencia de películas de renombre en las que los dos papeles protagonistas sean femeninos.

    http://blag.xkcd.com/2008/04/10/two-female-leads/

  6. rvr
    2008-05-07 23:20

    Chewie: Vaya, qué interesante. En los comentarios enlazan a un artículo del NY Times aparecido hace unos días, Is There a Real Woman in This Multiplex? http://www.nytimes.com/2008/05/04/movies/moviesspecial/04dargi.html?_r=1&oref=slogin


Textos anteriores

-
El final [20/12/13]
-
También en 2013... [11/12/13]
-
Así que el 2013... [04/12/13]
-
Resumiendo más [19/12/12]
-
Resumiendo [12/12/12]
-
Puro goce [05/12/12]
-
-
Las películas [07/11/12]
-
Granito de Arena [24/10/12]
-
Como desees [10/10/12]
-
Sí que entienden [26/09/12]

Ver todos


LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal